Crisis humanitaria: de enero a junio EEUU y México deportaron a 54 mil guatemaltecos

De dónde son originarios los 54 mil guatemaltecos retornados

Estados Unidos y México deportaron a 54 mil guatemaltecos de enero a junio del 2019. De dónde son los connacionales que perdieron el “sueño americano”.

Las políticas antimigrantes de Donald Trump han incrementado los controles en Estados Unidos y México, generando la detención de más connacionales que buscan el “sueño americano”.

El Instituto Guatemalteco de Migración (IGM), reportó que junio fue el mes con más retornos -12 mil 340-, aunque el incremento significativo se reflejó desde abril cuando subió de siete mil el mes anterior a 10 mil 537.

Trump ordenó desde julio realizar la detención de personas con orden de deportación inmediata emitida por las cortes de inmigración.

Por su parte, en México el gobierno federal incrementó los controles para detener a quienes cruzan el país para llegar a EE. UU.

Interactúa con el gráfico pulsando en el ícono de la esquina superior izquierda.

De dónde son

Con los datos de retornados es posible establecer que a EE. UU. han llegado guatemaltecos de todos los departamentos del país.

La menor cantidad de deportados fue de Sacatepéquez, un municipio cercano a la ciudad capital.

La cifra más alta es de uno de los departamentos más alejado de la capital y al mismo tiempo fronterizo con México, se trata de Huehuetenango, que registra cuatro mil 578 deportados en seis meses.

Le sigue San Marcos, también en la frontera con México. Reportó tres mil 976 personas retonadas.

Interactúa con el gráfico presionando el ícono que está sobre cada departamento y conoce el número de deportados.

La mayor cantidad de aprehensiones en EE. UU. fue en Texas, donde detuvieron a 15 mil 527 personas.

En Arizona fueron siete mil 873 connacionales arrestados, tres mil 725 en Louisiana, y mil 792 en Florida.

País seguro

El Gobierno de Guatemala estaba negociando con EE. UU. un acuerdo para que el país fuera un “Tercer País Seguro”, lo que implicaba que permanecieran en el territorio las personas que solicitaran asilo.

Las negociaciones fueron detenidas por criticas del varios sectores contra la intención del Ejecutivo. Además, la Corte de Constitucionalidad otorgó un amparo provisional a un grupo de excancilleres que se oponen a la medida.

El lunes último el ministro de Gobernación, Enrique Degenhart y la canciller Sandra Jovel, se reunieron con altos funcionarios de EE. UU. para negociar soluciones a la “crisis migratoria” que ha llevado a decenas de personas ala frontera de México con ese país para solicitar asilo o refugio.

RepúblicaGT


Miles de niños esperan en México asilo de EU

Lejos de llegar al edén prometido, sin cubrir sus necesidades básicas, la familia fracturada y eventos violentos que los pueden llevar a sufrir un trauma migratorio, 2 mil 850 migrantes menores de edad esperan en México por asilo político en Estados Unidos.

De los migrantes retornados de territorio estadounidense a Ciudad Juárez, 30% son menores de edad acompañados por uno de sus progenitores; el otro se quedó en su lugar de origen, al igual que hermanos, abuelos y demás familia.

Es el caso de Ronald, de 11 años, quien salió de Honduras hace más de dos meses y dejó allá a su madre y a sus dos hermanas, “una grande y una pequeña”, dice agachado y al borde de las lágrimas.

Llegó con su padre a Juárez hace dos meses, no sabe cuánto más durará la espera, el número 15 mil no le dice gran cosa, pero es consciente de que representa algo importante: la cita para ir ante la Corte de Estados Unidos. Sin embargo, desconoce el tiempo que esto representa.

El pequeño tiene la ilusión de trabajar y ayudar a su papá, pero anhela principalmente “estudiar en el colegio”. En cambio, para Cristian, niño guatemalteco de ocho años acompañado de su padre, el objetivo de llegar a Estados Unidos es “trabajar en la construcción” y, aunque no le gusta la escuela, aseguró que sí quiere aprender a leer.

La situación de Samuel no es muy distinta, a sus siete años de edad le ha sido fácil crear lazos con el resto de los niños que se refugian en la casa de El Buen Samaritano, donde se divierte jugando con un bote o palos de escoba mientras espera tener acceso a mejores juguetes, hablar inglés y hasta ir a la escuela, al menos eso fue lo que su madre le prometió cuando salieron de Honduras hace más de tres meses.

De acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Migración (INM), Ciudad Juárez ha recibido el mayor número de retornados hispanoparlantes. El martes arribaron 288 que vienen a sumarse a los más de 9 mil 500 ya existentes. De este total, casi 3 mil son menores de edad.

Sin saber lo que les depara el futuro, los menores de edad salen de sus lugares de origen aterrados por la realidad que les toca vivir, “nosotros estábamos amenazados”, dice Michelle, de 11 años.

La pequeña juega con un teléfono celular mientras observa a su hermana de seis años corriendo en el patio con otras niñas; ellas dos, su hermana de 16 y sus padres salieron huyendo de Nicaragua.

“Aquí el calor está horrible y en la noche está peor”, comenta mientras se cubre la cabeza para protegerse un poco de los rayos del sol. “Ahora está medio nublado”, indica.

Michelle desea llegar a Estados Unidos y tener una oportunidad para estudiar, “me gusta eso de los viñedos y las plantas”, comenta; sin embargo, no se siente segura de que podrá hacerlo: “He escuchado que están batallando mucho para llegar allá arriba”, platica.

Los menores de edad salen de sus lugares de origen con la ilusión de arribar a Estados Unidos, aprender inglés, tener mejores juguetes, casas y condición de vida, pero sus padres no les hablan de lo difícil que será la travesía, el trato que reciben en los centros de detención, las largas horas de encierro en un refugio o del riesgo de una separación.

Los efectos emocionales. Los niños en esta situación sufren de un “trauma migratorio”, el cual está configurado esencialmente como un trauma de identidad con efectos sintomatológicos de angustia, ansiedad, tristeza e inseguridad, explicó a EL UNIVERSAL la especialista Amaranta Ávila Alba.

La maestra en Psicoterapia Clínica argumentó que los eventos traumáticos que los niños migrantes sufren pueden causar efectos sicosociales importantes: “Hablamos de niños tímidos y angustiados, cuyo vínculo de apego queda dañado, sobre todo si son separados de sus padres, aunque sea de forma temporal”.

Ávila Alba recordó que los menores de edad son sacados de su primer contexto, es decir, el familiar, situación que les impide desarrollar una identidad sólida. Asimismo, son extraídos de un contexto social en el que tenían cubiertas sus necesidades básicas y de autorrealización.

“Los niños en situación de migración no tienen hábitos o rutinas definidas, un territorio con el que se sientan identificados y desconocen qué va a pasar o dónde van a estar el día de mañana”, explicó.

Añadió que los diferentes eventos traumáticos y violentos que viven los menores migrantes desde el momento que salen de sus viviendas, de su entorno y dejan parte de su familia, generan una fisura que podría tener repercusiones en su vida adulta y que, en algunos casos, es observable desde este momento.

“Hay niños que no se quieren despegar de sus papás y lloran cuando los dejan solos aunque sea para bañarse; otros son muy callados, casi no juegan ni platican con nadie”, comentó una de las voluntarias del albergue El Buen Samaritano.

El Universal


Demandan a gobierno de Trump por restringir proceso de asilo a migrantes

Una demanda fue introducida este martes en un tribunal de Estados Unidos contra una nueva normativa del gobierno del presidente Donald Trump que restringe las condiciones para pedir asilo en este país.

La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU), el Southern Poverty Law Center y el Center for Constitutional Rights, tres organizaciones que defienden derechos civiles y constitucionales, iniciaron el proceso en una corte federal en California.

“Éste es la restricción más extrema del gobierno Trump contra el asilo. Claramente viola la ley nacional e internacional y no puede mantenerse”, dijo Lee Gelernt, abogado de ACLU.

La nueva normativa, que entró en vigor este martes, hace que la mayoría de los migrantes que llegan a través de México no sean elegibles para solicitar asilo.

Estados Unidos solo procesará casos de extranjeros que demuestren que solicitaron asilo en al menos un país y su petición haya sido denegada en última instancia; quienes entren en la definición de “víctimas de una forma grave de tráfico de personas”; y quienes hayan llegado por países que no forman parte de la Convención de Refugiados de 1951 o del Protocolo de 1965.

“La implacable guerra de este gobierno contra los solicitantes de asilo no es sino despreciable”, señaló Melissa Crow, del Southern Poverty Law Center.

La ley estadounidense permite a cualquier extranjero a pedir asilo sin importar el país de donde venga, al menos que sea considerado seguro, como Canadá por ejemplo.

México ya dijo que se negaba a convertirse de facto en un tercer país seguro.

