Paraguay: manifestantes piden la destitución del presidente y el vice por “traición a la patria”

Manifestantes piden juicio político para Abdo y su vice

Cientos de manifestantes, entre ellos estudiantes, ciudadanos autoconvocados, la Comisión Escrache y miembros de partidos políticos, marcharon ayer exigiendo la inmediata destitución del presidente Mario Abdo Benítez y el vicepresidente Hugo Velázquez, por “traición a la patria”.

Las protestas se centraron en las plazas adyacentes al Congreso Nacional, ante el resguardo de una enorme dotación policial, quienes custodiaron el perímetro.

Esther Roa, representante de la Comisión Escrache Ciudadano, indicó que es momento en que los jóvenes salgan a la calle en defensa de la patria. “El soberano pueblo tiene que hablar es la hora de marcar la agenda política del país. Hay serias pruebas que dan cuenta de que el presidente y vicepresidente y otros están metidos en la venta irregular de nuestra soberanía energética”, expresó.

Los jóvenes estaban con sus banderas paraguayas y carteles con la inscripción de “Marito traidor”, “Fuera Velázquez”, “Juicio político ya”, “Itaipú no se vende”, entre otros.

Además, emitían cánticos en contra de las principales autoridades del país.

La manifestación se desarrolló pacíficamente hasta la llegada de adherentes del PLRA, quienes buscaron incidentar, pero fueron sacados del lugar por integrantes de la Comisión Escrache.

Los jóvenes presentes anunciaron que permanecerán en vigilia constante y que las protestas se irán recrudeciendo con el correr de los días en caso de no realizarse el juicio político. El libelo acusatorio se presentó ayer en Diputados. En el microcentro de CDE hubo similar protesta.

Última Hora


Oposición presenta pedido de juicio político y cartistas frustran intención

Diputados de los partidos Liberal Radical Auténtico (PLRA) y Encuentro Nacional (PEN) presentaron ayer el pedido de juicio político en contra del presidente Mario Abdo Benítez y del vice Hugo Velázquez, y del ministro de Hacienda Benigno López. Pero no correrá porque los cartistas decidieron salvarle a Abdo, por ahora.

Pese a que no hay 53 votos para enjuiciar a Mario Abdo, Velázquez y Benigno López, el pedido de juicio político tendrá ingreso oficial en la sesión ordinaria de hoy a las 8:30 y será remitida a la Comisión de Asuntos Constitucionales, presidida por el cartista Derlis Maidana.

No se descarta que los diputados se constituyan en comisión para dictaminar y archivar el proyecto, a juzgar por las expresiones del presidente Mario Abdo Benítez y de la senadora Lilian Samaniego.

La presentación del libelo acusatorio unió a los 29 liberales divididos en cuatro bloques (efrainistas y sus aliados, llanistas e independientes). Se unieron a la presentación las diputadas Kattya González y Norma Camacho, del Partido Encuentro Nacional, además del diputado Carlos Rejala, del Partido Hagamos.

Los diputados que respaldaban la intención reunían apenas 32 votos a favor del juicio político mientras que para tener quorum legal precisaban de 41 votos y de 53 votos (de un total de 80) para llevar adelante la acusación, según el Art. 223 de la Constitución Nacional. El voto de los 21 cartistas iba a ser clave para alcanzar el número necesario pero ayer a la tarde acordaron con Horacio Cartes salvarle por ahora al Gobierno de Abdo Benítez.

A diferencia de la semana pasada, la oposición esta vez presentó igualmente el pedido de juicio político, a pesar de no contar con los votos del cartismo. Para el diputado Celso Kennedy (PLRA, efrainista), vocero de la oposición, dijo que se configura el mal desempeño de funciones. Mencionó que las personas sobre quienes recaía la responsabilidad lo hicieron de forma negligente e irresponsable, otros se extralimitaron en sus funciones, dando participación en el proceso de tomas de decisiones en el acta secreta sobre la energía.

El diputado citó que ya no hay confianza hacia el gobierno y lamentó la extorsión por parte del gobierno del Brasil. Al libelo acusatorio agregaron imágenes de los mensajes de Whatsapp entre Pedro Ferreira, extitular de la ANDE, y Abdo Benítez, en las que se confirma que estaba al tanto de las negociaciones e instaba a llevar con sigilo. También se dará entrada al proyecto de juicio político al vice planteado por Patria Querida.

PPQ se mantiene en juicio al Vice

El Partido Patria Querida presentó el martes pasado el pedido de juicio político contra el vicepresidente Hugo Velázquez. Sin embargo, con las nuevas pruebas que incriminan al presidente Mario Abdo Benítez, a través de mensajes de Whatsapp se comprueba que manejaba todas las negociaciones.

