Estados Unidos presentó su plan para la “reconstrucción” de Venezuela

5

“El día después”: Estados Unidos presentó su plan económico para implementar en Venezuela si Nicolás Maduro deja el poder

El secretario de Comercio de EEUU, Wilbur Ross, presentó este martes en la Conferencia Internacional por la Democracia en Venezuela el plan económico para aplicar en Venezuela ante una eventual salida de Nicolás Maduro, presentado como “sugerencia” para reactivar el motor productivo del país, rico en reservas petroleras.

La delegación estadounidense fue la protagonista de la jornada, horas después del bloqueo total anunciado por Donald Trump contra el régimen y las declaraciones de John Bolton. En su exposición a puertas cerradas, el funcionario no mencionó en detalle la crisis de los refugiados, uno de los temas que dominó la jornada, por los países que han recibido a más de cuatro millones de migrantes que salieron de Venezuela.

“Venezuela continuará deteriorándose hasta que el presidente Juan Guaidó, reconocido internacionalmente, sea capaz de poner en práctica las necesarias reformas económicas, políticas y sociales”, indicó Ross, según una transcripción a la que accedió Infobae.

No obstante, destacó que para ello es también necesario una “ayuda inicial para arrancar el motor”, que sería a través de un esfuerzo entre varias agencias internacionales para “movilizar recursos y conocimientos especializados, una vez que Maduro y sus compinches se vayan”.

Tras aclarar que se trata de recomendaciones que, eventualmente, quedarían bajo evaluación del siguiente gobierno, detalló que trabajaría con países socios y organizaciones como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y “ejecutivos del sector privado”.

“El corto plazo incluye la ayuda humanitaria inmediata en los primeros uno o dos meses después de Maduro; el mediano plazo es trabajar para revertir el impacto del socialismo en los meses tres a 12; y el a largo plazo es restaurar una economía sostenible con crecimiento”, resumió.

En la Conferencia también hizo una presentación Luis Alberto Moreno, presidente del BID, quien destacó el panorama negro de la actualidad venezolana. El canciller peruano, Néstor Popolizio, repasó las cifras mostradas por el ejecutivo: “El 94% de la población está en situación de pobreza, hay un 18% de desnutrición crónica. Hay una crisis en términos de estructura: problemas de agua, luz, y no existe el transporte público”.

Ese punto también fue mencionado por Ross, quien dijo que las iniciativas planeadas incluyen desde proyectos “pequeños y rápidos” hasta otros “muy grandes, de varios años”. Como ejemplo, mencionó a la extracción de la zona del Lago Maracaibo “que había producido 400.000 barriles de petróleo al día, pero ahora se reduce a una pequeña fracción de eso por de negligencia y escasez de repuestos para las reparaciones”. En el otro extremo situó el caso del complejo de la Refinería de Paraguaná, con gran capacidad instalada, pero que “prácticamente cada parte necesita reparaciones”.

De todos modos, advirtió: “Los números que menciono son estimaciones, porque las autoridades no han reportado estadísticas financieras desde el 2011”.

Energia

Corto plazo: instituir reformas a favor del mercado y promover participación de las empresas privadas a través de la nueva ley de hidrocarburos que se está considerando en la Asamblea Nacional.

Mediano plazo: implementar condiciones adecuadas de gobernanza para las empresas energéticas, facilitando la inversión privada, las rondas de licitación de petróleo, y una reparación del sistema de generación de energía.

Largo plazo: revertir el declive de la producción de energía, facilitando la inyección de capital y capacidades en petróleo, gas natural y electricidad.

Estabilización macroeconómica y financiera

Corto plazo: Estados Unidos aliviará las sanciones y promoverá el crédito comercial nacional e internacional. Desplegar asesores técnicos e involucrarse con instituciones financieras internacionales para construir confianza en las nuevas políticas económicas.

Mediano plazo: una revisión del Banco Central de Venezuela, el sistema tributario, las instituciones fiscales, la deuda y el sector bancario, en el contexto de un acuerdo a largo plazo con el FMI y la necesidad de estabilidad económica y de elecciones libres.

Largo plazo: reformas continuas, con inyecciones de capital y de talento, incluido el retorno de los expatriados, para desencadenar un crecimiento económico sostenible.

Sector agropecuario

Corto plazo: apoyar la entrega inmediata de alimentos (en ayuda humanitaria), impulsar las importaciones de semillas, fertilizantes, productos agrícolas, con asesoramiento técnico.

Mediano plazo: fomentar la cooperación en agricultura entre EEUU y Venezuela, estimular la oferta local y las cadenas regionales, ayudando a los productores nacionales a satisfacer las necesidades domésticas.

