Gobiernos de Bolivia y Paraguay trabajarán juntos para combatir los incendios forestales

Bolivia y Paraguay asumen compromiso de trabajo conjunto para combatir incendios forestales

Los gobiernos de Bolivia y Paraguay trabajarán de manera conjunta en el combate de los incendios forestales que se registran cerca de la zona fronteriza entre ambos países, informó el jueves el ministro de Medio Ambiente y Agua, Carlos Ortuño.

“Hemos estado en contacto con nuestros pares de la República de Paraguay, tenemos un compromiso de trabajo conjunto de los dos países, tanto en el territorio boliviano como en el territorio paraguayo, y obviamente estamos en plena implementación de las medidas acordadas”, explicó Ortuño a la televisora Abya Yala.

El Ministerio de Medio Ambiente y Agua es parte del Gabinete de Emergencia Ambiental conformado ayer, miércoles, por instrucción del presidente Evo Morales.

Ortuño anunció que en el transcurso del día se conocerá un informe oficial acerca de los daños provocados por los incendios forestales.

“Vamos a estar determinando en el transcurso del día ya de forma oficial los daños, obviamente son importantes, pero también hay que tener una información muy responsable”, justificó.

Además, el Ministro de Medio Ambiente y Agua dijo que se realizará un monitoreo permanente a la calidad del aire en las regiones del país donde se registran incendios forestales.

“Si bien se percibe en algún momento la molestia por el humo generado (…), no se ha llegado a niveles de peligro para la población”, anticipó.

Según fuentes institucionales, el Gobierno boliviano trabaja en las tareas para extinguir el fuego desde que se reportaron en la región oriental.

Según reportes preliminares y no oficiales, hasta la fecha, los incendios que se registran en la Chiquitanía, en Santa Cruz, han arrasado más de 500.000 hectáreas de bosques, cultivos y pastizales.

ABI


Senado declara emergencia ambiental por incendio en el Pantanal Paraguayo

El Senado aprobó en la sesión ordinaria de este jueves un proyecto de ley que declara emergencia ambiental a los departamentos de Alto Paraguay y Boquerón. La iniciativa fue presentada por el legislador liberal Blas Lanzoni.

La medida fue aceptada y presentada por los legisladores, a raíz del incendio forestal que se registra en el Pantanal paraguayo, zona de Bahía Negra, donde disminuyeron las llamas, pero todavía persiste la amenaza de fuego.

El documento declara que todas las instituciones del Ejecutivo y los gobiernos departamentales adopten todas las medidas correspondientes para cooperar y ayudar a los productores y pobladores de la zona afectada.

Además, menciona que se apliquen todas las acciones necesarias para extinguir los focos de incendio y proteger las reservas naturales.

Esta iniciativa ahora debe ser tratada en la Cámara de Diputados para que posteriormente sea sancionado por el Congreso Nacional. Finalmente, el Ejecutivo debe promulgar o vetar la normativa.

El siniestro ya afectó a casi de 40.000 hectáreas de bosques y superficie ganadera del Chaco paraguayo.

Varias personas, entre niños y adultos, ya fueron atendidas, puesto que presentaron problemas respiratorios y conjuntivitis, a consecuencia de la densa humareda que dejó el siniestro.

Los focos también afectan al lado boliviano y brasileño. En Bolivia declararon desastre regional en el Este de dicho país a raíz del siniestro.

Mientras tanto, Brasil soporta un récord de incendios forestales que se localizan en más de dos tercios del Amazonas, e incluso amenaza la selva tropical.

Última Hora


Paraguay: más de 370.000 hectáreas del Chaco Sudamericano ya fueron arrasadas

Más de 374.000 hectáreas del Gran Chaco Sudamericano fueron arrasadas por los incendios forestales desde la semana pasada hasta el miércoles, según el Sistema de Alerta del Pilcomayo. La quema es un desastre ambiental mucho mayor, en superficie y perjuicios a la naturaleza, que las inundaciones del Pilcomayo en 2018, afirmaron.

