México | El primer semestre económico de AMLO – Por Lucía Converti y Julie Tibocha

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Por Lucía Converti y Julie Tibocha(*)

Nadie dijo que la Cuarta Transformación se iba a dar de un día para el otro, ni que iba a ser fácil. Intentar hacer cambios en un modelo económico instalado hace 30 años en la segunda economía más grande de América Latina -que, además, es económicamente dependiente de los Estados Unidos y de un proceso de globalización que ahora mismo se enfrenta a un contexto de tensiones comerciales- requiere tiempo y mucho apoyo popular. Además de lo anterior, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) está heredando una desaceleración económica del Gobierno de Peña Nieto. Así, el reto que tiene por delante es aún más grande.

Este informe repasará algunos sucesos de la economía mexicana en este primer semestre de gobierno de López Obrador, intentando marcar algunas fortalezas y debilidades que aporten al debate.

¿Cómo avanza el Plan Nacional de Desarrollo?

El plan económico de AMLO se basa en el fortalecimiento del mercado interno, incentivando el consumo mediante la recuperación salarial y la creación masiva de empleos como complemento a la estructura económica tirada por las exportaciones que existe hoy en día. Sin embargo, en un contexto de disminución del crecimiento del comercio internacional, es necesario revisar cuáles son los componentes de la demanda que deberán actuar como motor para poder llevar adelante los objetivos planteados.

En ese sentido, revisamos los indicadores para este primer trimestre comparándolos con los del primer trimestre del año anterior. Las exportaciones cayeron un 0,2%, el aumento de salarios y de programas sociales condujo a un aumento del consumo privado de 0,2%, la inversión aumentó un 0,7% (0,5% la inversión privada y 0,8% la inversión pública), y el consumo de gobierno, en el marco del Plan de Austeridad, cayó un 0,3%.

De esta forma, el PIB del primer trimestre disminuyó 0,2% respecto a octubre-diciembre de 2018. De hecho, durante el primer trimestre de 2019 el desempleo aumentó, alcanzando un promedio de 3,5%, comparado con un 3,3% del año anterior y haciendo evidente el impacto del estancamiento en el comercio global y la insuficiencia de crecimiento del resto de los motores para poner andar la economía.

Estos primeros indicadores bastaron para que se empiece a hablar de recesión en el Gobierno de AMLO. Sin embargo, en el segundo trimestre el PIB creció 0,1% con respecto al trimestre anterior y 0,4% con respecto al segundo trimestre del año anterior, dando algunas señales positivas. En economía no se puede decir que las políticas económicas surten efecto de un día a otro; lo que está ocurriendo es que López Obrador ha heredado una economía debilitada y vaciada de resortes de corto plazo que compensen la baja de las exportaciones. El reto que tiene por delante es enorme.

Otro de los indicadores a tener en cuenta es la evolución de PEMEX. Si bien su reactivación es un objetivo a mediano plazo, es una decisión estratégica de AMLO apostar a fortalecer la empresa pública de producción de hidrocarburos. Como se mencionó en otros informes[1], la suspensión de las subastas de petróleo no fue de gran agrado para aquellos interesados en explotar el petróleo mexicano, y los augurios catastróficos sobre el porvenir financiero de la petrolera no tardaron en aparecer.

Desde el inicio de la gestión se destinó mayor presupuesto nacional a la empresa, y se aportó a aliviar el déficit fiscal, pero el sistema financiero sólo esperaba la presentación del Plan de Negocios de la empresa.

A medidos de julio, PEMEX entregó su Plan de Negocios 2019 -2023. Como se esperaba, la reacción de las calificadoras y las financieras fue de insatisfacción. El FMI también anunció que prestaría especial atención al Plan de PEMEX en su próxima visita al país. En varios medios de comunicación se hizo mención al impacto del Plan de Negocios en la cotización del dólar. El día después de la presentación, el peso se apreció levemente (18,98)[2] y el día posterior volvió a los valores en los que rodaba previamente (19,07). El precio del bono Pemex Tf 5,652%, para tomar un ejemplo, cayó de 80,25 el doce de julio a 79 el dieciocho de julio; sin embargo, para el primero de agosto se encontraba en 81,95[3].

