Crisis en Argentina: masivas protestas de movimientos y gremios para exigir medidas de emergencia

La protesta de los movimientos sociales en el centro porteño

Los movimientos populares reclamaron al Gobierno que tome medidas de emergencia frente a los aumentos en los precios de los alimentos. En una masiva asamblea en el Obelisco, señalaron que la quita del IVA a los productos de la canasta básica, anunciada la semana pasada por el presidente Mauricio Macri en un reconocimiento de la gravedad de la crisis, no alcanza para que las familias de menores ingresos puedan hacer en sus hogares dos comidas diarias. Los comedores de las organizaciones sociales están desbordados por la demanda y hay mucha preocupación por cómo va trasladarse la devaluación al costo de los alimentos de aquí a fin de año.

Esta fue la primera concentración grande de movimientos sociales después de la derrota del oficialismo en las PASO, de la posterior disparada cambiaria y del lanzamiento del paquete de medidas para paliar los efectos de la inflación sobre las familias de menos ingresos (junto con la quita del IVA, que tuvo una aplicación dispar en los supermercados, el Gobierno dispuso dos refuerzos de mil pesos para los titulares de la Asignación Universal por Hijo). Los referentes barriales que hablaron en el Obelisco denunciaron, en este sentido, que el poco de dinero que tenían en el bolsillo quedó licuado por la suba de los precios.

La protesta fue convocada por la CTEP, Somos Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa y el Frente Darío Santillán.

Los reclamos principales fueron un refuerzo del 40 por ciento para los comedores, un aumento del 50 por ciento en el salario social y la extensión del bono de 2 mil pesos, que hasta ahora se anunció para los trabajadores formales, a los de la economía social.

En la Plaza de la República, los organizadores instalaron un micrófono para que los manifestantes pudieran hablar. Prácticamente todos lo que lo usaron llamaron a cambiar el gobierno en las elecciones de octubre y respaldaron el proceso de unidad del Frente de Todos.

“Hay dos relojes, uno que marca el tiempo social y otro que marca el tiempo político. El 11 de agosto se juntaron y les dimos una paliza importantísima”, señaló Rafael Klejzer, del Movimiento Popular La Dignidad.

Hablaron responsables de comedores y merenderos e históricos militantes sociales, mientras a un costado de la concentración de los Cayetanos, el Frente de Organizaciones en Lucha -agrupación con una identidad más de izquierda- compartía con los asistentes un polentazo. Esta confluencia en un mismo lugar para la protesta de movimientos que están participando de la campaña del Frente de Todos con otros de la izquierda independiente es reflejo de la importancia que todo el arco de las organizaciones sociales le otorga a la necesidad de poner fin al gobierno macrista.

La asamblea en el Obelisco fue organizada como preparatoria de una jornada nacional de lucha del próximo miércoles. En principio, los movimientos la habían organizado pensando que mientras estuvieran en el Obelisco iba a sesionar el Consejo del Salario para fijar un nuevo monto del salario mínimo, vital y móvil. Luego, a mediados de esta semana, el Gobierno postergó la sesión del Consejo para el 30 de agosto. El piso del salario mínimo determina el ingreso de los cooperativistas sociales, ya que el monto del salario social es siempre la mitad del salario mínimo.

“Hacemos esta asamblea para definir un plan de lucha, para expresar que tiene que haber un aumento importante del salario y las jubilaciones”, dijo Esteban “Gringo” Castro, titular de la CTEP. El referente responsabilizó al Gobierno por no dar resguardo a la población más humilde en el el escenario de devaluación y aumento de los precios. “Hay pibes que no comen más de una vez por día y abuelos en la misma situación. En los barrios todos los días nos piden que abramos más merenderos. La devaluación pega a los más pobres. Como organización de los trabajadores más pobres de la Argentina, tenemos que estar en la calle, reclamando por una agenda de inclusión y reconocimiento de derechos de la economía popular”.

