Gobernadores de los nueve estados amazónicos critican a Bolsonaro por la deforestación

Desde la Amazonia critican a Bolsonaro

Los gobernadores de los estados amazónicos de Brasil se unieron para criticar al gobierno de Jair Bolsonaro, condenando sus declaraciones desafortunadas, las medidas aplicadas en el sector ambiental, y sobre todo, las preocupantes cifras de deforestación en la región, que en julio subieron un 278 por ciento respecto al mismo mes del año pasado, de acuerdo a los datos del Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE). Esas cifras llevaron, además, a la suspensión de la colaboración económica de Noruega y Alemania, países que sostenían un fondo de preservación de la selva tropical.

El Consorcio Interestatal de Desarrollo Sostenido de la Amazonia Legal, integrado por nueve de los 27 estados brasileños, informó a través de una nota que pretende “dialogar directamente” con los países que financian el Fondo Amazonia, que aporta recursos para la prevención, la vigilancia y la conservación de la región. “El bloque amazónico lamenta que las posiciones del gobierno brasileño hayan provocado la suspensión de recursos” del Fondo, expresó el texto, que incrementa la polémica sobre los planes de Bolsonaro de autorizar actividades económicas, incluida la minería, en reservas indígenas y en áreas de protección ambiental.

“Estamos totalmente en contra de cualquier práctica ilegal de las actividades económicas en la región”, agregó el grupo, que además propuso que el Banco da Amazônia sea el “gestor financiero” del Fondo, en lugar del banco de fomento BNDES (Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social).

Noruega anunció el jueves pasado el bloqueo de 30 millones de euros (33 millones de dólares) para programas del Fondo, para el cual el país escandinavo aportó un 93,5 por ciento del total del presupuesto que esa estructura recibió entre 2008 y 2018. Alemania aportó un 5,7 por ciento, y la estatal brasileña Petrobras, el 0,5 restante.

El gobierno alemán ya había bloqueado el pasado 10 de agosto unos 35 millones de euros (unos 39 millones de dólares) de distintos programas, hasta tanto las cifras de deforestación volvieran a ser alentadoras, o al menos se estabilizaran. “Pueden usar ese dinero como mejor les parezca. Brasil no lo necesita”. Jair Bolsonaro se había referido de esa forma a la decisión tomada por Alemania.

Ambos países expresaron en más de una ocasión su agradecimiento al gobierno de Lula da Silva, responsable del inicio del proyecto del Fondo. Hoy, son fuertemente críticos ante un gobierno que no mantiene el comité directivo tripartito entre el Gobierno Federal, los gobiernos estatales y la sociedad civil, eliminado recientemente por el polémico ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles.

“Tener una representación de autoridades y sociedad civil diversa y balanceada en el comité también contribuye al aumento de la transparencia de la información y responsabilidad en la toma de decisiones”, expresaron los países europeos a través de una carta dirigida al ministro.

Según datos oficiales (siempre cuestionados por el gobierno), la deforestación en la región amazónica se mantuvo hasta abril en los niveles de los últimos años, pero hace tres meses se disparó: 738,4 km² en mayo (significaron un aumento del 34 por ciento), 931,7 km² en junio (una suba del 90,7 por ciento) hasta llegar a la terrible cifra de 2.254,8 km² en julio (un aumento del 278 por ciento). Una semana antes de la publicación del informe del INPE, su director, Ricardo Galvão, fue despedido.

Bolsonaro respondió a su modo a las medidas anunciadas por los dos países europeos, asegurando que en nada afectarían a Brasil. “¿Noruega no es ese país que mata ballenas, allá arriba en el Polo Norte? ¿Que también explota ahí petróleo? No es en absoluto un ejemplo para nosotros. Que guarden su dinero y ayuden a Angela Merkel a reforestar Alemania”, afirmó.

Cumbre de la ONU por el calentamiento global

Frente a los cuestionamientos a Bolsonaro por su endeble política ambiental, Brasil recibe en Salvador de Bahía una reunión sobre calentamiento global coordinada por la ONU. La Semana del Clima de América Latina y el Caribe reunirá hasta el viernes a más de 3 mil participantes de 26 países (políticos, miembros de ONGs y representantes de organismos multilaterales).

Los debates se centrarán en las acciones necesarias para ampliar los compromisos nacionales que permitan cumplir con las metas del Acuerdo de París, que prevé limitar el calentamiento global a 1,5 ºC en relación a la era preindustrial.

