La ONU expresó su preocupación por los asesinatos de líderes sociales, comunitarios y de exmiembros de las FARC

ONU pide a Colombia demostrar que se está protegiendo vida de líderes y desmovilizados

Tras su visita a Colombia, los 15 representantes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas hicieron un llamado al Gobierno Nacional para que las medidas anunciadas para los excombatientes, líderes y defensores de derechos humanos se traduzcan en hechos.

Aseguraron que, si bien es cierto que el Gobierno articuló una estrategia para proteger a estas personas, ven “la necesidad de que estas medidas se traduzcan en resultados concretos para prevenir ataques y para llevar a los responsables ante la justicia, especialmente con miras a garantizar elecciones locales pacíficas e inclusivas en octubre de 2019”.

Así mismo, hicieron un llamado para que se garantice que el sistema de justicia transicional pueda funcionar de manera “independiente y autónoma con el apoyo político y financiero necesario”.

Por otro lado, informaron que “considerarán prontamente la solicitud transmitida por el presidente Duque, en nombre del Gobierno y Farc, para la extensión del mandato de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas por un año después de que el actual expire el 25 de septiembre de 2019”.

Finalmente, recomendaron continuar con una mayor implementación de las disposiciones de género del acuerdo de paz y alentaron a las partes a que prioricen este tema, incluso dentro del programa de reincorporación y proporcionen garantías de seguridad para mujeres.

Blu Radio


Comunicado de Prensa del Consejo de Seguridad sobre Colombia

Del 11 al 14 de julio de 2019, los miembros del Consejo de Seguridad visitaron Colombia en una misión liderada por Perú y el Reino Unido, por invitación del Gobierno de Colombia. El Consejo agradeció la oportunidad de reunirse con el presidente Iván Duque y altos funcionarios del Gobierno, con representantes de la FARC, varios partidos políticos, organizaciones de la sociedad civil, instituciones de la justicia transicional, la Misión de Verificación de las Naciones Unidas y el Equipo de País de las Naciones Unidas en Colombia. La visita incluyó un día en Bogotá y un día en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) “Santa Rosa” y la comunidad aledaña de Caldono, Cauca. Los miembros del Consejo de Seguridad agradecieron al Gobierno, a la Misión de Verificación de las Naciones Unidas y a todos los interlocutores por las discusiones productivas. Se sintieron alentados por los compromisos expresados por todos con respecto a la implementación del Acuerdo Final de Paz.

Posteriormente, los miembros del Consejo de Seguridad se reunieron el 19 de julio para discutir la visita así como el informe del 26 de junio del Secretario General sobre la situación en Colombia. Los miembros compartieron el reconocimiento del informe sobre los logros del proceso de paz, sobre los importantes desafíos pendientes, y sobre la importancia de construir sobre los logros alcanzados hasta la fecha a través de la implementación oportuna del Acuerdo Final. Hicieron un llamado a todas las partes involucradas para que trabajen de manera constructiva para lograr este objetivo y a evitar la polarización política.

Los miembros del Consejo de Seguridad acogieron con beneplácito los esfuerzos del Gobierno para avanzar el proceso de reincorporación de los ex miembros de las FARC-EP y para fortalecer el desarrollo rural, incluyendo a través del plan integral “Paz con legalidad”. Esto incluye en particular, los esfuerzos del Gobierno para asegurar, en diálogo con FARC, una transición fluida para los ETCR una vez que su estatus legal actual expire en agosto. Reconocieron el progreso realizado en la implementación de proyectos productivos y alentaron al Gobierno y a FARC a continuar trabajando para acelerar la aprobación, el desembolso y la implementación de estos proyectos. Los miembros del Consejo de Seguridad se sintieron alentados por el compromiso de la mayoría de los ex miembros de las FARC-EP con el proceso de paz y con la construcción de nuevas vidas en el ámbito civil, dentro y fuera de los ETCR.

Los miembros del Consejo de Seguridad también acogieron con satisfacción el inicio de la implementación de 16 Programas de Desarrollo con un Enfoque Territorial (PDET), y la adopción de una Hoja de Ruta para la Estabilización. En este sentido, destacaron la importancia de implementar el Acuerdo Final como un conjunto de compromisos entrelazados, que incluyen planes de reincorporación así como acuerdos sobre reforma rural, participación política, combatir las drogas ilícitas y la justicia transicional.

Los miembros del Consejo de Seguridad acogieron con satisfacción la adopción de la Ley Estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) como un paso positivo para brindar el apoyo necesario para la JEP, y señalaron que este órgano y la Comisión de la Verdad y la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas realizan un trabajo vital. Destacaron la importancia de garantizar que el sistema de justicia transicional pueda funcionar de manera independiente y autónoma, con el apoyo político y financiero necesario.

El Consejo de Seguridad expresó su seria preocupación por los continuos asesinatos de líderes sociales y comunitarios, y de ex miembros de las FARC-EP. Reconocieron los esfuerzos del Gobierno para abordar este problema, incluido el “Plan de acción para la protección de líderes sociales y comunitarios, defensores de derechos humanos y periodistas” y las medidas recientes para proteger a los ex miembros de las FARC-EP, incluso mediante la participación de las autoridades locales. Subrayaron la necesidad de que estas medidas se traduzcan en resultados concretos para prevenir ataques y para llevar a los responsables ante la justicia, especialmente con miras a garantizar elecciones locales pacíficas e inclusivas en octubre de 2019.

