América Latina y EEUU: México rechaza ser “tercer país seguro” para migrantes

Celebra SRE negativa del Senado ante presión de EU

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, celebró la coincidencia entre el Senado y la Cancillería para mantener la negativa de convertirse en un tercer país seguro, como lo planteó el gobierno de Estados Unidos en mayo de este año.

“Celebro la amplia coincidencia entre esta secretaría y las fuerzas políticas representadas en el Senado de la República, en el sentido de mantener la negativa al planteamiento de tercer país seguro que hiciera Estados Unidos en junio pasado. Diplomacia de unidad nacional seguiremos haciendo”, escribió el canciller en su cuenta de Twitter.

Esto, después de que el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Senado, Ricardo Monreal (Morena), le envió una carta en la que advierte que si el Ejecutivo buscara suscribir un acuerdo que convierta a México en tercer país seguro, de manera unánime el Senado rechazaría el convenio.

Ebrard Casaubon envió a Monreal una comunicación, el pasado 20 de agosto, en la que solicita “conocer cuál es la posición actual de las fuerzas políticas en el Senado respecto a la reiterada propuesta de Estados Unidos sobre un acuerdo de tercer país seguro”.

La comunicación firmada por el canciller indica que en la visita a Washington de una delegación del gobierno mexicano, encabezada por él, del 31 de mayo al 8 de junio, “las autoridades estadounidenses propusieron la suscripción de un acuerdo de tercer país seguro”.

Un acuerdo en ese sentido, explica Ebrard Casaubon, determina que “toda persona que solicite asilo en Estados Unidos proveniente de nuestro país tendrá que permanecer en México hasta la conclusión del procedimiento respectivo, asumiéndose por parte de la autoridad mexicana la responsabilidad de gestionar todas las solicitudes de asilo referidas”, señala.

“De antemano, la Junta de Coordinación Política expresa su unidad en torno al rechazo absoluto de tal acuerdo”, y afirmó que “ningún integrante de esta Legislatura emitirá un solo voto a favor de que México se convierta en tercer país seguro”.

En el documento que lleva el registro JUCOPO/LXIV/173/2019, firmado por Monreal, se establece que al surgir la crisis de los aranceles, los senadores de la 64 Legislatura “nos hemos pronunciado en absoluto rechazo a tal medida” y agrega que “el gobierno mexicano ha demostrado gran capacidad para colaborar en la materia con su similar de Estados Unidos”.

El Universal


Senado no avalará que México sea tercer país seguro: Monreal

El presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, Ricardo Monreal, informó que envió un escrito al secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, para notificarle, “con toda contundencia”, que el Poder Legislativo no avalará que México se convierta en tercer país seguro.

“No podemos aceptar presiones de Donald Trump; tendría consecuencias negativas para México”, señaló el también coordinador de los senadores de Morena.

En la misiva resaltó que: “de antemano, la Junta de Coordinación Política expresa su unidad en torno al rechazo absoluto de tal acuerdo, y quienes la conformamos aseguramos que ningún integrante de esta Legislatura emitirá un solo voto a favor de que México se convierta en un tercer país seguro”.

Ricardo Monreal recordó que para ello, se requiere la aprobación de la Cámara de Senadores, y que las bancadas a las que ha consultado sobre el tema, han manifestado “su rotundo rechazo” al respecto, “es decir, no hay condiciones”.

“Entiendo que Donald Trump (presidente de Estados Unidos) esté endureciendo la política migratoria para forzar a México a que acepte ser tercer país seguro. (pero) No podemos aceptarlo, no lo vamos a admitir”, agregó.

De la misma manera, expresó que no se pueden admitir presiones de Estados Unidos para lograr su propósito, pues tendrá consecuencias negativas para nuestro país.

“Por eso, desde ahora le hemos dicho al canciller que ni se les ocurra firmar como tercer país seguro, porque el Senado no va a ratificar”, advirtió el legislador de Morena en entrevista.

Ricardo Monreal precisó que esta comunicación también la he hecho al Congreso estadounidense, “de que el Senado Mexicano no ratificaría a México como tercer país seguro, definitivamente. Es un menaje a Donald Trump, los republicanos y los demócratas”.

En la carta, Monreal señaló que desde finales de mayo el gobierno de Estados Unidos comunicó su interés de que nuestra nación suscribiera un acuerdo de “Tercer País Seguro”, pero deja en claro que las senadoras y senadores de la LXIV Legislatura se han pronunciado en absoluto rechazo a tal medida.

