El Mercosur cierra acuerdo con EFTA para un Tratado de Libre Comercio

El Mercosur cerró un acuerdo de libre comercio con el EFTA

El Mercosur y la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA, por su sigla en inglés) llegaron a un acuerdo para un tratado de Libre Comercio, tras la IX Ronda de Negociaciones que se llevó a cabo en Ginebra. La firma del nuevo entendimiento es consecuencia del impulso que generó el entendimiento que se firmó con la Unión Europea.

Los países que integran la zona de libre comercio de EFTA son Islandia, Noruega y la unión aduanera conformada por Suiza y Liechtenstein. A diferencia de la UE, en la que un tratado de este tipo requiere de una aprobación del Parlamento comunitario, con EFTA deberán aprobar los cuatro legislativos de los socios europeos y los cuatro congresos sudamericanos.

Por la Argentina el negociador fue el subsecretario de Mercosur y Negociaciones Económicas Internacionales, Victorio Carpintieri. Se trató de una negociación que demandó muchos menos tiempo que con la UE, que demandó 20 años. En este caso, empezaron en junio del 2017.

En términos de política interna, se trata de otro logro de la gestión de política internacional del gobierno de Mauricio Macri, que en el actual contexto de crisis económica, y tras haber logrado un resultado negativo en las elecciones primarias, tiene para mostrar otro objetivo de los que se impuso en materia de negociaciones internacionales.

El EFTA tiene acuerdos de libre comercio con 35 países, entre ellos México, Chile, Canadá, Colombia, Costa Rica, y Ecuador.

Los socios del bloque configuran un mercado de unos 14 millones de habitantes de alto poder adquisitivo. También el bloque se caracteriza por ser exportador de inversiones.

El acuerdo firmado contempla 13 capítulos. En la anterior reunión que tuvo lugar en Buenos Aires en mayo, habían quedado cerrado 7 de los capítulos. Las exportaciones del Mercosur al pequeño bloque comercial europeo superan los u$s3.000 millones.

Ámbito Financiero


El Mercosur cierra otro acuerdo con Europa: de qué se trata y por qué es una “victoria” para el país

Menos de dos meses después del cerrarse el acuerdo entre Mercosur y la Unión Europea, el bloque sudamericano, integrado por la Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay logró un nuevo paso en su estrategia de apertura comercial e inserción internacional, alcanzando un entendimiento con los países de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA).

Integrada por Noruega, Suiza, Liechtenstein e Islandia, el bloque de países europeos representa una oportunidad relevante en materia de inversiones y también como destino de las exportaciones del Mercosur.

Con un PBI per cápita de u$s 82.000, los países del EFTA son economías abiertas y desarrolladas, que anualmente importan bienes y servicios por u$s 530.000 millones y tienen exportaciones cercanas a los u$s 630.000 millones.

El secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Horacio Reyser precisó que “este acuerdo es clave para el Mercosur y la Argentina en su proceso de inserción internacional y fortalecimiento de la competitividad de nuestras economías”.

Fuentes de la Cancillería argentina subrayaron también la relevancia del acuerdo en materia de inversiones. Por ejemplo, Suiza es el sexto inversor mundial y Noruega posee el mayor fondo de inversión a nivel global, el Government Pension Fund of Norway, basado en regalías petroleras.

Como en el caso de la Unión Europea, se establecieron plazos de desgravación negociados, que permitirán implementar reformas competitivas para mejorar la estructura productiva y reducir el impacto que podría producir el acuerdo en términos de diferenciales de competitividad.

Así, se abren oportunidades para la oferta exportable argentina enfocada en carnes, vinos, miel, maíz. En cuanto a las inversiones provenientes de EFTA, se espera que se concentren en los sectores minero, manufacturero y de energía.

El Cronista


VOLVER