Brasil: suspenden vía decreto las quemas de la Amazonía por 60 días y Lula afirma que Bolsonaro le hace “un gran daño” al país

Foto: AFP
87

Jair Bolsonaro decretó suspensión de quemas para frenar incendios amazónicos

El presidente de Brasil Jair Bolsonaro firmó un decreto que prohíbe las quemas en todo Brasil durante dos meses para tratar de frenar la multiplicación de incendios en la Amazonía, en medio de una creciente presión internacional.

El decreto suspende el uso de fuego durante los próximos 60 días en todo el territorio nacional, aunque mantiene algunas excepciones, indicaron fuentes gubernamentales citadas por varios medios brasileños.

Las quemas controladas están permitidas por el Código Florestal brasileño en determinadas circunstancias (como prácticas agrícolas y forestales en las que se justifique su uso), desde que sean autorizadas por los organismos de control.

Cadena de incendios

Desde enero hasta el martes a la tarde, se registraron 83.329 focos de incendios en Brasil, más de la mitad (52,1%) en la selva amazónica, según datos de instituto de observaciones espaciales INPE. Ese número marca un aumento de 77% respecto al mismo periodo del año pasado y constituye un récord de incendios desde 2010.

El gobierno, que asegura que los focos están disminuyendo, ha desplegado más de 3.900 militares y brigadistas, cientos de vehículos y 18 aeronaves, entre ellas dos aviones cisterna Hércules C-130, para controlar las llamas, de acuerdo con datos del ministerio de Defensa citados por la prensa local.

Crisis ambiental y diplomática

La proliferación de focos de incendio en la mayor selva tropical del mundo reavivó las críticas a Bolsonaro, cuestionado por sus posturas favorables al desarrollo de actividades agropecuarias y mineras en la Amazonía, incluso en reservas indígenas y áreas protegidas.

En especial, el mandatario cruzó duras críticas con su par francés, Emmanuel Macron, que la semana pasada lo acusó de “mentir” por “no respetar sus compromisos climáticos” -de los que depende la implementación del acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea- y evocó la posibilidad de conceder un “estatuto internacional” para la selva de la Amazonía.

Bolsonaro exigió una “retractación” del presidente francés.

Los países del G7 ofrecieron a Brasil una ayuda financiera de 20 millones de dólares, pero el gobierno afirmó que sólo está dispuesto a recibir este apoyo si se asegura que ejercerá el control sobre los recursos.

Bolsonaro acusa a Francia y Alemania de querer “comprar” la soberanía de Brasil con ayuda financiera. “Hace poco dije que Alemania y en especial Francia están tratando de comprar nuestra soberanía en cuotas”, declaró.

“Cuando ustedes miran el tamaño de Brasil, la octava economía del mundo, parece que 20 millones de dólares es nuestro precio. Brasil no tiene precio. 20 millones o 20.000 millones es lo mismo para nosotros”, agregó el mandatario.

Estados Unidos dijo que no estuvo de acuerdo con la iniciativa de ayuda del G7 porque, según tuiteó Garrett Marquis, portavoz de seguridad nacional del presidente Donald Trump, “no incluyó consultas con el gobierno de @jairbolsonaro. La forma más constructiva de asistir los actuales esfuerzos de Brasil es en coordinación con el gobierno brasileño”

En tanto, el cardenal peruano Pedro Barreto, uno de los impulsores clave del sínodo amazónico del Vaticano a realizarse en octubre, dijo en Lima, en alusión a la exigencia de Bolsonaro, que “ya no se trata de retirar o no retirar palabras, se trata de buscar el bien común” que “está por encima de cualquier disputa entre personas”.

RPP


Lula da Silva: “Bolsonaro le hace un gran daño a los brasileños”

Desde la cárcel, el ex presidente de Brasil, Lula da Silva, criticó al actual mandatario Jair Bolsonaro por su responsabilidad en los incendios.

Luiz Inácio Lula da Silva, quien cumple condena por corrupción desde abril de 2018 en la prisión Federal de Policía de Curitiba, se sumó hoy a las críticas de líderes mundial que reprochan la mala gestión de Bolsonaro por los incendios que actualmente destruyen millones de hectáreas en la Amazonía.

En entrevista con la BBC, Lula aseguró que “pienso que Bolsonaro le está haciendo un gran daño a los brasileños. Una parte por maldad y otra por ignorancia, él no sabe de lo que está hablando. En las relaciones entre países no puedes insultar como hacen Trump y Bolsonaro. Brasil necesita amigos como Francia, Reino Unido, Italia, Estados Unidos y China. Y ellos también nos necesitan”.

