Indígenas se declaran en emergencia tras el asesinato de otros tres líderes

Dos muertos y cinco heridos deja un ataque a la guardia indígena del Cauca en Caloto

En la mañana de este sábado 10 de agosto hombres armados interceptaron a un grupo de la guardia indígena mientras se movilizaban al municipio de Toribío (Cauca). En el sector de “Los Chorros” en Caloto fueron interceptados por cuatro hombres armados que dispararon contra dos carros y una chiva de servicio público en los que se movilizaban miembros de la guardia. Tras el ataque fallecieron dos guardias y resultaron heridos, por lo menos, otros cinco, entre los que habría un menor de edad, según confirmaron fuentes de la zona.

El Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) comunicó a través de sus redes sociales el ataque. Según la organización, Eugenio Tenorio y Kedvin Mestizo Coicué, comuneros del resguardo indígena de San Francisco (Toribío) fallecieron mientras recibían asistencia de sus compañeros. Leonel Coicué, Sandra Milena Pacué, Edinson Eduardo Rivera y Julio Taquinas Pilcué y un menor de edad resultaron heridos.

Según le dijeron fuentes del lugar a este diario, los heridos ya fueron trasladados a un centro asistencial de Caloto y presentan heridas graves. A través de un comunicado, la organización expresó: “rechazamos y repudiamos de manera categórica el actuar del grupo armado que disparó su armamento de largo alcance contra Guardias Indígenas”.

El ataque se produjo, según el CRIC, mientras la guardia indígena acompañaba a participantes de su comunidad a una feria de café que se realiza por estos días en el municipio de Toribío. Y se da, además, en medio de lo que las autoridades indígenas han denominado un “plan pistola” en su contra, pues los grupos armados de la región estarían tomando represalias por las capturas e incautaciones que ha realizado la guardia en zona.

“Le pedimos a la guardia indígena que no se metan con nosotros porque a nosotros no nos importa masacrarlos como a un animal y tengan en cuenta que mercancía que nos quiten, tengan seguro que los vamos a masacrar así sea mucha guardia indígena, así que por eso les advertimos (sic)”, se lee en un panfleto que recibieron en las últimas semanas miembros de la guardia indígena de Toribío, Jambaló, Caloto, Corinto y Miranda.

El defensor del pueblo, Carlos Alfonso Negret, también rechazó el atentado, que atribuyó a las disidencias de la guerrilla de las Farc. “A la guardia indígena hay que respetarla. Las disidencias de las Farc no van a manejar el departamento del Cauca. Las disidencias tienen que salir del territorio caucano y tienen que salir porque lo que hay aquí es una tragedia humanitaria derivada del narcotráfico”, dijo Negret.

El CRIC señala también que el pasado 9 de agosto ya habían sido atacados miembros de la guardia en el mismo sector. En la vía que comunica a los municipios de Caloto y Toribío, la Guardia Indígena sufrieron un atentado mientras se movilizaban para atender el llamado de las comunidades por la presencia de explosivos en zonas habitadas. En ese hecho, sin embargo, no se presentaron ni heridos ni víctimas fatales.

El presidente Iván Duque se sumó al rechazo por los hechos de violencia contra los comuneros, se declaró conmovido y decidido a enfrentar a los autores de estos crímenes. “La información que tenemos es que hay grupos armados organizados, que están en la actividad del narcotráfico, y que han estado atentando contra liderazgos indígenas, que han estado amenazando a la comunidades. Le he pedido a la ministra del Interior, al ministro de la Defensa y al alto mando militar que tomen las mejores decisiones para prevenir estas situaciones y para llevara a los responsables ante la justicia. Quiero ser muy claro: estamos viviendo amenzas a las comunidades indígenas por parte del narcotráfico y a los responsables de estos crímenes los vamos a llevar a la justicia. Los vamos a doblegar”, señaló el jefe de Estado.

El Espectador


Asesinan a miembro de resguardo indígena zenú y le queman su casa en Córdoba

Juan Luna fue ultimado en zona rural de San José de Uré. “Es necesario que pare la ola de muerte”, aseguran defensores de DD. HH.

Ante estos hechos de violencia, la familia de Luna tuvo que irse a buscar refugio.

Hace menos de un mes también fue asesinado en las mismas circunstancias el campesino Manuel Ozuna, en la vereda El Cerro de San José de Uré.

