Fuerte respaldo de la dirigencia judía al gobierno a 25 años del atentado a la AMIA

AMIA: un acto sobre Hezbollah y Nisman

El acto por los 25 años del atentado por la AMIA tuvo un lema poderoso, el de marcar 25 años de impunidad, y un centro muy claro, el de apoyar el alineamiento del gobierno con la política internacional de Estados Unidos, Israel y sus aliados más cercanos. De yapa y en la voz del presidente de la entidad judía argentina Ariel Eichbaum, Mauricio Macri recibió un fuerte apoyo a la versión de que el fiscal Alberto Nisman fue asesinado. No sólo eso, resaltó Eichbaum, fue asesinado por ser el fiscal de la AMIA. Lo que faltó por completo fue alguna palabra sobre el encubrimiento en tiempos de Carlos Menem, del rol del juez de la época y sus fiscales, o del entonces presidente de la DAIA, Rubén Beraja. Es como si los problemas con la causa del atentado que dejó 85 muertos hubieran empezado con el memorando de entendimiento con Irán.

El acto por los 25 años del atentado por la AMIA tuvo un lema poderoso, el de marcar 25 años de impunidad, y un centro muy claro, el de apoyar el alineamiento del gobierno con la política internacional de Estados Unidos, Israel y sus aliados más cercanos. De yapa y en la voz del presidente de la entidad judía argentina Ariel Eichbaum, Mauricio Macri recibió un fuerte apoyo a la versión de que el fiscal Alberto Nisman fue asesinado. No sólo eso, resaltó Eichbaum, fue asesinado por ser el fiscal de la AMIA. Lo que faltó por completo fue alguna palabra sobre el encubrimiento en tiempos de Carlos Menem, del rol del juez de la época y sus fiscales, o del entonces presidente de la DAIA, Rubén Beraja. Es como si los problemas con la causa del atentado que dejó 85 muertos hubieran empezado con el memorando de entendimiento con Irán.

Todo esto ocurre bajo la mirada algo incómoda de dos personajes que son una novedad: por primera vez, en medio del público hay un Humvee verde oliva, blindado, exacto los que se ven en Irak o Afganistán, con las portezuelas del techo abierto y dos hombres de uniforme negro, vestidos como una película de guerra. Tienen el casco a la alemana que ahora usan los norteamericanos, lleno de cables y accesorios. Tienen un chaleco antibalas lleno de bolsillos y accesorios, guantes, anteojos oscuros, pasamontañas que les tapan las caras. Uno tiene una M4 colgada del hombro, también complicada de accesorios para francotiradores. El otro tiene una mano arriba de su arma, un fusil automático pesado negro y flamante, montado en un bípode y apuntado a la multitud. Hay que acercarse al Humvee para ver que no son los marines, es la Policía Federal disfrazada.

El acto es tibio, apenas un aplauso para cuando se pone una rosa y una vela también para Nisman, ahora agregado a las víctimas del atentado. Un video muy bien producido de pibes que nacieron el 18 de julio de 1994 es recibido en silencio. Eichbaum trata de despertar pasiones preguntándose cómo puede ser que a un cuarto de siglo del atentado no haya ni un responsable preso. Como no explica por qué puede ser eso, la afirmación es recibida en silencio. Luego afirma que es falso que no se sepa nada sobre el atentado, porque se sabe que fue Hezbollah, organización que según la DAIA tiene redes por todo el continente para reunir fondos y financiar el terrorismo. Por eso, explica Eichbaum, está muy bien que se cree un registro local de grupos terroristas y se ponga a Hezbollah en la lista. El primer aplauso de la mañana es tibio.

La siguiente crítica es justa, pero no es aplaudida. Eichbaum se pregunta cómo puede ser que le tome diez años a la Justicia para volver a juzgar a Alberto Telleldín, al que da por culpable de haber provisto la van que se usó como autobomba en el atentado y de saber para qué la iban a usar. Ante el silencio, el líder comunitario pasa a un número más seguro, Nisman, al que “recordamos porque su tarea en la causa le costó la vida”. El fiscal, dice Eichbaum, “fue asesinado por ser fiscal de la causa AMIA”, y así se gana su segundo aplauso, algo más energético.

Como entusiasmado, menciona el memorando de entendimiento con Irán, “al que nos opusimos desde el primer día” porque iba a llevar la investigación “a un laberinto”. Es entonces en que hay un momento casi freudiano, ese en que una figura pública niega sin que le pregunten estar haciendo exactamente lo que está haciendo. Es cuando Eichbaum dice “nunca usamos la causa Amia para ningún interés político”…

Página 12


Memoria Activa: “No alcanza con burbujas de ilusión cerca de cada aniversario”

Lejos del acto oficial de la AMIA, familiares y organismos de derechos humanos recordaron un nuevo aniversario por el atentado a la AMIA frente al Palacio de Tribunales en reclamo de justicia.

