El presidente de Guatemala llega a Argentina por la compra de aviones militares

331

El presidente Jimmy Morales se encuentra en Argentina para una visita oficial de un día con el mandatario argentino, Mauricio Macri. Según la Cancillería, el encuentro bilateral responde a una invitación de parte de Macri.

El diario El Clarín y la agenda que Morales desarrollará en el país sudamericano revelan que el principal objetivo del Gobierno argentino es negociar con Guatemala la venta de dos aviones Pampa III para el Ejército, los cuales tienen un costo de US$28 millones, unos Q210 millones aproximadamente.

Según El Clarín, una fuente del Gobierno argentino indicó que esperan cerrar hoy la negociación de la venta de dos aviones, los cuales son construidos por la Fábrica Argentina de Aviones S.A., una empresa fundada con capital estatal en 2009, durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

EL MINISTRO EVALUARÁ LAS NAVES

El portavoz del Ejército, Óscar Pérez Figueroa, dio a conocer que el ministro de la Defensa, Luis Miguel Ralda también se encuentra en Argentina y confirmó que este realiza un análisis técnico y legal con su homólogo argentino, Óscar Aguad. El vocero de la institución castrense dijo que todas estas gestiones son para una evaluación y que la adquisición se hará como establece la Ley de Compras y Contrataciones del Estado.

“No se ha concretado nada aún, pero el resultado de la evaluación técnica y legal será la base para que con transparencia el Estado de Guatemala, a través del Ministerio de la Defensa, adquiera las aeronaves adecuadas para satisfacer sus necesidades de defensa de espacio aéreo nacional”, agregó Pérez Figueroa.

La Presidencia no informó sobre este viaje a Argentina y lo único que ha revelado es la agenda del encuentro bilateral, en donde resalta la visita que hará Jimmy Morales junto a Mauricio Macri a la Aeroestación Militar El Palomar, que es la Primera Brigada, de las siete que conforman la Fuerza Aérea Argentina.

¿Y LOS RADARES?

Las negociaciones de los aviones se realizan pese a que una auditoría efectuada por la Contraloría General de Cuentas (CGC) señala que no existen pruebas del servicio prestado por dos empresas en 2018 para el mantenimiento de software y reparación de equipo, a los radares del Ejército por un total de Q2.3 millones.

Los tres radares adquiridos en 2012 para detección del ingreso ilegal de aeronaves al país, ubicados en Escuintla, Petén e Izabal, tuvieron un costo de Q255.4 millones. Según la CGC, en una auditoría de enero a diciembre de 2018, el Ejército contrató a dos empresas por cuyo servicio no hay informes que detallen los trabajos realizados “lo cual pone en riesgo la garantía del equipo de radar”.

EL PROCEDIMIENTO LEGAL

El economista del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), Ricardo Barrientos, explicó que si el gobierno quiere comprar dos aviones para el Ejército deberá realizar una licitación internacional, además de pedir espacio presupuestario al Congreso. El economista también cuestionó esta compra, ya que no la considera una prioridad para un país como Guatemala, en donde más de la mitad de los niños padecen desnutrición.

Barrientos explicó que no está mal que busquen asesoría técnica de Argentina, pero para eso no son necesarios el Ministro de la Defensa y el Presidente, ya que ellos no son expertos en aviación militar.

Los aviones

Según el portavoz del Ejército, esta compra “es para recuperar las capacidades de la defensa aérea nacional”. El principal uso de los aviones sería para entrenamiento avanzado y cuidado de fronteras, ya que los Pampa III son aviones de interceptación.

Esta aeronave argentina alcanza una altitud de los 13 mil metros y una velocidad de 870 kilómetros por hora. Según la Fuerza Aérea de Argentina, el Pampa fue diseñado en los años ochenta, pero el modelo III fue equipado con tecnología de última generación, principalmente en la cabina.

En caso de que el gobierno de Morales adquiera los Pampa III, establecerá una relación comercial permanente con el Estado argentino, ya que solo ellos venden repuestos y dan mantenimiento a esos aviones.