El sector quedó en analizar si cambiaban o no de postura y también apoyaban el enjuiciamiento al Presidente, ya que su principal argumento para exculpar a Marito era de que el mismo no estaba enterado.

ABC Color


El presidente se excusa y dice que Cancillería era responsable

Tras la publicación de los mensajes que muestran cómo el presidente Mario Abdo Benítez estaba al tanto de las negociaciones que derivaron en la firma del acta bilateral entre Paraguay y Brasil por la energía de Itaipú, a pesar de las advertencias de que el acuerdo no era bueno para Paraguay, el mandatario se descargó ayer en una entrevista, y deslindó responsabilidades, apuntando en todo momento al Ministerio de Relaciones Exteriores, entonces dirigido por Luis Castiglioni, como el principal actor en la rúbrica del pacto.

Recordemos que, en una comunicación vía WhatsApp, entre Abdo Benítez y Pedro Ferreira, en ese momento presidente de la ANDE, este en todo momento le afirma que no es conveniente aceptar la propuesta del Brasil porque sería perjudicial para el Paraguay. Sin embargo, el jefe de Estado le insiste que se debe firmar el contrato y luego ver cómo resolver la cuestión.

Abdo explicó en la nota con el programa La Lupa, de Radio Monumental 1080 AM, que el proceso de negociación se inicia entre la ANDE y Eletrobras cada año, y los aumentos de la compra de la energía garantizada son una situación periódica. “De eso se trata el primer debate entre la ANDE y Eletrobras. El proceso de negociación fue de casi ocho meses, por primera vez. Por primera vez no se ponen de acuerdo ANDE y Eletrobras”, recordó Marito, reiterando que desde ahí la negociación sube al ámbito de la Cancillería.

El mandatario agregó que él depositó toda su confianza en Pedro Ferreira, pero institucionalmente quien lideraba desde ese momento las negociaciones era la Cancillería, con Castiglioni a la cabeza. “Cuando pasa a Cancillería, yo evidentemente asumo la posición de Cancillería”, señaló Abdo. Explicó que preguntó al canciller si el acuerdo le convenía a Paraguay y los técnicos involucrados aseguraron a la Cancillería que el documento estaba bien, entonces, él apoyó la iniciativa. En ese momento es cuando solicita a Pedro Ferreira que también firme el documento, a lo cual el ex titular de la ANDE se negó.

El jefe de Estado reiteró en todo tiempo que él actuó por recomendación de la Cancillería, para avanzar en las negociaciones con Brasil. “Con la misma voluntad que le pedía a Pedro, le pedía también al director de Itaipú (para avanzar)”, manifestó Marito, recordando que el retraso de meses en el acuerdo repercutían en las relaciones de Paraguay y Brasil. “Cancillería me decía que era razonable ese documento y obviamente le pedía que avancemos. Cuando hay una obra que también pido que avancemos”, expresó.

No es técnico

Igualmente, el mandatario adujo que no es técnico, y por eso no estaba al tanto de los pormenores del acta bilateral. “Yo no hago el juzgamiento técnico”, afirmó tratando de esquivar la responsabilidad en el asunto. Añadió que el Estado tiene sus canales institucionales y quien lideraba el proceso en ese momento “era mi buen amigo Luis Castiglioni”, quien le decía que el documento estaba a favor de Paraguay.

Además, sobre las revelaciones que señalan que todo el proceso se llevó sigilosamente, resaltó que utilizó esa palabra porque quería que no se revelara públicamente que dos instituciones del Estado (ANDE y Cancillería) estaban en desacuerdo, porque esto dejaría mal al Paraguay ante el Brasil, debilitándolo en las negociaciones. “Yo estaba cumpliendo simplemente mi rol, haciendo la gestión política. Lo hacía de buena fe, siguiendo las recomendaciones de Cancillería”, insistió Marito.

Resaltó que hubo una crisis con Brasil por el acuerdo, que estaba afectando otros negocios bilaterales con el vecino país.

Además, el presidente admitió que no está de acuerdo con el acta bilateral, y por eso decidió anularla. Sin embargo, reveló que se sentó a analizarla punto por punto cuando el asunto se hizo público, tras la polémica que lo llevó al borde de la destitución por juicio político.

“Yo estaba siguiendo la recomendación de Cancillería entonces. Ellos estaban liderando el proceso de negociación. Yo no sabía los alcances de cada punto, porque eso está delegado”, se justificó Abdo, insistiendo que el presidente tiene muchas funciones y distribuye el trabajo.

