Freno al TLC Mercosur-UE: Francia dice que “no está lista para ratificar el tratado”

Mercosur – Unión Europea: “Francia no está lista para ratificar el tratado”

La portavoz del gobierno francés Sibeth Ndiaye anunció que Francia “todavía no está lista” para ratificar el acuerdo comercial alcanzado entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur , celebrado por el gobierno de Mauricio Macri como un logro de su política exterior.

“Vamos a mirarlo en detalle y en función de esos detalles, decidiremos. Por el momento, Francia no está lista para ratificar el tratado”, enfatizó Ndiaye en una entrevista en el canal informativo BFM TV.

Para la portavoz gubernamental, los países del Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay) deberán dar garantías a Francia para que ratifique el acuerdo, como ya sucedió con Canadá antes de rubricar su acuerdo comercial con le UE, el llamado CETA.

“Lo que decíamos del CETA hace cinco años no es lo mismo que decimos hoy, porque el CETA de hace cinco años no es el de hoy. Hay unas garantías que hemos obtenido en las conversaciones con el gobierno canadiense”, recordó.

La portavoz insistió en que el gobierno del presidente Emmanuel Macron va a “examinar” atentamente el texto antes de comprometerse con él. “Hoy no puedo decir que vayamos a ratificarlo”, avisó.

Por su parte, el ministro de Transición Ecológica y Solidaria, François de Rugy, destacó que una de las “consecuencias indirectas” del pacto con el Mercosur es que Brasil se haya comprometido a no salir del Acuerdo de París sobre el clima.

Sin embargo, recordó que el tratado comercial “no ha sido ratificado aún” y agregó que el mismo está supeditado a que Brasil respete sus compromisos” en materia ecológica. “No habrá ratificación si Brasil continúa con la deforestación” en el Amazonas, aseveró De Rugy.

Francia ha sido desde el inicio uno de los países más reticentes a cerrar el acuerdo con el Mercosur, debido sobre todo a las garantías ecológicas que exige y a la presión de sus agricultores, especialmente por las importaciones de carnes y azúcar.

Página 12


Empieza a conocerse parte la letra chica del acuerdo UE-Mercosur y expone algunas sorpresas

Apenas 24 horas antes de recibir a las principales cámaras empresas para explicarles detalles del acuerdo Mercosur -Unión Europea, el Gobierno buscó transmitir tranquilidad a través de un documento difundido por la Cancillería y el Ministerio de Producción. Allí se pone el acento sobre los mayores beneficios del acuerdo, como la baja de aranceles para bienes primarios e industriales, la fijación de cupos y el cambio en el entorno económico, normativo e institucional para el país.

No son los únicos aspectos destacables, por cierto, también está la posibilidad de atraer inversiones, el plazo de adaptación entre 10 y 15 años para las empresas del Mercosur en bienes industriales y las grandes oportunidades que se presentan para la exportación de servicios, una actividad en franco crecimiento en el país, con ventas externas que ya trepan a los u$s 6000 millones anuales.

Pero el documento tiene también un lado B, que en alguna medida, abona los temores de algunas industrias sobre el impacto que podría tener la implementación plena del acuerdo en sectores específicos.

“En el acuerdo hay un montón de temas que requieren una bajada, por ejemplo, el acuerdo dice que se preverán salvaguardas para cuando aumenten inesperadamente importaciones de un origen, pero ¿quién las va manejar, quien va a determinar esas salvaguardas?, se pregunta Marcelo Elizondo, director general de la consultora DNI. A diferencia de la Unión Europea, que tiene instituciones como el Consejo Europeo, la Comisión o tribunales específicos, el Mercosur carece de estas instituciones, lo que hoy significa una relativa debilidad para el bloque.

Otros aspectos en los que el acuerdo genera ciertas dudas es propiedad intelectual. Mientras la UE tiene sus normas, Argentina por caso, nunca adhirió al Tratado Internacional de Patentes y Propiedad Intelectual, lo que ha generado algunos cortocircuitos en el pasado.

“Veo varias cosas que no están escritas, no digo que esté mal o sea improvisado, ni que sea trampa. Esto es parte de un proceso normal, el acuerdo tiene apenas cinco días. Pero es como una ley, que después requiere un decreto reglamentario, es lo que hay que trabajar ahora”, precisó Elizondo.

En cuanto a las reglas de origen se establece un sistema de autocertificación para dar más flexibilidad al exportador, que podrá reducir costos y tiempos. Pero la práctica deja lugar a la discrecionalidad. Desde el sector autopartista, advierten que un vehículo puede entrar con preferencia arancelaria si tiene como máximo 50% de materiales de fuera de la región pero puede llegar hasta el 80%, porque en verdad se toma el valor del auto, mientras que las piezas representan sólo 60% de partes.