Celebrado también en Asia y África, es un evento preparatorio de la cumbre de la ONU sobre el cambio climático del 23 de septiembre en Nueva York y de la conferencia del clima COP25 que se celebrará en Santiago de Chile en diciembre, después de que Bolsonaro desistiera de organizarla. El presidente, incluso, llegó a amenazar durante la campaña electoral con abandonar el Acuerdo de París sobre cambio climático (con el que el país se comprometió a reforestar 12 millones de hectáreas hasta 2030), pero se retractó tras una reunión con el presidente francés, Emmanuel Macron.

El ministro brasileño de Medio Ambiente, Ricardo Salles, por su parte, canceló en mayo la reunión por el cambio climático en Salvador, diciendo que era una excusa para que la gente pudiera “hacer turismo”, pero días después se retractó y recién la semana pasada confirmó su participación.

Página|12


Após interrupção de repasses a projetos na Amazônia, governadores decidem negociar diretamente com países europeus

Diante das consequências das declarações do presidente Jair Bolsonaro sobre o desmatamento da Amazônia — que culminaram com a suspensão de repasses de países estrangeiros a projetos de proteção florestal —, governadores da Amazônia Legal anunciaram que pretendem negociar diretamente com os países envolvidos. As informações são do jornal O Globo.

“O bloco amazônico lamenta que as posições do governo brasileiro tenham provocado a suspensão dos recursos . Nós, governadores da Amazônia Legal, somos defensores incondicionais do Fundo Amazônia”, diz nota em nome do governador do Amapá, Waldez Góes (PDT).

Góes é presidente do Consórcio Interestadual de Desenvolvimento Sustentável da Amazônia Legal — grupo composto pelos governos de Acre, Amapá, Amazonas, Maranhão, Mato Grosso, Pará, Rondônia, Roraima e Tocantins.

A reportagem acrescenta que, “segundo o comunicado, o bloco já informou ao presidente e às embaixadas da Noruega, Alemanha e França, que o consórcio ‘estará dialogando diretamente com os países financiadores do Fundo'”.

Na semana passada, a Alemanha congelou uma contribuição de R$ 155 milhões para projetos de proteção florestal. Bolsonaro fez pouco caso e sugeriu que a primeira-ministra Angela Merkel use o dinheiro para reflorestar a Alemanha. Na quinta-feira (15), a Noruega anunciou a suspensão dos repasses de R$ 133 milhões para o Fundo Amazônia.

Gauchazh


Número de queimadas cresce 70% e é o maior desde 2013; Amazônia lidera

O número de focos de queimadas cresceu 70% este ano (até o dia 18 de agosto) na comparação com o mesmo período de 2018. Ao todo, o Brasil registrou 66,9 mil pontos, segundo a medição do Programa Queimadas do Inpe (Instituto Nacional de Pesquisas Espaciais).

Os dados apontam que as queimadas atingiram maior índice desde 2013 –primeiro ano em que há dados informados de período similar.

Segundo os números do Inpe, o bioma mais afetado é o da Amazônia, com 51,9% dos casos. O cerrado vem em seguida com 30,7% dos focos registrados no ano.

Em números absolutos, Mato Grosso é o estado líder com 13.109 focos de queimada, seguido pelo Pará, com 7.975. Corumbá (MS) é o município campeão em focos: 1.911.
Controle usa recursos do Fundo Amazônia

Por conta do tempo mais seco, esse período do ano é propício a propagação do fogo. Mas a maioria dos casos é causada pelo ser humano, seja para destruição de resíduos como lixo ou para “limpar” terreno para o seu cultivo.

O gerente do Programa Amazônia do WWF Brasil, Ricardo Mello, afirma que, no caso da região amazônica, por exemplo, não há um processo natural que provoca queimadas, como o calor que atinge o cerrado.

“Todo fogo [na região amazônica] é de alguma forma iniciado pelo ser humano. Então esse aumento é diretamente causado pela ação do homem”, afirma.

No começo do mês, o governo do Amazonas decretou situação de emergência em razão de queimadas.

Segundo Mello, na Amazônia historicamente o uso de fogo tem como principal causa o processo de desmatamento. “Depois de desmatar, coloca-se fogo na área. Boa parte do desmatamento que cresceu e vem sendo notícia está se revertendo agora nessas queimadas”, diz.

A diretora de ciência do Ipam (Instituto de Pesquisa Ambiental da Amazônia) Ane Alencar tem a mesma opinião. Para ela, o aumento de queimadas só pode ser explicado pela alta no desmatamento, já que não houve qualquer evento climático extremo que justifique essa situação.

“Neste ano não temos uma seca extrema, como foi 2015 e 2016. Em 2017 e 2018 tivemos um período chuvoso suficiente. Em 2019, não temos eventos climáticos que afetam as secas, como o El Niño, ou eles não estão acontecendo [de maneira] forte. Não tem como o clima explicar esse aumento [de queimadas]”, diz Ane.