NO sabía del punto 6

Sobre el punto 6, una parte que iba a permitir vender la energía de Paraguay a Brasil, indicó que el Tratado de Itaipú establece preferencia para Eletrobras, porque se necesita un permiso especial del Ministerio de Minas y Energía de Brasil para comercializar la energía en el mercado brasileño.

“La restricción de los puntos (el 6) del acta, en el momento del chat, yo ni idea tenía a profundidad. Nuestro debate con Pedro (Ferreira) era simplemente la interpretación de la compra de potencia”, subrayó el jefe de Estado. Agregó que lo único que le digo al ex titular de la ANDE es que “todo lo que le beneficia al Paraguay que se incluya en el documento”.

Reiteró que hizo un gran esfuerzo para que Brasil y Paraguay lleguen a un acuerdo. Sobre la inicial defensa del acuerdo, admitió que se equivocó al llamar a los paraguayos “pillos y peajeros”. Sin embargo, indicó que fue una expresión metafórica y que su intención no fue ofender a nadie. Además, advirtió que todo aquel que actuó mal está siendo investigado en un proceso por la Fiscalía.

Última Hora


El PT de Lula Da Silva solicita la investigación del acuerdo bilateral de Itaipú

Legisladores del Partido de los Trabajadores (PT) del Brasil, del expresidente Luiz Inacio Lula Da Silva, solicitaron a la Procuraduría General iniciar una investigación en relación al acta firmado con el Paraguay en cuanto a negociaciones y sobre el comercio de energía generada por la Itaipú. En ese sentido, los apuntados son el presidente Jair Bolsonaro, el canciller Ernesto Araújo y el director general brasileño de Itaipú, general Joaquim Silva y Luna.

Según el documento, miembros del PT sospechan que detrás del secreto de la negociación, así como fue revelado por la prensa paraguaya, estaría el interés de favorecer a la empresa Leros Comercializadora, de la ciudad de São Paulo, que estaría vinculada a la familia Bolsonaro.

“En los últimos días, la sociedad brasileña tomó conocimiento de la renegociación del acuerdo bilateral entre Brasil y Paraguay sobre comercialización de energía de Itaipú que habría sido negociada en secreto, con las actas respectivas. El acuerdo firmado el 24 de mayo, genera preocupación por la soberanía nacional. Esta negociación sólo se hizo pública debido al escándalo que casi provocó la apertura del procedimientos de juicio político por parte del presidente paraguayo”, reza en parte del documento presentado por los legisladores del vecino país.

La bancada de los trabajadores también exige que se delimiten las responsabilidades administrativas, civiles y penales de los involucrados con la firma y anulación del acuerdo mencionado donde se establecen puntos en detrimento de los intereses de Brasil, según el documento presentado por los legisladores brasileños. Igualmente solicitan que los responsables sean sancionados conforme a los ilícitos en los que incurrieron con la firma del acta.

Radio 1000


Abdo Benítez asumía en mensajes que Brasil presionaba al Paraguay

Según los whatsapps del propio presidente de la República Mario Abdo Benítez, el gobierno brasileño presionó económicamente a Paraguay para sacar ventajas en el Acuerdo secreto, y lo que hoy se sabe es que funcionarios serviles lo facilitaron. Ayer tanto el presidente Abdo Benítez como el excanciller Castiglioni asumieron que no estaban al tanto de lo que se firmó ni de lo que se excluyó del Acuerdo. ¿Quién dirigía las negociaciones?

En diciembre del año pasado la estatal brasileña de electricidad Eletrobras se negó a pagar la factura de octubre del 2018, lo que dejó una deuda de 54,9 millones de dólares de la estatal brasileña. Esta sería solo una parte de lo que hoy día adeuda.

Allí habría arrancado la falta de pago en los términos y condiciones como venía haciendo; con ello presionaban a Paraguay para tirar los precios de la contratación de energía de Eletrobras hacia abajo.

“Bajo aparente presión”

El 16 de febrero de este año Mario Abdo Benítez presionó al titular de la ANDE por una publicación de nuestro diario que decía: “Brasil quiere desconocer un beneficio a Paraguay”. Y advirtió: “Me preocupa. Esto afecta a nuestro gobierno. Y mucho. Acá nadie va a ganar si se debilita el gobierno. Y si llegamos a un punto que la negociación sea bajo aparente presión. Hay que resolver lo antes posible”.