Explicó que México no es un país que cumpla con las características necesarias para dicho propósito, según las propias advertencias para turistas emitidas por el Departamento de Estado de la Unión Americana sobre varios estados de la República Mexicana.

Destacó que el gobierno mexicano ha demostrado gran capacidad para colaborar en la materia con su similar de Estados Unidos. Se han robustecido los controles fronterizos que, en los 45 días plateados como periodo de prueba, implicaron una reducción de 40 por ciento de los ingresos irregulares al país.

No obstante, dijo, la posición de esta administración, que compartimos en el Senado ha sido insistir y exigir reiteradamente que la migración se asuma como una responsabilidad compartida y un reto regional que se debe afrontar de manera conjunta.

Aclaró que en dado caso de que el Ejecutivo federal cambiara su postura y buscara suscribir un acuerdo de esa naturaleza, el texto deberá ser sometido al Senado para su aprobación. (Ntx.)

Aristegui Noticias


Crisis migratoria requiere solución regional

El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kevin McAleenan planteó ayer en una reunión en Panamá con sus homólogos de Centroamérica, por encontrar una “solución regional” al problema de la migración irregular.

“Este es un reto regional. Las organizaciones criminales que estamos tratando de abordar son transfronterizas, no afectan solo a nuestras naciones y la única manera que podemos lograrlo es colaborando juntos para compartir información pero también con acciones concretas”, indicó McAleenan.

Los Ministros de Seguridad y Directores de Migración, reconocieron que el tráfico de personas y las organizaciones criminales transnacionales que operan en la región, quebrantan la seguridad de los ciudadanos al explotar a los migrantes vulnerables a través de campañas de desinformación para estimular los viajes ilícitos a la frontera de los EE. UU.

Se firmó una declaración de los representantes de los países de Panamá, Estados Unidos, Colombia, Costa Rica, Honduras, El Salvador y Guatemala para que cada país debe tomar la iniciativa de adoptar controles mayores con el uso de tecnología y el intercambio de información para contrarrestar el tráfico de personas.

Según McAleenan, todos los países deben adoptar acciones concretas para abordar el flujo de migrantes y controlar su paso por las regiones del Sur, Centro y Norte de América.

En el día de hoy los ministros y directores se estarán trasladando hasta la provincia de Darién para visitar los refugios de los migrantes.

Para el ministro Rolando Mirones, la solución que se debe buscar para la problemática debe ser regional, porque los países de donde están saliendo las personas tienen que tomar responsabilidad, ya que ellos deben conocer las condiciones del por qué se dan estos flujos.

“Nadie parte en una travesía que hacen estas personas de manera feliz, se trata de problemas de origen”, recalcó Mirones, quien hizo mención que por Ecuador y Brasil es por donde ingresan estos migrantes y de allí pasan por Colombia y Panamá, hasta llegar a Estados Unidos.

Los migrantes pagan desde 20 mil a 50 mil dólares para que los llamados “coyotes” los pasen por los países.

El ministro de Panamá dejó claro que llamar “flujos migratorios controlados” es aupar o colaborar con la trata de personas. “Esto se trata de tráficos ilegales y tenemos que detenerlos, no queremos que esas personas pasen por aquí” destacó Mirones.

Crítica


McAleenan: EEUU está abierto al diálogo con entrante gobierno de Guatemala sobre polémico acuerdo migratorio

El secretario interino de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, aseguró que el gobierno de EEUU está abierto al diálogo con el entrante gobierno del presidente electo guatemalteco, Alejandro Giammattei, sobre cómo mitigar la inmigración ilegal, ante el recelo del país centroamericano sobre un acuerdo de “tercer país seguro” que no está listo para su implementación.

McAleenan participó este jueves la décima reunión ministerial del Triángulo del Norte en Panamá, que contó con la participación, por primera vez, de Colombia, y en la que se abordó la urgencia de elaborar soluciones regionales a retos comunes, como la crisis de migrantes y el trasiego de armas y drogas.

Tras el encuentro, McAleenan ofreció una extensa entrevista con cuatro medios de comunicación nacionales -entre ellos Noticias Telemundo como único medio en español- en la que discutió asuntos como la polémica en torno a acuerdos de “tercer país seguro”, el creciente flujo de migrantes “extracontinentales”, y la ciberseguridad.

Respecto al acuerdo de “tercer país seguro”, suscrito con Guatemala el pasado 26 de julio, McAleenan reconoció que es muy probable que no se cumpla la meta de ponerlo en marcha para finales de este mes, porque aún restan varias trabas en el camino relacionadas con su implementación, la negociación internacional, y el proceso legal interno en el país.

