Las acusaciones de abusos sexuales por parte de religiosos que estremecen a Chile

Es un fenómeno global, pero que especialmente en Chile ha marcado la última década. En los últimos años se han vuelto recurrentes las denuncias contra religiosos de distintas congregaciones por abusos sexuales.

Hace exactamente una semana los jesuitas los que concentraron todos los focos. Esto, porque durante esa jornada se dieron a conocer los resultados del informe interno que concluyó que Renato Poblete abusó de más de una veintena de mujeres entre 1960 y 2008.

Estos hechos ocurrieron de forma “reiterada, grave y sistemática, amparado en el poder que le otorgaba su condición de sacerdote”, según lo señalado por su propia orden religiosa.

No obstante, Poblete está lejos de ser el único religioso que ha recibido acusaciones asociadas a algún tipo de abuso en los últimos años. Desde el comienzo de este siglo han sido varios los religiosos que han sido indicados como abusadores. Algunos ya no ejercen el sacerdocio, otros han sido, o están siendo, investigados por la justicia civil. Estos son algunos de los casos que más revuelo han causado en Chile.

Fernando Karadima

Probablemente el caso más mediático y que dio pie para posteriores denuncias es el de Fernando Karadima. El expárroco de El Bosque, quien ejerció dicho cargo hasta 2006, fue denunciado por tres personas por abusos sexuales en su contra: José Andrés Murillo, James Hamilton y Juan Carlos Cruz.

En este caso ya han culminado dos aristas investigativas. Por una parte, se realizó una indagatoria canónica, la que culminó en 2011 y determinó la culpabilidad del párroco en las acusaciones, motivo por el que fue sentenciado a una vida de oración y penitencia.

Desde entonces, ha estado viviendo en distintos hogares, hasta marzo pasado, cuando se le perdió su paradero cuando hizo abandono del Hogar de Ancianos San José de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, ubicado en Lo Barnechea.

Como consecuencia de la indagatoria eclesiástica, el 27 de septiembre el Papa Francisco informó sobre la dimisión del estado clerical de Karadima, es decir, su expulsión del sacerdocio.

Por otra parte, se realizó una denuncia civil por parte de los denunciantes, la que concluyó el pasado 27 de marzo, cuando la Corte de Apelaciones de Santiago ordenó al Arzobispado de Santiago compensar con $100 millones a cada uno de los tres denunciantes. Finalmente el Arzobispado de Santiago afirmó, esa misma jornada, que no apelaría al fallo y que lo acataría.

En este caso solo se podía optar a una compensación económica y no se pudo perseguir una eventual responsabilidad penal, debido a que los delitos por los que se acusaba a Karadima estaban prescritos.

Cristián Precht

Durante varios años, el exsacerdote Cristián Precht fue uno de los religiosos más respetados del país. Ganó notoriedad en los años ochenta debido a su rol como defensor de los derechos humanos, cuando ejercía como vicario de la solidaridad.

En 2012, el entonces presbítero fue sancionado a cinco años de prohibición del ejercicio del ministerio sacerdotal, debido a que tuvo “conductas abusivas con menores y mayores de edad”, de acuerdo a la indagatoria del Vaticano.

En diciembre de 2017 se cumplió dicha sanción, pero no sería mucho tiempo el que alcanzaría a tener Precht para ejercer el oficio. El 15 de septiembre de 2018, el Vaticano expulsó del sacerdocio a exvicario, dos semanas antes que tomara la misma decisión respecto a Karadima.

Caso Maristas

El caso de Precht derivaría en una acusación que también lo involucraría y que actualmente está siendo investigada por el Ministerio Público.

En marzo del año pasado se presentó una denuncia contra la Congregación de Hermanos Maristas que apuntaba a cinco religiosos, entre ellos, el mencionado Precht.

Actualmente, dicho caso está siendo investigado por la Fiscalía Regional Metropolitana Sur, y se están investigando eventuales delitos de asociación ilícita, violación impropia, abuso sexual impropio, abuso sexual propio y favorecimiento de la prostitución de menores.

Francisco Cox

Pero no solo Karadima y Precht han sido expulsados del sacerdocio en los últimos meses. En octubre pasado el Vaticano informó la remoción del estado clerical de dos obispos eméritos de Chile: Francisco Cox y Marco Antonio Órdenes.

Respecto a Órdenes, quien ejerció como obispo de Iquique, la justicia civil lo sobreseyó de los cargos en su contra en enero del año pasado. No obstante, las denuncias contra Cox se están tramitando actualmente. Debido a que los ilícitos investigados habrían ocurrido entre 1985 y 1986, debe ser la justicia antigua (previa a la Reforma Procesal Penal) la que revise esta acusación, proceso que está actualmente en curso.

Cox había estado desde 2002 en Vallendar, Alemania, en una comunidad de los Padres de Schöenstatt, congregación a la que pertenece. No obstante, luego de que se dieran a conocer nuevas denuncias en su contra, comenzó a gestionarse un eventual retorno a Chile, el que se materializó el pasado 10 de febrero.

John O’Reilly

El 14 de diciembre de 2018 fue el último día en que el sacerdote John O’Reilly puso un pie en suelo chileno. Ese día se concretó su expulsión del país luego que el sacerdote cumpliera una condena tras ser declarado culpable de abusos reiterados contra una menor de edad del Colegio Cumbres.

El miembro de los Legionarios de Cristo había sido condenado en noviembre de 2014 a una pena de cuatro años y un día de libertad vigilada.

Por dicha condena, a O’Reilly se le canceló su nacionalidad por gracia -la que le había sido otorgada en 2008- y se le revocó su permiso de residencia. El decreto de expulsión había sido ratificado por la Corte Suprema en mayo de 2017, pero el religioso debía terminar su condena para que se materializara.

Gerardo Joannon

No solo fue acusado de liderar una organización de adopciones ilegales en los 80. Y es que ahora, el sacerdote Gerardo Joannon fue denunciado por abuso sexual en contra de una menor cuando tenía ocho años. Según publicó Radio Biobío este lunes, los abusos se prolongaron durante al menos cuatro años en las dependencias de un colegio en Providencia.

La denunciante Carolina Marín, quien en la actualidad tiene 46 años y que presentará acciones legales en los próximos días, aseguró que tres sacerdotes abusaron de ella: además de Joannon, Juan Andrés Peretiatkowicz y Jorge Prieto.

Por este motivo, la Congregación de los Sagrados Corazones informó este lunes en un comunicado que se decretó una Investigación Previa Canónica con el objeto de avanzar a esclarecer los hechos.

En el mismo escrito, la institución dio a conocer que además, se recibió otra denuncia en contra de Prieto por una situación ocurrido al comienzo de los 60 en Santiago, y dos contra el sacerdote Enrique Moreno Laval, por hechos que habrían acontecido a fines de los 70 y comienzo de los 80.

La Tercera