Junto a Estela de Carlotto, de Abuelas, y Taty Almeida, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Diana Wassner Malamud leyó el discurso de la organización, centrado en el encubrimiento político y judicial del atentado.

“Llevo 25 años parada en el mismo lugar. No escucho el estallido, no estaba ahí, pero escucho la muerte que sobrevoló al estallido. Siento la muerte. Huelo la muerte. Un miedo incontrolable se apodera de mí. Y sigo ahí parada aunque me pasó la vida pero nada en la vida logró mitigar ese miedo”, comentó Malamu.

“La causa AMIA también sigue parada en el mismo lugar que hace 25 años, en la misma foja. Hasta hoy, 25 años después, no hay una sola persona que haya sido juzgada y condenada por el atentado. Aún hoy seguimos sin saber cómo, quiénes ni por qué volaron la AMIA”, sostuvo la dirigente.

Recordó que la causa principal AMIA, la que trata sobre el atentado, “sigue el derrotero de la impunidad más absoluta”. “No alcanza con burbujas de ilusión cerca de cada aniversario, no es necesario hacer leyes a la medida de la causa AMIA, sólo es necesario investigar con seriedad, con voluntad, con constancia”, señaló Malamud, en relación a los tres decretos que realizó el presidente Mauricio Macri un día antes del aniversario, entre los que creó un registro de organizaciones terroristas.

También denunció que la unidad fiscal AMIA, “hoy, 25 años después, se encuentra paralizada” y cuestionaron la designación del fiscal Sebastián Basso, “sobrino de la ex camarista Riva Aramayo, participante de las maniobras de encubrimiento en esta causa”. En el mismo sentido, indicó que la Unidad de Investigaciones AMIA del Ministerio de Justicia, “hoy está casi desmembrada”.

En relación a la causa por el encubrimiento, que finalizó a comienzos de este año, destacó que “el gobierno de Macri, a través de su Ministro de Justicia intentó no sólo cerrar la causa AMIA sino salvar a los imputados, amigos del poder, en el juicio por encubrimiento. En 2017 ordenó a sus abogados querellantes que dejaran de trabajar para obtener justicia, hecho que fue denunciado por la abogada de la querella contratada por el Ministerio y también públicamente por nosotros. En igual sentido la querella AMIA DAIA, en consonancia con su accionar cómplice y encubridor a lo largo de estos 25 años, tampoco acusó a los ex fiscales, hoy condenados”.

En ese sentido, la organización celebró la condena al ex juez Galeano, los ex fiscales Mullen y Barbaccia por encubrimiento peor consideraron “inadmisibles las absoluciones de algunos de los imputados, fundamentalmente las de aquellos sin los cuales las maniobras de encubrimiento no hubieran sido posibles, como el ex presidente Carlos Menem, al ex presidente de la DAIA Rubén Beraja, al ex comisario Jorge Fino Palacios, al ex espía de la Sala Patria Patricio Finnen”.

“25 años del asesinato de nuestros familiares y amigos. 25 años de tristezas, de luchas, de emociones, de enojos, de frustraciones, de denuncias, de reclamos, de dolor. Una vez más, 25 años después, seguimos exigiendo verdad y justicia. Es nuestro derecho y es la obligación del Estado argentino proveerlas”, concluyó.

Tiempo Argentino


Macri, a 25 años del atentado contra la AMIA: “Vamos a seguir exigiendo que los imputados por nuestra Justicia sean juzgados en suelo argentino”

“Vamos a seguir exigiendo que los imputados por nuestra Justicia sean juzgados en suelo argentino, que no se retiren las alertas rojas de Interpol y que ningún país otorgue inmunidad diplomática”.

Con ese mensaje, Mauricio Macri envió este jueves por la tarde un contundente mensaje a la comunidad judía en el acto homenaje a las víctimas y familiares del atentado a la AMIA, el primero en Casa Rosada a 25 años del ataque y en el marco de la presentación del libro “Justicia Perseguirás”, una iniciativa del Congreso Judío Latinoamericano que recopiló textos exclusivos de Donald Trump, Angela Merkel, Jair Bolsonaro y Michelle Bachelet, además del Presidente, entre otros líderes mundiales.

“Una de las primeras decisiones que tomé cuando asumí fue solicitarle al ministro de Justicia que dejara sin efecto el memorándum con Irán”, resaltó el jefe de Estado en el Museo de Casa Rosada frente a cientos de víctimas y familiares del atentado, funcionarios, legisladores, jueces, directivos de las entidades judías nacionales y regionales.