Unos minutos después, agrega: “Acá tenemos que negociar. Y al negociar se sacrifica posiciones hasta algunas veces principios pero es la responsabilidad que tenemos hoy. No creas que yo hago todo lo que quiero. Todos los días tengo que digerir tragos amargos pero hoy el país está en nuestras manos y creo que está en las mejores manos. Fuerza!”.

El 5 de marzo Eletrobras ya llevaba unos meses sin hacer formalmente sus pagos. Abdo Benítez presiona nuevamente a Ferreira: “PEDRO, apura solución ANDE Eletrobras. Está todo parado. Tenemos que mover la economía, Itaipú es una herramienta. No se puede ganar en todo en una negociación”.

El extitular de la ANDE contestaba que haría lo posible pero que todas las soluciones de Eletrobras pasaban por plantear subas tarifarias a los clientes de ANDE.

Y apareció Joselo

El 23 de mayo es una fecha significativa. Ese día técnicos de la ANDE se dan cuenta de que en 24 horas más se definía el Acuerdo bilateral y sin ellos. Ese día la plana mayor de la estatal paraguaya entrega un memo en el cual dibujan varios escenarios de negociaciones con Eletrobras. Ese mismo día y por la noche Joselo Rodríguez envía un whatsapp diciendo que no había que incluir uno de los puntos del memo de la ANDE porque no sería conveniente “para el operativo en marcha”. E invoca al presidente de la República Mario Abdo Benítez y al vicepresidente Hugo Velázquez.

El 24 de mayo viajó solamente el gerente técnico Fabián Cáceres, quien confirmó que lo hicieron entrar como máximo 10 minutos a la reunión en Brasilia. Adentro, en la sala de reuniones, estaban Sánchez Tillería (ex director técnico de Itaipú), Alcides Jiménez (como asesor energético, extitular de ANDE) y el propio Hugo Saguier Caballero, exembajador paraguayo ante Brasil y representante de Cancillería.

El Acuerdo fue firmado sin conocimiento del canciller Castiglioni, quien ayer confirmó que no vio el Acta antes de ser firmada, igual que lo confirmó también el presidente de la República. Si ninguno de los dos conocía lo firmado desde antes, y hasta incluso después, ¿quién dirigía las negociaciones paraguayas, quién o quienes daban el acuerdo para meter o sacar puntos en el Acuerdo bilateral?

El congelamiento empeoró a partir de este mes de mayo, tras la firma del acuerdo bilateral secreto. Los brasileños esperaban que tras tamaño logro inmediatamente se iba a implementar un contrato que debía firmar Pedro Ferreira, el extitular de la ANDE.

“El malestar del gobierno brasileño”

En junio ya empezaron los debates de técnicos paraguayos de ANDE con técnicos brasileños de Eletrobras que querían reglamentar, firmar el contrato y empezar a cobrar en nombre del Acuerdo bilateral firmado.

El 20 de junio el entonces embajador paraguayo en Brasil, Hugo Saguier Caballero, envía un mensaje al entonces titular de Itaipú Paraguay, José Alberto Alderete. En él cuenta que había sido convocado por Cancillería brasileña y que la cúpula presidencial del vecino país le entregó una ayudamemoria que expresaba “el malestar del gobierno brasileño”, no de la Cancillería sino del gobierno. Alegaba que era “por no cumplir con los compromisos asumidos en el acta del 24 de mayo. El tenor del mismo es realmente grave. Posteriormente envío un papel elaborado por la Itaipú Brasil titulado “Reflejos de la falta de reglamentación del acta Bilateral que cuantifica los perjuicios”. Esto es muy grave. Como es mi obligación informé de ello inmediatamente al canciller mi jefe inmediato y la gravedad de la situación me preocupa profundamente. Como sabes yo no puedo romper la línea de mando pero no podía dejar de comentar contigo porque esto afectará no solo Itaipú sino toda nuestra relación”.

“Que Itaipú financie a ANDE”

El 4 de julio el presidente de la República insistía a Ferreira en que había que pasar la crisis y que Itaipú financiara lo que ANDE pedía. “Estamos en momentos difíciles. Brasil congeló relaciones con nosotros por no cumplir lo que firmamos. Tenemos en marcha la construcción de las dos líneas, hay mucho que hacer”. El Presidente pedía destrabar, dar una salida, colaborar y solucionar.

El 24 de julio el embajador Federico González acudió una vez más junto a Pedro Ferreira, en ese entonces presidente de la ANDE, para que firmara y consumara el contrato del Acuerdo bilateral. Ferreira se negó y presentó su renuncia.

ABC Color