Bloomberg: en un país símbolo del libre mercado dos jóvenes comunistas sorpresivamente están marcando la agenda política

Foto Agencia UNO
95

Vallejo y Cariola podrían considerarse versiones tempranas de Alexandria Ocasio-Cortez, la congresista de Nueva York que se ha convertido en una estrella de la izquierda en Estados Unidos.

En un país que durante mucho tiempo se destacó como el faro de los principios del libre mercado en América Latina, dos jóvenes comunistas están captando gran parte de la atención en los círculos gubernamentales.

Un proyecto de reforma laboral presentado por Camila Vallejo y Karol Cariola, quienes se hicieron un nombre como líderes del movimiento estudiantil hace ocho años, está ganando un amplio apoyo en Chile y colocando a las dos legisladoras del Partido Comunista en la mira del presidente de derecha. Sebastián Piñera.

En juego está un plan para reducir la semana laboral máxima del país de 45 a 40 horas. Piñera calificó el proyecto como inconstitucional y prometió luchar en el tribunal si consigue la aprobación. El mandatario tiene su propia propuesta que está luchando por sacar adelante.

Para Piñera, un multimillonario de 69 años en su segundo período como presidente, la disputa laboral y el estancamiento del Congreso están lejos de lo que esperaba para esta fase, casi a la mitad de su mandato. Fue elegido a fines de 2017 bajo la promesa de introducir reformas importantes que marcarían el comienzo de un auge económico. Ahora, se espera que el crecimiento se enfríe, ya que las reformas clave de impuestos y pensiones también están estancadas, mientras que la guerra comercial entre EEUU y China está golpeando los precios del cobre, la principal exportación del país.

“El gobierno debería establecer la agenda y usar su capital político”, dijo en una entrevista en la radio Pauta Bloomberg Macarena Lobos, quien se desempeñó como viceministra de Finanzas de la predecesora de Pinera, Michelle Bachelet. “En cambio, está quedando de lado en sus reformas clave”.

La economía ya ha mostrado signos de debilidad, y el banco central redujo sus estimaciones de crecimiento para 2019 a 2,8% desde 3,6% a principios de año. El índice de acciones IPSA de referencia del país ha caído aproximadamente 6% este año, mientras que el índice MSCI EM Latin America ha cambiado poco.

Protestas estudiantiles

En Chile, el presidente tiene poderes para decidir lo que se discute a nivel legislativo, lo que hace que la popularidad del proyecto de ley del dúo comunista sea aún más sorprendente.
Vallejo, de 31 años, y Cariola, de 32, podrían considerarse versiones tempranas de Alexandria Ocasio-Cortez, la congresista de Nueva York que se ha convertido en una estrella de la izquierda en Estados Unidos. Vallejo ganó notoriedad durante el primer período de Piñera al liderar manifestaciones estudiantiles sobre el sistema educativo de Chile. Cientos de miles de personas se unieron a las protestas, alimentadas por el descontento por la desigualdad.

La respuesta de Pinera incluyó un cambio de gabinete y un nuevo fondo de educación, pero los estudiantes chilenos no estaban satisfechos. Sus índices de aprobación se hundieron mientras Vallejo se convirtió en una estrella en ascenso del Partido Comunista, respaldada por el apoyo popular. Las encuestas en 2011 mostraron que era aún más admirada que Bachelet o la famosa cantante revolucionaria Violeta Parra.

Cariola, también una joven activista del Partido Comunista, se unió a las filas de los líderes estudiantiles y viajó por todo el mundo con Vallejo como representante del movimiento. Asumieron como diputadas en 2014, convirtiéndose en poderosas figuras políticas de izquierda y adversarias de Piñera.

Al igual que Ocasio-Cortez, Vallejo “es una persona joven que es una crítica incisiva del gobierno y es hábil para colocar temas en la agenda del Congreso”, dijo Kenneth Bunker, un politólogo chileno.

El proyecto de ley Vallejo-Cariola tiene como objetivo reducir la carga laboral de un país que ocupa el sexto lugar por horas trabajadas entre los miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. Con el objetivo de aumentar la productividad y reforzar la calidad de vida, Las legisladoras, han citado como ejemplos la forma en que países europeos como Francia han implementado medidas similares con resultados positivos.

El proyecto de ley ya fue aprobado por la Cámara Baja y obtuvo 74% de apoyo en una respetada encuesta chilena. Luego tendrá que pasar a “discusión particulares” antes de poder pasar al Senado.

Extrema urgencia

Pinera, cuya tasa de aprobación es de aproximadamente el 34%, según Cadem, ha presentado un proyecto de ley de reforma laboral que otorgaría contratos más flexibles y reduciría las horas de trabajo a 180 horas al mes, o un promedio de 41 por semana. Estaba entrampado en el Senado cuando su ministro del Trabajo anunció el 8 de agosto que se le daría “extrema urgencia”, lo que fija plazos para que el Congreso los vote.

Las asociaciones empresariales se han manifestado contra el proyecto Vallejo-Cariola, diciendo que dañaría la productividad y aumentaría los costos laborales para las empresas locales hasta en 12%.

“Los chilenos quieren trabajar como los franceses y crecer como los asiáticos. No funciona así. Es uno u otro “, dijo Ricardo Caballero, un economista del MIT, en una entrevista con La Tercera sobre el proyecto de ley.

Una forma para que el gobierno del presidente avance en su agenda sería que el gobierno respalde partes del proyecto de ley de las diputadas comunistas y sume su propio plan de flexibilidad laboral como una forma de asegurar votos para otros asuntos clave de Pinera, como una revisión de impuestos, según Patricio Navia, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Nueva York. “Pero Pinera probablemente vería eso como una reverencia al partido comunista”, dijo Navia. “Es una concesión que él no estaría dispuesto a hacer”.

Esa terquedad en un Congreso controlado por la oposición podría tener un impacto político y económico, con las elecciones regionales y municipales del próximo año potencialmente reaccionando a cómo los chilenos respondan a la política, dijo Bunker.

“Se acerca una tormenta perfecta que podría afectar el índice de aprobación del gobierno”, dijo. “En un clima adverso, el gobierno necesita cambiar algo, y eso podría ser negociando con la oposición”.

Diario Financiero


VOLVER

Más notas sobre el tema