Colombia | La Farc denuncia un plan de exterminio: ya son más de 140 exguerrilleros asesinados

207

Farc denuncia plan para matar a sus líderes

La FARC denunció este martes un plan para matar a los exjefes guerrilleros, tras el asesinato, en menos de 24 horas, de otros dos rebeldes que dejaron las armas.

“Denunciamos ante el pueblo colombiano y la comunidad internacional que hay en marcha un plan para asesinar a los dirigentes del @PartidoFARC”, escribió en Twitter el ahora senador y excomandante guerrillero Julián Gallo, conocido como Carlos Antonio Lozada.

Según el partido, hasta mediados de junio eran 135 los rebeldes que depusieron sus fusiles y fueron asesinados desde la firma de la paz en noviembre de 2016.

Lozada aseguró este martes que la cifra ya supera los 140.

Solo este martes fueron asesinados Weimar Galíndez Daza y Carlos Yunda horas en el convulso departamento del Cauca, en el suroeste del país.

Sin ahondar en detalles, fuentes del partido de izquierda dijeron a la AFP que Galíndez falleció tras recibir “varios impactos de arma de fuego”, y Yunda en un “atentado” en el que resultó herido su hermano.

La FARC anunció que el miércoles radicará una denuncia ante la fiscalía, con “pruebas” que demostrarían la existencia de un plan para “eliminar” también a los dirigentes del partido, declaró Lozada a medios.

Según el ente investigador, los ataques contra exguerrilleros involucran a disidentes de la otrora guerrilla, grupos armados del narcotráfico, el ELN y la fuerza pública.

El departamento del Cauca sufre el acoso de grupos armados que se disputan narcocultivos y rutas para el tráfico de cocaína.

La otrora guerrilla comunista ha denunciado con insistencia la falta de garantías de seguridad para sus integrantes tras la firma del pacto que condujo al desarme de unos 7.000 combatientes bajo la supervisión de la ONU.

El Nuevo Siglo


Asesinan a otros dos excombatientes de las Farc en el Cauca

Carlos Yunda, excombatiente de las Farc en proceso de reincorporación, fue asesinado por hombres armados que lo interceptaron cuando se movilizaba en zona rural del municipio de Corinto (norte del Cauca).

Los hechos en los que también resultó herido Pablo Yunda, hermano del exguerrillero, se registraron en el sector conocido como La Vuelta de Chica, en el corregimiento del Jagual.

De acuerdo al reporte que recibieron las autoridades, la víctima fue impactada con varios disparos.

Ricardo Cifuentes, secretario de Gobierno del Cauca, confirmó que el hombre era un excombatiente en proceso de reincorporación.

“Es lamentable este tipo de hechos y por eso hemos venido reclamando desde diferentes territorios que se brinde especial protección a los excombatientes, porque llevamos un numero alto de esos asesinatos” aseguró el funcionario.

Con este son dos los exguerrilleros asesinados en la región, en menos de 24 horas. El primer caso se reportó en el municipio del Tambo (occidente del Cauca), donde, Weimar Galíndez Daza, también en proceso de reincorporación, fue asesinado cuando se encontraba en una integración en la vereda Tamao.

En este hecho, de acuerdo a la información conocida, desconocidos llegaron hasta el lugar y dispararon contra el ciudadano.

Enrique Obrero, consejero local del partido FARC informó que los hechos fueron confusos y confirmó que Galíndez se había acogido a los Acuerdos de Paz

“Es un miembro nuestro que esta bancarizado y lamentablemente fue asesinado. Sigue esa ola de sangre contra nosotros y los líderes sociales”, expresó Obrero, quien añadió que son varios los asesinatos de excombatientes registrados en este departamento, tras las firma de los Acuerdos de Paz.

La otra persona que murió, en medio del ataque armado, fue identificada como Erick Danilo Narváez Nieves, quien también terminó siendo impactado por los proyectiles.

Sobre los móviles en estos homicidios, el secretario de Gobierno departamental, dijo que no se han podido establecer en ninguno de los casos.

“No sabemos si estas personas, estando desmovilizadas habían continuado con alguna actividad que lesionara los derechos de otros ciudadanos o sencillamente porque los enemigos de la paz los asesinaran, por haber estado en una organización alzada en armas”, puntualizó.

RCN Radio


Corte Suprema ordena la captura de “Jesús Santrich” y pide circular roja

Tras la intempestiva marcha de Seuxis Pausias Hernández, alias Jesús Santrich, el pasado 30 de junio del Espacio Territorial de Tierra Grata, en La Paz, César, varios pusieron en duda su comparecencia ante la Corte Suprema de Justicia este 9 de julio. Y así fue. Nunca llegó a la indagatoria a la que fue citado para que respondiera por delitos relacionados con el narcotráfico. En su lugar, se presentaron los abogados Eduardo Matías y Gustavo Gallardo.

