Otro periodista asesinado en México: Nevith Condés Jaramillo había sido amenazado previamente

Hallan el cuerpo del periodista Nevith Condés en el Edomex

El periodista Nevith Condés Jaramillo, director del Observatorio del Sur de Tejupilco, fue hallado sin vida y con múltiples heridas de arma punzo cortante muy cerca de su casa, en la comunidad conocida como Cerro de Cacalotepec, del mencionado municipio del sur del Estado de México.

Reportes periodísticos aseguran que el reportero, de 42 años ya había sido amenazado, luego de que contactó a las víctimas del derribo de un helicóptero en Tejupilco, en la zona de “tierra caliente” de la entidad, en junio pasado, por agentes de la Secretaría de Seguridad del Estado de México (SSEM).

Además, fue conocido que tuvo altercados públicos con el candidato de Morena y luego alcalde de Tejupilco, Antnohy Domínguez Vargas.

Presuntamente solicitó medidas cautelares al Mecanismo de Protección a periodistas de la Secretaría de Gobernación.

La Fiscalía General de Justicia del Estado de México informó que personal de la dependencia que llegó al lugar del crimen reconoció a la víctima pues llevaba sus identificaciones al momento de ser agredido.

Agregó que ya realiza las primeras indagatorias para integrar la carpeta de investigación correspondiente por el homicidio del periodista.

Nevith Condes Jaramillo realizaba reporteo de contacto con la comunidad y se distinguía por solidario y empático. De pensamiento liberal, participó en varias luchas sociales. Luego, en Radio Roca, estación radiofónica de Tejupilco, denunciaba injusticias.

Creó el medio de comunicación digital Observatorio del Sur, cuyo contenido daba voz a denuncias ciudadanas y se difundía en Facebook, Twitter y Youtube.

Proceso


Asesinan a otro periodista; ahora en el Edomex

Por Fernando Camacho – Redacción La Jornada

El director del portal de noticias El Observatorio del Sur, Nevith Condés Jaramillo, fue asesinado este sábado de cuatro puñaladas en la comunidad del Cerro de Cacalotepec, de este municipio situado en la región de Tierra Caliente, en el sur del estado de México.

La Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) informó de la muerte del ­co­mu­nicador, quien por la mañana salió de su domicilio, en la colonia Juárez de Tejupilco, y minutos después habría sido atacado por desconocidos.

Se desconoce si su muerte se debió a un asalto, o bien a su desempeño como reportero en la zona, donde operan bandas delictivas.

Familiares y amigos informaron que Nevith Condés habría recibido a principios de año amenazas de muerte relacionadas por su actividad periodística; sin embargo, las autoridades informaron que apenas iniciaron diligencias, por lo que no se podría especular sobre los motivos del ataque.

Nevith Condés fue uno de los primeros en informar sobre el desplome de un helicóptero en la comunidad de Rincón de Cristo, en Sultepec, el 16 de junio, cuando policías presuntamente derribaron la aeronave en la que un líder delictivo escapaba; no obstante, luego se dio a conocer que el helicóptero había sido rentado por una familia para trasladar a una anciana al hospital.

En un comunicado, la FGJEM informó que ya se iniciaron las diligencias para determinar las causas del fallecimiento del periodista e identificar a los responsables de su muerte.

Doce víctimas este año

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos condenó el asesinato y solicitó a la Secretaría de Gobierno y Fiscalía de Justicia mexiquense que implementen medidas cautelares para los familiares y compañeros de Condés, así como investigar la posible relación del crimen organizado con su actividad periodística. Con este homicidio, recordó el organismo, suman 153 los periodistas asesinados desde 2000, y 12 en lo que va de 2019.

Por su parte, Andrés Solís, director del portal digital de noticias CNX y reportero del periódico Alfa Diario, señaló que Condés acudió en algún momento al Mecanismo de Protección de Periodistas y Defensores de Derechos Humanos, instrumento coordinado por la Secretaría de Gobernación, pero la ayuda que le prestaron en dicha instancia resultó muy ­insatisfactoria.

Agregó que se cansó del mecanismo porque no le hacían caso. Tenía un botón de pánico, de esos que nunca sirven; no le hacían visitas regulares ni lo llamaban para ver cómo estaba, pese a trabajar en una zona de alto riesgo, como la región de Tierra Caliente, cercana al estado de Guerrero, lamentó el periodista, quien destacó la labor profesional de la víctima.

Solís recordó que el gobierno mexiquense ha incumplido su compromiso de crear una fiscalía especializada en la atención de delitos contra la libertad de expresión. Al final del día, lo que menos queríamos nos alcanzó: el asesinato de otro compañero en una de las zonas más peligrosas del estado de México.

La Jornada