El Salvador: absuelven a Evelyn Hernández, acusada de abortar tras una emergencia obstétrica

Juez invalida alegatos de la Fiscalía y le devuelve a Evelyn su inocencia

Por María Luz Nóchez

Evelyn Hernández, una joven que en 2017 fue condenada a 30 años de prisión por el homicidio agravado de su hijo, recuperó su inocencia este lunes 19 de agosto, luego de que el juez José Virgilio Jurado, del Centro Judicial Integrado de Justicia de Ciudad Delgado, resolviera que no existen pruebas que acrediten que ella hubiera actuado con dolo en un caso tipificado por la defensa como una emergencia obstétrica.

Ahora de 21 años, Evelyn enfrentó un segundo proceso judicial y la posibilidad de regresar a la cárcel por un total de 40 años, 10 más de la pena solicitada originalmente por la Fiscalía en 2017. Este segundo proceso en el que la Fiscalía solicitó una pena mayor fue un mandato de la Corte Suprema de Justicia emitido en diciembre de 2018. En aquella ocasión, la Sala de lo Penal decretó que Evelyn había sido condenada por homicidio agravado sin tener pruebas que “acreditaran el dolo” de la acusada en el asesinato de su hijo recién nacido y ordenó que se repitiera el juicio.

El juez Jurado, al analizar la prueba presentada por la Fiscalía y por la defensa entre el jueves 15 y el viernes 16 de agosto, concluyó que no tenía la certeza de que Evelyn hubiera matado a su hijo a propósito y que lo único que la Fiscalía logró comprobar fue el parentesco entre ellos. Jurado basó su argumento en el principio de legalidad planteado en el artículo 1 del Código Penal que establece que “Nadie podrá ser sancionado por una acción u omisión que la ley penal no haya descrito en forma previa, precisa e inequívoca como delito o falta”.

Esta vez los alegatos de los fiscales no encontraron eco en el juez para lograr una segunda condena. A falta de pruebas imposibles de contradecir, la Fiscalía intentó reforzar una de las tesis de la acusación original de 2007, en la que plantean un supuesto: que como Evelyn era estudiante de bachillerato en salud al momento del suceso, no podía desconocer que estaba en labor de parto porque ella “está capacitada para atender partos de terceros”.

Evelyn tenía 18 años cuando en abril de 2016, según el expediente, tuvo un parto extrahospitalario en la fosa séptica de su casa en el cantón El Carmen, en el departamento de Cuscatlán. Fue encontrada por su mamá cuando estaba a punto de desmayarse y luego transferida al hospital, donde luego se determinó que había tenido un parto entre 28 y 32 semanas. Las autoridades la acusaron entonces de haber escondido el embarazo y matar al bebé al nacer. Luego de la resolución de la cámara de lo penal, la Fiscalía optó por modificar el delito y la acusó de homicidio por comisión por omisión, es decir, que ella no hizo nada para salvar la vida del bebé. El juez concluyó que al estar desmayada, ”no estaba en capacidad de pedir auxilio”.

A las afueras del centro judicial, un grupo de activistas esperaba una resolución favorable para Evelyn y vitoreaban mensajes de apoyo pidiendo “justicia, verdad y reparación” para la acusada, que estuvo presa en Cárcel de Mujeres durante 33 meses. Minutos antes de que saliera de la audiencia, representantes de organizaciones feministas que han apoyado su caso celebraron con abrazos y consignas. Una vez afuera, y sobre una tarima improvisada con soportes de madera, Evelyn agradeció al grupo por el acompañamiento brindado durante su proceso.

Luego tomaron la palabra sus abogados, Bertha María Deleón, defensora independiente, y Arnau Baulenas, del Instituto de Derechos Humanos de la Universidad Centroamericana (IDHUCA), para explicar el precedente que la absolución de Evelyn representa para la defensa de las otras 16 mujeres que aún guardan prisión luego de ser acusadas y condenadas del mismo delito. “Consideramos que el juez ha sido bastante justo en su resolución, ha dicho que no había forma de probar el delito, y por eso la absolvió. Ha dicho que fue un parto complicado”, dijo Deleón. Por su parte, Baulenas se refirió al aumento de la pena solicitado por los fiscales sin justificar por qué: “Ojalá estos casos nos sirvan a futuro para cambiar la posición que ha tomado en los últimos años la Fiscalía que aumentó la pena pidiendo 10 años más sin justificar por qué. Tenemos que dejar de utilizar la justicia para responder a las necesidades sociales. La justicia tiene que hacer su trabajo contra los delincuentes y no contra aquellas personas que son inocentes”.

En El Salvador, un país que penaliza absolutamente el aborto, la ley está diseñada de tal manera que persigue por igual a las mujeres sospechosas de haber abortado como a aquellas que tuvieron una emergencia obstétrica.

Antes de Evelyn, en diciembre 2018, el mismo equipo legal consiguió la absolución para Imelda Cortez, una joven de 19 años que pasó 20 meses en prisión acusada del mismo delito. El juez del caso destruyó el argumento de la Fiscalía, la declaró inocente y ordenó su liberación inmediata.

Según las organizaciones feministas, en 10 años 41 mujeres han recuperado su libertad luego de haber sido condenadas por un delito que, según las organizaciones que las defienden, no cometieron.