Los miembros del Consejo de Seguridad alentaron a que haya un mayor progreso en la implementación de las disposiciones de género del Acuerdo de Paz y alentaron al Gobierno, a la FARC ya las organizaciones de la sociedad civil a continuar priorizando este tema, incluso dentro del programa de reincorporación y proporcionando garantías de seguridad para mujeres lideresas. También subrayaron la importancia de involucrar a los y las jóvenes en la implementación del Acuerdo de Paz, incluido en el proceso de reincorporación.

Los miembros del Consejo de Seguridad reiteraron que el proceso de paz sigue siendo un ejemplo para otros en todo el mundo. Dieron la bienvenida y considerarán prontamente la solicitud transmitida por el Presidente Duque, en nombre del Gobierno y FARC, para la extensión del mandato de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas por un año después de que el mandato actual expire el 25 de septiembre de 2019. Los miembros del Consejo de Seguridad expresaron su agradecimiento por el trabajo de la Misión de Verificación y el Equipo de País de Naciones Unidas para apoyar los esfuerzos de construcción de paz en Colombia. También destacaron la importancia de que la comunidad internacional se mantenga estrechamente comprometida para apoyar la implementación.

ONU Colombia


Independientes y oposición marcharán este viernes por los líderes sociales

Todos los rostros defensores del Acuerdo de Paz al interior del Capitolio, en los que se cuentan a los partidos independientes (Cambio Radical y Partido Liberal), los de la Oposición (Alianza Verde, Polo Democrático, Unión Patriótica y Decentes) y algunos miembros de la U, le dieron su sí a los líderes sociales para la cita de este próximo viernes cuando el país, al unísono, gritará no más asesinatos en contra de los defensores de derechos humanos.

La movilización, convocada por el movimiento Defendamos la Paz tras la muerte de María del Pilar Hurtado, lideresa de Tierra Alta, Córdoba, llegará a aproximadamente 80 ciudades del país y del mundo entero, según el senador Iván Cepeda, del Polo Democrático. A esta, además de los congresistas, se han unido centrales sindicales, gremios, Iglesia, Procuraduría, Defensoría del Pueblo y hasta el Ministerio del Interior. No obstante, ningún miembro del partido de gobierno estuvo presente en la sala de medios del Capitolio en donde se reiteró el apoyo a la manifestación.

“El próximo 26, el Partido de la U también marchara acudiendo a esta convocatoria para exigir el respeto a la vida de todos los colombianos y el respeto a los líderes sociales. Nosotros transmitimos tres mensajes claros, a los líderes que no están solos, los acompañamos y los defendemos; a los asesinos de los líderes sociales, que no se vale matar, que la vida es sagrada, que serán perseguidos y castigados, y nos referimos, también, a los que mandan a matar, no solo los que aprietan el gatillo, a los autores intelectuales; a los agentes del estado un mensaje, si usted es alcalde, gobernador, miembro de la Fuerza Pública su deber es proteger la vida de los líderes, cero complicidad con organizaciones criminales, organizaciones enquistadas en formas sucesoras del paramilitarismo que acallan las voces independientes y libres que piden el cumplimiento de los derechos”, manifestó su apoyo el acérrimo defensor de la paz, el senador Roy Barreras.

Por su parte, desde la independencia, Temístocles Ortega, de Cambio Radical, reiteró la solidaridad del partido con los líderes sociales. “Es un hecho innegable que nuestro Estado es incapaz de proteger la vida, bienes y creencias de los colombianos (…) Ante esa realidad le queda a la comunidad una herramienta legítima, que es la movilización. Es en las calles donde tenemos que defender la vida de nuestros dirigentes comunitarios, el mundo nos lo ha enseñado así, los últimos años las gentes han hechos los cambios desde ese lugar”, manifestó Ortega.

Por su parte, el senador por la Alianza Verde, Antonio Sanguino, clamó por la participación de todos los colombianos para replicar el llanto de dolor del hijo de María del Pilar de Hurtado. “Quisiéramos que más allá de los discursos retóricos, como los que escuchamos en boca del presidente, pedirle a la Fiscalía y a las autoridades resultados frente al asesinato de los líderes sociales, no es suficiente las falsas estadísticas presentadas donde mentirosamente dicen que ha habido una reducción de los asesinatos, no es un asunto de estadística, una sola vida es suficiente para que gritemos el 26 de julio”.

La senadora de la Unión Patriótica, Aída Avella, aseveró que desde ese partido también están trabajando para que sus militantes salgan a marchar en cualquiera de las ciudades donde se encuentren. Y sobre el asesinato a líderes manifestó: “Ningún genocidio es espontáneo, este genocidio es planificado (…) , por eso estamos aquí, no solo como dirigentes políticas, sino como mujeres, jalonando el derecho a vivir en este país y a hacer política”.

El Espectador


VOLVER