“Probablemente no vayamos a cumplir con el plazo de agosto”, admitió McAleenan, quien aseguró que EEUU “trabajará en el proceso con el gobierno de Guatemala”.

Por ello, McAleenan no pudo precisar cuándo es que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) comenzaría a deportar a Guatemala a inmigrantes salvadoreños, hondureños, y de otros países, que hayan pasado primero por ese país centroamericano.

Ese acuerdo negaría el asilo en EEUU a migrantes que primero pasaron por Guatemala pero no lo solicitaron en ese país. La idea es aliviar las presiones sobre el sistema migratorio de EEUU, mientras se reparte la responsabilidad de atajar la crisis con otros países de la región.

Pero Giammattei dijo en entrevista con una afiliada de Telemundo en Washington que su gobierno perseguiría un acuerdo más “humanitario”.

Al respecto, McAleenan dijo que se reunió con Giammattei esta semana en Washington y admiró su “abundancia de ideas y energía” para expandir la colaboración en asuntos de seguridad y económicos con EEUU.

“Yo le prometí que el Departamento de Seguridad Nacional sería un buen socio con él”, dijo el titular del DHS.

Durante la reunión del jueves, el ministro de Seguridad Pública de Panamá, Rolando Mirones, se hizo eco de que la crisis migratoria es “un problema regional que requiere soluciones regionales”, y no acuerdos bilaterales como los que ha propuesto Washington.

Consciente de las críticas de que la reunión ministerial solo fue, prácticamente, una reiteración de compromisos y ningún resultado concreto, McAleenan subrayó que no vino al encuentro en Panamá “para negociar un acuerdo específico” y que, al final, los siete países reunidos expresaron preocupación por el fenómeno de los migrantes “extracontinentales” y la urgencia de tomar medidas conjuntas.

McAleenan destacó la “tremenda colaboración policial con Panamá”, incluyendo en el área de la seguridad de infraestructura y cibernética, y que este país apoya una ampliación de la colaboración actual.

Por ahora, las mayores cifras de migrantes que cruzan desde Sudamérica y usan a Centroamérica como puente hacia el Norte, siguen siendo de cubanos y haitianos.

Según McAleenan, EEUU quiere recabar el apoyo de Brasil y Ecuador en las negociaciones en curso.

En la actualidad, EEUU y México prevén evaluar en un par de semanas los retos y logros del acuerdo que suscribieron el pasado 8 de junio para mitigar la crisis migratoria.

Bajo ese acuerdo, México se comprometió a expandir el programa de “Quédate en México”, puesto en marcha en diciembre pasado, para migrantes centroamericanos que deben aguardar allí la resolución de sus casos de asilo. También debe otorgar albergues y oportunidades de empleo a los migrantes.

Hasta la fecha, EEUU ha devuelto a México a unos 35,000 migrantes, pero ahora ese país busca redefinir los parámetros del programa en cuestión, imponiendo límites al número de migrantes y horarios en que deben ser regresados, según “BuzzFeed News”.
La Administración Trump ha atribuido parte del descenso en los cruces ilegales a la colaboración de México, pero ha dicho que ese país debe hacer más para continuar reduciendo el flujo de migrantes centroamericanos detenidos en la frontera sur de EEUU.

Preguntado sobre otros asuntos polémicos bajo el paraguas del DHS, McAleenan repitió las conocidas posturas de la Administración de que el Congreso debe reformar el sistema de asilo y corregir los “resquicios legales” que alientan la emigración ilegal.

Esta semana, la Administración Trump anunció la cancelación del “Acuerdo de Flores” de 1997, que dará paso a la detención indefinida de familias migrantes.

La decisión será impugnada en los tribunales, repitiendo un patrón en torno a la política migratoria bajo la Administración: se adopta una medida u orden ejecutiva, seguida por demandas en los tribunales para frenar su puesta en marcha, y las personas afectadas se mantienen en limbo.

Sobre el creciente extremismo supremacista blanco, McAleenan dijo que “las personas de todas las razas, etnias y fe necesitan resistirlo y combatirlo”, aunque, a su juicio, el país también debe tener un diálogo sobre posibles cambios a los estatutos para facilitar la presentación de cargos y enjuiciamiento por casos de terrorismo doméstico.

El reto del Congreso será, según expertos, resguardar la seguridad ciudadana sin suprimir la libertad de expresión, incluso de grupos extremistas.

Telemundo


VOLVER