Crisis en Argentina: críticas a las nuevas medidas económicas y multitudinaria marcha de movimientos sociales

La oposición recibió con críticas el proyecto 

El anuncio del ministro de Economía, Hernán Lacunza, acerca de que enviará al Parlamento una iniciativa para la extensión voluntaria de los plazos de vencimientos de la deuda del Estado bajo jurisdicción nacional, sorprendió a un Congreso paralizado por el propio oficialismo. Hubo reuniones de urgencia entre legisladores de Cambiemos de ambas cámaras legislativas y pocas precisiones sobre el proyecto y la forma en que habrá de darse el debate legislativo. Desde la oposición, cuestionaron duramente la decisión del Gobierno que en su momento se negó a que el Congreso tratara el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y luego conformó en forma tardía la Bicameral Permanente de Seguimiento y Control de la Gestión de Contratación y de Pago de la Deuda Exterior.

Ayer por la noche, las reuniones se sucedían entre los legisladores de Cambiemos en un Congreso despoblado por la parálisis legislativa que prorrogó el oficialismo en medio de la campaña electoral para qué las Cámaras no se transformen en tribunas opositoras. La presencia de senadores de Cambiemos era la más notoria, tras el almuerzo que sus integrantes compartieron con el presidente Mauricio Macri en la quinta de Olivos, aunque no les habría adelantado los anuncios que haría Lacunza.

Los legisladores no tenían definición de por qué Cámara ingresaría el proyecto que anunció el ministro. En el Gobierno estaban más interesados anoche en la redacción del DNU que empieza a regir hoy para las Letes y Lecap que posterga los vencimientos de corto plazo de tres y seis meses, que en el trámite parlamentario. Los opositores tampoco encontraron respuestas a sus consultas entre los legisladores del oficialismo. “No saben nada”, admitió a PáginaI12 un diputado de la oposición cuando este diario lo consultó sobre si el oficialismo había establecido contactos con el resto de los bloques parlamentarios.

Varios de ellos opinaron sobre la propuesta del Gobierno. “Es un coletazo más, y probablemente no será el último, de un gobierno que le cuesta controlar las variables económicas. Con esta medida solo busca tener mayor liquidez en al Banco Central: estirar los plazos de vencimientos y se los tira al nuevo gobierno para hacer frente desde el Banco Central al tipo de cambio”, dijo a PáginaI12 el jefe de la bancada de diputados del FpV, Agustín Rossi.

“El proyecto de ley de canje de deuda en pesos bajo jurisdicción nacional en un nuevo megacanje –continuó Rossi-, si el Congreso lo aprueba. Nosotros vamos a ver de qué se trata, primero ver y ser muy prudentes. Pero tampoco podemos perjudicar a los ahorristas argentinos que tomaron deuda de la Nación en pesos”.

“Por otro lado, la decisión de extender los plazos de la deuda argentina en forma voluntaria de inversores extranjeros sin quita de capital ni intereses va a provocar la caída de esos bonos. Lo que vuelve a abrir las puertas a los Fondos buitre sobre la deuda argentina”, advirtió Rossi, que se explayó sobre las críticas del Gobierno y el propio Lacunza a la oposición: “el gobierno sigue con el discurso de echarles la culpa de todo a otros. Primero fue la pesada herencia, después ‘pasaron cosas’, luego el ‘miedo a Cristina’ y ahora ‘las declaraciones de Alberto. El único responsable de los que pasa en la economía y sus consecuencias es el presidente Macri y su esquipo”.

Los cuestionamientos y las dudas sobre el proyecto del gobierno se extendieron a otros bloques opositores. “Hace tiempo venimos planteando que deben renegociarse los plazos de vencimiento de la deuda. También pedimos explicaciones respecto del crédito en la Bicameral de Seguimiento de la Deuda Externa y no obtuvimos respuesta. El gobierno fue irresponsable en esperar hasta llegar a este punto para convocar al Congreso. Respecto a lo anunciado hoy, cuando llegue el proyecto podremos analizar su contenido con mayor claridad”, dijo el presidente del Bloque Justicialista, Pablo Kosiner, alineado con la fórmula de Consenso Federal.

Otros diputados expresaron sus opiniones a través de las redes sociales. “El Gobierno se negó a discutir en el Congreso el desastroso acuerdo con el FMI cuando la oposición se lo reclamó. Ahora se acuerda de debatir en el recinto la reestructuración de la deuda pública mientras la situación económica se agrava todos los días”, posteó en Twitter el diputado del FpV, Roberto Salvarezza. Su compañero de bancada, el neuquino Darío Martínez prefirió la ironía para el mismo reclamo: “Para pedir fiado al FMI ni nos preguntaron… ¡y ahora nos mandan la cuentita al Congreso!”.

