Puerto Rico: clamor de un pueblo para que el gobernador Rosselló renuncie – Por Carlos Pérez Morales

Por Carlos Pérez Morales *

La indignación del pueblo de Puerto Rico no se ha hecho esperar. Prácticamente todos los sectores de la población puertorriqueña exigen la renuncia del gobernador. Las protestas han estado a la orden en los últimos días, pero el gobernador Rosselló pareciera atornillarse en el Palacio de Santa Catalina, ubicado en el Viejo San Juan.

La caída del imperio romano fue precedida por la pérdida de valores en las distintas sociedades que lo formaban. Otros imperios y poderosas naciones cayeron por las mismas razones. El ejercicio del poder y la autoridad tiene que tener una conjunción de valores y principios entre el gobernante y los gobernados. De lo contrario, la falta de esta coincidencia será el comienzo del deterioro de las relaciones con su pueblo en el ejercicio del poder y la declinación de las sociedades. En los pocos países coloniales que todavía existen, el imperio impone sus valores sin ejercicio de la fuerza. Aunque este proceso es muy lento, al cabo del tiempo ocurre.

En el caso de la nación puertorriqueña, el propio gobernador colonial, Ricardo Rosselló Nevares, y un pequeño grupo de sus ayudantes más cercanos, tuvieron un chat administrado por el primer ejecutivo del país.

Este hecho no tendría mayores consecuencias si no fuera por las actitudes, las opiniones y el lenguaje utilizado en el mismo. En este espacio de una red social, el gobernador utilizó palabras soeces contra las mujeres, contra los homosexuales -algunos políticos de su propio partido-, los participantes se burlaron de los pobres y hasta de los cadáveres que por alguna nefasta razón llevan demasiado tiempo en el Instituto de Ciencias Forenses.

También se burlaron de los afectados por el huracán María, el cual azotó a Puerto Rico causando miles de muertos en el año 2017. Uno de los peligros del chat es que en el mismo se discutían asuntos públicos de naturaleza confidencial. Además, se prueba que se compartía información privilegiada con algunas empresas privadas para que ganaran la licitación en las subastas. De ese modo, estas empresas que financiaron la campaña política del partido en el poder, pasaban factura por su respaldo obteniendo gigantescas ganancias provenientes del tesoro público.

La corrupción en el gobierno de Rosselló se había evidenciado por el arresto de altos funcionarios de su gobierno, acusados de defalcar el tesoro público En este caso los arrestos fueron hechos por el FBI, debido a que muchos de los fondos en cuestión provenían del gobierno federal de Estados Unidos. Los principales actos criminales fueron cometidos en los Departamentos de Salud y en de Educación.

La indignación del pueblo de Puerto Rico no se han hecho esperar. Prácticamente todos lo sectores de la población puertorriqueña exigen la renuncia del gobernador. Las protestas han estado a la orden en los últimos días, pero el gobernador Rosselló pareciera atornillarse en el Palacio de Santa Catalina, ubicado en el Viejo San Juan.

Artistas puertorriqueños de fama internacional, como Ricky Martin, Bad Bunney, René (Residente) Pérez, Ileana Cabra y otros destacados artistas del patio, convocaron una marcha de protesta para exigir la salida del gobernador Ricardo Rosselló. Esta manifestación multisectorial se considera el mayor acto multitudinario de protesta en toda la historia del país. Las calles del Viejo San Juan fueron inundadas por varios cientos de miles de personas que exigían la renuncia del gobernador Ricardo Rosselló.

Los valores y la ética de la sociedad puertorriqueña fueron mancillados por el gobernador y su grupo de ayudantes más cercanos. Por tal razón Rosselló tendrá que renunciar. La sociedad puertorriqueña atesora sus valores y no permitirá que esta situación continúe. Señor Ricardo Rosselló: tiene dos salidas a esta crisis, o renuncia o será residenciado por la Asamblea Legislativa.

* Analista geopolítico 


VOLVER