Brasil: arde la Amazonía y Bolsonaro insinúa que las ONG son responsables de los incendios

Bolsonaro insinúa que las ONG son responsables de incendios en la Amazonia

El presidente Jair Bolsonaro vuleve a ser objeto de fuertes críticas. Tras atacar a Noruega y su caza de ballenas, pero usando imágenes equivocadas, el mandatario de Brasil volvió a salir en falso al insinuar que las ONG podrían haber provocado incendios que afectan a la Amazonia.

“Puede estar habiendo, sí, puede, no lo estoy afirmando, una acción criminal de esos ‘oenegeros‘ para llamar la atención contra mi persona, contra el gobierno de Brasil. Esa es la guerra que estamos enfrentando”, afirmó Bolsonaro a periodistas a la salida de su residencia oficial en Brasilia.

El mandatario no explicó en qué basaba sus sospechas, pero aseguró que esas organizaciones, que según él representan intereses extranjeros, “están sintiendo la falta de dinero”, después de que el gobierno suspendiera recursos que les eran asignados.

“Sacamos dinero de las ONG. De las transferencias de fuera (para la protección de la Amazonía), el 40% iba para ONG. No tienen más. Acabamos también con las transferencias de órganos públicos (a las ONG9”, dijo.

“El fuego se prendió, parece, en lugares estratégicos (…) Ni ustedes tendrían condiciones de filmar todos los lugares donde hay fuego y mandarlas para fuera. Por lo que todo indica, fueron allí para filmar y prender fuego. Eso es lo que siento”, agregó.

También apuntó contra gobernadores “que tienen connivencia con lo que está sucediendo y le echan la culpa al gobierno federal”.

Sus declaraciones se producen al margen de la Semana del Clima, organizada en Salvador (nordeste) por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, con la participación de especialistas para discutir acciones climáticas en la región.

Brasil, bajo la dirección de Bolsonaro, desistió de albergar la Conferencia del Clima de las Naciones Unidas (COP25), que ahora tendrá lugar en diciembre en Chile.

Los focos de incendios forestales en Brasil han aumentado este año 83% en comparación con 2018, debido a las quemas de la región amazónica potenciadas por la temporada seca, con espesas nubes de humo que en los últimos días cubrieron varias ciudades.

Entre enero y el 19 de agosto de 2019 se han registrado 72.843 focos, frente a 39.759 en el mismo período del año pasado. El aumento marca un revés después de dos años de retroceso del indicador, según datos del Programa de Quemas del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE).

De acuerdo con especialistas, esos focos se intensificaron en un marco de avance rápido de la deforestación en la región amazónica, que en julio se cuadruplicó respecto al mismo mes de 2018, según datos del INPE.

Bolsonaro, duro crítico de las políticas ambientalistas y promotor de la explotación de recursos naturales en áreas protegidas, lleva semanas en el centro de la polémica por su cuestionamiento de las cifras oficiales del avance de la deforestación en la Amazonía, el llamado “pulmón del planeta”.

Su enfoque sobre la selva tropical provocó que Noruega y Alemania suspendieran hace días sus aportaciones a la lucha contra el cambio climático, incluyendo los destinados al Fondo Amazonía.

Semana


#PrayforAmazonia: ONGs aseguran que incendios son por deforestación; desmienten a Bolsonaro

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, fue criticado después de insinuar que el devastador incendio en el Amazonas es producto de un ataque contra su gobierno.

A través del hashtag #PrayforAmazonia el mandatario fue acusado por los usuarios debido a su inacción tras semanas de incendios en el “pulmón del planeta”.

El hecho trágico comenzó a finales de julio y quemó alrededor de mil hectáreas de una reserva ambiental en el estado brasileño de Rondônia, ubicado en la frontera con Bolivia.

A este siguieron otros incendios en la región que se extendieron por todo el estado, poniendo en riesgo la salud de las personas que viven en el área, así como la vida de los animales, informó Painel Politico.

Hace dos semanas, el estado de Amazonas, en el noroeste del país, declaró un estado de emergencia en respuesta al aumento en el número de incendios, informó Euronews.

También se han producido varios incendios en el Estado de Mato Grosso, según imágenes de satélite.

Ante esto, Carlos Rittl, director del Observatorio sobre el Clima, una red de ONG, indicó que el avance de la deforestación “impacta por su rapidez, pero desgraciadamente era previsible, dada la campaña antiambiental” de Bolsonaro.

