Asesinan a otro líder indígena y crece el pedido al gobierno de mayor protección

Un integrante de la comunidad indígena fue asesinado en Tarazá

En la mañana de este miércoles, fue asesinado Abraham Domicó, de 30 años de edad, integrante de una comunidad indígena ubicada en los límites en los municipios de Tarazá e Ituango, en un sector conocido como San Jorge.

El ataque armado fue perpetrado en el corregimiento La Caucana en el municipio de Tarazá, por varios hombres armados que llegaron hasta la vivienda donde la víctima estaba con su esposa y cuatro hijos. Los impactos de bala lo dejaron gravemente herido y de inmediato fue llevado al hospital del casco urbano a donde llegó sin signos vitales.

“El compañero indígena estaba en la casa de un familiar y llegaron varios hombres hasta allá y le hicieron varios disparos hasta que acabar con su vida”, relató William Muñoz, presidente de la Asociación de Campesinos del bajo Cauca.

La policía ya maneja una hipótesis del caso, aunque no está plenamente confirmado que ese sea la motivación. Tampoco que grupo ilegal estaría detrás de este homicidio.

“Tenemos una versión inicial de la familia de que al parecer, esta persona se dedicaba a raspar coca, pero no tenemos una información puntual de que pudo haber ocasionado el homicidio”, aseguró el Coronel Edison Rubiano, comandante de la policía bajo Cauca.

Este es el tercer homicidio en el corregimiento la Caucana es menos de una semana. El pasado sábado 10 de agosto fue ultimado un pastor evangélico, el día martes 13, hombres armados le quitaron la vida a un joven que departía en un Billar y este miércoles el hombre de la comunidad indígena.

“El Estado es el único que no ve el conflicto que se vive en el territorio. Y es hacerle un llamado de atención al Estado para que le ponga la lupa a este territorioy mire que es lo que va hacer y si es que no tiene capacidad, porque si es así, entonces que deje de llamarse Estado, porque no ha podido ponerle control a los territorios”, recalcó el señor William Muñoz, representante de Asocbac.

Los tres homicidios son materia de investigación y aún no se le atribuye a ningún grupo ilegal . En esa zona delinque el Clan de Golfo y Caparrapos.

Caracol


Comisión de Paz: Estado debe hacer presencia integral para proteger la vida de la guardia indígena

Este miércoles las comisiones conjuntas de Paz del Congreso sesionaron en Caloto, Cauca, para conocer de primera mano la situación de orden público de la guardia indígena de ese territorio. En compañía de 18 autoridades indígenas, la Procuraduría, Fiscalía, Defensoría del Pueblo, Ejército, Policía, la Misión de la ONU y su oficina para los Derechos Humanos, y líderes sociales, los senadores y representantes analizaron el contexto en el que se desarrollan las amenazas y asesinatos que recientemente se han presentado en contra de esa población.

De ella participaron congresistas como Iván Cepeda y Alexander López, del Polo Democrático; Roy Barreras, de la U; María José Pizarro y Aída Avella, de los Decentes; Julián Gallo, de la FARC; Feliciano Valencia, de Mais; al igual que Óscar Campo, gobernador del Cauca.

En el encuentro, los legisladores argumentaron de dónde provienen los ataques en contra de la guardia indígena. En primera medida, Roy Barreras, recordó que existe un hecho generalizado que da pie a la violencia que ha desembocado en una “matanza sistemática” de las autoridades indígenas. “En el Norte del Cauca, Tumaco, sur del Bolívar, y Catatumbo, ha pasado que una vez que las Farc salieron del territorio por el Acuerdo de Paz, el Estado no cumplió y no llegó al territorio. Entonces grupos ilegales, criminales dedicados al narcotráfico, disfrazados de disidencias de las Farc, pretenden imponer el control armado en esos lugares. Y carteles mexicanos hacen presencia y asesinan las voces de esta población.

De igual forma, el senador Feliciano Valencia, expresó la presencia del EPL. “Anunciaron su llegada con panfletos y ahorita están disputándose el territorio y agrediendo a la población”, dijo el también líder indígena Nasa.

Por su parte, el senador Iván Cepeda aseguró que no era cierto que la culpa de los asesinatos es de los indígenas por no permitir presencia de la Fuerza Pública en sus territorios. “Es mentira: hay presencia del Ejército y la Policía en todos ellos. Lo que se requiere es presencia integral del Estado”, escribió.

En medio de esa sesión apareció un nuevo panfleto, supuestamente proveniente de la Columna Móvil Dagoberto Ramos. En la amenaza se lee que la organización criminal dice que no está en contra de los cabildos indígenas, ni del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC). “Nuestro accionar es solo contra algunas personas que se hacen llamar líderes”. Sin embargo, dice también, mantendrán las ofensivas militares hasta dar de baja a sus objetivos.