En el Pantanal paraguayo, incluida la reserva Los Tres Gigantes y el Parque Nacional Río Negro, los incendios destruyeron todo lo que había en unas 19.000 hectáreas, según los cálculos. En el área del monumento natural Cerro Chovoreca se quemaron unas 13.000 hectáreas.

En el Pantanal brasileño fueron arrasadas unas 39.000 hectáreas. Entre tanto, en la zona de Otuquis y municipio de Corumbá se perdieron unas 110.000 hectáreas como consecuencia del fuego voraz.

En la reserva boliviana Ñemby Guasu, que colinda con la frontera de Paraguay, se perdieron unas 193.000 hectáreas. En esa zona el fuego se debilitó en algunas partes, pero continúa avanzando hacia el límite fronterizo con nuestro país, de acuerdo a las fuentes.

Además de las pérdidas directas para los pobladores y los productores de las zonas afectadas, el daño ecológico es incalculable. Organizaciones ambientalistas de Bolivia hablan de más de 500 especies de fauna, algunas endémicas, afectadas por el fuego.

En Bolivia no existe duda alguna de que los incendios fueron producto de los “chaqueos”, que son quemazones intencionales de esta época del año. Se trata de una actividad común en el sector agropecuario.

Para reparar todo el daño ecológico ocasionado hasta ahora en Bolivia, la naturaleza necesitaría unos 200 años, según estimaciones del Colegio de Ingenieros Agrónomos de Santa Cruz.

Por otro lado, ayer el ministro de la Secretaría de Emergencia Nacional, Joaquín Roa, refirió que el presidente Mario Abdo Benítez pondrá a disposición de su par boliviano, Evo Morales, ayuda paraguaya para combatir los incendios forestales que afectan la zona del Gran Chaco Sudamericano.

En el vecino país los focos persisten en la zona del Pantanal, mientras en el lado paraguayo fueron controlados mediante un trabajo interinstitucional de bomberos voluntarios de Concepción y Asunción, la Policía Nacional, Marina, guardaparques y la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN). Al esfuerzo se sumaron personal de las estancias vecinas a las reservas, con apoyo de máquinas pesadas.

ABC


Bolivia: llegó el supertanker para apagar el fuego

El avión Boeing 747-400 Global SuperTanker llegó hoy aproximadamente a la 01.37 al Aeropuerto Internacional Viru Viru (Santa Cruz) con el objetivo de apagar las llamas en las zonas de la Chiquitanía donde se registran mayores concentraciones de fuego.

El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, indicó que en cada vuelo de la aeronave se invertirán $us 16 mil.

Es así que “por instrucción del presidente Evo Morales será utilizado las veces que sean necesarias para apagar la mayor cantidad de incendios”, informó ayer en una entrevista con la Red PAT.

El SuperTanker tiene capacidad para cargar aproximadamente 75 mil litros de agua con espuma, gel o retardantes para combatir este tipo de siniestros.

Este avión puede realizar una sola descarga de agua y cubrir tres kilómetros de longitud por 50 metros de ancho en unos 15 segundos, o realizar ocho descargas de 9.650 litros para abarcar mayor superficie.

El Gabinete de Emergencia Ambiental y el gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, se reunieron casi hasta la medianoche con el objetivo de evaluar y organizar las tareas que se realizarán desde temprano para mitigar el incendio forestal en la región chiquitana.

Cambio


Bolivia: ya suman casi 2.000 familias y 700 mil hectáreas afectadas

Al menos 1.817 familias y más de 700 mil hectáreas de bosques y pastizales fueron afectadas por los incendios en la Chiquitanía cruceña. La cifra subió vertiginosamente en los últimos días. Las regiones afectadas aguardan con expectativa las lluvias, que ayer asomaron tímidamente, así como la llegada hoy del Supertanker, el avión bombero más grande del mundo.

Según las últimas evaluaciones oficiales, la superficie incendiada en la Chiquitanía es de 744.711 hectáreas, lo que afecta a 35 comunidades en 11 municipios cruceños.

El ministro de Defensa, Javier Zavaleta, explicó que hasta mediodía de ayer se reportaron ocho viviendas destruidas y un total de 1.817 familias afectadas por los incendios.