“Se ha evidenciado que hay dos grupos fuertemente armados disputándose el territorio: las Autodefensas Gaitanistas de Colombia y los que se hacen llamar el bloque Virgilio Peralta Arena o Los Caparros”, dice José David Ortega, vocero de la Asociación de Campesinos del sur de Córdoba.

Y agregó: “La gente sigue estando con un miedo absoluto, no quiere ni siquiera hablar con los líderes que estamos enfrente de los procesos”.

Autoridades atribuyen el crimen del miembro de resguardo indígena zenú a Los Caparros.

Caracol


Indígenas del Cauca se declaran en “asamblea permanente” por constantes asesinatos

Indígenas del departamento del Cauca se declararon este domingo en “asamblea permanente” y “emergencia territorial”, al tiempo que pidieron la presencia del Gobierno central para dialogar sobre la violencia que ha cobrado la vida de seis de ellos en los últimos 40 días.

“Ante la situación que vivimos y por los constantes asesinatos y en especial por el ataque del sábado donde murieron dos (miembros) de la Guardia Indígena nos declaramos en emergencia territorial y en asamblea permanente”, dijo Jaime Díaz, de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (ACIN, que reúne a las autoridades nasas).

También acordaron pedirle “al Gobierno una ruta para dialogar sobre narcotráfico y cultivos ilícitos de hoja de coca”.

El Cauca es uno de los departamentos más conflictivos de Colombia por la presencia constantes de grupos guerrilleros y bandas criminales de origen paramilitar dedicadas al narcotráfico que buscan controlar las rutas para sacar cocaína por el Pacífico.

Las decisiones fueron adoptadas en una reunión de más de seis horas realizada en el Resguardo Indígena Toez, zona rural del municipio de Caloto, en la que 126 de sus autoridades analizaron las acciones “frente a los asesinatos de sus hermanos”.

El Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) informó el sábado en un comunicado que el asesinato de dos integrantes de la Guardia Indígena ocurrió en una vía que une a los municipios de Toribío y Caloto y que el defensor del Pueblo, Carlos Alfonso Negret, atribuyó a las disidencias de las FARC.

“Las medidas significan que seguiremos haciendo control territorial para defender los territorios de quienes nos atacan y que no sabemos quiénes son”, explicó Díaz.

Recordó que la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) ha denunciado que en el país están en vías de ser llevados a la extinción más de 80 pueblos indígenas.

“Esas cifras con muy altas” acotó el líder indígena quien se mostró “muy preocupado” porque desde la firma del acuerdo de paz entre el Gobierno colombiano y las FARC han sido asesinados 159 indígenas; y desde el 1 de julio al 10 de agosto de este año han documentado seis asesinatos en el Cauca.

Al respecto de la situación de los indígenas el senador Iván Cepeda señaló que el Gobierno está en mora de aplicar una “política coherente” que garantice los derechos y la vida de los indígenas víctimas de la violencia por defender su territorio.

“El Gobierno está en mora de aplicar una política coherente en el territorio, es decir el Gobierno debe disponer de una presencia integral de todas las agencias del Estado que garanticen una investigación y una atención de los derechos de la población”, aseguró Cepeda.

El senador añadió que los asesinatos del sábado y los ocurridos en la zona hace algunas semanas constituyen “una situación particularmente grave en el norte del Cauca que está dirigida contra los pueblos indígenas que habitan ese territorio. Llama la atención que además de haber sido asesinados varios miembros de autoridades indígenas ahora estén asesinado cada semana miembros de la Guardia Indígena” la cual, dijo Cepeda, tiene la función de proteger a los aborígenes del Cauca.

Recordó que la ONIC ha denunciado que en el país están en vías de ser llevados a la extinción más de 60 pueblos indígenas.

Según cifras de la ONIC desde la firma del acuerdo de paz entre el Gobierno colombiano y las FARC han sido asesinados 159 indígenas; y desde el 1 de julio al 10 de agosto de este año han registrado seis asesinatos, 15 atentados y 30 amenazas.

A propósito de los sucedido en el Cauca, la oficina en Colombia de la ONU para los derechos humanos urgió el sábado al Gobierno colombiano a dar “protección efectiva” a los indígenas nasa.

El organismo detalló que en lo que va de 2019 la Oficina ha recibido información sobre el homicidio de 36 integrantes del pueblo nasa del norte del Cauca, sumados a aproximadamente 53 amenazas de muerte y 8 atentados.

El Espectador


VOLVER