O Inpe, que levanta os dados de queimadas, foi alvo de críticas recentes do presidente Jair Bolsonaro (PSL). Ele acusou o órgão de estar a serviço de algumas ONGs ao divulgar dados que apontaram aumento do desmatamento na Amazônia. O caso resultou na saída do diretor do Inpe, Ricardo Galvão.

O programa de queimadas do Inpe conta com recursos do Fundo Amazônia. Recentemente, Alemanha e Noruega cortaram verbas que enviavam ao fundo em protesto contra o aumento do desmatamento no bioma.

Problemas se espalham

Mello explica ainda que a queima é o processo final de conversão da área de florestal para pecuária.

“Em poucos casos, como no norte de Mato Grosso, que é ligado à agricultura e outros usos agrícolas. Isso em regra tem a ver com aumento de área de pastagem”, afirma.

Outro fator que contribui para o problema este ano é a seca que enfrenta essa região. “Essas queimadas saem das áreas que foram abertas e entram para área de floresta intacta, que chamamos degradação florestal. Ou seja, essas queimadas têm um duplo efeito negativo”, afirma.

Mello cita ainda a existência de uma nuvem de fumaça, por conta do aumento das queimadas nos últimos dias, que está afetando a vida das pessoas nas cidades.

Em Porto velho, houve até a necessidade de desviar voos.O Corpo de Bombeiros de Rondônia informou já atendeu mais de 900 ocorrências de incêndio em vegetação nos últimos 60 dias.

Na semana passada, o Amazonas lançou o Centro Integrado Multiagências do Amazonas, que é uma estrutura operacional que irá ajudar órgãos estaduais e federais no monitoramento e combate às queimadas e incêndios florestais.

O estado registra este ano uma alta de 335% no número de focos.

No Acre, o governo publicou, na sexta-feira, um decreto de alerta ambiental no estado –além de pedir uma ação integrada dos órgãos ambientais do estado, municípios, Ministério Público Estadual, de instituições do terceiro setor e também da população no combate às queimadas.

UOL


ONU discute sobre clima en Brasil en plena polémica de Bolsonaro por Amazonía

Brasil acoge desde este lunes en Salvador (noreste) una reunión sobre calentamiento global coordinada por la ONU, en plena controversia provocada por los cuestionamientos del presidente Jair Bolsonaro a las políticas de preservación de la Amazonía.

La Semana del Clima de América Latina y el Caribe reunirá hasta el viernes a más de 3.000 participantes de 26 países (políticos, miembros de ONG y representantes de organismos multilaterales), destacó AFP.

Los debates se centrarán en las acciones necesarias para ampliar los compromisos nacionales que permitan cumplir con las metas del Acuerdo de París, que prevé limitar el calentamiento global a 1,5º C en relación a la era preindustrial.

Celebrado también en Asia y África, es un evento preparatorio de la cumbre de la ONU sobre el cambio climático del 23 de septiembre en Nueva York y de la conferencia del clima COP25 que se celebrará en Santiago de Chile en diciembre, después de que Bolsonaro, que amenazó con sacar a Brasil del Acuerdo de París, desistiera de organizarla.

El ministro brasileño de Medio Ambiente, Ricardo Salles, llegó en mayo a cancelar también esta reunión en Salvador, diciendo que era una excusa para que la gente pudiera “hacer turismo”, pero días después se echó atrás y la semana pasada confirmó su propia participación.

Bolsonaro, que promueve la explotación de recursos naturales en áreas protegidas, lleva semanas en el centro de la polémica por su cuestionamiento de las cifras oficiales del avance de la deforestación en la Amazonía, el llamado “pulmón del planeta”.

A principios de agosto, destituyó a Ricardo Galvao, presidente del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE), el organismo encargado de recabar los datos, e insinuó que podría estar “al servicio de alguna ONG”.

Datos del INPE mostraron que la deforestación de la Amazonía brasileña en julio de este año (2.254 km2) prácticamente cuadruplicó a la del mismo mes de 2018.

El enfoque de Bolsonaro sobre la selva tropical provocó que Noruega y Alemania suspendieran hace días sus aportaciones a la lucha contra el cambio climático, incluyendo los destinados al Fondo Amazonía.

Oslo, principal donante de ese Fondo, anunció el jueves el bloqueo de 33 millones de dólares. Berlín había bloqueado el 10 de agosto 39,60 millones de dólares de otros programas hasta que las cifras de la deforestación vuelvan a ser alentadoras.

Los gobernadores de los estados amazónicos de Brasil, preocupados por el fin de esos aportes, criticaron el domingo las posturas de Bolsonaro y dijeron que pretenden “dialogar directamente” con los países financiadores del Fondo Amazonía.

El Universal


VOLVER