Incendios en la Amazonía: protestas en Brasil, Ecuador y Perú contra las políticas ambientales de Bolsonaro

Con la Amazonia en llamas Bolsonaro culpa a las ONG

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, cargó duramente contra las organizaciones no gubernamentales, dando a entender que podrían estar detrás de los incendios desatados en la Amazonia, los mayores registrados en los últimos años. Desde su llegada al poder el pasado primero de enero, el mandatario lleva adelante una política medioambiental basada en la defensa de la explotación de la selva en manos privadas, la legalización de la minería en reservas indígenas y la reducción de la fiscalización en áreas protegidas. Sus medidas generaron el rechazo de amplios sectores, incluyendo gobernadores de estados amazónicos, ex ministros de Medio Ambiente del país, e incluso la comunidad europea, con Francia, Alemania y Noruega al frente.

“Puede haber, sí, y no estoy afirmando, una acción criminal de esos ambientalistas para llamar la atención contra mi persona y contra Brasil, y esa es la guerra que nosotros enfrentamos”, declaró ante periodistas Bolsonaro. Para reforzar su postura, el presidente dijo que su gobierno “ha cortado el dinero público que iba para las ONG” que operan en la región amazónica. “De esta forma, ese personal está sintiendo la falta de dinero”, agregó el mandatario.

“El crimen existe. Ahora, tenemos que hacer lo posible para que ese crimen no aumente y establecer las responsabilidades si es que las hubiera”, indicó Bolsonaro, quien insistió en que las ONG que operan en la Amazonia “representan intereses ajenos” a Brasil.

Según el estatal Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE), que contabiliza los incendios con la ayuda de imágenes satelitales, los focos de fuego en todo el país en lo que va de este año superan en un 83 por ciento a los del mismo período de 2018. En un informe difundido el martes, el instituto precisó que entre el 1º de enero y el 18 de agosto se registraron 71497 focos de incendio en el país, y que un 52,5 por ciento de los mismos se encuentran en la región amazónica.

Pero las consecuencias del incendio no solo se sienten en la Amazonia. En San Pablo, por ejemplo, oscureció a las tres de la tarde (ver foto 2). La mayor ciudad del país, además de los estados de Mato Grosso y Paraná, se vieron afectados por intensas nubes de humo causadas por los voraces incendios, que oscurecieron completamente el cielo varias horas antes del anochecer.

Para el actual ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, los motivos de los incendios masivos son estrictamente naturales: “Tiempo seco, viento y calor hicieron que los incendios aumentaran mucho en todo el país”, expresó en su cuenta de Twitter.

Las ONG, por el contrario, temen que el aumento de los incendios se deba a la acción de haempresarios agrícola-ganaderos que, animados por las políticas de Bolsonaro, han decidido avanzar sobre la Amazonia para extender sus territorios. En la misma dirección, para el Instituto de Pesquisa Ambiental de la Amazonía (IPAM), el aumento de los incendios “tiene relación con la deforestación y no con una sequía más fuerte, tal como podría suponerse”.

Duras críticas de Europa

La Unión Europea, que cerró un mes atrás un importante acuerdo económico con el Mercosur, bloque económico latinoamericano del cual Brasil es el socio principal, plantea ahora sus reparos frente al alarmante aumento en las cifras de deforestación e incendios. Lejos de calmar las aguas, Bolsonaro le recordó a una periodista europea que “el Amazonas es nuestro, no de ustedes”, y acusó al continente de querer apropiarse de las riquezas naturales de Brasil. “Brasil es como la virgen que desean todos los extranjeros pervertidos”, agregó, en el tono polémico que lo caracteriza.

El presidente considera que las voces internacionales que piden preservar el bosque están sumidos en una “psicosis medioambientalista”. Ante la tensión con Francia por la política de cambio climático y medioambiente, Bolsonaro canceló repentinamente una reunión del 29 de julio con el canciller francés Jean Le Drian. Prefirió ir a cortarse el pelo.