Tampoco se dice qué criterios se tomarán para redactar reglamentos técnicos o si éstos se pueden modificarse; compras públicas, donde no se fijan porcentajes de preferencias para empresas locales, o incluso la suspensión temporal de las preferencias si una importación crece mucho.

El Cronista


Resúmen del Acuerdo de Asociación Estratégica Mercosur- UE


Argentina | Los sindicalistas le transmitieron al Gobierno su preocupación y sus dudas por el acuerdo Mercosur-Unión Europea

El excesivo optimismo que mostró el ministro de Producción Dante Sica a los empresarios y sindicalistas ante el acuerdo de libre comercio sellado entre el Mercosur y la Unión Europea se topó con las preocupaciones y reparos que plantearon abiertamente los gremios de la CGT y sus aliados ante lo que denominan un eventual “impacto negativo en la productividad por las asimetrías en la economía de los dos bloques comerciales”.

Durante un encuentro del Gobierno con los gremios y empresarios que conforman la Comisión de Diálogo Social para el Futuro del Trabajo, el ministro Sica destacó que “el acuerdo firmado entre el Mercosur y la Unión Europea es importante porque empieza a marcarnos un rumbo. Es fundamental para la inserción de nuestro país al mundo, equilibrado en cuanto a las demandas y las concesiones que tenían las partes, y tiene impacto federal porque abre un mercado con mucho potencial para las economías regionales”.

También Sica expresó que ese acuerdo de libre comercio que sellaron el fin de semana en Bruselas después de 24 años de negociaciones la UE y el Mercosur “nos da un lugar de llegada, tenemos que construir juntos los caminos para encontrar la mejor manera de llegar”.

La puesta en escena del ministro de Producción fue apoyada en su plenitud por los representantes de empresas y cámaras que se sumaron a la mesa de diálogo como los empresarios Miguel Acevedo (UIA); Julio Cordero (UIA); Pedro Cascales (CAME); Jorge Hulton (CAMARCO); Rocío Soriano (COMARCO); Jaime Campos (AEA); Laura Gimenez (CIRA); Alejandro Perez (ADEBA); Adelmo Gabbi (Bolsa de Comercio) y Abel Guerrieri (SRA).

Todos estos empresarios dejaron sentado su pleno respaldo a la Casa Rosada en virtud de los beneficios que, aseguraron, traerá la apertura a un comercio como el de la Unión Europea que representa a 500 millones de consumidores potenciales. Los empresarios ven como un gran desafío este acuerdo y su futura puesta en marcha.

Sin embargo, desde el sindicalismo hubo reparos, preocupación y un mensaje de cautela que el Gobierno no logró frenar.

Según confiaron a Infobae fuentes gremiales y de la Casa Rosada que participaron de la reunión con Sica, tanto la CGT como la CTA y otros sectores gremiales pusieron reparos.

Por el sector sindical participaron del encuentro Gerardo Martínez (CGT) Horacio Meguira, (CTA Autónoma); Ricardo Peidro (CTA Autónoma); Sergio Sasia (Unión Ferroviaria); Andrés Rodriguez (UPCN); Roberto Fernández (UTA) y Sebastián Maturano (La Fraternidad).

“Vemos con preocupación el impacto de este acuerdo. Las cámaras empresarias mostraron un acuerdo a libro cerrado pero nosotros queremos saber qué implica en las economías asimétricas como las que tenemos”, explicó a Infobae Peidro de la CTA al salir del encuentro.

El referente de la CTA junto con el secretario gremial de la misma central, Daniel Jorajuría Kahrs, destacó que “los acuerdos comerciales de esta envergadura impactan directamente en la estructura productiva de cada país. Por eso nuestra preocupación concreta es que no sea el aparato productivo o las pymes las que se vean afectadas ya que la competitividad no debe golpear nuestras economías”.

En esta misma línea desde la CGT que lidera Gerardo Martínez rechazaron de plano la idea de que la mayor competitividad buscada en el acuerdo UE-Mercosur se canalice por medio de una reforma laboral o una invasión de productos extranjeros que perjudique a la industria nacional.

Ante esta tesitura inflexible de los gremios y las muestras de preocupación el ministro Sica se comprometió a informar en 15 días los avances del acuerdo y dar mayores detalles de la letra chica del mismo.

El encuentro de gremios, Gobierno y empresarios que se dio para evaluar el acuerdo de libre comercio entre la UE y el Mercosur forma parte de un espacio institucionalizado con el aval de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

La Comisión de Diálogo Social Tripartito tiene por objetivo promover el diálogo social entre las partes para avanzar en los desafíos y oportunidades que existen en materia laboral, trabajar en la transición hacia el Futuro del Trabajo a partir de los cambios tecnológicos existentes, y llevar adelante las adecuaciones necesarias en materia de legislación nacional a los estándares normativos internacionales.​

Infobae