La frase más relevante del discurso del Presidente pareció contrastar con la iniciativa del oficialismo de impulsar la ley de juicio en ausencia que permitiría juzgar en el país, sin su presencia, a los iraníes acusados del ataque dejó 85 muertos y 300 heridos. “Es la única forma de avanzar con la causa AMIA”, aseguró en este aniversario el diputado Waldo Wolff al sitio El Parlamentario. El proyecto tuvo dictamen de comisión y quedó en condiciones de ser tratado por Diputados.

Desde el Gobierno aseguraron tras el homenaje que la Casa Rosada no deja de lado ninguna opción. “Una cosa no entierra la otra”, recalcaron fuentes oficiales.

“Queremos saber que pasó con el fiscal (Alberto) Nisman y su denuncia. Es una de las tantas heridas que necesitamos curar”, subrayó además Macri. La jueza Sandra Arroyo Salgado, ex esposa del fiscal fallecido, seguía el mensaje entre los invitados.

Antes del jefe de Estado había sido Adrián Werthein, el presidente del Congreso Judío Latinoamericano, el que remarcó la importancia del evento. “Usted fue el único que nos ofrece a un cuarto de siglo del atentado la oportunidad de juntarnos a todos y hacernos sentir con la esperanza de que finalmente habrá Justicia, y la esperanza de que no habrá impunidad”, dijo en un explícito apoyo a la gestión presidencial.

“Usted y su administración no callan ni otorgan. Este alineamiento internacional fue muy criticado por algunos que integran la grieta. Estamos en el camino correcto y es el que tenemos que convalidar y seguir para que con su liderazgo se fortalezcan las instituciones”, agregó Werthein.

“Más que un apoyo explícito al Presidente es un apoyo explícito a la acción del Presidente”, aclaró minutos después el presidente del Congreso Judío Latinoamericano en diálogo con Infobae y otros medios. “Esto contrasta con el memorándum. No fue una decisión política positiva”, abundó tras una pregunta de este medio, en línea con lo que más temprano había dicho el ministro Germán Garavano.

Es más: en el entorno del Presidente recibieron con sorpresa y entusiasmo las palabras elogiosas de Werthein. “Fue inesperado”, reconocieron.

Es que las palabras de Macri y las de Werthein mostraron una clara contraposición con la estrategia geopolítica y judicial desplegada por la anterior administración.

Antes de hablar, Macri, al igual que Ariel Eichbaum -presidente de la AMIA- y Jorge Knoblovits -titular de la DAIA-, recibió un ejemplar de “Justicia Perseguirás”, la obra que reúne las reflexiones de una docena de líderes mundiales y que demandó un trabajo conjunto entre el congreso judío y diversas oficinas del Poder Ejecutivo.

Antes de los discursos se proyectaron dos videos. Uno con imágenes del atentado, captadas en aquel momento por la televisión y narradas con el dramatismo y la angustia de esas horas trágicas. Y otro con algunos de los principales fragmentos del libro. “La impunidad es una cuenta pendiente de nuestra democracia”, de Macri; “Nunca olvidaremos a las 85 víctimas del atentado a la AMIA”, de Trump; “El terrorismo busca destruir valores fundamentales de nuestras sociedades”, de Bolsonaro, y “el antídoto a los fundamentalistas es la educación”, de Luis Almagro, de la OEA.

“Pido a todos los Estados que garanticen que las víctimas tengan Justicia”, fue el resaltado del texto de Bachelet.

De la conmemoración participaron además el camarista Mariano Borinsky; la gobernadora María Eugenia Vidal; Laura Alonso, titular de la Oficina Anticorrupción; Inés Weinberg de Roca, titular del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) y la candidata del Presidente a la Procuración; el dirigente Jesús Rodríguez, de la UCR, y Mario Montoto, presidente de la Cámara de Comercio Argentino Israelí (CCAI).

Macri había estado todo el día en Casa Rosada. Temprano, entró por explanada a las 9.43, diez minutos antes de que sonaran las sirenas, acompañado por uno de sus secretarios privados y el jefe de la custodia.

Para esa hora, buena parte del gabinete nacional que a última hora participó del homenaje en el museo se había hecho presente en el acto central frente a la sede de la calle Pasteur: Marcos Peña, Germán Garavano, Patricia Bullrich, Carolina Stanley, Alejandro Finocchiaro, Rogelio Frigerio, Nicolás Dujovne, Hernán Lombardi, Claudio Avruj y Pablo Avelluto, entre otros.

En las horas previas, el Gobierno había enviado una serie de señales a la comunidad judía y a la región, e incluso a la administración norteamericana. El más contundente: la creación del RePET, el Registro Público de Personas y Entidades Vinculadas a Actos de Terrorismo y su Financiamiento, que incluyó a la organización Hezbollah, investigada por su participación en los atentados a la embajada de Israel, en 1992, y al de la mutual.