El aumento de tala de árboles en el pulmón verde del planeta ha llevado, además, a Noruega y Alemania a suspender partidas destinadas al Fondo Amazonia, dedicado a la protección ambiental en Brasil, y del que ambos países son los principales patrocinadores.

Noruega anunció el jueves pasado el bloqueo de 30 millones de euros para programas del Fondo, para el cual el país escandinavo aportó un 93,5 por ciento del total del presupuesto que esa estructura recibió entre 2008 y 2018. Alemania, por su parte, aportó un 5,7 por ciento, y la estatal brasileña Petrobras, el 0,5 restante. El gobierno alemán ya había bloqueado el pasado 10 de agosto unos 35 millones de euros de distintos programas, hasta tanto las cifras de deforestación volvieran a ser alentadoras, o al menos se estabilizaran.

Ambos países expresaron en más de una ocasión su agradecimiento al gobierno de Lula da Silva, responsable del inicio del proyecto del Fondo. Hoy, son fuertemente críticos ante un gobierno que no mantiene el comité directivo tripartito entre el Gobierno Federal, los gobiernos estatales y la sociedad civil, eliminado recientemente por el ministro Salles.

Por su parte, el Consorcio Interestatal de Desarrollo Sostenido de la Amazonia Legal, integrado por nueve gobernadores del territorio selvático, informó que pretende “dialogar directamente” con los países que financian el Fondo Amazonia.

Frente a un complejo escenario, Bolsonaro insistió en defender la soberanía de Brasil sobre la Amazonia, mandó a la canciller Angela Merkel a usar los fondos para “reforestar Alemania”, y reprochó a Noruega por “matar ballenas” y “extraer petróleo del Polo Norte” a través de un tweet que luego debió borrar, ya que incluía, erróneamente, imágenes de caza tradicional de delfines en las Islas Faroe.

Página 12


Nas redes sociais, manifestantes organizam protestos pela Amazônia neste sábado

Em um movimento iniciado pelo Twitter, usuários das redes sociais planejam protestos, neste sábado (24), pela defesa da Amazônia. Os atos acontecerão em diversas capitais do pais e Recife é uma delas. Com concentração marcada para as 14h, os manifestantes devem ocupar a Avenida Conde da Boa Vista, na área central da cidade.

Os participantes, além de faixas e cartazes, devem levar às ruas mudas de plantas e sacos plásticos, com o objetivo de recolher o lixo encontrado na via.

O protesto é uma resposta às recentes notícias sobre desmatamento e queimadas na floresta que produz 20% do oxigênio do planeta. Na última sexta-feira (16), por exemplo, o estado do Amazonas declarou situação de alerta ambiental. Segundo o Instituto Nacional de Pesquisas Espaciais (Inpe), o desmatamento da região cresceu 278% em julho, em relação ao mesmo mês, no ano passado.

Confira outras capitais que participarão do movimento:

Brasília 
Horário: 16:00

Local: Congresso Nacional

São Paulo
Horário: 14:00
Local: Avenida Paulista

Rio de Janeiro
Horário: 16:00

Local: Av. Presidente Vargas, Centro

Belo Horizonte
Horário:
 10:00

Local: Praça do Papa

Rondônia
Horário: 15:00

Local: Praças Públicas

Diario de Pernambuco


Llaman a protestar en Ecuador para que Brasil detenga incendios en la Amazonía

Varios colectivos ambientalistas han convocado en Ecuador a unas protestas para exigir al Gobierno de Brasil que detenga la expansión de los voraces incendios en la Amazonía que, según información de varias ONG, han alcanzado niveles históricos.

Auspiciados por el colectivo español “Extinction Rebellion”, grupos ambientalistas ecuatorianos han convocado para el próximo viernes a un “plantón” en los exteriores de la Embajada de Brasil en Quito, para exigir al Gobierno de Brasilia, y a otros de la región, la aplicación de “medidas urgentes” para controlar y evitar los incendios.

