Diputados vota la reforma tributaria y gremios marcharán contra la reforma laboral

Cámara de Diputados vota este jueves la reforma tributaria

Precedida de una maratónica jornada de debate en la Cámara de Diputados, este jueves, desde las 10:30 horas, se votará en la Sala el proyecto de reforma tributaria impulsado por el Gobierno.

Este miércoles tuvo lugar la discusión en general y, por la tarde, el debate se dividió en cinco capítulos: la reintegración tributaria y compensación, el régimen pro pyme y medidas adicionales de pro inversión, los tributos a la economía digital, las certezas jurídicas y los nuevos impuestos verdes.

Si bien el Ejecutivo tenía lo opción de reponer las indicaciones que perdió en la Comisión de Hacienda, finalmente no pudo hacerlo luego que los diputados rechazaran -incluso con votos de Chile Vamos- la posibilidad de extender el horario y presentar más tarde las indicaciones de estos articulados.

Consultado sobre lo ocurrido, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, evitó profundizar en el tema; mientras que en su intervención en la Sala destacó el apoyo de la DC y las pymes al proyecto.

El escenario de cara a la votación

El diputado radical Pepe Auth dijo esperar que el Senado vaya “muy probablemente a aprobar (el proyecto) en general con una mayoría razonable, pero en particular la reintegración con una mayoría muy exigua y eso significa que el proyecto llegará cojeando al Senado”.

“Estoy seguro, apostaría mi cabeza, a que en el tercer trámite vamos a recibir un proyecto sustancialmente distinto al que está saliendo de la Cámara de Diputados”, dijo el parlamentario.

Su par de la UDI Guillermo Ramírez sostuvo que “lo que salió de la Comisión de Hacienda es una buena reforma, es incluso mejor que la que presentó el Gobierno y que fue aprobada por amplias mayorías en casi todas sus partes”.

“Ojalá que esto se repita mañana (jueves) en la Sala y que en el Senado se tramite con prontitud, porque es urgente esta reforma”, declaró.

El debate previo estuvo marcado por los reproches a la DC y su apoyo al proyecto del Gobierno, y también por la particular intervención del diputado Florcita Alarcón (PH), quien decidió cantar para entregar su opinión.

El proyecto de modernización tributaria fue aprobado el lunes pasado en la Comisión de Hacienda de la Cámara Baja después de un año de haber ingresado a trámite.

Por su parte, el presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), Alfonso Sweet, espera que “la Sala ratifique lo que se despachó de la comisión. Esto es muy importante frente a los desafíos que nos está poniendo la economía mundial, frente a las expectativas de crecimiento, de empleo y de salario que nos está pidiendo la ciudadanía. Yo espero que haya una votación pro-ciudadanía más que pro-cálculo político”.

Cooperativa


Con descoordinación oficialista termina primera jornada de discusión de la Reforma Tributaria

La Cámara de Diputados discutió en Sala durante todo este miércoles el proyecto de modernización tributaria (o Reforma Tributaria) que impulsa el Gobierno. La iniciativa, entre otras materias, pretende reintegrar el sistema tributario, establecer un régimen especial pro-Pyme y disponer de impuestos verdes a las empresas más contaminantes.

La primera jornada de debate en la Sala de la Cámara estuvo marcada por la integración tributaria, aspecto en que el diputado comunista, Daniel Núñez, criticó duramente a la Democracia Cristiana (DC) por haber pactado con el Ejecutivo.

“Es absolutamente inentendible que el timonel de la Democracia Cristiana, Fuad Chahín, se coluda con Piñera para rebajarle los impuestos a esos 12 mil super ricos”, planteó el legislador del PC.

Los dichos de Núñez fueron replicados por el falangista, Gabriel Ascencio, quien calificó de bajeza las palabras del legislador comunista.

“La bajeza, la grosería… el tratarnos de cómplices o el tratarnos de que estamos coludidos con Piñera sólo para hacer una descalificación moral acerca de la conducta nuestra, lo rechazo absolutamente”, replicó el DC.

