Gobierno de EEUU cancela plan para retener niños migrantes en base militar en Oklahoma

Gobierno de Donald Trump cancela plan para retener niños migrantes en base militar de Oklahoma

El Gobierno del Presidente Donald Trump ya no necesita tener retenidos a niños migrantes en una base del Ejército en Oklahoma y los preparativos para alojarlos ahí han sido cancelados, informó el Departamento de Salud de Estados Unidos (HHS, por sus siglas en inglés) en un comunicado.

“En las últimas semanas, el HHS ha experimentado una baja en los Menores Extranjeros No Acompañados (UAC por sus siglas en inglés) remitidos al Departamento de Seguridad Nacional. Además, el HHS ha colocado a los UAC a patrocinadores en una tasa históricamente alta. Así las cosas, el Programa para los UAC no necesita de momento alojar a menores en instalaciones (de detención)”, indicó Evelyn Staufer, portavoz de la Administración de Asuntos de Niños y Familias, perteneciente al HHS.

Staufer, que de momento no respondió a un mensaje en busca de más información, agregó que ningún menor ha estado detenido a menores en esa base militar en Lawton, a unos 130 kilómetros (80 millas) al suroeste de Oklahoma City.

Funcionarios de Seguridad Nacional enfatizaron este mes el descenso de 28 por ciento en el número de migrantes que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus iniciales en inglés) detuvo en junio, en medio de mayores medidas adoptadas contra esas personas en México.
En junio fueron detenidos 104 mil 344 migrantes, una baja comparada con los 144 mil 278 del mes anterior. Funcionarios de Seguridad Nacional señalaron que ha declinado la detención de adultos solos, familias y menores no acompañados en la frontera.

Dream Action Oklahoma, que participó en la organización de una marcha de unas 400 personas hasta Fort Sill, que tuvo lugar el pasado fin de semana para protestar contra los planes de utilizar la base, se dijeron complacidos por el anuncio.

“La coalición organizadora continúa la resistencia contra la reclusión de menores en Oklahoma”, declaró el grupo en un comunicado.

Estadounidenses de ascendencia japonesa e indígena participaron en la marcha y posterior manifestación frente a una de las entradas de Fort Sill, donde el gobierno federal concentró a centenares de japoneses y estadounidenses hijos de japoneses durante la Segunda Guerra Mundial. Fort Sill también tuvo detenidos a menores migrantes en 2014, durante el gobierno del presidente Barack Obama, y a apaches prisioneros durante la guerra de 1894 a 1910.
Donelle Harder, portavoz del gobernador de Oklahoma, Kevin Stitt, dijo que la Casa Blanca notificó el viernes al gobernador de Oklahoma, Kevin Stitt, del cambio de planes, afirmó la portavoz del ejecutivo estatal, Donelle Harder, aunque señaló que la base todavía podría ser utilizada como alojamiento temporal en el futuro.

“Se mantendrá la infraestructura en caso de necesidad, de una emergencia” en la que aumente la llegada de menores a Estados Unidos por una inundación o un sismo en otro país, dijo Harder.

Sinembargo


Guatemaltecos protestan contra el acuerdo migratorio de asilo con EEUU

Más de trescientas personas se manifestaron este sábado frente a Casa Presidencial, el despacho de Gobierno del presidente guatemalteco, Jimmy Morales, con una protesta en la que lanzaron consignas al ritmo de una batucada en contra del acuerdo migratorio de asilo impuesto por Estados Unidos a Guatemala.

Alrededor de las 15:00 hora local (21.00 GMT), un grupo de personas comenzó a colocar sus pancartas y carteles con frases en las que acusaban al mandatario guatemalteco de ser una «vergüenza nacional».

Incluso, cuando más gente se hizo presente frente a la oficina-vivienda presidencial, colocaron dos mantas de plástico que retrataban a Morales de «traidor» y «los títeres de la impunidad», con parte de su Gabinete.

A los pies de un Jimmy Morales dibujado con el rostro expuesto con músculos y articulaciones, sin cara, el colectivo La Batucada del Pueblo hizo sonar tambores, platos metálicos y cacerolas para animar a los cientos de manifestantes que gritaron: «Jimmy, te vas a ir al bote; Sandra Jovel y Degenhart también», en referencia a la canciller y el ministro de Gobernación (Interior), respectivamente.

Las protestas incluyeron interrogantes al concepto de «tercer país seguro», como se refirió el presidente estadounidense, Donald Trump, sobre el significado del acuerdo firmado este viernes. «¿País seguro? Lo único seguro aquí es que Jimmy Morales es el peor presidente que ha tenido Guatemala», se leía en uno de los carteles.

Uno de los manifestantes, el activista Andrés Quezada, integrante del colectivo Justicia Ya, nacido de las protestas masivas de 2015, pidió a la población «no caer en las provocaciones» que expresan «su rechazo a los migrantes», pues «lo que queremos es ser un país donde alcance todo para los inmigrantes, que los recibamos a todos en un país que no acepte la impunidad».

Decir que Guatemala no está preparado para recibir a los solicitantes de asilo «es caer en la trampa» y «nos quieren hacer creer que (el acuerdo) es un éxito diplomático, pero en realidad no es más que una tragedia más de este país, maniatado por el imperio».

El diputado electo del partido Movimiento Político Winaq, fundado por la Nobel de la Paz Rigoberta Menchú, el activista de derechos LGBTIQ Aldo Dávila, coincidió que los guatemaltecos no están en contra «del inmigrante, estamos en contra de las condiciones impuestas en ese acuerdo espurio».

Dávila dijo a la Agencia Efe que «Jimmy y sus secuaces» están «ofreciendo algo con lo que no contamos aquí en Guatemala, como trabajo, justicia, alimentación, por lo tanto no somos un tercer país seguro»

Cuestionó al ministro Degenhart para suscribir un convenio de tal naturaleza, pues «no tiene sentido que no lo haya firmado la canciller, quien creo que fue más inteligente al no hacerlo».

La secretaria general de la Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU) de la Universidad de San Carlos (pública, autónoma), Lenina García, manifestó que como estudiantes se sumaban a esta protesta en contra de la «alianza criminal», la misma que intentó aprobar reformas «lesivas» al Código Penal en 2017 o la arremetida contra la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) en 2018, a lo que también como AEU se opusieron con sendas manifestaciones masivas.

Los cánticos y consignas contra Morales y aliados continuó con señalamientos como «vende patrias» o que el sector empresarial organizado es «basura» y la «dictadura», luego de que éste también se expresó este viernes a favor del acuerdo.

Una de las líderes de la Batucada del Pueblo, Brenda Hernández, invitó a los asistentes frente a Casa Presidencial a que este y el próximo sábado a las 18:00 hora local (24:00 GMT) hicieran un «cacerolazo» desde donde cada uno se encuentre.

«Hacer ruido, bulla y hacer sentir la presencia con bocinas de los autos, sartenes o lo que sea para manifestar en contra del Gobierno en uno de los momentos más oscuros».

Con el pacto de EE.UU. con Guatemala, que tendrá una vigencia de dos años y podrá renovarse antes de su vencimiento, los solicitantes de asilo que lleguen a EE.UU. serán enviados de vuelta a Guatemala si, en su ruta hacia el norte, atraviesan el país centroamericano antes de llegar a territorio estadounidense.

«Por medio de las negociaciones también se evitan sanciones drásticas para Guatemala, muchas de ellas orientadas a golpear fuertemente la economía, como gravámenes a las remesas», o «la imposición de aranceles a nuestros productos de exportación y restricciones migratorias», celebró Jimmy Morales este viernes en redes sociales.

Periódico Digital


VOLVER