“La Amazonía está en llamas y exigimos a los gobiernos que tomen medidas urgentes”, señala el mensaje en las redes sociales que ha circulado hoy en Ecuador y que se difunde con el nombre de #EmergenciaClimática.

También se convoca a una acción similar para el lunes próximo en los exteriores del consulado de Brasil en la ciudad costera de Guayaquil, en el suroeste de Ecuador, una de las urbes ecuatorianas más pobladas.

Para el activista Beno Bonilla, del grupo ambientalista Yasunidos, la situación en la Amazonía es dramática y representa una seria amenaza para la humanidad.

Bonilla dijo a Efe que este fenómeno tiene su explicación en la práctica histórica de quemar grandes bosques para expandir las fronteras agrícolas, una actividad que en el pasado ya ha mostrado sus efectos negativos en zonas sensibles como la Amazonía.

Además, “Brasil es uno de los principales productores de caña de azúcar y soja transgénica del mundo” y requiere de esa expansión de la frontera agrícola para aumentar su capacidad industrial, añadió el activista.

Por ello, aseguró que los incendios en la Amazonía tiene un origen antrópico o generado por el hombre, añadió Bonilla quien estima que este fenómeno se ha visto impulsado por culpa del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, quien ha flexibilizado los controles a este tipo de prácticas.

Hay un “descontrol absoluto” en la foresta brasileña con un “efecto muy grave”, por lo que la humanidad debe reaccionar, añadió el activista que también representa al colectivo Pachamama (Madre Tierra, en quichua).

“Los países que forman parte de la Cuenca Amazónica somos los responsables de cuidar” esta región, añadió en referencia a los gobiernos de Brasil, Perú, Colombia, Bolivia, Ecuador, Venezuela, Guyana y Surinam.

La Amazonía se debe cuidar “porque no sólo es el pulmón del mundo, por la captura de carbono y producción de oxígeno, sino su corazón, porque genera las nubes que recorren todo el planeta”, apostilló.

Además, recordó que “Brasil firmó el Acuerdo de París y se comprometió a proteger la Amazonía” y, como consecuencia, debería actuar para remediar la devastación generada por los incendios.

Y es que este tipo de fenómenos “mañana puede pasar en Ecuador, luego en Bolivia y se afecta no sólo la biodiversidad, sino a pueblos indígenas que se asientan en la selva amazónica”, insistió.

Asimismo, Bonilla rechazó que el presidente Bolsonaro haya trasladado la responsabilidad de los incendios a grupos ambientalistas, algo que para el activista es “absolutamente distorsionado”.

“El mundo se enfrenta a una catástrofe climática” y es necesario empezar a construir “sociedades post-extractivistas”, que dejen bajo tierra los recursos minerales, concluyó.

Noticiero Digital


Incendio en la Amazonía: convocan a masiva movilización frente a embajada de Brasil en Perú

Con el objetivo de hacer un llamado a las autoridades de Brasil y de la región para que tomen acciones inmediatas ante la amenaza ecológica que ha generado el incendio en la Amazonía que lleva 17 días sin poder controlarse, sociedad civil y colectivos en el Perú han decidido alzar su voz de protesta.

Es así que han convocado a la población este 23 de agosto para manifestarse mediante un masivo plantón frente a la embajada de Brasil, ubicada en la avenida José Pardo 850, distrito de Miraflores.

“La Amazonía de Brasil arde a una velocidad récord y no podemos quedarnos callados (as) ante tal destrucción ecológica sin precedentes que es producto de las políticas de desprotección de bosques y el extractivismo del Gobierno de Jair Bolsonaro” se lee en la descripción del evento en Facebook.

La actividad, que está dirigida principalmente para mostrar apoyo a la población indígena que vive en la Amazonía brasileña, comenzará a las 2:00 p.m. y se entenderá hasta las 8:30 p.m. En el transcurso se harán dos llamadas hechas por la organización ambientalista Fridays For Future Perú.

