Finalizó la Cumbre de los Pueblos impulsada por centrales sindicales y la Multisectorial por los DDHH moviliza contra el plan de “ajuste y entrega”

Secretismo” y “reprimarización”: palabras claves en la “contracumbre”

Mientras en las adyacencias de la Estación Belgrano un gran despliegue policial cubrió la llegada progresiva de los cancilleres y Jefes de Estado de las distintas delegaciones, la “Cumbre de los pueblos por la integración regional” no tuvo más que un par de camionetas y agentes de seguridad apostados en la entrada de la sede de Festram.

Finalmente, a la “contracumbre” no arribó ningún mandatario latinoamericano, pero sí contó con la participación de parlamentarios del Mercosur, legisladores nacionales, dirigentes de movimientos sindicales, y representantes de cooperativas, mutuales y Pymes de la región y el país.

El encuentro organizado por el Movimiento Obrero Santafesino contó con diversos paneles por la mañana y por la tarde, y tuvo un acompañamiento más de mil inscriptos, según calcularon las autoridades. Allí, en una conferencia de prensa conjunta, la palabra más mencionada fue “secretismo”, seguida de “reprimarización” y “equilibrio”. La primera se sostuvo como denuncia pública del modo en que fue elaborado el recientemente anunciado preacuerdo de libre comercio con la Unión Europea. La segunda y la tercera como objetivos de lo que se pretende y por lo que se insistirá.

Como apertura del posterior debate de la entrada fuerte del panel de la tarde (“Latinoamerica y el Proceso de Integración Regional”), el parlamentario del Mercosur por Argentina, Diego Mansilla, realizó un repaso sobre las transformaciones que sufrió el organismo durante el último período. En ese sentido, denunció que “ni los parlamentarios del Mercosur ni los legisladores nacionales fuimos consultados, ni tuvimos participación activa en las negociaciones del acuerdo que se anunció en todos los medios”.

“Estamos viviendo momentos donde pareciera que el Mercosur funciona como un sello de la firma de tratados de libre comercio”, agregó Mansilla. Y anticipó que desde el parlamento se ha pedido un informe sobre qué es lo que se ha firmado en el acuerdo, al que calificó como “la entrega de la industria nacional y el trabajo argentino”

Sobre los cambios apreciados durante el último período del organismo, citó el “desprestigio” de unidades como la de Apoyo a la participación social del Mercosur, que excluye a la voz de las organizaciones sindicales y los movimientos sociales. “Se quiere imponer un modelo económico, político y social. Un modelo de reprimarización de la economía, donde la exportación agropecuaria se sostiene como el principal bastión, pero que cierra solo para unos pocos”, dijo.

Preocupación

La “contracumbre” contó, como presencia destacada, con la voz de Jorge Taiana, extitular del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto de la República Argentina.

Taiana, que fue funcionario hasta 2010, planteó la disparidad de tamaño que existe entre ambos bloques, y advirtió que la revisión deberá realizarse “con mucho cuidado” en los detalles, para que redunde en “resultados equilibrados” que cumplan “el principio de trato especial diferenciado”.

“En las negociaciones económicas internacionales, cuando se junta el grande con el chico, lo más razonable es que exista la voluntad y disposición del primero en conceder más y reclamar un poco menos, para que el segundo vea proporcionado su rendimiento”, explicó el exministro.

De igual modo, la senadora nacional por la provincia de Santa Fe, María de los Ángeles Sacnún, también acusó de “secretismo” a la manera en que se llevó a cabo el acuerdo. Mientras, abogó por la defensa de los intereses nacionales que deberán realizar desde las cámaras legislativas en cuanto a las responsabilidades, plazos, desgravaciones.

A su vez, remarcó que desde su espacio “nunca, bajo ningún aspecto nos opusimos a los tratados internacionales”, pero advirtió que los elevados niveles de endeudamiento “no permiten hacer uso de la soberanía política para relacionarnos con otros países”.

“Este acuerdo no solo se ha hecho a espaldas de los trabajadores que pagarán este acuerdo, sino también de los propios sectores de la economía nacional que buscaremos defender”, concluyó.

