Honduras: Fiscalía de EEUU acusa al presidente Hernández de haber recibido dinero del narcotráfico para su campaña

10

Presidente de Honduras implicado en una conspiración para usar U$1.5 millones del narcotráfico en sus campañas

Un documento publicado el viernes por un tribunal federal de Nueva York implica al presidente hondureño Juan Orlando Hernández en una conspiración con su hermano, Antonio “Tony” Hernández, y otros funcionarios de alto nivel, incluido el expresidente Porfirio Lobo, “para usar el tráfico de drogas para mantener y aumentar su poder político”.

El documento de 44 páginas, que está relacionado con el próximo juicio de Tony Hernández en el distrito sur de Nueva York por tráfico de drogas y otros cargos, resume algunas de las pruebas clave recopiladas por los fiscales contra el acusado, a quien señalan de ser un “violento, narcotraficante de multi-toneladas” que presuntamente abusó de sus conexiones políticas para obtener ganancias personales y políticas y al menos dos veces “ayudó a planear el asesinato de rivales del narcotráfico”.

Las revelaciones son las últimas de una serie de bombas que pintan una imagen cada vez más impactante de Honduras como un narcoestado, lo que complica aún más las relaciones con el gobierno de Estados Unidos, que ha llamado al presidente Hernández un aliado en la guerra contra las drogas. También parece proporcionar evidencia de la propia complicidad del gobierno hondureño en el aumento de la violencia que convirtió a Honduras en uno de los países más peligrosos del mundo y obligó a cientos de miles de migrantes a huir hacia el norte.

“Perversas y faslsa acusaciones”

La Casa Presidencial en Honduras saco un comunicado el sábado diciendo que “ el presidente Hernández, niega categóricamente las perversas y falsas acusaciones,” revelado por el documento de la corte que fue publicado el viernes.

El comunicado destaco que “Hernández ha liderado una batalla sin precedentes para liberar a su país del control de los narcotraficantes, trabajando en una alianza efectiva con el Gobierno de los Estados Unidos y otros aliados.”

También, señaló que durante su gobierno más de 40 traficantes de drogas han sido extraditados a los Estados Unidos, y que algunos ahora quieren vengarse. “Los narcotraficantes que ahora están bajo custodia de las autoridades estadounidenses quieren vengarse del Presidente Hernández, que puso fin a la impunidad de la que disfrutaban en algunos gobiernos anteriores,” aclaro.

Según la evidencia presentada por el fiscal federal Geoffrey S. Berman, en 2004 Tony Hernández comenzó a forjar relaciones con narcotraficantes, utilizando la influencia de su familia en la región para proporcionarles, a cambio de sobornos, “información sobre las actividades y operaciones de agencias de la ley que los traficantes podrían transportar cocaína a través de Honduras sin incidentes.”

En los años siguientes, Hernández estableció conexiones con más narcotraficantes, incluidos miembros del cartel hondureño del Valle Valle y colombianos no identificados que tenían acceso a laboratorios de cocaína. Al mismo tiempo, discutió una asociación con otro político del Partido Nacional, identificado como ‘Testigo Cooperante – 3′, que según los fiscales “también fue un narcotraficante a gran escala”.

Basado en la información contenida en los documentos,’Testigo Cooperante – 3’ parece ser Alexander Ardón, ex alcalde del Partido Nacional de El Paraíso, cerca de la frontera con Guatemala. Ardón, conocido por haber instalado un helipuerto en la parte superior de la municipalidad y estar flanqueado por guardias armados, fue acusado por los fiscales estadounidenses en enero.

Expresidentes y “co-conspiradores”

El documento de la corte no se refiere a Juan Orlando Hernández por su nombre, sino solo como CC-4, (Co-conspirador-4), quien se describe como “elegido Presidente de Honduras a fines de 2013”. El expresidente Lobo se identifica de manera similar como CC-3 (Co-conspirador-3).

Según los fiscales, Tony Hernández “le dijo a CW-3 [Ardon] que podrían formar una asociación particularmente exitosa basada en la protección de CC-3 [Pepe Lobo] y CC-4 [Juan Orlando Hernández] si ganaban en las elecciones de 2009, y que él creía que CC-4 [Juan Orlando Hernández] seguiría a CC-3 [Pepe Lobo] como presidente de Honduras y continuaría protegiéndolos ”.