Por este incumplimiento, sin dar justificación alguna, la Corte Suprema emitió orden de captura con fines de indagatoria en contra del representante a la Cámara por el partido FARC, siguiendo la recomendación hecha por la Procuraduría a la Sala de Instrucción. En horas de la mañana, cuando se levantó la diligencia por la ausencia del congresista, el procurador Fernando Carrillo se manifestó sobre el tema: “Jesús Santrich se ha burlado de la justicia, de las víctimas y de aquellos que han creído en la paz. Por eso la Procuraduría General de la Nación solicitó de nuevo a la Sala de Instrucción la expedición de una orden de captura en su contra”.

Mediante un comunicado, la Sala de Instrucción ordenó la captura del exguerrillero para que rinda indagatoria por los delitos de concierto para delinquir agravado y fabricación, tráfico o porte de estupefacientes. Esta orden será nacionalizada y será remitida a la oficina de Interpol en el país para que emita la circular roja de búsqueda, notificación esencial para dar con el paradero del exguerrillero si se encuentra en otro país.

Hace poco más de un mes, fue la Corte de Suprema la que ordenó la libertad del Hernández Solarte. En esa oportunidad, señaló que la Fiscalía no le correspondía procesarlo porque ostentaba el fuero constitucional de congresista: “A partir de la sentencia del Consejo de Estado de ratificarle la investidura de congresista, la Corte Suprema de Justicia ordenó la libertad de Seuxis Paucias Hernández Solarte, conocido como Jesús Santrich, porque con esa condición es aforado constitucional y lo debe procesar penalmente esta Corporación”.

En horas de la mañana, los abogados defensores dijeron que no conocían el paradero de su cliente, pero aseguraron que no se había presentado por “falta de garantías”. “Santrich no concurrió probablemente por razones de seguridad, por un linchamiento de los medios, del Ejecutivo, del procurador, del Ministerio de Defensa, de la embajada -que ha solicitado su captura-. No le han dado garantías”, declaró el abogado Matías.

Un día antes de la diligencia, el equipo legal del acusado había pedido el aplazamiento de la indagatoria ya que consideraban que había un conflicto de competencias entre la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y la Corte Suprema que tenía que ser solucionado. Sin embargo, el alto tribunal mantuvo la fecha y la hora de la citación.

El paradero del ahora buscado por las autoridades es incierto. Desde el pasado 30 de junio abandonó su esquema de seguridad en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) de la Paz, César, y desapareció junto a Juan Bautista Hernández, alias Daniel, un chileno que sería su hombre de confianza. Fuentes de la Unidad Nacional de Protección (UNP) aseguran que los dos fueron vistos por última vez caminando por una trocha que llega a Venezuela. Allí, en el vecino país, según fuentes militares, se habría encontrado con Luciano Marín, alias Iván Márquez.

Un nuevo capítulo

La decisión de la Sala de Instrucción es una nueva página en el largo proceso por presuntos actos de narcotráfico en contra de Hernández Solarte. En abril de 2018, fue capturado con fines de extradición hacia los Estados Unidos por, supuestamente, conspirar para enviar droga a dicho país. “Muy pocos casos tienen tanta acreditación probatoria como este”, declaró el ahora exfiscal Néstor Humberto Martínez en ese entonces.

Sin embargo, después de un año de un tire y afloje entre las autoridades estadounidenses y la JEP para conocer las pruebas del caso, el tribunal transicional le concedió la garantía de no extradición y ordenó la libertad de Santrich, bajo la consideración que no había el suficiente material probatorio que permitiera determinar si el presunto ilícito fue cometido antes o después del primero de diciembre de 2016, fecha de aprobación de los Acuerdos de Paz en el Congreso.

El exguerrillero no alcanzó a salir de la cárcel La Picota, cuando una orden de recaptura llegó. La Fiscalía había abierto un proceso en su contra por el mismo caso por el que la justicia norteamericana lo solicitaba en extradición. No obstante, el encarcelamiento duró pocos días porque la Corte Suprema ordenó su libertad . El alto tribunal determinó que era de su competencia, y no del ente acusador, realizar la investigación contra el sindicado de narcotráfico debido a que ostentaba el fuero de congresista. Ahora, es esta misma corporación la que ordena la captura de Jesús Santrich.

El Espectador

Más notas sobre el tema