Largo plazo: fortalecer el expertise local, mejorar las capacidades y estándares, desarrollar un sistema de información del mercado nacional, reformar la propiedad de la tierra, y aumentar el acceso al crédito.

Restauración del sector privado

Corto plazo: eliminación de las restricciones a empresas estadounidenses y del comercio con Venezuela, impulsar reformas que favorezcan el mercado y los negocios. Creación de un sistema virtual de información en tiempo real sobre operaciones y oportunidades de inversión para empresas de EEUU y del mundo.

Mediano plazo: atraer la inversión extranjera con reformas a favor del mercado, mejorando el clima de negocios de Venezuela, eliminando los controles estatales. Implementación de una estrategia de privatización, reforma de las leyes comerciales y erradicación de la corrupción.

Las medidas a largo plazo estarán basadas en los esfuerzos previos.

Infobae


Secretary Wilbur Ross Remarks at the Venezuela Infrastructure Breakfast

Venezuela’s infrastructure needs are far more severe than other Latin American countries because of years of neglect. And because their economy has shrunk between 5 and 25 percent a year under Maduro, the amounts seem disproportionately large. Commitments therefore must be underpinned by confidence in rapid economic growth. That confidence will be based upon economic reforms, rule of law, transparency and integrity in government and business, global cooperation, and regional integration. Growth also will require massive initial aid to jump start the engine.

Today’s presentations are an important step, and I look forward to working with each of you on the rebirth of Venezuela. Before we discuss the solution, let’s look at the situation today: Inflation rates were relatively stable until Maduro’s 2013 election, after which they soared to over one million percent per year. Most Venezuelans cannot afford a basic 2,200 calorie diet, and the average adult involuntarily lost 24 pounds last year.

Nothing works properly. Not electricity, not water, not sewage, not the bus system, not healthcare, not distribution of food or medicine, not much liquidity. Over 4 million people have fled; Combined Venezuelan debt is about $190 billion and climbing; GDP has steadily shrunk since 2014; And neither the Maduro government, nor its allies, are capable or willing to solve these problems.

Venezuela will continue to deteriorate until the internationally recognized government of Juan Guaidó is able to implement needed economic, political, and social reforms. At this breakfast, you will hear from President Guaido’s Ambassador to Brazil Maria Teresa Belandria, economic advisor Daniel Sierra, and from Victor Garcia, an expert on Venezuelan oil and gas. They will discuss their vision for Venezuela’s economic reform and recovery.

In order to prepare for the days after a change in regime, the National Security Council asked Commerce to develop a U.S. whole-of-government approach to economic stabilization of Venezuela after the exit Maduro and his cronies. Fourteen different federal agencies and nearly 100 people have worked for four months and produced hundreds of pages of action items and their time phasing.

ALL of our work follows on one overriding assumption: Everything we are working on are suggestions – The Guaido government that will decide what is best for the people of Venezuela and how the international community can best help improve the situation. Coordination with and support for them has, and will continue to be, the keystone of our entire effort. We also work closely with Brazil and other partner countries in Latin America, as well as the International Financial Institutions like the Inter-American Development Bank, and executives with recent private sector experience in Venezuela.

We established four main workstreams in the stabilization process – energy, macroeconomic and financial stabilization, agricultural normalization, and private sector rehabilitation. There are important elements in the short, medium, and long term for each. Both from humanitarian and political perspectives, there must be quick and visible benefits to the population.

The short term is immediate humanitarian and other relief in the first one to two months, the medium term is work to reverse the impact of socialism in months three through twelve, and the long term effort is to restore sustainable economic growth.

In the energy workstream:

“Immediate Relief”: Liberalize the sector and promote participation of private firms, including from the U.S., through the new hydrocarbons law under consideration in the National Assembly.

“Reversing Socialism”: Facilitate private investment, rehabilitation of power generation, and oil bid rounds. During this time the government will fully establish their terms of governance for energy firms and investments. Remember – even such simple things as ordering spare parts were neglected – so undoing the effects of socialism is no small task.

“Restoring Growth”: The U.S. will continue technical assistance to create conditions for sector revival. The one-year goal is to reverse the decline in energy-sector investment and production, facilitating the infusion of money and skills in oil, natural gas, and electricity.

In macroeconomic and financial stabilization:

“Immediate Relief” : The U.S. will ease sanctions, promote domestic and international trade credit, deploy technical advisors, and engage international financial institutions to build confidence in Venezuela’s new economic policies.

“Reversing Socialism”: Overhaul Venezuela’s central bank, tax system, fiscal institutions, debt, and banking sector in the context of a long-term IMF deal and the need for economic stability and free elections.