Página 12


Sindicatos clasistas reclamaron por salarios en Plaza de Mayo

Una masiva movilización del sindicalismo combativo copó la Plaza de Mayo en la tarde del jueves. Organizada por el Plenario Sindical Clasista (PSC), la marcha se presentó como “una respuesta ante la crisis, agudizada con la devaluación post- Paso, que contrasta con la pasividad de las centrales sindicales”.

La marcha partió desde el Obelisco. En el arranque debió sortear un fuerte despliegue represivo de la Policía de la Ciudad, que arrojó gases lacrimógenos contra la multitud. También valló la Casa de Chubut para impedir que se desplegara ante esa sede el acto de respaldo a los estatales y docentes de esa provincia, que pelean por el cobro en tiempo y forma de los salarios.

La movilización siguió hasta la Secretaría de Trabajo, en el Bajo porteño. Allí debió realizarse la reunión del Consejo del Salario para discutir una actualización del salario mínimo, pero la sesión fue postergada una semana.

Ya en Plaza de Mayo, Alejandro Crespo, secretario General del Sindicato del Neumático (Sutna) advirtió que “lo que está desactualizado no es el dólar sino el poder adquisitivo de los trabajadores”.

Crespo agregó: “Si las centrales se unen para callarnos, los trabajadores nos uniremos para luchar”. Y pronosticó que los trabajadores harán una rápida experiencia con la tregua y el “pacto social” que promueve el candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández. “La esperanza de una salida a la crisis la ponemos en los trabajadores”, concluyó.

La marcha tuvo como ejes el reclamo de aumento inmediato de salarios y jubilaciones ajustados por la inflación; reapertura de paritarias; abolición del impuesto al salario (Ganancias); prohibición de despidos y suspensiones; reparto de las horas de trabajo sin afectar el salario; no pago de la deuda externa; nacionalización de la banca y el comercio exterior; paro activo nacional de 36 horas con movilización y plan de lucha; congreso de delegados mandatados por asambleas del movimiento obrero; y fuera el régimen del FMI.

También hicieron uso de la palabra Jorge Adaro, secretario general de Ademys; Guillermo Pacagnini, secretario general de la Cicop; Ileana Celotto, secretaria general de AGD-UBA; Rubén “Pollo” Sobrero, secretario General de la seccional Oeste de la Unión Ferroviaria; Claudio Dellecarbonara (delegado del subte e integrante del Movimiento de Agrupaciones Clasistas), el referente de la lista Marrón del vidrio y de la lucha de la autopartista Pilkington, Esteban Salvatierra; Eduardo Belliboni, dirigente del Polo Obrero; Cristina Mena, del MTR 12 de Abril; y Mónica Sule, del MST Teresa Vive.

Romina Del Plá, Néstor Pitrola, Gabriel Solano, Nora Biaggio, Vanina Biasi, Guillermo Kane, Myriam Bregman, Nicolás del Caño, Juan Carlos Giordano y Vilma Ripoll, entre otros eferentes políticos del Frente de Izquierda Unidad acompañaron la movilización a Plaza de Mayo.

Tiempo Argentino


Dirigencias de confederaciones cooperativas y mutuales pidieron políticas al próximo gobierno

Las confederaciones de cooperativas y mutuales brindaron una conferencia de prensa para dar a conocer las propuestas de políticas públicas que un próximo gobierno podría considerar para promover la solidaridad a través de entidades de la economía social.

En la sede de la Confederación Argentina de Mutualidades, con la presencia de los presidentes de las entidades de tercer grado, CAM, Coninagro, Cooperar, CNCT, Conaice, Conarcoop, Conam e incluso la Alianza Cooperativa Internacional, las explayaron ante la prensa.

Siete confederaciones pidieron que el gobierno que asuma el 10 de diciembre reconozca el acto cooperativo y mutual como sin fines de lucro y que no existe hecho imponible entre la entidad y el asociado.