Con respecto a la deuda, AMLO se comprometió a no recurrir al endeudamiento para financiar gastos corrientes. La deuda neta del sector público, que en diciembre de 2018 era de 10.829 billones de pesos, en el mes de mayo de 2019 se ubicó en 10.847 billones de pesos[4]. Este endeudamiento, se encuentra dentro de los límites aprobados por el Congreso y es un 36% menor que la deuda tomada en el primer trimestre del 2018. Uno de los principales objetivos fue cubrir los requerimientos financieros para la recuperación del sector energético; de este modo, para PEMEX se solicitó un endeudamiento equivalente a 5.640 millones de dólares y para CFE (Comisión Federal de Electricidad) 985 millones de dólares[5].

En paralelo a la evolución de estos grandes indicadores que marcaran el pulso de la actividad económica, la política pública avanza por el camino anunciado. El presidente presentó la Ley Orgánica del Banco del Bienestar con la finalidad de promover y facilitar el ahorro, el acceso a créditos en mejores condiciones y la inclusión económica.

Para revertir la caída de la actividad primaria también se firmó el Acuerdo Nacional para la Autosuficiencia Alimentaria con los sectores productivos y agroindustriales del país, dando marco a los siguientes programas: Producción para el Bienestar, Precios de Garantía y Crédito Ganadero Palabra.

A nivel laboral, y complementando el aumento de salario, el Congreso ratificó la reforma presentada por AMLO que contempla las siguientes modificaciones en beneficio de los trabajadores: la  creación del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, órgano autónomo que se encargara de los contratos colectivos y asociaciones sindicales; la elección libre, secreta y directa de los directivos sindicales; el  fortalecimiento de los contratos colectivos que deberán revisarse al menos cada cuatro años, y garantías sociales y salariales para quienes desempeñan tareas de cuidado.

Reflexiones finales

Con algunos sobresaltos, el programa económico de AMLO sigue la planificación anunciada. Los programas y políticas públicas de carácter progresista se han puesto en marcha con el correr de los primeros meses de gobierno. Sin embargo, el impacto de estos programas será a mediano plazo, dando lugar a que la coyuntura internacional y los intereses financieros hagan mella en las expectativas locales.

En este sentido, consideramos necesario fortalecer el crecimiento de la actividad económica con medidas que contrarresten el estancamiento de las exportaciones. Es necesario que la austeridad sea entendida en el marco del recorte de gastos suntuosos y aquellos destinados a la corrupción estatal. Sin embargo, la expansión del gasto del Estado es una herramienta anticíclica de gran potencia y su utilización debe entrar en consideración. Así como el endeudamiento no debe considerarse negativo si se utiliza para inversión estratégica o en coyunturas extremas, el gasto permite potenciar la actividad económica en contextos complicados.

[1] https://www.celag.org/mexico-y-su-ciclo-economico-postneoliberal/

[2] El día del anuncio, el precio de un dólar equivalía a 19,03 pesos

[3] https://es.investing.com/rates-bonds/pemex-tf-5,625-ge46-call-usd

[4] Comunicado oficial Secretaria de Hacienda N. 54. 30 de mayo del 2019.

[5] http://www.ejecentral.com.mx/amlo-solicita-autorizacion-contratar-730-mil-500-millones-deuda-2019/

(*) Lucía Converti es licenciada en Economía por la Universidad de Buenos Aires y maestranda en Estudios Sociales Latinoamericanos por la misma universidad. Ha trabajado como jefa de gabinete de Presidencia del Banco BICE (2014-2015) y en la Dirección de Proyectos Especiales de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisuales.

CELAG