En la instancia, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, defendió los acuerdos alcanzados con la falange y aseguró que el Gobierno estuvo disponible para lograr un consenso más amplio con otros sectores de la oposición, haciendo de paso un llamado a no rechazar la idea de legislar la iniciativa, asegurando que eso sería “decirle que no a los beneficios de los adultos mayores”.

Descoordinación oficialista

En el marco de este debate La Moneda había comprometido ingresar indicaciones para reponer en la Sala aspectos que perdió en la discusión que se dio en la Comisión de Hacienda, referidos a la repatriación de capitales, normas de tasación y modificaciones generales a la norma anti-elusión, indicaciones que no pudo ingresar producto de una descoordinación con las bancadas oficialistas, tal como explicó el diputado Pepe Auth.

“Aunque intenté explicarle eso a los líderes del oficialismo, se negaron a extender ese plazo y por esa vía impidieron que el Gobierno presentara las indicaciones que había comprometido”, detalló el diputado radical.

El ministro Felipe Larraín, a su salida de la Cámara Baja, optó por no explicar qué hará el gobierno para reponer dichas indicaciones y se limitó a decir que todavía queda un trámite largo en la discusión de este proyecto.

BioBioChile


CUT prepara manifestación de rechazo a proyecto de Reforma Laboral

Por Guillermo Alday

Con una intervención urbana en el bandejón central ubicado en la intersección de las Avenidas Francisco de Aguirre y Balmaceda, en La Serena, este mediodía, la Central Unitaria de Trabajadores de Elqui manifestó su rechazo al proyecto de Reforma Laboral que está promoviendo el Gobierno y adelantó que se sumará a la convocatoria nacional que efectuó el Movimiento Unidad Social para el próximo 5 de septiembre.

Jaime Ramírez, presidente provincial CUT Elqui, explicó que en el marco de los 31 años de existencia de la multigremial se desarrolló en todo el país una actividad denominada “Acción Sindical”, que tuvo como objetivo el rechazo a “los proyectos laborales del gobierno, como el proyecto de Reforma Laboral que pretende retrotraer las condiciones de los trabajadores a los albores del siglo XX, a lo que se vivía en el siglo XIX, echando por tierra a las 8 horas diarias y tratando de imponer que se trabaja 12 horas al día”

“Además -detalló el dirigente- rechazamos el proyecto de Reforma a la Dirección del Trabajo que pretende quitar atribuciones y recursos a una institución que debe velar por los derechos de los trabajadores”.

Ramírez formuló un llamado a los parlamentarios de la región para que rechacen los proyectos de ley presentados por el Gobierno y que, a su vez, aprueben el proyecto de ley de la diputada Camila Vallejo de 40 horas semanales, con un tope de 8 horas diarias.

La CUT está por definir que acción realizarán el próximo 5 de septiembre: una marcha y/o un paro.

Por su parte, Clara Olivares, presidenta regional de la ANEF (Asociación Nacional de Empleados Fiscales) explicó que “nuestra organización suscribió el manifiesto y que nos sumaremos a través de nuestros funcionarios a las acciones que se organicen”.

Olivares agregó que “creemos que las reformas que está promoviendo el gobierno atentan contra los derechos colectivos y atentan contra la calidad de vida de los trabajadores y trabajadoras. Consideramos que son un retroceso más que un avance en materia de derechos de los trabajadores (…) por ello realizaremos todas las acciones que sean necesarias para que se rechacen estos proyectos de ley y que se apruebe el proyecto de ley de las 40 horas semanales”.

Finalmente, Cynthia Silvia, presidenta nacional de la Ajunji manifestó su preocupación por lo que llamaron “una fuerte arremetida del gobierno” en contra de los funcionarios de la Junji. “El gobierno está impulsando proyectos relacionados con la subvención de los niveles medios así como también a través del ministerio del Trabajo con el proyecto de ley de Sala Cuna Universal, que nos perjudican”, precisó.