 

Desde el FIT le pegaron al Gobierno y de costado un sector de la oposición. “No vamos a ir al Congreso a convalidar la estafa. La izquierda irá a discutir medidas para defender el salario, a los pequeños ahorristas y evitar que el capital financiero siga desangrando al país. Invitan a compartir la tabla del naufragio”, escribió la candidata a diputada Myriam Bregman. “El nuevo ciclo de endeudamiento no podría haber comenzado sin el pago a los buitres que Macri sancionó en el Congreso con el apoyo de (Miguel) Pichetto, pero también de (Sergio) Massa, (Diego) Bossio, (Juan)  Manzur y los gobernadores del PJ que hoy son ‘estrellas’ del Frente de Todos”, sumó el diputado y candidato presidencial del FIT, Nicolás del Caño.

Página 12


El país real: multitudinaria movilización contra el hambre, la pobreza y el desempleo

Un masivo acto convocado por trabajadores y trabajadoras de la economía popular tuvo como objetivo reclamar por los alarmantes niveles de pobreza, que se intensificaron debido a la última mega devaluación.

“Urgencia para enfrentar el Hambre”, llevó como consigna la jornada que comprendió movilizaciones y reclamos en varios puntos del país. El Viernes 30 vuelven a marchar para participar del Consejo del Salario, consignó Agencia Ansol.

CTEP, Barrios de Pie, Corriente Clasista y Combativa, Frente Popular Darío Santillán y el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL); el Frente Sindical para el Modelo Nacional, la CTA Autónoma y los sindicatos enrolados en la Federación Marítima Portuaria y de La Industria Naval de La República Argentina (FeMPINRA) junto a otras organizaciones sociales y sindicales, fueron algunos de los convocantes a esta masiva movilización que se concentró en el centro de la Ciudad de Buenos Aires.

Según los organizadores participaron unos 250 mil trabajadores de la Economía Popular, sólo en el acto de 9 de Julio y Belgrano. La convocatoria incluía marchas y reclamos en varios puntos del interior del país.

“El FMI, todos esos grupos económicos, trabajan en contra de nosotros. Y este gobierno es la expresión de ellos. Es una política de exterminio. Cuando un jubilado no tiene para comprar un remedio se muere, cuando un pibe no tiene para comer: se muere”, expresó desde el escenario emplazado en 9 de Julio y Belgrano, frente al Ministerio de Desarrollo Social, Esteban “gringo” Castro, Secretario General de CTEP.

Más adelante, en su discurso, planteó: “Sí aumentan el dólar, si aumentan los precios, vamos a estar en la calle para equipara eso. Y tenemos un pliego de 6 grandes leyes integradoras de todos los problemas que tienen los trabajadores y trabajadoras de la Economía Popular”.

“Nosotros el 30 queremos estar sentados en el Consejo del Salario porque vamos como organización gremial. Lo que no significa que no tengamos otros espacios para discutir la política. Hay que construir una movilización. Nadie en la Argentina puede ganar menos que la canasta básica”, indicó Castro de cara a la movilización que realizarán este viernes.

“Hemos realizado propuestas concretas que exigimos sean tenidas en cuenta ante la emergencia económica y social que vive nuestro país como consecuencia de las políticas que lleva a cabo el gobierno nacional”, indicaron desde las organizaciones convocantes a la masiva movilización.

Aumento del Salario Social Complementario en la misma proporción que el salario mínimo, vital y móvil, en un 50%. La convocatoria al sector de la Economía Popular al Consejo del Salario.

Los reclamos

– Aumento del 40 % de las partidas para meriendas y almuerzo de los comedores.

– El mismo bono de $2000 que se anunció para el sector formal debe otorgarse a la Economía Popular.

– El cese de las suspensiones de los programas laborales y mayor oferta para la Economía Popular.

– Ley de Emergencia Alimentaria y prórroga de la Emergencia Social.

– Aumento extraordinario para las jubilaciones y pensiones mínimas.

InfoNews


Ministro Lacunza anunció la reestructuración de la deuda

Por Liliana Franco

Acosado por la “tensión” del mercado financiero y cambiario, según sus propias palabras, el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, anunció el comienzo de la reestructuración de la deuda soberana del país. Al respecto, se dieron a conocer cuatro medidas. La intención oficial es descomprimir “una eventual fuente de demanda sobre las reservas” pero además “no pasar el problema al (Gobierno) que sigue”, según explicó el ministro.

Al presentar las medidas no dejó de señalar el problema político “podemos analizar cómo llegamos hasta acá. Algunos atribuirán la suma de todos los males a la presunta mala praxis del Gobierno actual; en el polo opuesto, otros al futuro inferido a partir de una experiencia pasada. Casi sin matices, la culpa es del otro”.

Pero el Gobierno considera que “al ciudadano de a pie le importe mucho quién tiene razón. Más bien creo que quiere saber cómo lo vamos a cuidar desde hoy, 28 de agosto, hasta el 27 de octubre, o hasta el 24 de noviembre si hay ballotage. Y qué herramientas le van a quedar al (Presidente) que le toque cuidarlo a partir del 10 de diciembre, sea reelecto el actual o gane otro candidato”.