“Muchísima satisfacción por el proceso de unidad”

El presidente de la Confederación de Mutualidades, Alejandro Russo, desarrolló ante ANSOL la importancia de la unidad: “En este caso hay dos componentes muy importantes. Uno es el documento, que fue consensuado por unanimidad con todas las confederaciones de mutuales y de cooperativas. Lo segundo es en una foto, en una mesa, reunir a todo el cooperativismo y todo el mutualismo de la República Argentina. Esa mesa es la representante de casi 12 mil entidades mutuales y cooperativas a lo largo y ancho del país. Esas 12 mil entidades abrigan servicios a 28 millones de habitantes. Es un día que nos da muchísima satisfacción, sobre todo por el proceso de unidad y de integración dirigencial que hoy la economía solidaria tiene”.

Especificó que el reconocimiento tiene que pasar por política de Estado. “Cuando somos política de Estado, sin lugar a dudas, nos tienen que convocar a una mesa de concertación, escuchar nuestra experiencia, escuchar cómo operamos en cada municipio, en cada pueblo, fundamentalmente del interior. En segundo lugar, no menos importante, cuando somos política de Estado, el gobierno de turno conoce lo que es el mutualismo y lo que es el cooperativismo. Lo que pedimos es el reconocimiento de la naturaleza jurídica. Parece una obviedad, pero nos encontramos que gran parte de los gobiernos de turno no conocen lo que son el cooperativismo y el mutualismo. Con las cifras que hemos proporcionado hoy, es imposible que no nos conozcan”, aseguró.

Asimismo afirmó que se ha trabajado profundamente en un ensamble estratégico entre municipios, gobiernos provinciales, gobierno nacional, pero fundamentalmente desde los municipios, porque “el municipio es el primer testigo del quehacer cooperativo y mutual”.

“Tiene que haber una mayor actividad en el Congreso”

Carlos Iannizzotto, presidente de Coninagro explicó qué políticas públicas esperan para los próximos 10 o 15 años: “Deberían tener consenso, contenido y una fortaleza en el sistema democrático funadamentalmente a nivel de leyes. Creemos que tiene que haber una mayor actividad en el Congreso para que las cooperativas tengan muchas de las actividades productivas de bienes y servicios que brindan las cooperativas tengan un resguardo jurídico, tengan un fondeo financiero para llevar adelante los objetivos. De esta manera es como se reflejan en los hechos las políticas públicas, que no sean solamente convenios marcos sino que tengan fuerza de ley”.

“Nos parecen muy auspiciosos estos encuentros, tanto aquí como en la Mesa de Enlace”, expresó Iannizzotto, y agregó: “Ojalá que podamos continuar con el diálogo y que el sector político se identifique con los axiomas de la democracia y la solidaridad”.

“Las retenciones son un punto álgido que golpea a la competitividad. Es una lástima porque el país ha hecho un esfuerzo de abrirse para llegar al mercado internacional. Que se pongan impuestos vuelve dificultoso abordar los mercados internacionales, por problemas internos”, explicó Iannizzotto.

Un conjunto de propuestas para elaborar políticas de Estado
“El mundo está enfrentando problemas graves, con niveles de exclusión y de inequidad cada vez más grandes. Los gobiernos de muchos países y organismos internacionales como Naciones Unidas y la OIT ven al cooperativismo y al mutualismo como herramientas viables para resolver estos problemas. Argentina no debe ser la excepción”, señaló Ariel Guarco, presidente de la Confederación Cooperativa de la República Argentina (Cooperar) y de la Alianza Cooperativa Internacional.

Edgardo Form, vicepresidente de Cooperar, reflexionó ante ANSOL acerca de la unidad del movimiento cooperativo y mutual: “Cabe el calificativo de histórico a este encuentro de la máxima dirigencia nacional del cooperativismo y el mutualismo para presentar a los candidatos que se presentan para ocupar cargos diversos, legislativos y ejecutivos, un conjunto de propuestas destinadas a elaborar políticas de Estado, políticas públicas que contribuyan a todo el sector de la economía solidaria”.