Diario El Día


Máximo Pacheco y su análisis de la “batalla” de las 40 horas: “Veo muy mal al Gobierno, confundido y enervado”

El exministro de Energía de Michelle Bachelet también cuestionó la respuesta del empresariado en este debate, señalando que el despliegue de la Confederación de la Producción y del Comercio, anunciando una contrapropuesta, puede leerse como una iniciativa “a la defensiva, tardía y no muy creíble”. En la CUT, por su parte, descartan incorporarse a la mesa de diálogo impulsada por la CPC y aseguraron que “no vamos a estar disponibles para el chantaje ni del Gobierno ni del empresariado”.

“Se impone la exageración, el griterío y se imponen dinámicas que son muy perversas para la conversación”. Este es el duro diagnóstico del exministro de Energía de Michelle Bachelet, Máximo Pacheco, respecto al debate en torno a los proyectos de reducción de la jornada laboral que se ha tomado la agenda.

En la discusión se ven enfrentadas la propuesta de flexibilidad laboral de reducción a 41 horas laborales promedio presentada por el Gobierno y el proyecto de 40 horas ya aprobado en la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados, impulsado por la diputada comunista Camila Vallejo.

En este análisis, el exministro tiene una visión crítica del manejo del Ejecutivo. “Yo veo muy mal al Gobierno. Lo veo confundido, lo veo enervado, lo veo sin capacidad para construir puentes (…). Los procesos de gestión de controversias son procesos que requieren, en primer lugar, perseverancia, buen uso del lenguaje, serenidad y paciencia. Y el Gobierno no parece estar mostrando eso”, comentó durante su participación en el foro anual de Asimet.

A juicio de Pacheco, “no hay ninguna duda de que reducir la jornada a 40 horas es favorable para la calidad de vida de la gente, para la economía, para el desarrollo y el bienestar de Chile (…). La dirección (de reducir la jornada) está bien encaminada. Vamos en esa dirección y lo que más importa es, primero, fijar la dirección y, luego, ver los detalles. La dirección está fijada y bien fijada”, según publica Emol.

Reacción del empresariado “a la defensiva”

Pacheco también comentó la postura que ha tomado el empresariado en esta iniciativa, que ha optado por criticar ambos proyectos de eventual reducción de las horas laborales, y esta semana comunicó su intención de preparar una propuesta alternativa.

El martes, la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC) convocó a representantes de las pequeñas y medianas empresas y centrales sindicales para articular su propia propuesta en esta materia, que “provenga de los actores reales y sociales que son los que vamos a vivir los beneficios, los costos y las consecuencias de una mala política pública”, según dijo el líder empresarial Alfonso Swett.

Sin embargo, a juicio de Pacheco, esta iniciativa empresarial es “a la defensiva, tardía y no muy creíble, porque es más una reacción que una propuesta”.

CUT acusa “chantaje”

Entre los participantes del encuentro convocado por la CPC no estuvo la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), que optó por marginarse, pero sí asistió Arturo Martínez, el histórico expresidente de la organización sindical, que ahora lidera la Central de Trabajadores de Chile (CTCh).

De todos modos, desde la CPC esperan que la CUT se sume a esta mesa de diálogo. “La invitación estuvo ayer, está hoy día y va a estar mañana”, afirmó el timonel de la CPC, Alfonso Swett, señalando que “hemos llamado a dialogar más que a tomar posiciones y poder entendernos, porque estamos hablando de lo que afecta a la ciudadanía más que a los gremios”.

Sin embargo, en la CUT no tienen planes de incorporarse a esta instancia. La presidenta de la multisindical, Bárbara Figueroa, fue enfática en señalar que “no vamos a estar disponibles para el chantaje ni del Gobierno ni del empresariado”.

A juicio de la dirigenta, “hoy día claramente la CPC viene a hacer un salvavidas a las demandas del Gobierno porque en su acción errática comunicacional quedó desarticulado y frente a eso la CPC pasa a la ofensiva para defender el proyecto de flexibilidad”.

De paso, Figueroa calificó a Arturo Martínez como un “exdirigente que está disponible a la flexibilidad, lo que no nos extraña ni nos sorprende, lo que sí resulta preocupante es que la CPC y el Gobierno apuesten de manera tan sustantiva a generar estas divisiones del mundo sindical”.

El Mostrador


VOLVER