El Periódico


Argentina exporta primeros Pampa III a Guatemala

Argentina exporta a Guatemala los primeros aviones Pampa III producidos en serie en la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA). Este diario adelantó en su edición del 20 de mayo la operación en marcha y la posible visita del presidente guatemalteco Jimmy Morales para sellar el acuerdo junto a Mauricio Macri. El contrato por la venta de dos aeronaves será firmado por el ministro de Defensa de Guatemala, Luis Miguel Roldán Moreno y el presidente de FAdeA, Antonio Beltramone. Al cierre de la edición no estaba confirmada la presencia del presidente Morales aunque sí se pautó en la agenda de Macri la visita del ministro Roldán Moreno. Se llega a esta instancia tras una serie de negociaciones que comenzaron en 2018 luego del viaje de Fernando Sibilla, miembro del directorio de la fábrica cordobesa a explorar las necesidades operativas de los aviadores de Guatemala. Contribuyó el sí a las prestaciones del Pampa que brindó el brigadier general de la Fuerza Aérea guatemalteca, Roberto Ruiz Serovic, evaluó la aeronave en vuelo durante una visita a la compaña estatal cordobesa. Ruiz Serovic, piloto e ingeniero aeronáutico, fue cadete de intercambio en la Escuela de Aviación Militar de Córdoba y completó sus estudios de ingeniería en el Instituto Universitario Aeronáutico, organismo dependiente de la Fuerza Aérea Argentina. Traducido a números se dice que la negociación es por 28 millones de dólares a financiar por una entidad que sería el Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) cuyo único accionista es el Estado Nacional, se enfoca en promover las inversiones y el comercio exterior a través de créditos de mediano y largo plazo.

La suma incluye dos aviones IA-63 Pampa III más bancos de prueba y soporte logístico (repuestos para mantener en vuelo las aeronaves), también el entrenamiento de tripulaciones y técnicos. La contratación puede ampliarse a tres aeronaves adicionales previstas para el ejercicio 2020 ad referéndum del presupuesto que disponga el gobierno de Guatemala. Previo al cierre de la operación hubo que firmar un Acuerdo Complementario de Cooperación entre los dos ministerios de Defensa basado en los fundamentos del Convenio de Cooperación Científica y Técnica entre la República de Guatemala y la República de Argentina, suscrito en la Ciudad de Buenos Aires el 27 de agosto de 1980. Sin esta herramienta, cuya actualización apuró la secretaría de Estrategia y Asuntos Militares que dirige Paola Di Chiaro, la negociación hubiera quedado a la deriva porque no se tenía el fundamento para encararla en el formato G to G (gobierno a gobierno). Aunque modesta por el número; dos aviones; con esta exportación FAdeA se perfila en el nicho del entrenador avanzado y puede traccionar a las pymes locales especializadas en el rubro aeroespacial. Federico Bima Kronemann gerente de operaciones de Fadea, sostiene que la integración de productos nacionales a la fabricación del Pampa es uno de los grandes logros de la reactivación de la línea con 30 conjuntos o equipos electrónicos y electromecánicos que representan un 13 por ciento (de disminución) del costo de fabricación del avión. De lado de los proveedores nacionales esperan que se amplíe aún más la participación local.

El programa de producción de la planta tiene fondeo para el compromiso con Guatemala. La Decisión Administrativa 151/2019 aprobó el Contrato Interadministrativo N° 40/39 – 0071- CDI19 que prevé la fabricación y entrega de tres (3) aeronaves Pampa III Bloque 1 por un monto total de 901.701.536 pesos. Estos aviones estaban destinados a la Fuerza Aérea Argentina pero podría diferirse el turno y asignar dos de estos aparatos de la línea para satisfacer el pedido guatemalteco. En la actualidad en el hangar 90 de la planta cordobesa se están completando las células N°2035, 2036 y 2037 correspondientes a las unidades de serie N° AV 1031, AV 1032 y AV 1033.

El gobierno de Guatemala busca dar respuesta a la amenaza de los vuelos ilícitos que transgreden la frontera para tráfico de drogas, mercancías y otros delitos transnacionales. La fuerza aérea guatemalteca tenía una decena de aviones Cessna A-37 Dragonfly pero ninguno está en servicio. El jet Pampa III reúne las características para ejecutar misiones de control de espacio aéreo con el aprovechamiento de la función de diseño: el entrenamiento avanzado en tácticas de combate. El potencial del Pampa III se extenderá con la integración de un radar asociado a sistemas de armas que lo llevará a cumplir el rol de ataque liviano. Estudios en marcha a cargo del grupo italiano Leonardo y de la compañía israelí Elbit, proveedor de la aviónica del Pampa, analizan la instalación de un radar Grifo con alcance de 80 millas.

Ámbito

Más notas sobre el tema