El informe de Zavaleta fue brindado en una rueda de prensa junto con los ministros de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, y de Desarrollo Rural, César Cocarico, en Roboré, uno de los municipios más afectados desde donde se coordinan las operaciones para atender la emergencia.

La autoridad sostuvo que está en marcha el “plan Tajibo” para mitigar los incendios, para lo cual se desplegaron unas 2.439 personas de diferentes instituciones del Gobierno central, la Gobernación cruceña, las fuerzas de seguridad y los municipios afectados. Ayer varios departamentos enviaron más personal para asistir en la lucha contra el fuego.

Las acciones se efectúan con el apoyo de seis aeronaves, 126 vehículos operativos, 21 cisternas y ocho ambulancias distribuidas en los 11 municipios afectados, detalló Zavaleta.

Además señaló que el Ministerio de Salud envió 500 kilos de medicamentos a los centros de salud de los municipios afectados y se repartieron 17 toneladas de ayuda humanitaria para los damnificados.

“Debemos decir que no solo estamos enfrentando un incendio forestal, sino una sequía que abarca varios de estos municipios en la Chiquitanía”, subrayó.

El Ministro de la Presidencia informó sobre los dos sobrevuelos que se realizaron en el lugar para verificar los focos de calor existentes. “El dato preocupante de los incendios está concentrado cerca de la reserva de Otuquis, esta es una región que está siendo afectada severamente por los incendios, pero no solo comprende territorio boliviano, sino también territorio paraguayo y brasileño”, afirmó.

Alertó que cualquier intervención que se pueda hacer en el país para aplacar el fuego “inevitablemente tiene que también hacerse en territorio paraguayo y brasileño”.

Sostuvo que “de nada va a servir” si solo se controla el fuego en Bolivia si no se hace lo mismo en los dos países vecinos.

Quintana sostuvo que al sur de Roboré, hacia la frontera con Paraguay, en el hito Chovoreca, se concentran los focos de calor, pero que “afortunadamente” se redujeron “drásticamente”.

El Ministro también informó que una brigada de protección de animales silvestres empezará a operar para “tratar de salvar la vida de los animalitos asediados por el fuego”, aunque los bomberos y voluntarios ya empezaron a trabajar en ello.

El ministro Cocarico indicó que de las 51 mil hectáreas afectadas, al menos 2.000 eran de cultivos, especialmente de maíz, frijol y yuca y 49 mil son pastizales que se quemaron en el incendio.

Señaló que de los 44 mil bovinos que están en el área, unos 17 mil están afectados y necesitan agua y forraje, mientras que 12 murieron.

El presidente Evo Morales decidió esta semana crear el “Gabinete de Emergencia Ambiental” para enfrentar los incendios y también anunció la contratación de un Supertanker, la aeronave cisterna más grande del mundo, para combatir estos incendios, la misma que ayer partió desde Sacramento (Estados Unidos) y se espera que pueda comenzar a trabajar desde hoy.

Correo del Sur


Un total​ de 128 incendios forestales se registraron en Perú solo desde julio

El Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN) reveló que sólo desde julio último se registraron un total de 128 incendios forestales, la mayoría de ellos provocados por la acción humana.

Ricardo Seijas, coordinador de COEN, dijo a El Comercio precisó que los incendios forestales provocados por la acción humana, se debe principalmente a que la población tiene la costumbre de quemar pastizales como parte de su labor agrícola.

El funcionario del COEN indicó que otras causas de los incendios forestales son la presencia de desperdicios de material inflamable, por lo que urge la necesidad de “persistir en la educación”.

“A veces la gente bota las botellas de vidrio o no apaga correctamente un fogón. Si un incendio no es apagado en los primeros momentos puede desencadenar un siniestro de gran magnitud”, sostuvo.

Cabe precisar que uno de los incendios forestales más recientes ocurrió los primeros días de agosto cerca de la fortaleza de Kuélap (Amazonas).

Además, hoy se informó que el humo de los peores incendios forestales que vienen afectando a la Amazonía de Brasil y Bolivia desde hace más de dos semanas, llegó a algunas provincias amazónicas del Perú.

Diario Correo


VOLVER