Lo que dejó la Cumbre del Mercosur: agilizar el acuerdo con la UE y avanzar en nuevos TLC

Una cumbre del Mercosur en medio de la campaña

Como era de imaginar, la firma del acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea fue motivo de celebración ayer durante al cumbre del bloque realizada en Santa Fe, en la que Mauricio Macri le traspasó la presidencia pro témpore a Jair Bolsonaro.  “Es una señal clara al mundo de que queremos que el Mercosur sea abierto, competitivo, dinámico, comprometido con la integración y el comercio, con las reglas de juego claras, para fomentar las inversiones y hacer negocios”, aseguró Macri. En el misma dirección, Bolsonaro habló del “compromiso de mi gobierno con la modernización y la apertura de nuestro bloque”. Sin perder el buen tono y deslizando algunos chistes sobre fútbol -presentes en todos los discursos dada la reciente Copa América-, Evo Morales fue la voz discordante.  “Cualquier acuerdo, convenio o tratado siempre deben estar orientados a resolver y atender las demandas de los más humildes, de los más pobres, de los más olvidados de la historia de la región”, marcó el presidente de Bolivia, quien tampoco firmó el documento que reclamó el restablecimiento del estado de derecho en Venezuela.

El acuerdo con la Unión Europea todavía tiene un largo camino por recorrer dado que debe pasar el filtro de los parlamentos, pero Macri necesita exhibirlo como un logro para la campaña electoral. De hecho, la cumbre del Mercosur estuvo en medio de dos actos de campaña: a la mañana, el Presidente encabezó un encuentro en Entre Ríos junto al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y, por la tarde, hizo otro en Santa Fe junto a su vice Miguel Angel Pichetto. En la apertura de la sesión, Macri aseguró que el acuerdo impactará “positivamente en la calidad de vida de nuestra gente, no es un punto de llegada sino un punto de partida”. Agregó que es “una oportunidad para que el Mercosur vaya por más, en una ambiciosa agenda externa de negociaciones”, dijo, a contramano de lo que aseguran los candidatos de la oposición que lo presentaron como un gran riesgo para las economías locales. Resaltando las acciones para la integración regional, Macri destacó que era para “facilitar la vida de la gente se deje de cobrar el roaming” telefónico a los países miembro, uno de los anuncios de la cumbre de ayer.

El Presidente aprovechó para reiterar su discurso contra el gobierno de Nicolás Maduro y ofreció su “solidaridad con el pueblo venezolano, que sufre una crisis humanitaria sin precedentes en la región; reconocemos a la Asamblea Nacional y al presidente encargado, Juan Guaidó, como la única autoridad legítima de Venezuela”. Finalmente, Macri felicitó a Brasil por asumir la presidencia pro témpore del organismo y cedió la palabra sin evitar el remanido chiste futbolero: “Es el turno ahora de Jair Bolsonaro, querido amigo, sin hablar del VAR, porque de eso no vamos a hablar”.

Bolsonaro se inclinó por considerar al Mercosur como “un instrumento de comercio con el mundo sin interferencias ideológicas que tanto critiqué como parlamentario” y consideró el acuerdo con la Unión Europea como “resultado de esa orientación”.  Interrumpió su mensaje para saludar a Sebastián Piñera, el presidente chileno llegó cuando la sesión ya hacía rato que había arrancado. Todos los mandatarios calificaron al acuerdo como “histórico”. Piñera lo consideró un “éxito tan importante” que hasta justificó el tiempo de las negociaciones. “Veinte años no es nada”, dijo al recitar el tango.

Evo Morales marcó diferencias con el resto. Por ejemplo, resaltó una frase de Bolsonaro sobre la necesidad de Estados autónomos.  “Esa es la lucha histórica de nuestros pueblos”, les dijo el presidente boliviano. “Un Estado con soberanía, independencia, pueblos con dignidad e identidad porque somos tan diversos. Por eso, en Bolivia cambiamos la Constitución y hoy es un Estado Plurinacional. ¡Qué bueno sería que tengamos un Mercosur Plurinacional y una América Plurinacional! Dentro de esa diversidad la unidad justamente para garantizar y trabajar la igualdad entre los seres humanos”, propuso Evo Morales. Lo mismo para “el hermano presidente Macri”, quien planteó que la tarea del Mercosur era reducir la pobreza. “En Bolivia, cuando llegamos al gobierno gracias a nuestra revolución democrática y cultural, en 2005, la diferencia entre el diez por ciento más rico de Bolivia y el diez por ciento más pobre era de 128 veces. En 2017, con nuestras políticas sociales y económicas, ese indicador se redujo a sólo 40 veces”.