Según cifras del Programa de Quemas del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de Brasil (INPE), durante los primeros ocho meses del 2019 se han registrado un total de 72 843 incendios en la cuenca del Amazonas, de los cuales 9 507 ocurrieron desde el último jueves. Se estima que hasta el momento 1 290 hectáreas verdes se han visto afectadas.

El director del INPE, Ricardo Galvao, denunció que las cifras mostradas evidencian que el número de incendios en la Amazonía se han incrementado en un 83% a diferencia del año pasado, lo que causó que Jair Bolsonaro lo retirara de su puesto tras acusarlo de brindar información falsa.

El presidente brasileño, a quien le han llegado numerosas críticas por el poco interés mostrado para colaborar con apagar el incendio forestal, sugirió que la emergencia habría sido causada por los propios grupos ambientalistas para perjudicar a su gobierno.

La República


Bolivia, Brasil y Paraguay se hallan acechados por el fuego y la sequía

Bolivia, Brasil y Paraguay están siendo afectados por incendios de magnitud y sequías que están fuera de control y van en aumento.

La autorización del desmonte de bosques para la ganadería, en el caso de Bolivia y Brasil, se enmarcan en una política que comparten ambos países y que ha provocado un descontrol en el Amazonas.

El territorio, que es considerado el pulmón del mundo, se quema a un ritmo récord, situación que ha llamado la atención de los ambientalistas en todo el mundo.

Los incendios forestales que padece Brasil este 2019 no tienen precedentes desde que en 2013 comenzó a monitorearlos desde el espacio.

El Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de Brasil (INPE, por sus siglas en portugués) ha registrado este 2019 un aumento de alrededor de 83 por ciento en comparación con el mismo período en 2018.

La entidad dijo que había detectado más de 74 mil incendios entre enero y agosto en todo el país, el número más alto desde que comenzaron los registros en 2013.

Sin embargo, la NASA dice que este año la actividad general de incendios en la cuenca del Amazonas es hasta ahora ligeramente inferior al promedio.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dijo que evalúa las medidas que deben tomarse con los ministerios de Defensa y Medio Ambiente y acusó a gobernadores en el norte de ese país de no realizar acciones para ayudar a combatir los incendios.

“Es un crimen, y el Gobierno no es insensible a ello. Pero tenemos una guerra contra Brasil en este momento: la guerra de la información”, dijo, y agregó que el Gobierno investigará quiénes son los responsables.

En Bolivia, la afectación de bosques es alta y muchos municipios de Santa Cruz y Beni están declarando emergencia. En Charagua, al sur del país, zona que es colindante con el Paraguay el fuego llegó hasta El Pantanal, el incendio arrasó más de 21 mil hectáreas.

Los fuertes vientos se suman como uno de los factores en contra para controlar los incendios que están extendidos por grandes territorios en los tres países mencionados.

EL HUMO DEL FUEGO LLEGA HASTA PERÚ

La humareda de los incendios forestales que afectan la Amazonía de Brasil y Bolivia desde hace más de dos semanas llegó a provincias amazónicas de Perú, informó ayer el Centro de Operaciones de Emergencia Regional (COER) de Madre de Dios.

Se trata de “una capa fina de humo” que apareció desde el lunes en el cielo de la provincia de Tambopata, situada en la región de Madre de Dios, “por efecto del aire que llega desde Brasil y Bolivia”.

MILES DE ESPECIES DE FLORA Y DE FAUNA AMENAZADAS

La Amazonía, el bosque tropical más grande del mundo y considerado el pulmón del planeta por su trabajo de extracción de dióxido de carbono de la atmósfera en la fotosíntesis, arde desde hace días.

El fuego amenaza la vida de miles de especies de fauna y flora. Además, las cenizas contaminan el agua dulce del lugar.