Apoyo sindical

Los dirigentes sindicales presentes fueron consultados por la reciente noticia de la neutralidad o el apoyo que tendrá las organizaciones gremiales durante la campaña.

Hoffman, como vocero del MOS, dijo que este tratado multilateral será “catastrófico para los trabajadores argentinos” si no se hace con determinados “condicionamientos”.

En representación de la CTA, el reconocido dirigente gremial de la educación, Roberto Baradel, destacó la “unidad” y el “posicionamiento”.

“El debate que se viene no es sobre la llamada flexibilización, es sobre el aguinaldo, las vacaciones, los despidos sin indemnización. Es lo que se juega en los acuerdos de libre comercio. Por eso tenemos que enfocarnos en la posibilidad de derrotar a los gobiernos neoliberales. Tenemos que aspirar a la constitución de una central única que defienda los intereses de todos los trabajadores, aspirando a los tratados de integración latinoamericana”, completó el síndico.

El punteo de Taiana

Todos los que tomaron el micrófono criticaron la falta de transparencia en los detalles del preacuerdo. Resumido en “lenguaje cotidiano”, Taiana sostuvo que “hasta donde se ha dado a conocer, Europa obtiene mucho y concede poco, mientras que Mercosur concede mucho y obtiene poco”.

Luego, el exministro realizó un punteo de los sectores que serán “perjudicados” de no mediar los mecanismos de resolución de controversias.

Carne. Dijo que se destaca que habrá 99 mil toneladas más de venta de carne (la mitad congelada) para el Mercosur en las rentas a Europa, pero no se dice que, por ejemplo, en el primer semestre ya se vendieron 55 mil toneladas a China.

Automotores. “Europa cede cuotas y nosotros aranceles”. Sostuvo que el arancel consolidado máximo de la OMC es del 35% en automotores y de 14% a 17% en autopartes, y que esto afectará a la industria automotriz que es de las más exportaciones más importantes de nuestro país en bienes industriales.

Indumentaria. Destacó que es uno de los sectores más sensibles de la industria argentina y de las de más mano de obra, pero que se verá fuertemente afectado si no se atiende a la letra chica del acuerdo.

Economías Regionales. Manzanas, peras, duraznos, vinos, aceite, lácteos. “Todas estas producciones regionales pueden verse afectadas ante el enorme subsidio que recibe el desarrollo agrícola en Europa”.

Compras gubernamentales. “Es un sector que suele ser de reserva de los países en los acuerdos, como forma de estímulo a las producciones locales, y según lo poco que pudimos saber, parece que sería otro de los puntos a ceder”.

El Litoral


Organizaciones políticas marchan en contra de la Cumbre

Centenares de integrantes de organizaciones políticas y sociales realizaron hoy una marcha desde el centro de la ciudad de Santa Fe hasta la sede de la 54° Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur, para repudiar “el plan de ajuste y entrega de los gobiernos de Argentina y de Brasil”, y manifestar su oposición al acuerdo con la Unión Europea (UE).

Organizaciones como el Partido Obrero, el Partido Comunista, el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) y representantes de organismos de derechos humanos se concentraron en el Parque Alberdi, en el centro de la ciudad, y marcharon primero por avenida Rivadavia y luego por el bulevar Gálvez hasta las adyacencias de la Estación Belgrano, donde se desarrolla la cumbre.

Jorge Castro, del Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos (MEDH), explicó que se trató de “un acto político de la Multisectorial por los Derechos Humanos para expresar nuestro repudio, no al Mercosur, sino a los gobiernos que están llevando adelante un plan de ajuste y de entrega”.

“Los presidentes (Mauricio) Macri y (Jair) Bolsonaro son la expresión más avanzada de ese proyecto, que está tejiendo nuevas cadenas de la dependencia, tanto de los países sudamericanos como del resto de Latinoamérica”, añadió.

El dirigente dijo en declaraciones a Télam que “el último tratado (firmado por el Mercosur) con la Unión Europea (UE) es la expresión de que las multinacionales tienen garantizado que los pueblos van a pagar la deuda externa que se ha contraído”.

Cadena 3


VOLVER