Bolsonaro y Piñera convocan a reunión de países amazónicos pero dejan afuera a Venezuela

Brasil y Chile convocan a reunión de países amazónicos contra incendios

Los presidentes de Brasil, Jair Bolsonaro, y Chile, Sebastián Piñera, articulan una cita de líderes amazónicos, sin Venezuela, para debatir medidas conjuntas de combate y prevención a los incendios desatados en ese pulmón vegetal.

La convocatoria de esa reunión, prevista en principio para el 6 de septiembre próximo, fue analizada hoy por Bolsonaro y Piñera, quien hizo una escala en Brasilia a su regreso de la Cumbre del G7, celebrada en Francia y a la que asistió como invitado.

En una breve rueda de prensa junto a Piñera, Bolsonaro aclaró que para esa cita, que se realizaría en la ciudad colombiana de Leticia, situada en los límites de ese país con Brasil y Perú, se aspira a reunir a todos los presidentes de la región amazónica, “excepto al de Venezuela”, Nicolás Maduro.

El gobernante venezolano no es reconocido como tal por la gran mayoría de los países amazónicos, que salvo Bolivia consideran como presidente legítimo e interino de ese país al jefe de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó.

Los cerca de 7 millones de kilómetros cuadrados de la Amazonía son compartidos por Brasil (que posee casi el 70 %), Bolivia, Perú, Colombia, Venezuela, Ecuador, Guyana, Surinam y la Guyana Francesa, territorio de ultramar de ese país europeo.

Sin embargo, además de Maduro, ha quedado claro que tampoco será invitado el presidente francés, Emmanuel Macron, en su condición de jefe de Estado de esa porción amazónica bajo control francés.

Bolsonaro y Macron están inmersos desde la semana pasada en un duro embate verbal originado por los incendios y el líder francés ha llegado al extremo de poner en duda la firma del acuerdo comercial anunciado por el Mercosur y la Unión Europea (UE) por la supuesta “falta de compromiso” de Brasil con el medioambiente.

Junto a Piñera, que acompañaba a Macron en Biarritz cuando este anunció que el G7 ofrecía 20 millones de dólares para cooperar en el combate a los incendios amazónicos, Bolsonaro reiteró que solamente aceptará esa ayuda una vez que el líder francés se disculpe por lo que calificó como “insultos”.

Según Bolsonaro, “hubo un aprovechamiento” de los incendios por parte de Macron, quien intentó “presentarse frente al mundo como la única persona interesada en proteger el medioambiente” e incluso “minimizó” la soberanía de Brasil, al sugerir que la Amazonía sea sometida a una suerte de gestión internacional.

“También ofendió al presidente de la República de Brasil, que ha sido democráticamente electo”, agregó Bolsonaro, tratado por Macron como mentiroso, y eso “despertó el sentimiento patriótico del pueblo brasileño y de otros países” de la región, apuntó.

En un tono más enérgico, sostuvo que tanto Alemania como Francia pretenden “comprar” la soberanía de Brasil.

“Parece que 20 millones de dólares es el precio, pero Brasil no tiene precio”, enfatizó el líder de la ultraderecha brasileña, que, además, calificó en forma peyorativa a Macron como “socialista”.

La firme posición de Bolsonaro fue respaldada en forma moderada por Piñera, quien dijo que los Gobiernos que pretendan “colaborar” con la protección de la Amazonía deben hacerlo con “pleno respeto” a la soberanía de los países de la región.

“Eso es, respetando a Brasil y al presidente de Brasil”, así como lo hace Chile, que sin ser un país amazónico coopera con la búsqueda de una solución a la crisis creada por las llamas, dijo Piñera.

En el caso de Brasil, los incendios, que también se extienden por Bolivia y han llegado a Paraguay, han sido considerados los mayores en los últimos siete años, período en el que esos fenómenos normales entre agosto y septiembre habían decrecido.

Según los grupos ecologistas, acusados inicialmente por Bolsonaro de provocar las llamas para “arañar” la imagen de su Gobierno, los incendios se deben sobre todo a la decisión del mandatario de reducir los presupuestos volcados a la fiscalización en la Amazonía.

De hecho, el Gobierno sólo aceptó la gravedad de la situación la semana pasada, cuando decidió incorporar al combate a los incendios a unos 45.000 miembros de las Fuerzas Armadas, que ya han informado que muchos de los focos ya han sido controlados.

Los Tiempos


Piñera tras reunión con Bolsonaro: Los países amazónicos tienen soberanía y eso hay que reconocerlo

El Presidente Sebastián Piñera llegó pasadas las 06:00 de la mañana a Brasilia para reunirse con su par brasileño, Jair Bolsonaro, según confirmó La Moneda.

El Mandatario hizo una escala en su viaje desde Europa, donde participó del G7 en Francia como invitado, antes de dirigirse a Paraguay, donde se reunirá con el presidente Mario Abdo.

El jefe de Estado llegó a Brasil para evaluar con su homólogo brasileño la situación de los incendios en la Amazonía y en su rol de coordinador de la ayuda por esta emergencia.

Tras el encuentro, el Mandatario chileno remarcó que “los países amazónicos tienen soberanía y eso hay que reconocerlo siempre, por lo tanto, son ellos los principales interesados y responsables en cuidar y proteger los bosques y la biodiversidad”.