La página 4 del documento se refiere al ‘Anexo A’, un cuadro que identifica los nombres de los coconspiradores de acuerdo con su número CC. “El Gobierno respetuosamente solicita que el Anexo A se mantenga sellado hasta después del juicio”, agrega.

Si bien las acusaciones en el documento de la corte son potencialmente serias, los fiscales no han acusado al presidente Hernández de ningún delito en los Estados Unidos.

En 2009, un año electoral, Ardón se reunió con Lobo, quien le pidió “apoyo financiero y logístico” para su campaña, así como para Juan Orlando Hernández, que era un congresista líder en ese momento. A cambio de protección y el nombramiento de un pariente para un puesto político, los fiscales alegan que Ardón acordó proporcionar $2 millones en financiamiento para las campañas. Después de entregar la primera mitad, Ardón supuestamente se reunió con Juan Orlando Hernández y Lobo.

Después de las elecciones, Juan Orlando Hernández supuestamente solicitó ayuda de Ardon para obtener los votos que necesitaba en el Congreso para convertirse en el presidente del organismo, de acuerdo con el documento de los fiscales. “CW-3 [Ardón] acordó ayudar y sobornó a los congresistas. CC-4 [Juan Orlando Hernández] más tarde agradeció a CW-3 [Ardón] por la asistencia y le dijo a CW-3 [Ardón] que, tal como se había prometido, CW-3 [Ardón] estaría protegido contra el enjuiciamiento y los ataques contra la policía ”.

En los próximos años, Ardón y Tony Hernández supuestamente trabajaron juntos para traficar varios cientos de libras de cocaína cada mes. Cuando algo, o alguien, se interpuso en su camino, el documento de la corte dice que tomaron cualquier medida necesaria para protegerse y proteger sus operaciones. Según los fiscales, esto incluyó planear el asesinato de un rival con la ayuda de un funcionario de alto rango de la policía nacional y un empleado, quien luego de ser arrestado aparentemente representaba un riesgo porque “sabía demasiado sobre sus operaciones de narcotráfico”.

Luego, en 2012, el Congreso aprobó una legislación que permite la extradición de hondureños a los Estados Unidos por cargos de tráfico de drogas. Según Ardón, Tony Hernández le dijo que la legislación se aprobó debido a la presión de los Estados Unidos y que estaba seguro de que no sería extraditado, pero menos seguro sobre el destino de su compañero.

Ese mismo año, Tony Hernández lanzó su propia campaña para un cargo político, postulándose y finalmente ganando un escaño en el Congreso como diputado suplente. A medida que la campaña se aceleró, el presidente Hernández, que se postulaba para su primer mandato, supuestamente le pidió a Ardón que apoyara su última campaña “sobornando a los políticos locales para que reunieran apoyo para [el presidente Hernández] de sus votantes”. Ardón supuestamente acordó pagar los sobornos a cambio de protección política y otros favores.

1.5 millones de dólares para la campaña

Ardon “posteriormente gastó aproximadamente 1.5 millones de dólares en ganancias de drogas” para apoyar la campaña presidencial de Juan Orlando Hernández, según el documento de la corte.

En 2014, comenzaron las extradiciones, con miembros del cartel del Valle Valle entre los primeros en ser capturados. El comisionado de policía que dirigió la operación, el general Ramón Sabillon, fue relevado de su cargo luego de acusar al presidente Hernández de proteger a Ardón. Sabillon luego abandonó el país después de recibir amenazas de muerte que atribuyó al gobierno.

La naturaleza pública de las acusaciones obligó al presidente Hernández a destituir al hermano de Ardón, Hugo Ardón, de su cargo en el gobierno como jefe de la autoridad de carreteras. Aún así, el presidente Hernández supuestamente solicitó la ayuda de Ardón para financiar su campaña de reelección de 2017.

Hasta la fecha, casi dos docenas de hondureños han sido extraditados a los Estados Unidos para enfrentar cargos de narcotráfico. Aún más, como Tony Hernández, quien fue arrestado en Miami en 2017, y Fabio Lobo, el hijo de Pepe Lobo que fue capturado en Haití, han sido arrestados fuera de Honduras.