Por ese tipo de intimidaciones que vulneran esa minoría poblacional, Barreras aseguró que la Comisión de Paz está trabajando para buscar soluciones y encontrar un equilibrio entre la autonomía de las comunidades indígenas en sus resguardos (en el caso del Cauca), y la presencia estatal para proteger la vida. “Los enemigos no son los indígenas ni los militares ni las autoridades civiles, sino los criminales. La Paz se hizo para que el Estado ocupe el territorio, no para que lo abandone”, dijo.

La sesión en Caloto dejó dos conclusiones importantes sobre las acciones que efectuará la la Comisión de Paz para enfrentar el fenómeno de la matanza sistemática a líderes indígenas. Según explicó Barreras, harán un debate de control político “en el que puedan responderse preguntas no resueltas como por ejemplo, ¿de qué manera ingresan y salen de esta zona sin mayor control los insumos indispensables para la fabricación de la cocaína? ¿Por qué razón toda la atención de las autoridades y del gobierno se centra en la hoja de coca y no en los insumos? ¿Por qué se fugó de manera inexplicable “alias Barbas” el jefe de la más importante organización de narcotráfico de esta zona?”, aseguró.

Y, en segunda medida, manifestó que la Comisión propone la creación de una “carpa blanca”, constituida por delegados de la Fiscalía, Procuraduría, Defensoría y autoridades civiles, locales y departamentales. La idea es generar un esapcio de encuentro entre las jurisdicciones y autoridades civiles, indígenas, policiales y militares para “evitar fronteras invisibles que han impedido que puedan hacerse sinergias efectivas entre las guardias indígenas, Ejército y Policía contra el narcotráfico. Es indispensable concertar actividades que permitan proteger la vida y el territorio sin vulnerar la autonomía de las autoridades indígenas”, dijo finalmente.

El Espectador


Piden intervención de la ONU por asesinatos de líderes indígenas en el Cauca

Ante la crisis por el asesinato de líderes indígenas en el Cauca, piden intervención de comunidad internacional.

La Comisión de Paz del Senado junto a la Defensoría del Pueblo creará “La carpa blanca” donde pedirán la participación de la ONU y las autoridades nacionales.
La comunidad indígena del norte del Cauca denunció que en el último año han sido sometidos a frecuentes ataques de diferentes actores armados. En el más reciente, un bus escalera fue atacado con ráfagas de fusil, tres comuneros perdieron la vida.

“Hasta el momento 18 comuneros indígenas pertenecientes al proceso organizativo, pero en territorio 36 asesinatos que golpean toda la armonía”, indicó Edwin Mauricio Capaz, coordinador de derechos humanos de la ACIN.

Ante esta situación, la Comisión de Paz del Congreso de la República pidió ayer la intervención de la ONU en el norte del departamento del Cauca, con la creación de una carpa blanca.

Será una figura simbólica de control territorial donde se pide que esté la ONU, Defensoría, Procuraduría, Fiscalía, Ejército, Policía y las guardias indígenas. Se ubicará en los sitios donde hay más riesgo para la comunidad por parte de actores armados.

“La ONU ya ha participado en muchos lugares del mundo como garante de la protección de los derechos fundamentales. En esa carpa blanca inclusive estamos pensando en invitar muchas embajadas para que envíen brigadas de paz”, manifestó el senador Alexander López.

Mientras se realizaba la audiencia de la Comisión de Paz, los ataques se trasladaron a Jamundí en el Valle del Cauca, desconocidos lanzaron un artefacto que no explotó, contra la casa indígena.

“La ola de violencia se extiende a cabildos indígenas del departamento del Valle. Esta mañana lanzaron un artefacto, granada de fragmentación a las instalaciones; ¡es reprochable!”, sostuvo Feliciano Valencia, líder indígena.

Según Valencia, estos ataques provienen de diferentes grupos en la región como disidentes de las Farc, ELN, EPL y el Cártel de Sinaloa, que mediante panfletos han amenazado a toda la comunidad.

“Estamos enfrentados a mercenarios, a sicarios que obedecen órdenes y no tenemos opciones de con quién discutir esos asuntos. Eso lo anunciaron con panfletos, su llegada, y ahora están disputándose el territorio y agrediendo a la población”, agregó el líder indígena.

Además, desde el Senado se realizará un debate de control político al Gobierno nacional sobre la falta de restricciones para la movilización de precursores para el procesamiento de cocaína.

“De qué manera ingresan y salen los insumos y precursores básicos para la fabricación de la cocaína. Por qué razón toda la atención del Gobierno se centra en la hoja de coca y no en los insumos. Por qué hay municipios como Argelia que tienen 18 estaciones de gasolina y algunos venden más combustible que lo que se vende en Popayán”, cuestionó el senador Roy Barreras.

De otro lado, en las últimas horas se registró un enfrentamiento entre el Ejército y un grupo residual del Sexto Frente de las Farc en Suárez, Cauca, donde perdió la vida el sargento Álvaro Alexander Hernández.

Canal 1


VOLVER