Insistió en el tema de la incertidumbre generado por la política “gane quien gane, no podemos dejarlo sin herramientas”, sostuvo el Ministro quien además recordó que “hace 91 años, casi un siglo, que un Presidente no peronista no puede terminar su mandato en tiempo y forma”.

Una de las medidas consiste en que las Lecap Letes Lecer y Lelinks (unos 13 mil millones de dólares) en poder de los inversores institucionales – personas jurídicas – serán refinanciadas según el siguiente detalle:

  • En cada vencimiento se pagará: el 15% a la fecha de vencimiento, un 25% a los tres meses y el 60% a 6 meses.
  • Cada título devengará su tasa correspondiente hasta la fecha de pago.
  • En el caso de las LECAP que venzan a partir de 2020, solo se extenderán 3 meses de plazo.
  • Las personas humanas no se verán afectadas, toda vez que el monto que acrediten en la cuenta comitente a la fecha de vencimientos sea igual o menor al monto registrado en la misma cuenta el 31 de julio de 2019.

Cabe señalar que las personas humanas representan el 90% de los tenedores en cantidad, pero en montos suponen alrededor de 15%, según precisan fuentes el Palacio de Hacienda. De esta forma, cabe interpretar que, con esta medida, la conducción económica refinancia cerca del 85% del monto a vencer en deuda de corto plazo, aligerando en consecuencia la disposición de reservas para contener al dólar.

Para “despejar las exigencias financieras del período 2020-23, y que el mandatario que gane en las próximas elecciones pueda desplegar sus políticas económicas y sociales sin excesivos condicionantes financieros”, Lacunza anunció que se elevará al Congreso un proyecto de ley que provea las herramientas necesarias para promover “un reperfilamiento voluntario de vencimientos de capital bajo jurisdicción local, sin quita de capital ni intereses y con la sola extensión de plazos”.

Si bien este proyecto se encuentra en elaboración, en medios de la conducción económica se explica que se requerirá al Poder Legislativo instrumentos para que el Ejecutivo realice una negociación en este sentido.

Una tercer medida consiste en el “inicio del proceso de reperfilamiento de los bonos bajo legislación extranjera, bajo las cláusulas de acción colectiva, con el mismo fin de extender los plazos de vencimiento, sin quitas de capital ni intereses, a fin de completar un perfil financiero menos exigente para el período 2020-23, que genere alivio financiero para la concreción de políticas económicas y sociales que inserten al país en un sendero de crecimiento sostenido”, explicó Lacunza. Con tal propósito, el ministro anticipó que mañana invitarán a los bancos a acercar propuestas.

En el cuarto y último anuncio, el ministro se refirió a la renegociación de los compromisos con el Fondo Monetario Internacional. Según las autoridades, “además de haber cumplido estrictamente con todas las metas fiscales y monetarias del acuerdo con el FMI para dar continuidad al acuerdo vigente, hemos propuesto a ese organismo internacional iniciar el diálogo, que inexorablemente deberá concluir en el próximo mandato, para reperfilar los vencimientos de deuda con ese organismo internacional”.

Al respecto el organismo a través de un comunicado señaló que “con respecto a la operación de la deuda… el personal del Fondo está en proceso de analizarlas y evaluar su impacto”. A continuación señala que el FMI entiende que “las autoridades han tomado estos pasos importantes para hacer frente a las necesidades de liquidez y para salvaguardar las reservas”.

De donde es de suponer que, en principio, el desembolso previsto para octubre no debería tener mayores inconvenientes pues una de las preocupaciones del Fondo es justamente la pérdida de reservas.

En lo inmediato, en el Palacio de Hacienda entienden que, dado el sobrecumplimiento de las metas fiscales y monetarias del acuerdo stand by en curso, el Fondo desembolsará a corto plazo el giro previsto de u$s 5.400 millones. La fecha del desembolso no es exacta, pero en Hacienda entienden que debería concretarse entre fines de septiembre y comienzos de octubre.

En su exposición, Lacunza explicó que estas medidas debieron ser tomadas en un contexto de “incertidumbre de los mercados financieros”. En efecto, hoy continuó la sangría de reservas el BCRA vendió más de u$s 350 millones, la licitación de LETEs quedó desierta, el retiro de depósitos en dólares persiste y sin que se lograra frenar el tipo de cambio que subió más de 5% en la semana.

En un discurso de tono también político, el ministro sostuvo que “necesitamos todas fuerzas políticas para asegurar la estabilidad” para enfrentar la presente situación y dijo que se le debe a los ciudadanos la “normalidad” de revertir que “en 91 años ningún gobierno no peronista pudo terminar en tiempo y forma su mandato”.

En principio, las medidas anunciadas intentan despejar algunas dudas: el fantasma de un default, la eventual falta de divisas del Banco Central para enfrentar una mayor demanda y despejar el escenario de vencimientos con el Fondo Monetario Internacional. El gran test para saber si estas medidas despejan la incertidumbre. La respuesta comenzará a conocerse mañana a partir de las 10 horas cuando abran los mercados.

Ámbito Financiero


VOLVER