Lula consideró además que “Bolsonaro está ideológicamente guiado por personas que no creen que la tierra es redonda. No tiene la más mínima noción de geopolítica internacional. Deforestan como si Brasil y el mundo no necesitaran bosques. En nuestro país, la estupidez está al máximo nivel en el Gobierno”.

En julio de este año, el ex presidente ya había dejado en claro que Brasil está siendo gobernado por “una banda de locos. Sé muy bien qué lugar me reserva la historia. Y sé también quién estará en el basurero”.

Respecto al proceso judicial que lo envió a prisión, ayer sus abogados presentaron un nuevo recurso en el que piden la anulación de las dos penas que le fueron impuestas, por 12 años cada una.

Los abogados alegan que Lula da Silva sufrió las mismas restricciones a su derecho de defensa por las que el Supremo Tribunal Federal (STF) anuló el martes la condena que le había sido impuesta al ex presidente de Petrobras, Aldemir Bendini, también condenado por corrupción en la petrolera estatal.

El Dínamo


Bolsonaro le agradece a Trump por la “defensa que hizo de Brasil en el G7”

El Presidente brasileño, Jair Bolsonaro, agradeció este jueves al mandatario estadounidense, Donald Trump, la “defensa que hizo de Brasil” durante la cita del G7 en Francia, que entre otros puntos analizó los incendios desatados en la Amazonía.

“Agradezco a Trump por la defensa que hizo de Brasil en el encuentro del G7”, declaró Bolsonaro durante la presentación de un plan de seguridad ciudadana, así como también valoró el trabajo de las Fuerzas Armadas brasileñas en el combate a los incendios en la región amazónica.

La decisión del Presidente francés, Emmanuel Macron, de llevar a la mesa del G7 la situación en el mayor pulmón vegetal del planeta y su amenaza de retirar su apoyo al acuerdo comercial entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur por los incendios y la supuesta falta de compromiso de Bolsonaro con el medio ambiente, derivó en duros intercambios verbales con Bolsonaro, quien llegó a tachar al líder galo de “colonialista”.

Al concluir la reunión del G7, en la ciudad francesa de Biarritz, Macron anunció que las mayores potenciales mundiales habían acordado una ayuda de 20 millones de dólares para reforzar el combate al fuego en los países amazónicos.

En el caso de Brasil, Bolsonaro condicionó la aceptación de esa ayuda financiera a que Macron se retractase de los “insultos” que, en su opinión, le dirigió en los últimos días, lo cual hasta hoy no ha ocurrido.

El agradecimiento público manifestado por Bolsonaro a Trump este jueves sigue a una declaración del Gobierno de Estados Unidos, que la víspera aclaró que no estuvo de acuerdo con la aprobación de la ayuda financiera para los países amazónicos.

“No estuvimos de acuerdo con la iniciativa del G7 que no incluyó consultas con Jair Bolsonaro“, afirmó en Twitter el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Garrett Marquis.

El funcionario añadió que “la manera más constructiva de ayudar a los esfuerzos en marcha de Brasil es en coordinación con el Gobierno brasileño” y aseguró que Estados Unidos “está listo para ayudar a Brasil en su combate a los fuegos en la Amazonía”.

Esta misma semana, Trump ya había celebrado la gestión de Brasil para contener los incendios forestales en la Amazonía y alabado lo que calificó de “gran trabajo” de Bolsonaro al frente del Gobierno.

“He llegado a conocer bien al presidente Bolsonaro en nuestros tratos con Brasil. Está trabajando muy duro en los incendios de la Amazonía y en todos los aspectos está haciendo un gran trabajo para la gente de Brasil”, consideró Trump en su cuenta de Twitter.

La Tercera


Denuncian que la quema de la Amazonía es un “ecocidio”

En una Declaración Conjunta, la Red de Facultades de Humanidades del Norte Grande, los estudiantes de Geografía del Norte Grande reunidos en el segundo Encuentro Regional, y los docentes del Departamento Geografía que organizaron las XVIII Jornadas Nacionales de Geografía, manifestaron su más “enérgico repudio a la quema de la Amazonía brasileña desde una política que atenta contra los Derechos Humanos y los Derechos de la Naturaleza”.

El documento, que lleva la firma, entre otros, de la decana de la Facultad de Humanidades de la UNCA y coordinadora del Comité Ejecutivo de la Red, Mgter. Patricia Breppe, indica en uno de sus párrafos que “los incendios que se denuncian no son casualidades climáticas, sino el resultado de la implementación de una lógica neoliberal y su tendencia al ecocidio, que en nombre del ´desarrollo´ y el ´progreso indefinido´ destruye el equilibrio natural de los ecosistemas”.

