La CIDH pide al gobierno retomar el diálogo con la oposición

CIDH: “El diálogo es indispensable”

Aunque el Gobierno de Nicaragua haya escrito al Vaticano su decisión de cancelar el diálogo con la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD), la última palabra sobre este tema todavía no se ha dicho, porque falta ver la posición que tomará al respecto la Organización de Estados Americanos (OEA), valoró Mario Arana, representante en las negociaciones y presidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham).

“No creo que esté dicha la última palabra”, dijo Arana al referirse a la decisión del Gobierno de cancelar el diálogo con la ACJD.

Precisamente, el jueves por la tarde, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA lamentó la decisión gubernamental de no continuar siendo parte de la mesa de negociación mientras continúan las violaciones a los derechos humanos y ante la necesidad de reformas que garanticen la no repetición.

La CIDH recordó que “el diálogo democrático es un elemento indispensable en las reformas institucionales que requiere Nicaragua para superar la crisis, conforme a los estándares de no repetición que obliga al Estado frente al derecho internacional”.

Mediante una serie de mensajes en Twitter, el organismo dio a conocer que “identifica que el deterioro estructural de la democracia en Nicaragua, en particular la falta de independencia de poderes públicos, ha sido un factor fundamental para mantener la represión sobre manifestantes opositores, defensores y defensoras de derechos humanos”.

El miércoles trascendió que el Gobierno había hecho llegar al secretario general de la OEA, una carta informándole que el proceso de diálogo, iniciado el 27 de febrero de este año, había concluido, posteriormente el nuncio apostólico Waldemar Stanislaw Sommertag uno de los testigos y acompañantes de la negociación, confirmó la existencia de una misiva oficial, de la cual se habría recibido una copia en el Vaticano.

“Meseni (Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua) observa que la crisis de derechos humanos en Nicaragua continúa: hay persecución a opositores por medio de detenciones, amenazas y asedio; falta investigaciones imparciales en los asesinatos que siguen ocurriendo; las libertades públicas permanecen suspendidas”, agrega un segundo tuit de la CIDH.

Papel de la OEA

Aún falta esperar, dijo Arana, que la OEA “sepa jugar su carta y no prestarse a juegos sucios como los pudiera pretender Ortega”.

La carta enviada al Vaticano, supone que “Ortega mata el diálogo y es un acto irresponsable de su parte”, pero ahora se espera que “la comunidad internacional se active para incidir en que se siga buscando unas salida dialogada y pacífica de la crisis”, agregó.

“En realidad, el juego de (Daniel) Ortega es pretender continuar alargando el tiempo para mantenerse en el poder, era ver cómo hacía una reforma electoral con partidos políticos y con la OEA, buscando cómo sacar un acuerdo que le sirviera a su medida”, añadió Arana.

El jurista José Pallais, del equipo negociador de la Alianza, comentó que “la OEA se reunirá la próxima semana y tendrá que ver cómo reacciona, porque esta decisión de Ortega es un reto a la OEA, significa entrar en una confrontación con la comunidad internacional, es un choque con la organización que ha señalado que la mejor vía es la negociación y Ortega se niega”.

Pallais recalcó que tanto la OEA como la Unión Europea y en las propias Naciones Unidas (ONU) se ha reconocido a la Alianza Cívica como la interlocutora fiable para seguir en la mesa de negociación con el Gobierno.

“La confianza solo puede lograrse si las reformas institucionales y las reformas electoral se aprueban en el marco de la mesa de negociación con la Alianza Cívica”, recalcó.

La Asamblea General de la OEA aprobó una resolución el 28 de junio en la que orienta dialogar al Gobierno con la Alianza Cívica y ordena la creación de una comisión de alto nivel de la OEA para hacer gestiones en pro de contribuir a una solución para crisis sociopolítica que atraviesa Nicaragua desde abril del 2018.

La última reunión entre la delegación gubernamental y la Alianza Cívica ocurrió el 16 de mayo pasado y a partir del día 20 de ese mes las negociaciones quedaron suspendidas, porque la coalición opositora decidió esperar a que las autoridades cumplieran con la liberación de todos los presos políticos, cuya fecha tope acordada era el 18 de junio.

Y aunque hubo liberación de los líderes de las protestas antigubernamentales, todavía permanecen en las cárceles cerca de un centenar de personas a quienes la oposición califica de presos políticos.

El Nuevo Diario


Empresarios apoyan adelanto de elecciones

La Alianza Cívica ya tiene una propuesta integral de reformas electorales, que está presentando a diversos sectores en busca del necesario consenso que le otorgue validez y legitimidad, explicó Michael Healy, integrante de la Alianza, en entrevista con Cindy Regidor, para el programa Esta Noche, que se transmite en línea.

El empresario explicó que la Alianza es parte de un grupo consultivo, en el que están expertos nacionales en el tema, que han ayudado a dar forma al documento, para buscar una salida electoral a la crisis política que vive el país.

La base de ese documento es el acuerdo de entendimiento entre el Gobierno de Nicaragua y la Organización de Estados Americanos (OEA), que detalla las reformas técnicas y políticas necesarias para recuperar la confianza en el sistema electoral.

El grupo consultivo le ha añadido otros temas, como la creación de un mecanismo para elegir nuevos magistrados y multitud de funcionarios de nivel técnico, mientras se discute la posibilidad de validar el derecho al voto, que conservan los ciudadanos nicaragüenses que residen en el exterior.

“Estamos preparando esta propuesta, y presentándola a todos los sectores para que la conozcan y haya más gente que la apoye, de tal forma que el Gobierno entienda que esta es la ruta para tener un sistema electoral transparente, limpio, en el que no haya chance para un fraude electoral, y que en verdad podamos elegir a nuestros líderes y a nuestros representantes, tanto en la Asamblea, como en los diferentes poderes del Estado”, detalló el entrevistado.