La Amazonía abarca cerca de 7,8 millones de kilómetros cuadrados y está compartida por Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana Francesa, Perú, Surinam y Venezuela.

Los incendios en Bolivia y Brasil consumieron una gran superficie de los bosques. En el país se estima que el fuego dañó más de 900 mil hectáreas.

Según el Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil (INPE), unas imágenes satelitales obtenidas desde el 15 de agosto hasta la fecha evidencian 9.507 incendios nuevos en Brasil.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, sugirió que las ONG son las causantes de los incendios. “Puede haber, sí, y no estoy afirmando, una acción criminal de esos ‘oenegeros’ para llamar la atención contra mi persona, contra el Gobierno de Brasil, y ésa es la guerra que enfrentamos”, declaró.

Para reforzar su tesis, recordó que su Gobierno ha “cortado el dinero público que iba para las ONG” que operan en la Amazonía con proyectos “supuestamente” volcados al cuidado del ecosistema.

Los Tiempos


Humo de incendios criminales en la Amazonía se propaga por todo el continente

El humo producido por incendios que se suceden a un ritmo acelerado en la selva amazónica llegó hasta la capital de São Paulo, en el sudeste brasileño, el último lunes (19). Las partículas de los incendios viajaron miles de kilómetros, primero hacia el oeste del continente y chocaron contra la Cordillera de los Andes, para después volver hacia el sur. El humo que afectó a São Paulo volvió a Brasil potencializado por incendios en la selva en Bolivia y Paraguay. Brasil vive la quema más grande de los últimos cinco años, según el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (Inpe).

En esta época de sequía en la Amazonia y en otras áreas de selvas de Brasil, el bosque se vuelve susceptible a incendios. Sin embargo, en este caso específico, el fuego se origina mayoritariamente en la acción depredadora de terratenientes que buscan expandir sus pastizales o cultivos de soja, por ejemplo.

En el suroeste del estado de Pará, los terratenientes llegaron a realizar un “día del fuego”, donde realizaron quemas simultáneas a los márgenes de la carretera BR 163, para llamar la atención del gobierno afirmando que el “único modo de trabajar es tumbando la selva”.

Mientras eso, el presidente Jair Bolsonaro (Partido Social Liberal), que se autodenominó “el capitán motosierra” sigue cuestionando los datos presentados por el INPE  (Instituto Nacional de Investigación Espacial) y ya cambió la dirección del mismo, reemplazó al físico Ricardo Galvão por un oficial de la Fuerza Aérea Brasileña.

Desde enero de este año, se registraron 71.497 focos de incendio frente a 39.194 focos del año pasado, un aumento de 82%.

El investigador del programa de incendios del INPE, Alberto Setzer, habló con el portal de noticias G1, y enfatizó que aunque la sequía ayude a propagar el fuego, los incendios son causados por acción humana.

Una imagen del sistema de monitoreo climático Windy muestra alta concentración atmosférica (puntos rojos) de monóxido de carbono (CO) en los estados de Acre, Rondonia, Mato Grosso y Mato Grosso do Sul, pasando por Bolivia y Paraguay.

Los estados donde hubo un aumento de incendios fueron Mato Grosso do Sul (260%), Rondonia (198%), Pará (188%), Acre (176%) y Rio de Janeiro (176%).

Entre el 17 y el 19 de agosto, el INPE registró 5.253 focos de incendio en Brasil, 1.618 na Bolívia, 1.116 en Perú y 465 en Paraguay.

En una entrevista concedida al portal de noticias UOL, el investigador de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA), Santiago Gasso, explicó las características del humo que afectó a São Paulo y afirmó que su material puede propagarse largas distancias en la atmósfera, generando mala calidad del aire, impactos en el clima y en el ecosistema.

Según la empresa de metereología MetSul, la tonalidad rojiza de la luna en la frontera de Brasil con el Uruguay el último sábado (17) se debe a partículas de quemas en Amazonia.

Brasil de Fato


VOLVER