Con la lucha de los trabajadores, Uruguay sale fortalecido: Chau Petrobrás – Por Eduardo Aparicio

266

Por Eduardo Aparicio*

La cumbre presidencial del Mercosur en Santa Fe tuvo una previa interesante para los trabajadores y el país, el Presidente Vázquez negoció el retiro de Petrobras en condiciones ventajosas para Uruguay.

El principal de la empresa brasileña, Castello Branco fue al encuentro en suelo santafecino, virtualmente “entregado” ya que previamente había declarado: “La escala que tenemos en Uruguay no nos interesa. Llegué a descubrir que Petrobras es la mayor distribuidora de gas de Uruguay, con dos empresas, en las que en 13 años nos vimos obligados a realizar 15 aportes de capital. Tenemos la intención de devolver estas concesiones lo antes posible”.

El presidente Vázquez tuvo “oído” para recoger los planteamientos y reclamos de los trabajadores. Cabe recordar que las audiencias que se obtuvieron con el presidente, fueron consecuencias de movilizaciones callejeras en el marco de un paro parcial.

Además, todo indica que Vázquez, de alguna manera, inclinó la balanza y logró la variación de algunas de las posiciones que primaban en el seno del Poder Ejecutivo, donde por varios meses se descartaba de plano que el Estado asumiera la responsabilidad de mantener el servicio público.

Respetando la línea auto impuesta las expresiones del Presidente fueron contundentes: “Lo fundamental era que todo esto no tuviera ningún costo para Uruguay, y es lo que finalmente logramos.”

Tanto las declaraciones presidenciales como el comunicado conjunto Petrobras-GobiernoROU, dan cuenta de los términos del entendimiento. La salida de Petrobras consiste en que el Poder Ejecutivo autoriza el retiro de la multinacional antes del plazo de finalización de la concesión. La compañía se compromete a no reclamarle nada al Estado y a levantar los juicios y arbitrajes internacionales en curso.

El Estado, por su parte, renuncia a cobrar la multa económica que le correspondería por el retiro de la empresa antes del fin de la concesión (2024). Una vez concretado el acuerdo, el 100% de las acciones de MontevideoGas y Conecta pasan a manos del Estado.

Vázquez se reunió con el Ministerio de Industria y con Ancap para determinar cómo se llevaría a cabo la gestión, se subraya que es asunción transitoria del servicio; la que posiblemente se haga por medio de una empresa de derecho privado. En la actualidad habría dos que muestran interés en el servicio. El otro aspecto que queda resguardado es que los trabajadores de Montevideo Gas en ningún caso adquirirán la condición de funcionarios públicos.

En paralelo, se supo que se emprendieron tratativas buscando obtener gas argentino a mejor precio y en cantidades suficientes; recordemos que precio y volumen del suministro de gas constituyen dos puntos críticos en la ecuación de la explotación del gas por cañería.

El presidente del Pit-Cnt recibió inmediata y directamente de parte del Presidente de la Republica la información sobre el desenlace del acuerdo alcanzado. Asimismo hizo declaraciones saludando la voluntad política del presidente y reafirmando el compromiso y capacidad de los trabajadores para participar e incidir en la gestión de transición, para restablecer la rentabilidad del servicio. Subrayando que quienes más saben sobre el tema son los propios trabajadores, en lo que puede ser considerado una reivindicación del papel de los trabajadores en la gestión de los procesos económicos y comerciales.

Desde las cámaras empresariales y la derecha política, inmediatamente surgieron las voces de alarmar por el peligro de hacerse cargo de un muerto y que el mochuelo sea más pesado de lo que se cree, especialmente basados en el déficit operativo que hoy exhibe Petrobras

Vayamos a lo central que es la victoria que arrancan los trabajadores de la UAOEG, el movimiento sindical y el campo popular en su conjunto. Su combate que incluyó una prolongada y sufrida huelga de hambre SEGUIDA de una huelga general de más de 40 días, estuvo rodeada de la simpatía y el apoyo popular.

Lograron defender al servicio público y evitaron los despidos y, sobre todo, desarticularon el intento de quebrar a la organización sindical, que animaba el accionar de Petrobras.

Además, con su activa movilización, asentada en el principio de la independencia y autonomía de clase, lograron incidir en las esferas del gobierno. Primero sensibilizando y conquistando el apoyo de muchos legisladores, luego gravitando en el Poder Ejecutivo, apelando y comprometiendo al Presidente Vázquez..

En el camino, los trabajadores ensayaron el recurso de múltiples formas de lucha, entre las cuales estuvo el control obrero (por pocas horas de la empresa), que desató la fobia patronal conservadora, que a su vez dejo entrever en filas “progresistas” posturas de funcionarios y gobernantes que ceden ante el avance de ideas y reflejos funcionales a la defensa del statu quo implican la pretensión de sometimiento de toda expresión de lucha a los cánones de la ley, desconociendo lo que es el acervo de la tradición de las luchas obreras.

La lucha de los trabajadores del gas que se nutre en el historial combativo de este sindicato referencial de nuestro movimiento sindical, demuestra y confirma que la lucha y decisión de los directamente involucrados es fundamental, pero que la solidaridad de los trabajadores y el pueblo son esenciales para vencer las actitudes reaccionarias y conservadoras.

Que los trabajadores saben ponerse al frente de los servicios públicos y que se tornan en defensores de primera línea de la soberanía nacional frente a las estratégicas y atropello de las multinacionales.

Desde una perspectiva de lucha consecuente, sin ataduras, ni subordinaciones, pero con la lealtad propia de una actitud clasista, es posible incidir en orientaciones gubernamentales, y como en este caso imponerse a ciertas ortodoxias, que en forma dogmatica niegan la intervención estatal, aun cuando esta pueda ser transitoria.

Desde el inicio la UAEOG siempre avanzó que el desenlace para el conflicto planteado era que el Estado asumiera en forma transitoria el servicio público, lo que a la postre se demostró como el camino de salida.

Ahora quedan por delaten desafíos, que para lograr un buen resultado, requieren que se habilite la escucha y participación de los trabajadores, sobre la organización del trabajo y el plan de negocios del servicio, en el marco de una reestructura del negocio que se impone

Por la izquierda el diputado Luis Puig (FA-PVP) ex dirigente del gas, aboga por un traspaso al Estado del servicio de gas por cañería. “El Estado está perfectamente facultado para gestionar la compañía del gas, sobre la base de que no se está planteando que los trabajadores sean funcionarios públicos”, recordando que en 1973 se aplicó la ley 14.142, que facilitó la intervención de la Compañía del Gas declarando la expropiación como de utilidad pública. “La mejor solución –dijo Puig– sería apelar a esa ley.” No obstante, considera que, aun en el caso de una solución transitoria, el directorio de la empresa que administre Montevideo Gas debería estar integrado por un delegado obrero.

En tiempos revueltos de elecciones el movimiento sindical tiene por delante nuevas etapas de un combate, que en gran medida se dirime en el campo de las ideas y donde la ideología cuenta. Será un nuevo capítulo del relacionamiento entre la izquierda política y social, que tal presagie los nuevos escenarios que se instalarán a partir de 2020.

*Director del Programa “El pensamiento de nuestra izquierda en el siglo XX” de la Fundación Vivian Trías.

Más notas sobre el tema