Tony Hernández se declaro no-culpable de los cargos y su juicio está programado para comenzar el 2 de octubre. Fabio Lobo fue declarado culpable de tráfico de drogas en 2017 y sentenciado a 24 años de prisión.

Con múltiples procesos judiciales en curso, la evidencia recopilada por la DEA y los fiscales se ha filtrado constantemente. El 29 de mayo, otro documento relacionado con el juicio de Tony Hernández reveló que el presidente Hernández, su hermana Hilda Hernández y otros funcionarios de alto nivel fueron objeto de una investigación de la DEA en 2013.

La oficina del presidente emitió un comunicado diciendo que la investigación de la DEA de 2015 despejó a Hernández y que actualmente era “un socio de confianza” en la lucha de Estados Unidos contra el crimen organizado”.

“El Departamento de Justicia de los Estados Unidos, obligado a investigar las denuncias de los narcotraficantes, no encontró evidencia para apoyar la acusación contra el presidente y sus colaboradores”, dijo.

Justo esta semana, un documento relacionado con el juicio de otro narcotraficante hondureño condenado, Héctor Emilio Fernández, comúnmente conocido como “Don H”, quien fue sentenciado a cadena perpetua el viernes, alegó que había pagado un soborno al expresidente Mel Zelaya durante su campaña de 2005.

También se alega que Tony Hernández forjó una relación con Don H desde 2004, según la evidencia de la fiscalía publicado por la corte del viernes.

Si las acusaciones hechas por los fiscales son ciertas, entonces al menos los últimos tres presidentes recibieron sobornos de narcotraficantes.

Univisión


Juan Orlando Hernández niega haber recibido dinero del narcotráfico

A través de un comunicado publicado en Twitter, la Casa Presidencial de Honduras, negó “categoricamente” que el presidente Juan Orlando Hernández haya recibido dinero del narcotráfico para sus campaña políticas.

COMUNICADO

La Presidencia de la República, a la comunidad nacional e internacional, comunica lo siguiente:

1. El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, niega categóricamente las perversas y falsas acusaciones del traficante de drogas, identificado como Alexander Ardón por la cadena Univisión.

El Presidente Hernández ha liderado una batalla sin precedentes para liberar a su país del control de los narcotraficantes, trabajando en una alianza efectiva con el Gobierno de los Estados Unidos y otros aliados.

La señal más clara de quién es quién en la guerra contra el narcotráfico, es ver quién luchó y logró la aprobación de la extradición, la medida que más temen los carteles de la droga.
Aún contra una feroz oposición y amenazas, fue el Presidente Hernández quien lideró la batalla para aprobar la extradición. Además su lucha continuó hasta lograr que la extradición se aplicara desde el inicio de su primer mandato presidencial.

2. Como resultado, más de 40 traficantes de drogas han sido extraditados a los Estados Unidos, mientras que otros temiendo su captura y extradición negociaron su propia rendición ante las autoridades estadounidenses, prometiendo que acusarían a otros a cambio de una reducción de su condena.

El Presidente Hernández ha sido implacable en la batalla contra los narcotraficantes sin importar las represalias previsibles, hasta el punto de que uno de sus 17 hermanos, un hermano menor, ahora está siendo juzgado en Nueva York con base en el testimonio precisamente de miembros de un temido cartel de drogas que el presidente Hernández persiguió.

3. Los informes noticiosos no señalaron que el 1 de marzo de 2019, los principales líderes de la DEA demostraron la fortaleza de la relación, acogiendo en su sede al Presidente de Honduras, emitiendo fotografías de la reunión y agradeciéndole públicamente por la “alianza continua” en la que están “trabajando conjuntamente para combatir el narcotráfico

Del mismo modo, el 31 de mayo de 2019, la Embajada de los Estados Unidos en Honduras emitió una declaración pública sobre la alianza efectiva con el Gobierno del Presidente Hernández en la lucha contra el narcotráfico. “El gobierno de EEUU valora nuestra fuerte relación con el Gobierno de Honduras, que ha llevado a importantes avances en el combate contra el narcotráfico y la delincuencia transnacional, entre otros”.