“Restoring Growth”: Continuing reforms, capital and talent infusions, including the return of expats, to trigger sustainable economic growth.

In agricultural normalization:

“Immediate Relief”: Support the provision of immediate food aid, jumpstart imports of seed and fertilizer equipment, engage technology suppliers and domestic producers.

“Reversing Socialism”: Foster U.S.-Venezuela agricultural cooperation and stimulate local and regional supply chains, helping domestic producers to meet more of the country’s needs.

“Restoring Growth”: Strengthen technical expertise, improve capacity and standards, develop a national market information system, reform land ownership, and increase access to credit.

And, in the private sector restoration workstream:

“Immediate Relief”: The U.S. will remove commercial restrictions for U.S. firms, mobilize business contacts with Venezuela, and foster a constituency for pro-market, pro-business reforms. For instance, the Department will promptly create a virtual and then in-country clearing house with real time intel on trade and investment opportunities for U.S. and international businesses.

“Reversing Socialism”: Liberalization of Venezuela’s business climate, the removal of state controls, a privatization strategy, the reform of commercial law, and the fight against corruption will help attract foreign investment.

“Restoring Growth”: This will be an ongoing process that builds upon the earlier efforts.

Infrastructure investment, of course, will be integral to all this work. Working with us, the Guaido government, other partners, and experts have identified more than 20 critically important energy, infrastructure, and environmental projects for the economic stabilization of Venezuela.

The key investment projects focus on immediate need for rehabilitation and modernization, in areas like electricity, gas, sewage, and water. The bus system needs immediate attention – and spare parts for repairs. Physical infrastructure (roads, ports, and bridges), rehabilitation and, in some cases, completion, is necessary to ensure connectivity of large cities with the country’s interior.

Expanding the bandwidth and the capacity of key ports and bridges is vital for the mining and the oil and gas sector. And so, we are already engaged with the private sector and international financial institutions to move these projects forward. Let me reiterate, the support, expertise, and investment of the global business community will be crucial to these projects and to the economic restoration of the once great country of Venezuela. We believe wholeheartedly that its current fate need not be a permanent life sentence.

We are pleased that CG-LA has convened this meeting, so we can strengthen our relationships with you, and learn what are your preconditions to the huge amount of infrastructure investment needed and the logical time phasing of projects.

I look forward to hearing the discussion and getting your input.

Thank you again, and let us begin.

Embajada de Estados Unidos en Brasil


Canciller Peruano en Cumbre de Lima: No todos los países están de acuerdo con el diálogo de Barbados

El canciller de Perú, Néstor Popolizio, informó que los países de la Cumbre de Lima consideraron que las elecciones “libres y justas” en el país son el inicio para la solución a la crisis de Venezuela.

“Agradezco la presencia y la participación de las 60 delegaciones que nos han acompañado en esta conferencia donde hemos tenido una reflexión sobre la grave crisis que afecta a Venezuela y al hemisferio… La crisis en ese país se ha convertido en un problema de alcance mundial”, indicó Popolizio.

Asimismo dijo que “no todos los países tienen la misma postura sobre las negociaciones en Barbado. Respetamos las posiciones de cada uno de los países sobre estos diálogos, ustedes conocen la postura del GCI que apoya el proceso de Oslo, lo que es real es que el único proceso en curso”.

#EnVivo| Declaraciones del canciller Néstor Popolizio sobre los resultados de la Conferencia Internacional por la #DemocraciaEnVenezuela.

Publicado por Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú en Martes, 6 de agosto de 2019

El representante de Paraguay, Antonio Rivas Palacios, dijo que su presencia en la conferencia, que constituye el primero al que asiste como canciller, era un espaldarazo a los esfuerzos del Perú por la democratización de Venezuela, pero sobre todo una “señal inequívoca de la importancia que el Paraguay atribuye a la democracia, la paz, la seguridad y los derechos humanos en la región”.

Paraguay puso a servicio de los venezolanos “toda la ayuda que podamos dar” para aliviar la situación actual “y para contribuir al proceso de reconstrucción que esperamos se inicie pronto”.

“Toda la comunidad internacional necesita ver: por un lado, el gobierno constitucional de Guaido, por otro, el régimen genocida de Maduro que sobrevive por la fuerza”, dijo por su parte el canciller brasileño Ernesto Araújo.

Julio Borges durante la cumbre, afirmó que el cambio en Venezuela representaría “la caída del Muro de Berlín en Latinoamérica”.

