Paraguay | Entrevista de NODAL a Ricardo Canese, legislador del Parlasur por el Frente Guasú: “Abdo Benítez está contra las cuerdas”

Por Lucio Garriga y Gerardo Szalkowicz*

Una inesperada crisis institucional se desató en Paraguay tras conocerse un polémico y secreto acuerdo con Brasil sobre la represa hidroeléctrica binacional de Itaipú. El escándalo, que generó fuertes protestas, ya les costó la cabeza a varios funcionarios de alto nivel y dejó al borde del juicio político al presidente Mario Abdo Benítez y al vicepresidente Hugo Velázquez, hasta ahora frenado por el pacto sellado con el otro sector del Partido Colorado que encabeza el expresidente Horacio Cartes. En esta entrevista, Ricardo Canese, legislador del Parlasur por el Frente Guasú, explica el trasfondo de una hecatombe política de consecuencias inciertas.

¿Cómo se desencadenó esta crisis que hace tambalear al gobierno de Abdo Benítez a menos de un año de haber asumido?

-Realmente lo que vivimos es un terremoto político. Abdo Benítez sigue la misma línea que el dictador Alfredo Stroessner, a quien admira. Recordemos que Stroessner también entregó la soberanía, en ese entonces a la dictadura brasileña, a cambio de negocios. Fue muy criticado pero como fue en una época de dictaduras Stroessner hizo los negocios y quedó ese tratado entreguista que perjudica mucho a Paraguay. Ahora Abdo Benítez va en la misma línea y llega a este acuerdo que contiene un perjuicio enorme, de más de 300 millones de dólares, y en el que, además, entrega la energía más valiosa, la más barata, algo que establece un riesgo para el país.

Lo que es más grave es lo que se supo hace unos días, una vez ya detallado el escándalo, es que él excluye a la empresa pública paraguaya, la ANDE, de la exportación de energía eléctrica para ubicar a la empresa Leros, ligada a la familia Bolsonaro. Esto está repercutiendo en Brasil también. Este acuerdo es muy inconveniente para el Paraguay pero muy conveniente para las grandes empresas privadas ligadas a Bolsonaro y a sectores paraguayos que pretenden apropiarse de la energía de Itaipú. Ese es el tema de fondo: la privatización, el uso exclusivo de esta energía tan valiosa que tiene el Paraguay. Buscan hacer negocios los grupos de Bolsonaro y de Abdo Benítez y ese es el escándalo que ha estallado y por eso se pide el juicio político de Abdo Benítez, por esta entrega, esta traición a la patria. Ahora Horacio Cartes está saliendo en defensa de Abdo Benítez pero el presidente pende de un hilo, depende del apoyo que le pueda dar el ex presidente. La situación es extremadamente delicada.

¿El pacto sellado entre Horacio Cartes y Abdo Benítez es una demostración más de la vieja política paraguaya monopolizada por el Partido Colorado?

Claro, buscan recomponer una unidad que estaba muy deteriorada porque Abdo Benítez se había peleado muy fuerte con Cartes. De hecho Cartes está acusado por narcotráfico y lavado de dinero. Acaba de caer detenido (Darío) Messer, uno de los mayores lavadores del dinero del narcotráfico del Brasil y amigo del alma de Cartes. Realmente es una situación muy complicada para Abdo Benítez. Seguramente él pensó que podía robar y hacer lo que hacía el dictador Stroessner pero ahora se le complicó enormemente el panorama y tiene que recurrir a una persona que incluso es muy complicada para él y para los apoyos de los Estados Unidos porque Cartes no es muy del agrado de Washington tampoco.

A todo esto se suma, y creo que es la parte más importante, la gran indignación de toda la ciudadanía, incluso muchos militantes y senadores colorados dicen que van a seguir adelante con el juicio político a pesar de la orden dada por Cartes y Abdo Benítez. Hay un descontento muy grande que llega incluso a parlamentarios del Partido Colorado. Realmente se le está complicando mucho porque el responsable de todo esto es Abdo Benítez. Ya destituyó al canciller, al presidente de la ANDE, al director paraguayo de Itaipú, a su hermano que fue el ministro de Hacienda, y el vicepresidente también está a punto de ser destituido…

¿En qué puede decantar esta situación tanto a nivel institucional como en las manifestaciones populares?

Es impredecible cómo va a terminar esto. De momento no dan los votos para el juicio político al presidente porque Cartes le ha dado los votos para salvarlo. Es probable que Abdo Benítez pueda evitar el juicio político pero va a quedar tan debilitado, con tanta cantidad de problemas y con tan poca credibilidad que no sé si esto no va a ser más que un compás de espera de algunos meses para que después vuelva a surgir el juicio político con más fuerza. Abdo ya es un muerto político porque la ciudadanía entendió el tema y se dio cuenta que realmente es un acto de traición a la patria.

Las cuestiones de soberanía en todos los casos, como las Islas Malvinas en Argentina, la salida al mar en Bolivia y en nuestro caso Itaipú son casos extremadamente delicados. En otros gobiernos ha habido negociaciones donde los gobiernos algo consiguieron, es decir, cedieron en algunas posiciones pero recibieron algo a cambio. Acá Abdo Benítez cedió en todas las posiciones. No sólo entregó la energía más barata, no sólo entregó la energía más valiosa sino que, además, presentó el cronograma, algo que ningún gobierno, por más entreguista que sea, se había atrevido a presentar y encima perpetra un negociado con empresas ligadas a Bolsonaro. No tiene cómo defender esta barbaridad. La reacción popular ha sido fulminante y él está, en términos de boxeo, contra las cuerdas. Aparentemente no recibiría un knockout pero está en una situación muy crítica.

Como legislador del Parlamento del Mercosur (Parlasur), ¿cómo analiza el acuerdo comercial anunciado con la Unión Europea?

También es un acuerdo del que no hemos sido informados oficialmente. En la última sesión del Parlasur presentamos un pedido para que se nos informe y se nos remita para nuestros estudios y consideraciones, porque no puede ser que este acuerdo sea tratado por el Parlamento Europeo y se ignore al Parlamento del Mercosur. Son estos ejecutivos de extrema derecha como los Bolsonaro, los Macri, los Abdo Benítez, los que buscan ignorar la representación popular que tiene el Parlamento del Mercosur.

En esa votación que hubo en la última sesión del mes de julio los únicos que votaron en contra fueron tres o cuatro ultra macristas, ni siquiera los bolsonaristas se atrevieron a votar en contra de eso. Lo que se decidió en el Parlasur es exigir a los presidentes que nos remitan el acuerdo oficial para la consideración y el estudio del Parlasur para que emitamos un dictamen, si puede ser vinculante, como el protocolo del Mercosur lo permite, para tener una simetría con el Parlamento Europeo. Debería hacerse por un mínimo de autorespeto a nuestra región que el Parlasur emita un dictamen vinculante.

(*) Entrevista realizada en el programa “Al sur del Río Bravo” que se trasmite por Radionauta FM 106.3 (www.radionauta.com.ar)

Escucha aquí el audio de la entrevista


VOLVER