“Este patrón de acumulación capitalista se basa en la destrucción sistemática de los bienes naturales de estos territorios y de sus poblaciones humanas. Las intervenciones de la minería a gran escala, la expoliación forestal, los agronegocios y el acaparamiento especulativo de las tierras provocan la destrucción de la biodiversidad, la contaminación de las aguas, el aire y los suelos, la persecución y amenaza de exterminio a las comunidades indígenas y de campesinos y la mortandad masiva de animales, configuran un delito de lesa humanidad contra toda forma de vida en el planeta” añade la Declaración.

En el párrafo final, el documento sostiene: “En nuestras comunidades universitarias y en toda la sociedad se deben propiciar procesos de concienciación, en términos de educación y de información, para que estos crímenes ambientales tengan el repudio y las sanciones que corresponden”.

La Red de Facultades de Humanidades del Norte Grande está integrada por los Decanos/as, Vicedecanos/as, Secretarios/as, Docentes, Estudiantes y personal No Docente de las Universidades Nacionales de Catamarca, Chilecito, Córdoba, Formosa, Jujuy, La Rioja, Misiones, Nordeste, Salta, Santiago del Estero y Tucumán.

El escrito fue elaborado en el contexto de la realización de las XVIII Jornadas Nacionales de Geografía que organiza la Facultad de Humanidades de la UNCA

El Ancasti


La ONU estudia posible cumbre extraodinaria sobre la Amazonía

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, planteó la posibilidad de organizar al margen de la Asamblea General de la ONU en septiembre una reunión específica sobre la situación en la Amazonía, donde “la situación es evidentemente muy grave”.

Brasil prohibió las quemas en campos y forestas para tratar de poner fin a los incendios en la Amazonía, una medida recibida con escepticismo ante la magnitud de un fenómeno que provocó una crisis diplomática y que muchos atribuyen al desmonte de políticas ambientales del presidente Jair Bolsonaro.

El decreto, con vigencia de dos meses a partir de ayer, fue firmado por el presidente Jair Bolsonaro, cuestionado por su apoyo a la expansión de actividades agrícolas y mineras en territorios indígenas y áreas protegidas de la mayor selva tropical del planeta.

El asunto provoca preocupación internacional y crispa al gobierno, temeroso por su soberanía sobre un territorio de 5,5 millones de km2. La polémica se exacerbó después de que el presidente francés, Emmanuel Macron, evocara acordar un “estatuto internacional” para la región, esencial para el equilibrio de los regímenes de lluvia y la retención de carbono.

El gobierno brasileño, que ha desplegado más de 3.900 militares y brigadistas, cientos de vehículos y 18 aeronaves, aseguró el miércoles por la noche que los focos de incendio estaban disminuyendo, sin dar números.

Los datos satelitales del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales mostraron que desde el martes al miércoles por la noche hubo en Brasil 1.628 focos nuevos, totalizando 84.957 desde enero, más de la mitad de ellos (51,8%) en la selva amazónica. Esto representa un aumento de 75% respecto al mismo periodo del año pasado y el mayor número de incendios desde 2010.

El país vive su temporada seca, pero los especialistas afirman que el aumento de los incendios se debe principalmente al incremento de la deforestación impulsada por la industria maderera y las actividades agropecuarias, alentadas por la política de Bolsonaro.

“Es muy difícil creer que [el decreto] tenga algún impacto inmediato en el terreno. Quien quema sin licencia, no lo va a respetar”, dijo Rodrigo Junqueira, portavoz del Instituto Socioambiental (ISA), una entidad científica no gubernamental volcada en proyectos sociales y ambientales.

Además, “la vigilancia no podrá ser movilizada, después del desmonte del aparato ambiental”, agregó, en referencia a medidas del gobierno que debilitaron a las instituciones a cargo de esa tarea.

“La certeza de impunidad es la gran chispa que da inicio a los incendios”, afirmó por su parte el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

En Porto Velho, la capital de Rondonia, uno de los estados más afectados por los incendios, las humaredas disminuyeron en los últimos días, gracias a algunas lluvias, señalaron reporteros de la AFP.

Pero existen dudas sobre la posibilidad de poner fin por decreto a un fenómeno vinculado al “grilagem”, como se denomina la práctica de apropiación ilegal de tierras públicas.

WWF señaló por su lado que “la mayor parte de la deforestación ocurre en tierras públicas, áreas protegidas, reservas indígenas. Al cruzar esos datos con las áreas de focos de calor detectadas en los satélites, la superposición confirma que las quemas son utilizadas como parte de ese proceso de limpiar la tierra. Son quemas ilegales”.

El Nuevo Siglo


VOLVER
Más notas sobre el tema