Honduras: Fiscalía pide 77 años de prisión para la ex primera dama Rosa Elena de Lobo

Ocho días después de haber sido declarada culpable, la Fiscalía solicitó 77 años de prisión contra la ex primera dama de Honduras, Rosa Elena Bonilla de Lobo, por los delitos de apropiación ilícita y fraude, en la audiencia de individualización de la pena desarrollada este martes en Tegucigalpa.

En ausencia de “Mi Rosa”, quien no llegó a los tribunales, el Ministerio Público pidió ocho años por cada delito de fraude (8) que en total suman 64 y 13 años por el delito de apropiación indebida, además exigió una multa del 10% del valor apropiado que es 1,277, 897.74 y el comiso de bienes y valor total de lo defraudado.

Sin embargo, la defensa de “Mi Rosa” pidió al juez la pena mínima debido a que no tiene agravantes como condenas de otros casos.

El Tribunal de Sentencia en Materia de Corrupción dispuso que la lectura de la sentencia será el miércoles 4 de septiembre a las 2:00 de la tarde.

En el caso de Saúl Escobar, exsecretario de la ex primera dama, la Fiscalía solicitó al Tribunal ocho años por cada delito de fraude (8) siendo una pena total de 64 años de prisión, además de la pena accesoria que es la inhabilitación absoluta.

La imputada no se presentó a los tribunales, solamente hicieron acto de presencia su esposo, el exmandatario Porfirio Lobo Sosa y su ex asistente Saúl Escobar.

La audiencia donde fue declarada culpable se desarrolló el 20 de agosto a las 2:30 pm y tras casi tres horas de lectura del acta de sentencia, el Tribunal argumentó las razones que llevaron para decretar la culpabilidad de Rosa Elena, esposa del expresidente Porfirio Lobo Sosa (2010-2014). Al momento de leer el fallo, el Tribunal pidió a la imputada que se pusiera de pie.

La esposa de Pepe Lobo fue señalada por la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih) de sustracción irregular de poco más de 12 millones de lempiras (más de 510,000 dólares) de la cuenta de la oficina del Despacho de la Primera Dama a una cuenta personal cuatro días antes que su esposo entregara la Presidencia de la República el 27 de enero de 2014.

El juicio contra la esposa del expresidente Porfirio Lobo Sosa significa el primer caso en la historia del país donde se encuentra culpable por corrupción a una ex primera dama.

El pasado 20 de agosto, un tribunal integrado por tres jueces encontró culpable a Rosa Elena y su cuñado Saúl Escobar, este último por ocho delitos de fraude.

El tercer implicado, su cuñado Mauricio Mora, fue liberado ya que los jueces lo obsolvieron de todos los cargos que se imputaban.

Tras conocerse la resolución, la defensa de la condenada anunció que en los próximos días interpondrá un recurso de casación porque consideró arbitraria la determinación.

La imputada cumplirá su pena en la Penitenciaría Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS) de mujeres en Támara donde ha estado detenida desde febrero de 2018.

El fallo

Por unanimidad y con base en las pruebas presentadas, el Tribunal en Materia de Corrupción encontró culpable por tres delitos de apropiación indebida y ocho de fraude en contra del Estado de Honduras a la ex primera dama Rosa Elena Bonilla de Lobo (de 52 años).

Bonilla, quien fue detenida y remitida a prisión el 28 de junio de 2018, fue absuelta de los delitos de lavado de activos y malversación de caudales públicos, porque según el análisis del Tribunal, no se configura el delito de lavado y tampoco se precisó la condición de funcionaria pública para temas penales.

Mientras a Saúl Escobar, exsecretario privado de Rosa Elena, los jueces también lo encontraron culpable por ocho delitos de fraude en contra del Estado de Honduras. La pena abstracta tiene una mínima de reclusión de 48 años a una máxima de 72, así como su inhabilitación por el doble del tiempo que dure la pena.

Su captura

La ex primera dama de Honduras Rosa Elena Bonilla de Lobo fue capturada en la mañana del miércoles 28 de febrero de 2018 en su residencia, en el sector de El Chimbo, Santa Lucía, al oriente de la capital hondureña.

Tras cuatro meses de investigación, la Maccih reveló el mismo 28 de febrero que la ex primera dama creó una red de lavado de activos que movió 94 millones de lempiras con 70 cheques girados a unas nueve personas durante el 2011 a 2015.

La Maccih dijo que Rosa Elena también estaba acusada de lavado de activos, malversación de caudales públicos y asociación ilícita por haberse apoderado de 16 millones de lempiras y haber creado una red de blanqueo de capitales para ocultar dinero proveniente del Estado, destinado a obras sociales. Desde allí denominó el caso de Rosa Elena de Lobo como la “Caja Chica de la Dama”.

La Prensa


VOLVER