En esa sintonía, explicó: “Esto es fruto de un trabajo que se viene haciendo desde el año 2017 en el que recorrimos todos los despachos de los ámbitos legislativos cuando se presentó un proyecto de reforma del régimen tributario que pretendía eliminar la exención del pago del impuesto de ganancias para las entidades de nuestro sector. Esto dio lugar a que tuviéramos un conjunto de reuniones con vistas a encontrar los denominadores comunes entre todas nuestras entidades. Finalmente consideramos indispensable sintetizar en un documento doce grandes propuestas que tienen que ver con las cuestiones prioritarias de interés de todo el sector. El compromiso de todos es darle continuidad”.

Por último, señaló que tiene que haber una tarea permanente de política conjunta para la incidencia sobre los poderes públicos. Esa incidencia, aclaró, se debe basar en “el diálogo, la cercanía y la escucha mutua”.

El documento

En el texto consensuado, las confederaciones de cooperativas y mutuales también pidieron que las normas que regulan los servicios públicos y los derechos del consumidor las reconozcan como organizaciones de usuarios y consumidores.

Asimismo, buscarán que los trabajadores asociados en cooperativas cuenten con los mismos derechos de protección social que el trabajador asalariado.

En cuanto a la actividad financiera, pidieron que una nueva legislación la considere al servicio del desarrollo económico y social, así como agregaron que se promueva y facilite la creación de cajas de crédito cooperativas, para canalizar los ahorros de la comunidad al servicio de la producción y el desarrollo local.

También propusieron soluciones para la vivienda, donde una política nacional de vivienda debería contemplar la participación de cooperativas y mutuales procurando la intercooperación con entidades de trabajo, crédito y seguros.

Tal como norma la ley de Educación Nacional, sugirieron un Plan Nacional de Educación cooperativa y mutual que abarque todos los niveles educativos y que se promueva la creación de cooperativas y mutuales escolares. En cuanto a salud, pidieron que se separe de la ley de Medicina Prepaga a las cooperativas y mutuales de salud.

Por último, propusieron que tanto las agencias provinciales de promoción de la economía solidaria como el Instituto Inaes se vean fortalecidos y con recursos y atributos para promover la economía solidaria junyo con los representantes del sector. “Que todas las políticas sectoriales incorporen la promoción de la economía solidaria e incluyan a representantes del cooperativismo y el mutualismo en los equipos especializados en las diversas áreas“, concluyó el comunicado.

Cooperativas y mutuales

En Argentina existen más de 11500 cooperativas y mutuales. Hay 28 millones de asociaciones a esas entidades, según los resultados de la última actualización nacional de datos, realizado por el institutio Inaes. Se calcula que una de cada dos personas en nuestro país presenta aun vinculo asociativo con una mutual y/o con una cooperativa. Entre ambos modelos de organización proveen en forma directa más de 300.000 puestos de trabajo, según los números oficiales.

Con más de un siglo de historia, generan asoviativa y solidariamente bienes y servicios en los ámbitos de desarrollo industrial y agropecuario, ahorro y crédito, seguros, vivienda, salud, servicios públicos, consumo, educación, turismo, trabajo, previsión y seguridad social, entre otros sectores de la actividad económica.

Bajo principios de ayuda mutua, esfuerzo propio y democracia, sin fines de lucro, las actividades buscan aportar al desarrollo local de las comunidades.

Infonews


Macri volvió a tratar de responsabilizar a la oposición por la crisis

Mauricio Macri volvió al comienzo de su campaña. Exigió que Cristina Fernández de Kirchner salga a hablar. “El silencio no nos da tranquilidad”, dijo. Insistió con que la escalada del dólar y del riesgo país es responsabilidad del Frente de Todos porque “tiene una historia”, con lo que mostró que también tuvo una recaída con respecto al discurso del lunes posterior a la elección: “El Frente para Todos tiene la responsabilidad de bajar esos miedos y esas inseguridades que tienen que ver con una historia. Tienen que revertir una historia. Tienen que tomar posiciones más claras”. Reiteró que todos los candidatos deberían firmar la plataforma del FMI. Además, aseguró que no habrá más cambios de gabinete.