Estados Unidos detuvo un récord de 144,000 inmigrantes indocumentados en la frontera con México en mayo, un pico en 13 años. En junio se ubicó en 104,000, un aumento del 142% respecto al año anterior.

La mayoría son familias de Guatemala, Honduras y El Salvador, pero también hay mucha gente de Haití y países africanos.

La cantidad de migrantes ha desbordado la capacidad de Estados Unidos para alojarlos y muchos, incluidos niños, permanecen recluidos durante semanas en condiciones denunciadas como miserables.

La Prensa


Según Trump, Guatemala sí estaba dispuesta a convertirse en tercer país seguro

Durante la reunión de Gabinete en la Casa Blanca, el mandatario arremetió contra Guatemala y Honduras porque a su criterio no han hecho nada para frenar la migración ilegal hacia Estados Unidos.

“De repente declinaron, supuestamente por un fallo de la Corte Suprema (Corte de Constitucionalidad), de que no se les permite firmar un acuerdo de tercer país seguro con nosotros, me pregunto qué fue lo que ocurrió porque querían que se tomara esa decisión”, dijo Trump.

Asimismo, el presidente anunció que su país no dará más ayuda económica a Guatemala y Honduras, como tampoco lo ha hecho en el último año, porque “no han hecho nada por nosotros”.

“Les enviamos cientos de millones de dólares a Guatemala y Honduras. No lo enviaremos más”, enfatizó Trump.

“Forman caravanas y las envían, y en esas caravanas vienen individuos muy malos, personas que no queremos en nuestro país”, añadió el presidente. Además, dijo sentirse “estafado durante años” por estos países centroamericanos.

“Si no van a tocar el balón con nosotros, de acuerdo, no vamos a jugar con ellos”, afirmó Trump.

El mandatario añadió: “Les dimos cientos de millones de dólares como tontos durante años y lo que hicieron fue enviarnos a un montón de personas causantes de muchos problemas, y muchas de las personas en esas caravanas son criminales peligrosos”.

Freno a Jimmy Morales

Morales tenía planificado reunirse con el mandatario estadounidense el lunes 15 de julio para hablar sobre seguridad y Migración, pero reprogramó su viaje debido a amparos presentados en la Corte de Constitucionalidad para evitar que se firmara dicho acuerdo.

Según el medio estadounidense, The New Yorker, fuentes cercanas a la Casa Blanca el acuerdo conllevaba que Guatemala se convirtiera en un tercer país seguro para los migrantes solicitantes de asilo, no solo de Centroamérica, sino cualquier solicitante de asilo a EE. UU.

La Corte de Constitucionalidad resolvió el pasado 14 de julio que para firmar un convenio que convierta a Guatemala en un tercer país seguro, el presidente Morales debe contar con el conocimiento y aprobación del Congreso de la República.

El viceministro de Gobernación, Luis Arévalo, negó que hubiera negociaciones entre ambos gobiernos para firmar dicho convenio.

Prensa Libre


Inicia Guardia Nacional e INM redadas en contra de migrantes

Por Antonio Maya

Tijuana.- Los elementos de la Guardia Nacional (GN) y del Instituto Nacional de Migración (INM), detuvieron a seis personas de origen africano en el Puerto Fronterizo de El Chaparral, por tener sus permisos de estancia legal vencidos, denunció el presidente de la asociación AGAPE Alberto Rivera Colón.

Comentó que ayer el personal del INM revisaron la documentación de las personas migrantes que estaban haciendo fila en El Chaparral para saber si tenían sus documentos vigentes, logrando detener a seis de ellos.

Aseguró que este tipo de prácticas de las autoridades federales están ahuyentando a los migrantes que quieren solicitar asilo a las autoridades migratorias de Estados Unidos.

Aunque Rivera Colón grabó un video en donde se observar una unidad del Instituto Nacional de Migración y de la Policía Militar -camioneta que usan los elementos de la GN-, no se muestra el momento en donde son detenidos y llevados del lugar por las autoridades migratorias.

Por la mañana de ayer, decenas de personas afrodescendientes llegaron al puerto fronterizo para solicitar que las autoridades de migración mexicanas agilicen el proceso para ser atendidos por el personal de Aduanas y Protección Fronteriza (por sus siglas en inglés CBP).

El martes de la semana pasada, alrededor de 150 migrantes denunciaron actos de corrupción por parte del personal del Instituto Nacional de Migración, ya que afirmaron que les llegaron a solicitar hasta mil dólares para que las autoridades migratorias estadounidenses atendieran su caso de asilo lo más pronto posible.

El Sol de Tijuana


VOLVER