Página 12


El Mercosur acelera nuevos acuerdos con países de Asia, Europa y América

Por Santiago Dapelo

El Mercosur, vigorizado tras el acuerdo con la Unión Europea y dispuesto a acelerar la integración con otros bloques, dejó asentados los desafíos para los próximos seis meses: cerrar los tratados de libre comercio con el EFTA -que integran Suiza, Islandia, Noruega y Liechtenstein- y Canadá.

El bloque regional vive un momento fundacional, bisagra según la definición de varios de los funcionarios argentinos: eso fue lo que representó para los presidentes de la Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay el acuerdo con la Unión Europea (UE).

Dispuestos a no perder el impulso que representó el tratado con los europeos, el Mercosur dejó expuesto con claridad el camino que recorrerá durante la presidencia pro tempore de Brasil, que comenzó ayer.

Con el EFTA y Canadá -que representan un mercado de 50 millones de habitantes, con un PBI per cápita promedio superior a US$50.000- como punta de lanza, ambos se cerrarán antes de fin de año; ahora, Mauricio Macri, Jair Bolsonaro, Mario Abdo Benítez y Tabaré Vázquez se pusieron como objetivo acelerar las negociaciones comerciales con Corea y Singapur.

Pero también tienen en la mira la implementación del Plan de Acción de Puerto Vallarta, que habilitó, hace un año, la discusión entre el Mercosur y la Alianza del Pacífico. Ayer, los guiños entre Macri y Bolsonaro con el presidente de Chile, Sebastián Piñera, invitado a la cumbre, fueron permanentes.

“Todos estamos trabajando en conjunto pensando en cómo generar mejores oportunidades para los ciudadanos de esta región”, dijo Macri, que, según reconstruyó LA NACION, en el almuerzo que compartió con sus pares, en el brindis, destacó que los países del bloque nunca tuvieron una relación como la que construyeron en estos últimos años.

“Tengo la certeza de que el acuerdo que alcanzamos con la Unión Europea no es un punto de llegada, sino un punto de partida. Y es una oportunidad para que el Mercosur vaya por más en nuestra ambiciosa agenda externa de negociaciones”, sostuvo Macri.

En ese sentido, el Presidente resaltó que el bloque regional va a “profundizar las negociaciones en curso, impulsando nuevas, con actores claves que generan cadenas de valor globales”. En ese sentido, Macri exhortó a sus pares del bloque a “seguir concretando avances en la convergencia con la Alianza del Pacífico, que permitan construir una región productiva con costas sobre dos océanos y ser uno de los polos de crecimiento más dinámicos del mundo”.

En la misma sintonía habló el mandatario brasileño: “Queremos trabajar en el comercio mundial sin trabas ideológicas. El acuerdo con Europa abre nuevos caminos para nuestros países”.

Agradecimiento

El Presidente recibió a sus pares -también participó Evo Morales (Bolivia)- en el Centro de Convenciones de la Estación Belgrano, y como anfitrión fue el primer orador de la cumbre.

En ese escenario, les agradeció su presencia y destacó que el acuerdo comercial con la UE “es fruto del trabajo colectivo” y la demostración de la “vocación y compromiso de todos al más alto nivel”. La respuesta de los invitados tuvo un punto en común: todos resaltaron el rol de Macri para lograr el acuerdo con los europeos.

Según Macri, el compromiso que se firmó con Europa en Bruselas “es una señal clara al mundo de que queremos que el Mercosur sea un bloque abierto, competitivo y dinámico, comprometido con la integración, el comercio y las reglas de juego claras para invertir y hacer negocios”.

Y agregó: “Nos va a permitir potenciar el comercio y las inversiones con el bloque económico más importante del mundo y que también es un socio principal de nuestros países y, sobre todas las cosas, va a impactar positivamente en la calidad de vida de nuestra gente”.

Además de la celebración del acuerdo con la UE, el canciller Jorge Faurie fue el encargado de repasar los logros que alcanzó el bloque durante los seis meses de trabajo bajo la presidencia de la Argentina. El más destacado fue el de la eliminación del roaming.

Así, los habitantes de la Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay podrán usar sus teléfonos celulares en cualquiera de los otros tres países sin tener que pagar adicionales, como ocurre entre los miembros de la Unión Europea.

Ahora, la implementación de la medida tiene como requisito la aprobación de cada Congreso nacional.

“Esto va a simplificar las comunicaciones tanto para quienes viajan por la región como para los que viven en zonas de frontera, lo cual significa mayor y mejor conectividad, un factor clave en esta era digital”, destacó el jefe del Estado.