El Faro


El Salvador: una Fiscalía machista y criminal

Por Sara García y Laura Salomé Canteros

“Siempre he dicho que soy inocente”, declaró Evelyn antes de entrar al Juzgado el pasado jueves 15 de agosto. “Le pido a la Fiscalía y al juez que hagan justicia”, agregó, empoderada y enfrentándose, organizada junto a muchas otras, a un Estado que decide perseguir y criminalizar a las mujeres pobres y castigarlas dando un mensaje que atenta contra nuestras vidas y libertad. Un Estado al que se le exige justicia y reparación

Hoy, lunes 19 de agosto a las 11 AM, el juez del Tribunal de Sentencia de Cojutepeque, José Jurado Martínez, dará a conocer el fallo sobre el caso de Evelyn Hernández, acusada de “homicidio agravado”, mientras la comunidad nacional e internacional tienen los ojos puestos sobre El Salvador, un país donde las mujeres siguen siendo consideradas ciudadanas de segunda categoría.

Evelyn es una joven que quedó embarazada a los 17 años, enfrentó violencia sexual y tuvo una emergencia obstétrica que provocó la muerte del producto en gestación. Este hecho fue agravado por la situación de pobreza y precariedad que atravesaba su historia y vida. A partir del momento de la emergencia obstétrica inició un proceso judicial en su contra, un trayecto de injusticias y violaciones, pues el Estado Salvadoreño la persigue desde el año 2016.

La Fiscalía General de El Salvador quiere ser recordada por la persecución injusta y misoginia, eso queda evidente en la condena que quieren imponer a una mujer inocente. La FGR está pidiendo 40 años de cárcel contra Evelyn, dejando de lado su historia, proyectos y vida. Imponer una pena tan alta y desproporcionada es una forma de violencia, un castigo por no cumplir el mandato de la maternidad.

Berta De León, abogada defensora de Evelyn comentó sobre el rol de la Fiscalía: “desde el inicio del proceso ha sido muy lamentable porque decidieron acusarla y pedir su detención, sin pruebas de que existió homicidio agravado”. La abogada plantea que espera que el juez sea independiente e imparcial y que resuelva sin miedo a la Fiscalía. Exhorta a que valore la prueba científica y que concluya que no hay forma de probar dolo, en ese sentido se espera que absuelva a Evelyn.

Para Angélica Rivas, abogada de la Colectiva Feminista, la Fiscalía ha especulado que Evelyn cometió un delito por omisión, quiere decir que ella no auxilió a su hijo. Sin embargo, comenta Rivas “ella estaba desmayada, tuvo un shock hipovolémico, en ese estado, no podía ni si quiera cuidarse a sí misma, por tanto no podía cuidar a terceros. Lo que le pasó no es una actividad delictiva, ella ha sido víctima del sistema de justicia que es misógino, que utiliza estereotipos de género en el juzgamiento de las personas” La defensora feminista espera que el juez comprenda que éste es un proceso que nunca debió llegar a instancias judiciales.

Para Morena Herrera, presidenta de la Agrupación Ciudadana por la despenalización del aborto “las diferentes instancias del Estado salvadoreño deben asumir una responsabilidad frente a la violación de derechos de las mujeres, una violación sistemática y en diferentes ámbitos” y agregó, “a Evelyn se le violó el derecho a vivir libre de violencias en su comunidad, se le violó el derecho a tener educación sexual en el centro educativo donde estaba, se le violó el derecho a la salud, al secreto profesional, a la presunción de inocencia y a la seguridad jurídica; y en este momento es es el órgano judicial el que tiene responsabilidad, pero es todo el Estado el responsable de esta política de criminalización de mujeres jóvenes que viven en situación de pobreza.”

María Teresa Rivera fue condenada en 2012 a 40 años de cárcel tras un parto extrahospitalario y hoy es activista por el derecho a la libertad de Las 17 y más. Pasó cuatro años y medio encerrada y a mediados de 2016 recuperó la libertad después de una revisión de condena y se exilió; por eso, el proceso que atraviesa Evelyn le recuerda al que padeció: “el Estado salvadoreño toma decisiones sobre nuestros cuerpos, pero nuestros cuerpos no pertenecen a nadie más que a nosotras mismas”, por eso “Evelyn, seguiremos gritando hasta que tengas verdadera justicia y libertad porque sos inocente. Libre te queremos”.

Son 16 las mujeres que aún se encuentran encarceladas en El Salvador consecuencia de la decisión política de profesionales de la salud y operadores/as de justicia de señalar, perseguir y criminalizar a quienes sufren emergencias obstétricas; en no pocas ocasiones víctimas de violencia sexual. 41 fueron liberadas gracias a la lucha feminista organizada y a la solidaridad y presión internacional de organismos de Derechos Humanos. Son situaciones de abuso de poder institucional, injusticia e impunidad que se dan a la vista de Gobiernos y una Asamblea Legislativa que omite sus responsabilidades y nada hace por ellas.

A las 11 AM, hora de El Salvador y 14 hs en Argentina, se conocerá el fallo y las miles de expresiones de solidaridad hacia Evelyn Hernández que fueron creciendo a lo largo de las jornadas de este nuevo juicio, estarán mirando a El Salvador, a una Fiscalía machista y criminal y a un juez que esperamos se ajuste a Derecho. Porque en el siglo de los derechos de las mujeres y las disidencias, en el de la lucha feminista, no hay más lugar para mártires. Seguiremos gritando por Evelyn y por todas: ¡vivas y libres nos queremos!

Marcha


VOLVER