Big Bang México


Crece resistencia ambientalista contra Jair Bolsonaro por incendios en la Amazonía de Brasil

La Amazonía está en llamas y las redes sociales hierven por denuncias contra la política ambiental del presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, que sospecha, sin embargo, que muchos incendios pudieron ser provocados por ONGs en “guerra” contra su gobierno.

“Puede estar habiendo, sí, puede, no lo estoy afirmando, una acción criminal de esos ‘oenegeros’ para llamar la atención contra mi persona, contra el gobierno de Brasil. Esa es la guerra que estamos enfrentando”, afirmó Bolsonaro en Brasilia, al tiempo que se realizaba en Salvador (Bahía, nordeste) una conferencia regional sobre cambio climático.

En la red Twitter, el hashtag #PrayforAmazonas (reza por la Amazonía”) era la primera tendencia mundial el viernes, con 307.000 tuits, seguido por #ONGs, relacionado con las declaraciones del mandatario, un escéptico del calentamiento global.

Muchos mensajes denunciaron la escasa repercusión hasta ahora de la multiplicación de focos de incendio. “El pulmón del planeta desde hace 16 días se está incendiando y nos enteramos por redes porque los medios no hablan de ello”, escribió un usuario.

Entre enero y el pasado 19 de agosto se han registrado 72.843 focos de incendios foresales en Brasil, un 83% más que en el mismo período del año pasado, según el Programa de Quemas del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE).

Los incendios en la región amazónica se deben a las quemas provocadas para deforestar un terreno, con el objetivo de convertirlo en área de pastoreo, o para limpiar áreas ya deforestadas, generalmente en la temporada seca, que debe acabar dentro de dos meses.

Pero la causa del actual descontrol, según analistas, es el fuerte aumento de la deforestación: 2.254,8 km2 en julio, casi el cuádruple del mismo mes de 2018, según el INPE.

WWF-Brasil lamentó “la nueva tentativa del presidente Jair Bolsonaro de desviar el debate legítimo de la sociedad civil sobre la necesidad de proteger la Amazonía y, de combatir, en consecuencia, la deforestación que origina los incendios desproporcionados que asuelan al país y comprometen la calidad del aire en varias regiones”-

El ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, sostiene en cambio que los vientos fuertes fueron los causantes del fenómeno.

“Tiempo seco, viento y calor hicieron que los incendios aumentasen mucho en todo el país”, señaló Salles en su cuenta de Twitter, anunciando el envío de brigadistas para contener los incendios.

Ministro abucheado

Salles fue abucheado al discursar por la mañana en la Semana del Clima de América Latina y el Caribe que se desarrolla en Salvador, un evento preparatorio de la cumbre de la ONU sobre el cambio climático del 23 de septiembre en Nueva York y de la conferencia del clima COP25 que se celebrará en Santiago de Chile en diciembre.

“La reunión que tenemos aquí consolida efectivamente la preocupación, el momento importante que vivimos en el mundo de cambio climático” y sirve “para que Brasil muestre ejemplos de sustentabilidad” y busque oportunidades de inversión”, acotó Salles.

Bolsonaro promueve desde su llegada al poder la apertura de reservas indígenas y de áreas protegidas a actividades agropecuarias y de minería.

Discurso antiambientalista

Bolsonaro evitó que Brasil albergara la COP25 desistiendo de organizarla y amenazó con sacar al gigante sudamericano del Acuerdo de París sobre Cambio Climático.

Pero su discurso generó resistencias incluso en sectores económicos, preocupados por eventuales medidas de cierre de mercados en Europa.

Para Antonio Carlos Magalhaes Neto, alcalde de Salvador, Brasil seguirá liderando la lucha contra el cambio climático, más allá del “discurso” del presidente brasileño.

“Tengo esperanza de que el gobierno federal no asuma una postura radical o exagerada para desconstruir esa agenda (ambientalista) tan importante. Si el camino es ese, que espero que no sea, pero si el camino es ese vamos a tener fuerzas políticas en el país que van a enfrentarlas”, dijo el alcalde.

Sin embargo, los ambientalistas son pesimistas y consideran que Bolsonaro y sus políticas son una amenaza para el medioambiente.

La conferencia de Salvador “es una farsa, un evento lobbista, empresarial y no tiene presencia de la gente de aquí, no tiene la presencia de brasileños”, advirtió Thais Vinhas, integrante de la Fundación Terra Mirim.

“La Amazonía en llamas y ellos hablando de financiamiento climático”, denunció Vinhas, en alusión a la discusiones que se producirán hasta el viernes en Salvador para lograr mayor financiamiento a la lucha contra los efectos del calentamiento global.

El Universo


VOLVER