“Todos los demás países del mundo queremos colaborar y estamos coordinando a muchos otros países que quieran también hacer un aporte. Si algunos países quieren colaborar, respetando la soberanía de Brasil, y Brasil cree que esa ayuda es útil, muchos países estamos dispuestos a colaborar”, agregó.

En tanto, Bolsonaro apuntó que “lo que más queremos es restablecer la verdad sobre lo que está aconteciendo en la Amazonía. Nosotros no aceptamos que nadie interfiera con nosotros para ayudar a combatir el fuego, hay un aprovechamiento del presidente Macron, que se quiere mostrar como la única persona interesada en defender los bosques y esa preocupación es de Chile y de muchos países”.

En tanto, el ex canciller Heraldo Muñoz remarcó que “hay que desearle al Presidente de la República lo mejor en este papel poco claro de coordinador de la ayuda del G7 a los países amazónicos, especialmente Brasil. Esta función de coordinador ha sido una función improvisada la que él ha asumido. Improvisar en diplomacia no es lo recomendable”.

“Si el presidente Bolsonaro continúa diciendo las cosas que ha dicho sobre Macron y ha vuelto a decir que no aceptará la ayuda del G7, sino que sólo ayuda bilateral que respete su soberanía, eso hace muy difícil este papel de coordinación de la ayuda del G7”, añadió.

La reunión se efectuó en el palacio presidencial de Alvorada y tras ella se anunció una reunión de líderes de los países de la Amazonía para analizar la situación generada por los incendios que contaría con la participación de los presidentes de todos los países amazónicos, excepto el de Venezuela, Nicolás Maduro.

Cooperativa


Abogados brasileños preparan denuncia contra Bolsonaro ante La Haya por los daños a la Amazonía

Ante el avance de la devastación en la Floresta Amazónica, un grupo de abogados brasileños preparan una denuncia contra del presidente Jair Bolsonaro por un presunto crimen ambiental contra la humanidad, la que pretenden presentar en los próximos días en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en La Haya.

El grupo tratará de responsabilizar criminalmente al mandatario brasileño por el récord en el aumento de los daños causados a la Amazonia en este 2019. Los principales argumentos para la denuncia son el discurso del mandatario en favor de priorizar los intereses de los grupos de terratenientes -lo que habría estimulado iniciativas como la del Día del Fuego-, las políticas ambientales del gobierno basadas en disminuir el poder contralor del Estado y la débil respuesta que tuvo la autoridad ante los primeros indicios de crisis ambiental, dado que Bolsonaro pasó las primeras semanas negándose a aceptar los datos sobre la destrucción, hasta que la presión internacional tras un informe de la NASA lo hizo cambiar su postura.

Los autores de la iniciativa son especialistas en Derechos Humanos, derecho ambiental e internacional. La vocera y organizadora del grupo es Eloísa Machado, especialista en derecho constitucional brasileño por la Fundación Getúlio Vargas (FGV, uno de los institutos más prestigiados de Brasil), quien asegura que “los daños ocurridos este año en la Amazonía pueden ser vistos como consecuencia de las declaraciones irresponsables de Bolsonaro, y de sus medidas para debilitar los órganos ambientales que fiscalizan la zona, además de sus políticas de Estado de basadas en mirar en menos a la protección de los derechos socioambientales”.

El grupo usará el término “ecocidio” para definir lo que consideran ser el resultado de las políticas de Bolsonaro, y aunque reconocen que la destrucción en la Amazonía no empezó este año, aseguran que el alcance de ésta, como se ha visto en las últimas semanas, tiene que ver con las políticas de un presidente que está declaradamente en contra de las leyes ambientales.

“Hay toda una estrategia que pasa por los ataques de Bolsonaro a los órganos científicos y a las organizaciones ambientalistas, y sus medidas que buscan mermar el poder de los órganos de fiscalización ambiental, que son cómo un salvoconducto para acciones en contra del medio ambiente”, explica Machado.

Entre los muchos datos reunidos para la denuncia, entregados por centros científicos brasileños e internacionales, los más importantes son los del Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales de Brasil (INPE), que habla de un aumento del 88% en la desforestación de la Amazonía durante el mes de junio, en comparación al mismo período en 2018, dato que en julio saltó a 278%.

La difusión de esos datos a la prensa, llevó a que Bolsonaro exigiera la dimisión del director del INPE, el científico Ricardo Galvão. Esta imposición también será incluida en la denuncia de los abogados.

Los abogados asumen que el uso del término “ecocidio” fue basado en una declaración del presidente francés Emmanuel Macron, cuando comentó por primera vez los sucesos en la Amazonía, diciendo que “tenemos un verdadero ecocidio desarrollándose en la región, y no solamente en territorio brasileño”.

Según Machado, desde los ’70 los crímenes ambientales que ponen en riesgo la seguridad humana han sido entendidos como ecocidio en diversos países del mundo, aunque la CIJ solo ha reconocido éste como un crimen contra la humanidad a partir del 2016. La especialista también reconoce que no hay precedentes de ese tipo de acción en La Haya.

“Será una movida histórica, un avance en la protección de los derechos humanos y una oportunidad para establecer más claramente los criterios por los cuales esos graves crímenes ambientales pueden ser caracterizados como crímenes contra la humanidad”, concluye la abogada.

El Desconcierto


VOLVER