Antes de la creación del mencionado registro, las posibilidades de asfixiar las finanzas de la organización en el país y sus células terroristas que operan desde la Triple Frontera eran escasas. De hecho, minutos antes del inicio del acto central de esta mañana frente a la AMIA, la Unidad de Información Financiera (UIF) comunicó que había dispuesto el “congelamiento de activos y entidades específicas del ala militar que integran la misma, y líderes de la organización”.

Una señal que fue valorada por Eichbaum durante su discurso de la mañana. Por Werthein, a última hora. Y hasta por Benjamín Netanyahu, primer ministro de Israel. “Hoy conmemoramos los 25 años del ataque mortal en el Centro de la Comunidad Judía en Buenos Aires. Me gustaría felicitar a mi amigo el Presidente de Argentina, Mauricio, por la definición de Hezbollah como organización terrorista y por la implementación de su congelación de activos”, escribió en su cuenta de Twitter minutos antes de la presentación del libro.

El Gobierno decretó además en vísperas del aniversario un nuevo plazo para que familiares y víctimas del atentado puedan acceder a indemnizaciones, y la fijación de este jueves como “día de duelo nacional”.

Infobae


Israel apoyó el decreto contra Hezbollah

Luego de que el Gobierno formalizara la declaración del Hezbollah como “organización terrorista”- sin consultar al Congreso- se ordenó, mediante el decreto 918/12 de la Unidad de Información Financiera (UIF), el congelamiento de activos de la organización y de las entidades específicas del ala militar que la integran. De este modo el Gobierno Nacional declaró que no hay distinción entre el partido y su brazo armado y que todo Hezbollah debe ser considerada una organización terrorista. El gobierno de Israel, mediante un comunicado, saludó la decisión de Macri.

Esta medida tomada por el gobierno significa una clara intención de la casa Rosada de exhibir su alineamiento con Estados Unidos y la gravedad del decreto implica que argentina rompe con la neutralidad que venía llevando adelante en el conflicto de Medio Oriente. Israel envió un comunicado oficial desde Tel Aviv en el que el gobierno de dicho país alentó “los esfuerzos” de la administración de Cambiemos para llevar a los “perpetradores” del atentado a la AMIA “ante la Justicia”, y en el que paralelamente volvieron a responsabilizar por ese hecho a Irán. El texto enviado por el gobierno de Benjamín Netanyahu no mencionó directamente a Hezbollah, ni al decreto emitido por la Casa Rosada pero utilizó casi los mismos términos que la medida firmada por el Presidente con la que se condenó a esa organización libanesa. “Israel condena a Irán por su responsabilidad por los ataques terroristas en todo el mundo y por financiar, instruir, entrenar y armar a organizaciones terroristas”, sentenció el escrito. Y luego subrayó que “el gobierno de Argentina apeló a Interpol para emitir órdenes de arresto para varios sospechosos, y esta apelación fue aprobada por la Asamblea General de Interpol”. El documento también puntualizó que “después de años de investigación”, la justicia argentina concluyó en 2007 que “Irán estaba detrás del ataque y era responsable de enviar a los asesinos”. “Israel condena a Irán por su responsabilidad por los ataques terroristas en todo el mundo y por financiar, instruir, entrenar y armar a organizaciones terroristas y por amenazar con borrar a Israel de la faz de la tierra” indicaron. En este sentido, el texto añadió que “respaldamos los esfuerzos del gobierno argentino para llevar a los perpetradores ante la justicia”. Y por último, saludó “al pueblo” argentino y a “las familias en duelo” por el atentado. A través del comunicado, el gobierno de Israel, también expresó su voluntad de “felicitar a la comunidad judía, que ha logrado recuperarse del trágico evento, para restaurar la comunidad y mantener lazos sólidos con el Estado de Israel”.

La UIF, por su parte, justificó la medida al decir que ya fue tomada por otros países: “Hezbollah y/o su ala militar ha sido designada como organización terrorista por varios Estados, incluyendo Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda, Israel y Holanda, como así también por la Unión Europea” pronunciaron. Y más tarde, mediante un comunicado, el organismo destacó que “dichas designaciones dejan en claro que Hezbollah ha sido responsable de la comisión de numerosos actos terroristas alrededor del mundo”. Según el Gobierno, el Hezbollah “continúa representando una amenaza actual y vigente para la seguridad nacional y la integridad del orden económico financiero” del país. Ante esto, pronunciaron que asumirán “un fuerte e inquebrantable compromiso de prevenir y reprimir la financiación de todo acto terrorista así como de abstenerse de proporcionar todo tipo de apoyo, activo o pasivo, a las entidades o personas que participen en la comisión de actos terroristas”.

Página 12