“Lo más importante es que entendamos es que el cambio en Venezuela es la caída del Muro de Berlín 30 años después en Latinoamérica. No se trata simplemente de una crisis coyuntural, es la crisis a favor de la libertad, de la democracia, y que va a tener implicaciones directas en la historia de toda América y del mundo libre. Amigos de Venezuela, las puertas de libertad nos aguardan 35 millones de venezolanos. No los hagamos esperar más. Muchas gracias”, indicó Borges a los más de 50 representantes de países.

Previamente el asesor de Seguridad de la Casa Banca, John Bolton, expresó: “Es el momento de la acción, nuestra política busca apoyar a Juan Guaidó y a la gente de Venezuela. Apoyamos la transición democrática apoyada por la Asamblea Nacional. El tiempo del diálogo se acabó, es momento de la acción”.

Durante el transcurso de la mañana de este lunes se dio inicio a la cumbre de Lima sobre Venezuela en la que han participado países del grupo de lima así como de Europa y otras naciones del hemisferio.

Así lo informó el diputado y representante venezolano designado por la AN ante el Grupo de Lima, Julio Borges, en su cuenta de Twitter. “Iniciamos cumbre mundial sobre Venezuela con palabras del canciller de Perú, Nestor Popolizio. Son más de 50 delegaciones presentes, buscamos más apoyo internacional para la lucha democrática del pueblo venezolano”.

“Países que respaldan al Presidente encargado de Venezuela Juan Guaidó celebran reunión previa a la Conferencia Internacional por la Democracia en Venezuela”, confirmó la cancillería de Perú en su cuenta de Twitter.

Noticiero Digital


Es momento de tomar decisiones sobre la situación de Venezuela, señala canciller

El ministro de Relaciones Exteriores del Perú, Nestor Popolizio, afirmó durante su discurso inaugural de la Conferencia Internacional por la Democracia de Venezuela que es momento de tomar decisiones respecto a la situación de crisis política, económica, social y humanitaria de ese país.

“Su atención es urgente e impostergable. La indiferencia de la comunidad internacional no es una opción cuando el propio pueblo venezolano es el que reclama la solidaridad de nuestros países. El mundo está a la expectativa de nuestro resultado”, afirmó el canciller en su intervención ante otros representantes de Estados extranjeros.

Esta conferencia, convocada por la Cancillería, cuenta con la participación de delegaciones de 57 países (incluido Perú) y 3 organismos internacionales (Banco Interamericano de Desarrollo-BID, Unión Europea-UE y Banco de Desarrollo de América Latina-CAF).

Según Popolizio, esta cita fue “impulsada por los países integrantes del Grupo de Lima y reúne por primera vez a delegaciones de los cinco continentes dispuestas a un diálogo amplio y plural entre quienes tenemos interés en que la hermana república bolivariana de Venezuela encuentre una solución apegada a la Constitución”.

Crisis humanitaria

Popolizio señaló que la actual crisis humanitaria que atraviesa Venezuela obligó a cuatro millones de sus habitantes a dejar sus hogares “en un éxodo sin precedentes” en la región.

Destacó, además, que los Estados de la región encaminaron sus esfuerzos para la atención de sus necesidades “con una actitud solidaria, anteponiendo siempre el respeto al migrante y a sus familias; así como la condena a todo atisbo de xenofobia o discriminación”.

Sin embargo, también se mostró preocupado, pues “la crítica situación en Venezuela no ha dejado de agravarse en perjuicio de sus ciudadanos, con un creciente impacto regional con alcances globales”.

Para el ministro, la solución a la crisis requiere que la comunidad internacional genere un entorno “que facilite una pronta solución política en Venezuela, así como la reconstrucción de su economía”.

Sobre Juan Guaidó

Néstor Popolizio afirmó, asimismo, que los esfuerzos hechos por el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, para recuperar la democracia en su país son reconocidos por el Perú y demuestran la voluntad democrática de explorar todos los espacios posibles para librar a su pueblo de la situación en la que ha sido puesto.

“Creemos que corresponde apoyarlo en esta decisión, quizás la más delicada de su mandato, que tiene como único norte la recuperación de la democracia y la libertad en Venezuela”, afirmó.

El canciller peruano también afirmó que espera que la Conferencia Internacional por la Democracia de Venezuela sea “un hito para que la comunidad internacional brinde un impulso decisivo a la causa de la democracia en Venezuela”.

Finalizó su intervención convocando a los presentes a compartir sus puntos de vista que ayuden a una salida democrática en Venezuela.

Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, asumió la presidencia de Venezuela el 23 de enero de este año. Recibió el apoyo y reconocimiento de varios países y organismos internacionales.

Andina


[su_button background=”#ef2d32″ color=”#ffffff” size=”6″]VOLVER[/su_button]

Más notas sobre el tema