Con un tono más calmado, pero sin cambiar el discurso, Macri volvió sobre sus viejos hitos de campaña, los mismos que lo llevaron a la derrota en las PASO. Pareció que el mandatario no registró lo ocurrido el domingo de las elecciones, a las que llamó “un palazo”. Por las dudas, aclaró: ” Hoy estoy bien. Trabajando”. Luego volvió sobre el discurso polarizador que había intentado antes de las primarias: “La alternativa que hay que es que continúe el Gobierno o que vuelva a gobernar Cristina Kirchner, desde donde esté, con Alberto Fernández”, aseguró.

Macri volvió a hacer eje en la figura de la ex presidenta: “Los votos en una enorme mayoría son de CFK. Es importante que en los próximos veces escuchemos su visión del momento actual y del futuro. Si no, todos sentimos que hay algo que desde el silencio no nos da tranquilidad. ¿A ustedes les da tranquilidad el silencio? Yo siempre he preferido dar la cara”. “Son las cosas raras que pasan en la Argentina. Que una vicepresidenta ponga al presidente”, atacó.

Sobre Alberto Fernández, dijo: “Me alegra que esté con una actitud de moderación y de desandar muchas cosas que sucedieron. Pero, por ahora, el único que habla es él”. E insistió varias veces con que quiere escuchar hablar más a la ex presidenta. “No hay una cultura de hacer lo políticamente incorrecto. La Argentina se ha arruinado por hacer lo políticamente correcto. ¿Cómo se llama eso? Populismo”, lanzó.

El Presidente se volvió a describir como en sus primeras campañas (“Vengo de afuera de la política”) pese a sus casi 18 años en cargos públicos. Aseguró, aunque de forma más lavada, que lo ocurrido con la economía tras las elecciones es responsabilidad del kirchnerismo: “Del viernes al lunes, 800 puntos de riesgo país. Voló por el aire en el escalón de desconfianza. Porque cada uno tiene su historia. Cada uno tiene que hacerse cargo de su parte. El país era uno el viernes y otro el lunes”. Su retorno a culpar a su adversario fue, eso sí, más lavado que el del lunes sin dormir y triste.

En un reportaje de unos 50 minutos, coleccionó inexactitudes, omisiones y mentiras: “Lo primero que hice el lunes fue llamar a todos los candidatos”, aseguró Macri. Obvió que a Alberto Fernández lo llamó 48 horas después. “Nunca creí que la grieta era el camino”, sorprendió luego, tras una campaña hiperpolarizada. “Hemos nombrado 300 o más jueces. Ya perdí la cuenta”, afirmó. En rigor, fueron 188. “Las PASO las perdí por 15 puntos en el 2015”, buscó tranquilizar. En verdad, fue por 8 puntos. “Cuando me citaron con los Panamá Papers, una cosa absurda. Ni me enojé. Fui porque un fiscal no sé que creía que había encontrado”, se ofuscó.

“Ha habido un voto por bronca. Tienen razón. Ha sido muy duro. Hago mi autocrítica”, indicó sin luego dar señales de haber cambiado algo. De hecho, cuando le preguntaron como pensaba combatir la nueva escalada inflacionaria, respondió: “La misma que hemos tenido”. Sostuvo que van a volver a plantear el voto electrónico. “Lo que viene es todo mucho mejor. Está bien, no logramos resolver todos los problemas”, se atajó. Luego buscó alejarse de la economía: “En otros campos como las libertades, las instituciones y la integración al mundo nos hemos hecho avances”. “Hemos generado otra forma de convivencia, otra cultura del poder. Nunca le he dicho a un periodista qué tiene que preguntar, a un juez que tiene que decir”, aseguró Macri, que no da hace años reportajes a medios críticos y atacó a jueces cuando no le gustaban sus fallos. Incluso, mandó a iniciarle juicio político a camaristas laborales y al juez Alejo Ramos Padilla, del que dijo que “se mandó muchas”. “No queremos que vuelva la oscuridad, en volver a manejarnos en códigos de prepotencia”, sostuvo después.

