Elecciones en Argentina | Alejandro Grimson, antropólogo: “La Argentina tiene una gran oportunidad de dar una vuelta de página frente a la tragedia social que implica la experiencia neoliberal”

Entrevista a Alejandro Grimson, antropólogo argentino

Por Carla Perrelló, de la redacción NODAL

“Hemos tenido una mala elección”, las palabras del presidente Mauricio Macri marcaron la noche del domingo 11 de agosto en el primer escalón de cara a las elecciones generales del 27 de octubre. Las Primarias Abiertas Simultáneas Obligatorias (PASO) sirven en Argentina para definir las internas entre los partidos que no hayan definido a sus candidatos, tanto para cargos ejecutivos como para legislativos. No obstante, en la noche de domingo, una hora más tarde de lo previsto, los números del escrutinio dejaron en el sector opositor una sensación de triunfo que se avizora difícil de cambiar: el Frente de Todos, la fórmula encabezada por Alberto Fernández y la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, alcanzó el 47, 65% contra un 32% por ciento que cosechó el oficialismo con Macri y el peronista Miguel Ángel Pichetto a la cabeza. Sobre este panorama, NODAL consultó a Alejandro Grimson, doctor en antropología e investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).

¿Qué balance hace de este resultado de las PASO?

La derrota de Macri en las elecciones muestra que los argentinos no están dispuestos a que sus derechos, sus salarios, sus condiciones de vida sean destruidos y devastados por un plan neoliberal financiado por el Fondo Monetario Internacional (FMI). Ese rechazo que fue creciente en los últimos dos años, especialmente, entre 2018 y 2019, frente a las políticas de ajuste del gobierno. A partir del 18 de mayo (N de R: día en que se dio a conocer la fórmula del Frente de Todos), el electorado encontró una candidatura presidencial, con Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, que justamente permitió en su diversidad y en la articulación de heterogeneidades canalizar la bronca de gran parte de la sociedad argentina contra estas políticas. Creo que hay que resaltar que la Argentina tiene una gran oportunidad ahora de dar una vuelta de página frente a la tragedia social que implicó e implica todavía la experiencia neoliberal para evitar que en el futuro se repitan experiencias tan costosas para la vida de las grandes mayorías. También cabe resaltar que este triunfo contra el FMI, que financia la campaña electoral de Macri, es un triunfo que tiene y tendrá un impacto regional. Es un triunfo que muestra que las sociedades latinoamericanas también rechazan el intento de regresar a las peores políticas de exclusión.

¿Cuáles son los desafíos del Frente de Todos de cara a las elecciones generales?

Evidentemente ayer terminaron las elecciones primarias y dentro de setenta días son las elecciones generales. El Frente de Todos necesita no sólo consolidar su propuesta y desplegarla en toda su potencialidad, sino continuar ampliando la unidad, continuar por la senda por la que viene caminando, mostrar que el eje de las cuestiones está centrado en la economía, porque hablar de economía es hablar de valores, es hablar de los procesos de distribución y de injusticia social que se estuvieron imponiendo en estos últimos años. También tiene el desafío de ir articulando de manera ya muy concreta sus propuestas de campaña electoral con sus propuestas y medidas de gobierno porque evidentemente Alberto Fernández quedó sólo a un paso de convertirse en el próximo presidente de la Argentina.

¿Qué lectura hace del mensaje de derrota que dio el presidente Mauricio Macri? Es decir, apunta a reforzar el núcleo de votantes o a ampliar el espectro….
Realmente creo que el Gobierno quedó muy, muy impactado y que en ese momento no tenía estrategia definida y creo que todavía están discutiéndola y habrá desavenencias. Me parece apresurado, calculando que hay setenta días y que hoy estamos viviendo una gran turbulencia en los mercados, adelantar cuál va a ser la estrategia del Gobierno. Hay que ver hasta qué punto el presidente de la nación va a desempeñar estos dos papeles: el de candidato y el de presidente. Creo que una gran incógnita dramática para los argentinos en este momento es hasta qué punto Macri va a privilegiar su responsabilidad como presidente ante su desafío como candidato.

¿Qué lugar considera que tuvo la explosión del movimiento de mujeres en estas elecciones?

No cabe ninguna duda de que especialmente en el Frente de Todos y en otras listas opositoras, especialmente, en las listas de las distintas izquierdas el movimiento de mujeres tuvo un impacto muy grande en las formas en las que se construyeron las candidaturas. La fórmula del Frente de Todos es explícitamente “verde”, decimos en Argentina, esto es una fórmula que está en contra de la penalización del aborto. Esa fórmula, en prácticamente todas las categorías, es paritaria, con un varón y una mujer. En muchas categorías encabeza una mujer directamente. Lo mismo sucede en otras listas de menor alcance, de menor porcentaje, que son listas de la izquierda. De todas maneras, en el resultado general de esta diferencia abismal de 15 puntos entre los candidatos presidenciales no parece haber sido significativo un punto u otro, sino que es una combinación de temas donde la cuestión económica tiene un peso decisivo.


VOLVER