“Buscamos cómo poner los mínimos para que esta negociación sea un éxito, y podamos tener las elecciones limpias que añoramos”, añadió.

Si bien el régimen quiere negociar sus propias reformas en soledad, o con la complicidad de partidos zancudo, Healy advierte que tal cosa no será posible y que, de ocurrir, no tendrán validez ni reconocimiento internacional, a tenor con las resoluciones de la OEA.

La OEA “reconoce que estas reformas electorales tienen que ser en la mesa de diálogo, y con la Alianza Cívica”, que buscará el consenso de todos los sectores, incluyendo los partidos políticos, “para que cuenten con el apoyo de toda la población”.

Aun cuando hay sectores que critican a los empresarios por haber disfrutado de una extensa luna de miel con el régimen, a la vez que se les reclama mayor beligerancia en el momento actual, el también productor agropecuario fue claro al decir que “tanto los empresarios, como los ciudadanos nicaragüenses, sabemos que con Daniel Ortega al frente, la economía del país no llega hasta 2021”.

Healy aseguró que el sector privado apoya el adelando de elecciones. Es la única manera que resolver la crisis política y económica del país, dijo, por ello “los empresarios apoyan las elecciones anticipadas”.

Proyecciones funestas

Al respecto, recordó que hay varias proyecciones –como la de Funides, que pronostica una contracción de -5.4%, o la de Copades, que lo cifra hasta en -9.4%, más la pérdida de 220 000 empleos para finales de 2019, por lo que urge adelantar las elecciones como única manera de resolver la crisis.

“Sin inversión, no llegarán fondos frescos para reactivar esta economía. Por lo tanto, el adelanto de elecciones es fundamental que el país tome su rumbo democrático; para que los nicaragüenses comencemos a trabajar para restablecer la economía del país, pero que sean todos los sectores, porque todos tienen que participar en las decisiones a tomar de cara al futuro”, invitó.

“Tiene que ser un acuerdo inclusivo, no exclusivo. No podemos volver a cometer los errores del pasado. Tenemos una oportunidad para crear esa Nicaragua que hemos añorado, y nosotros como empresarios vamos a seguir presionando, porque esa es la verdadera salida a esta crisis”, prometió.

“Cada día que Daniel Ortega sigue en el poder, la crisis se agudiza más. Él debe entender que ya es momento para bajarse. Así como Somoza lo entendió en su momento, Ortega tiene que abrir los ojos y admitir que el pueblo de Nicaragua ya no está con él, que es hora de cambiar esto, para que venga una democracia moderna, y no volvamos a esta situación en 30 o 40 años”, advirtió.

Healy también explicó que las consecuencias de las medidas dictadas este año, serán más evidentes en 2020.

“El verdadero golpe será en la agroexportación, y afectará la macroeconomía. El año que viene habrá una gran disminución en las exportaciones de maní, café, y ciertos rubros que están siendo golpeados por ese incremento de 20%, 25%, y hasta 30% de sus costos de producción”, como consecuencia de la reforma tributaria y la de la seguridad social.

“El sector cafetalero está en sus peores momentos, no solo por los precios internacionales, sino también por las plagas, el clima… hay rubros como frijol y maíz, que en la primera etapa de este invierno, se han visto afectados por la falta de lluvias en algunas zonas, mientras en otras hay un excedente de lluvias”, refirió.

El productor también aprovechó para desmontar la tesis de que las sanciones afectan de forma directa al ciudadano promedio.

“¿Hay sanciones internacionales en contra de los ciudadanos? No. Lo que hay son sanciones individuales que afectan a personajes que han violado los Derechos Humanos; a los miembros de un gobierno en el que ha habido violación de derechos humanos y corrupción. Quien sanciona a los nicaragüenses, es Ortega, al dictar leyes que nos afectan más y más cada día”, rechazó.

Sumando presiones

La comparecencia en solitario del equipo negociador de la Alianza Cívica y sus asesores en la sede del Incae, hasta donde llegaron a esperar a la contraparte del gobierno, sabiendo que no iban a asistir, sirvió para corroborar que el Gobierno no tiene voluntad de diálogo.

“Como Alianza, le enviamos una carta para que él como presidente, supiera que estamos dispuestos a sentarnos a dialogar para solucionar este problema, pero también para que la comunidad internacional vea que quien no tiene voluntad de dialogar y buscar esas soluciones, son el presidente Ortega y Rosario Murillo”, afirmó.

A su juicio, un nuevo impasse en las negociaciones, por muy extenso que sea, no vacía de contenido ni deslegitima el papel de la Alianza, cuyo cometido no es únicamente dialogar.

“Los sectores que no estamos en la mesa, le damos seguimiento al tema de las agresiones, persecuciones, los presos políticos, etc., trabajando junto con otras organizaciones, en el monitoreo diario de lo que pasa en el territorio nacional”, explicó.

En el tema de los presos políticos, explicó que la estrategia es hacer converger la movilización nacional con las gestiones diplomáticas internacionales, para que le pongan más presión al Gobierno, hasta lograr el objetivo de conseguir la libertad de todos los presos políticos.

“También estamos trabajando para fortalecer a todos los sectores que integran la Alianza y para la incorporación eventual de nuevos miembros, que nos permita construir la unidad que necesitaremos cuando vayamos llegando al tema electoral”, adelantó.

Al respecto, cree que “tiene que haber una gran alianza de todos los sectores, para que todos puedan llevar su propuesta que es la que espera el pueblo de Nicaragua, y lograr así el triunfo de la democracia en el país”.

Confidencial


VOLVER