También adelantó que no hará más cambios de gabinete: “No va a haber más cambios. Estamos con el equipo que estamos. Yo le doy mucho valor al equipo. Criticar al jefe de Gabinete es una forma de criticar al presidente. Yo tomé las críticas”. Luego, reiteró el mismo plan económico. “No pude convencer a empresarios de que invirtieran antes de que llegara ese abril en el que no nos prestaran más plata. Tal vez con otro presidente en Estados Unidos eso hubiera pasado más tarde. ¿Who knows?”, se preguntó.

“Mi gobierno se basa en la verdad, no en esconder las estadísticas y mentirnos”, aseguró Macri, quien sostuvo: “La gente no tiene que ir al supermercado y encontrarse con la sorpresa de que cambió todo. Donde estamos no alcanza para que todos los argentinos tengan la heladera llena”. Pero sostuvo que hay que comparar modelos: “En el apoyo del Frente de Todos están los sindicatos que quieren que se cierren las low cost”, a las que defendió.

Página 12


Fernández: “Argentina no tiene ninguna posibilidad de caer en default si soy presidente”

El candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, afirmó este jueves que la Argentina “no tiene ninguna posibilidad de caer en default” si gana las elecciones de octubre y agregó que “nadie puede plantear seriamente una quita”.

Así lo aseguró al hablar en el seminario Democracia y Desarrollo que se realiza en el museo Malba, organizado por el Grupo Clarín, que abrió el ex presidente de Brasil Fernando Henrique Cardoso y cerró este jueves al mediodía el presidente Mauricio Macri.

Entrevistado por tres periodistas del diario Clarín, Fernández buscó dejar en claro que si gana las elecciones del 27 de octubre “Argentina no tiene ninguna posibilidad de caer en default”, sostuvo que “nadie puede plantear seriamente una quita” y consideró que “es cuestión de sentarse a negociar”.

En tanto, reconoció que “es muy difícil bajar la inflación” y dijo que si gana los comicios “partimos de un escenario muy complicado” en ese sentido, pero aclaró que “lo último que haría sería copiar alguna de las medidas de Guillermo Moreno, que le hizo un enorme daño a la economía argentina”.

“Es muy difícil de bajar (la inflación) pero es parte del desafío que tenemos. Si yo logro al cuarto año de mandato terminar con una inflación de un dígito sería el tipo más feliz del mundo, pero partimos de un muy mal escenario”, indicó.

Ante otra consulta, Fernández dijo que en un eventual gobierno “no vamos a manipular el Indec, que es el termómetro de la economía” y ratificó que seguirá “funcionando como funciona, con independencia”.

Al hablar de la grieta, el candidato afirmó que “debería avergonzarnos” situaciones como “poner figuras de los periodistas para que los escupan” así como agresiones que recibieron Agustín Rossi y Axel Kiciloff en el pasado, y sostuvo que “eso no puede volver a pasar entre nosotros”.

Por último, llamó a “sepultar un momento de confrontación que se ha extendido por muchos años y caminar hacia una nueva etapa”, y pidió “quitarle dramatismo a este momento que implica el fin de un gobierno y el comienzo del otro”.

“Hay que terminar con esta idea de que las transiciones son difíciles y complejas, son parte de la democracia y hay que tomarlas con calma, cada uno asumiendo el rol que le toca”, manifestó el ex jefe de Gabinete.

Tiempo Argentino