Los aranceles

También comenzó el trabajo de “análisis y revisión” del arancel externo común (AEC).

“Constituye un instrumento fundamental para la consolidación de la unión aduanera y que la política arancelaria del Mercosur debe fomentar la competitividad, la productividad y la inserción de los Estados parte en las cadenas regionales y globales de valor”, dijeron los mandatarios en el documento final.

Lograr un arancel común es prioritario para Bolsonaro, el nuevo presidente pro tempore del Mercosur.

La Nación


“No queremos una patria grande” en Sudamérica, dice Bolsonaro en el Mercosur

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dijo que no quiere una “patria grande” en Sudamérica y atribuyó al “populismo” y la “irresponsabilidad” la crisis de Venezuela, al asumir este miércoles la presidencia rotativa del Mercosur.

“No queremos en un país más lo que lamentablemente está pasando en nuestra Venezuela”, dijo Bolsonaro en la cumbre de la ciudad argentina de Santa Fe, donde recibió la conducción semestral del bloque que integran Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

“Queremos que cada país sea autónomo, democrático y que cada uno sea grande. Como está diciendo Trump ‘queremos una América grande””, afirmó el presidente ultraderechista y catalogado de nostálgico de la dictadura brasileña.

La cumbre del Mercosur trató sobre la situación de Venezuela, apartada del bloque en 2017 por incumplir las normas de respeto a la democracia y los compromisos comerciales asumidos.

Al final del encuentro, los gobernantes suscribieron un comunicado en el que manifestaron su preocupación “por la grave crisis que atraviesa Venezuela, que afecta seriamente la situación humanitaria y de Derechos Humanos” y pidieron la celebración de “elecciones presidenciales libres, justas y transparentes en el menor tiempo posible”.

Bolsonaro, uno de los dirigentes más críticos con el gobierno de Nicolás Maduro, insistió en resaltar que “entre nosotros no hay más espacios para regímenes autoritarios”.

“¿Cómo puede un país tan rico como Venezuela llegar al punto que llegó? Se sabe cómo nació: del proyecto de poder de un partido que no tenía límites. Casi hundieron a Brasil en ese populismo”, remató.

Biobio


Organizaciones políticas marcharon en repudio al acuerdo Mercosur-UE en Santa Fe

Organizaciones políticas y sociales realizaron una marcha desde el centro de la ciudad de Santa Fe hasta la sede de la 54° Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur, para repudiar “el plan de ajuste y entrega de los gobiernos de Argentina y de Brasil”, y manifestar su oposición al acuerdo con la Unión Europea (UE).

Participaron organizaciones como el Partido Obrero, el Partido Comunista, el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) y representantes de organismos de derechos humanos.

Se concentraron en el Parque Alberdi, en el centro de la ciudad, y marcharon hasta la Estación Belgrano, donde se desarrolla la cumbre.

Jorge Castro, del Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos (MEDH), explicó que se trató de “un acto político de la Multisectorial por los Derechos Humanos para expresar nuestro repudio, no al Mercosur, sino a los gobiernos que están llevando adelante un plan de ajuste y de entrega”.

“Los presidentes (Mauricio) Macri y (Jair) Bolsonaro son la expresión más avanzada de ese proyecto, que está tejiendo nuevas cadenas de la dependencia, tanto de los países sudamericanos como del resto de Latinoamérica”, añadió.

El dirigente dijo en declaraciones a Télam que “el último tratado (firmado por el Mercosur) con la Unión Europea (UE) es la expresión de que las multinacionales tienen garantizado que los pueblos van a pagar la deuda externa que se ha contraído”.

Infonews


Cumbre del MERCOSUR: Comunicado y Declaraciones

COMUNICADO CONJUNTO DE LOS PRESIDENTES DE LOS ESTADOS PARTES DEL
MERCOSUR Y ESTADOS ASOCIADOS

DECLARACIÓN DE LOS PRESIDENTES DE ESTADOS PARTES DEL MERCOSUR Y BOLIVIA
AÑO INTERNACIONAL DE LAS LENGUAS INDÍGENAS

DECLARACIÓN PRESIDENCIAL SOBRE EL FORTALECIMIENTO DE LA DEMOCRACIA
EN EL MERCOSUR

DECLARACIÓN PRESIDENCIAL SOBRE SITUACIÓN EN VENEZUELA

DECLARACIÓN DE LOS PRESIDENTES SOBRE TERRORISMO Y 25° ANIVERSARIO DEL ATENTADO A LA AMIA


VOLVER