4. Cualquier persona seria comprenderá que los narcotraficantes que ahora están bajo custodia de las autoridades estadounidenses quieren vengarse del Presidente Hernández, que puso fin a la impunidad de la que disfrutaban en algunos gobiernos anteriores, y se dispuso a desmantelar sus operaciones y encarcelarlos. Las personas serias también entenderán que estos delincuentes prometieron a los fiscales que harían acusaciones contra otros creyendo que sus acusaciones falsas pueden ayudarlos a reducir sus propias sentencias.

Por esa razón se pueden incluir acusaciones falsas y perversas hechas por narcotraficantes, en los escritos presentados por los fiscales. Los fiscales estadounidenses pueden encontrar que las acusaciones perversas de estos delincuentes, a pesar de ser falsas y no comprobadas, pueden ser útiles para incluir en su alegato contra otras personas que están en juicio, porque incluso un testimonio no probado puede tener un impacto útil en un juicio.

5.A menos que los medios brinden esta información en un contexto objetivo, no sería un aporte al interés público porque los lectores serán engañados. El ampliamente conocido Código de Ética de la Sociedad de Periodistas Profesionales (Society of Profesional Journalists) , establece la obligación de los periodistas y los medios de comunicación de “Proporcionar contexto, teniendo especial cuidado de no tergiversar o simplificar demasiado en la promoción, vista previa o resumen de una historia”.

El informe de noticias de este día extrañamente no proporcionó a los lectores un elemento de
contexto sumamente importante, señalando vagamente que “… en 2012, el Congreso aprobó una legislación que permite la extradición de hondureños a los Estados Unidos por cargos de tráfico de drogas”. De hecho, la razón por la que se aprobó la extradición es porque Juan Orlando Hernández lideró una valiente batalla contra una oposición feroz y peligrosa. Toda figura política involucrada con narcotraficantes estaba en contra de la extradición. Otros se opusieron porque temían represalias. No reconocer quién fue el líder en la batalla por la extradición y quién ahora enfrenta represalias por parte de los narcotraficantes hace imposible que los lectores sepan quién es quién en el tema del narcotráfico.

6. En el artículo se intenta difamar a Juan Orlando Hernández, basándose en el testimonio de un traficante de drogas, omitiendo maliciosamente esta información que sus reporteros y sus editores conocen.

Un signo similar de malicia aparece cuando el medio de comunicación escribe: “También parece proporcionar evidencia de la propia complicidad del gobierno hondureño en el aumento de la violencia que convirtió a Honduras en uno de los países más peligrosos del mundo y obligó a cientos de miles de migrantes a huir hacia el norte”. De hecho, como sabe el medio de comunicación, bajo el Presidente Hernández, la tasa de asesinatos se ha reducido a más de la mitad, un logro notable que es exactamente lo contrario de la supuesta complicidad en el aumento de la violencia, lo que omite el medio de comunicación es que ha existido una eficacia sin precedentes para reducir la violencia. Además los tres países del Triángulo del Norte están experimentando el mismo fenómeno de la migración, lo que demuestra que no es un resultado único que se atribuya a las políticas, el gobierno o el presidente de un solo país.

Tegucigalpa, Honduras 3 de agosto de 2019

Fiscalía de Nueva York

El documento de la corte se refiere a un CC-4 (Co-conspirador-4), a quien identifica como “elegido presidente de Honduras a fines de 2013”. También identifica de manera similar como CC-3 (Co-conspirador-3), que parece ser el expresidente Porfirio Pepe Lobo, y a un ‘Testigo Cooperante – 3’, que puede ser Alexander Ardón, ex alcalde del Partido Nacional de El Paraíso, acusado por los fiscales estadounidenses en enero.

Según los fiscales, Tony Hernández “le dijo a CW-3 (el exalcalde de El Paraíso, Ardón) que podrían formar una asociación particularmente exitosa basada en la protección de CC-3 (Pepe Lobo) y CC-4 (Juan Orlando Hernández) si ganaban en las elecciones de 2009, y que él creía que CC-4 (Juan Orlando Hernández) seguiría a CC-3 (Porfirio Pepe Lobo) como presidente de Honduras y continuaría protegiéndolos”.

La Prensa


VOLVER
Más notas sobre el tema