Argentina: la inflación interanual llegó a 54,5% y Diputados aprobó la Emergencia Alimentaria

Se acelera la inflación pese al freno del consumo

La inflación de agosto se ubicó en el 4 por ciento, informó el Indec. Es un nuevo rebrote de los precios, disparados por el efecto de la devaluación en los días posteriores a las PASO. El dato rompe con la tendencia a la baja en la inflación que se venía verificando desde el pico del 4,7 por ciento de marzo. El rubro de alimentos y bebidas, el más sensible para los gastos de los hogares de menores ingresos, subió un 4,5 por ciento, en donde sobresalieron los incrementos en leche en polvo entera, manteca, dulce de leche, galletitas dulces, bananas y cebolla. La inflación en alimentos es del 58,8 por ciento en los últimos doce meses. Equipamiento del hogar, que agrupa a línea blanca, lideró la suba del índice de agosto con el 6,1 por ciento, mientras que el capítulo de salud subió 5,2, por impulso de los medicamentos y cuotas de las prepagas. En los ocho primeros meses del año, el alza acumulada de los precios es del 30 por ciento y en doce meses, del 54,5. El número de agosto hubiera resultado superior de no ser por la contención de precios que produjo la rebaja temporaria del IVA sobre alimentos de la canasta básica. Para septiembre se espera que la inflación minorista esté entre el 5 y el 6 por ciento.

El nuevo descalabro cambiario luego de las elecciones primarias y el clima de fuerte incertidumbre económica por el riesgo de que las reservas no den abasto para controlar la demanda de divisas, agitó los precios en el mercado interno y llevó a la estimación de inflación de 2019 hacia el nivel del 55 por ciento. Así, la inflación acumulada durante la gestión Cambiemos cerraría en el orden del 230 por ciento, lo cual implica que los precios más que se triplicaron en ese período. Mauricio Macri no sólo no bajó la inflación (mucho menos “dejó de ser un tema”, como prometía) sino su gestión la impulsó hacia arriba. Al mismo tiempo, los salarios quedaron muy por detrás, con caída del poder adquisitivo del 20 por ciento en forma acumulada y fuerte destrucción de empleo asalariado formal. El último mes con la inflación por debajo del 2 por ciento fue enero de 2018.

El desagregado de la inflación en la región Metropolitana muestra que los rubros con más aumentos fueron frutas, con el 8,9 por ciento, y verduras, tubérculos y legumbres (7,1). La banana subió un 18,6 por ciento; la batata, 9 por ciento; papa, 5,4 y cebolla, 51,7 por ciento. En pan y cereales, la suba fue del 4,8 por ciento, impulsado por el aumento del trigo, que está dolarizado, y de la harina, que también se mueve a la par de la divisa. El Indec midió incrementos del 3,4 por ciento en la harina y 3,9 en el pan francés, junto a las subas de galletitas de agua (5,2) y galletitas dulces (7,7). En aceites, grasas y mantecas, el alza es del 4,4 por ciento, por la suba del aceite de girasol (4,2). El rubro de aguas minerales, bebidas gaseosas y jugos tiene una suba del 4,1 por ciento.

Hay dos factores que apaciguaron el índice de precios de agosto. Eva Sacco y Juan Aiello, integrantes del CEPA, destacaron que “la devaluación se produjo en la segunda quincena, afectando los precios relevados en la tercer y cuarta semana, por lo tanto hay una cierta `amortiguación´ del efecto de la devaluación como consecuencia de la metodología. En septiembre, esperamos que se asiente la dinámica de las últimas dos semanas, con una inflación del 5 por ciento como piso y que puede llegar al 6 por ciento”. Por otro lado, la rebaja temporaria del IVA a cero hasta fin de año tuvo un impacto de contención sobre algunos precios básicos en cadenas de supermercados.

Equipamiento y mantenimiento del hogar tuvo una suba del 6,1 por ciento por el fuerte traslado de precios de la devaluación a los productos de limpieza, línea blanca y electrónica, mientras que en transporte el alza fue del 4,2 a raíz del incremento del 15,9 por ciento promedio en el precio de los autos. El rubro de calzado subió 5,1 por ciento.

Otro capítulo que lideró la inflación de agosto fue salud, con un alza del 5,4 por ciento. Los remedios, que también siguen de cerca al dolar, subieron 6,1 por ciento en agosto, mientras que las prepagas lo hicieron en un 5,7 por ciento según el Indec, a raíz de incrementos del 6 por ciento que el Gobierno aprobó en las cuotas. En septiembre hubo otra alza del 6 por ciento y se esperan dos subas del 4 por ciento en octubre y noviembre en las cuotas de las empresas de medicina prepaga.

Página|12


Diputados aprobó la Emergencia Alimentaria y la deberá tratar el Senado

Por Agustín Álvarez Rey

Luego de tres horas de sesión, con 150 mil trabajadores de la economía popular movilizados hasta la puerta del Congreso, la Cámara de Diputados aprobó por unanimidad la norma que establece la vigencia de la Emergencia Alimentaria hasta el 2022.

El cierre de la sesión estuvo a cargo de Mario Negri, el presidente del interbloque oficialista, destacó la paz con la que transitó la sesión y remarcó que la Cámara de Diputados se comportó “a la altura de las circunstancias”.

Dentro de ese clima detalló la importancia de que “la prórroga de la Emergencia Alimentaria se debate en el Congreso y no se meta en la campaña electoral” y luego de destacar algunas de las políticas del gobierno en materia social anunció que su bloque votaría a favor.

A la hora de del cierre por parte de la oposición el jefe de la bancada del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, sentenció: “Los problemas sociales no se resuelven con políticas sociales sino con políticas económicas. Esto es un paliativo”.

Además, el diputado por la provincia de Santa Fe luego de resaltar la importancia del rol de los movimientos sociales remarcó: “Para nosotros el hambre no es cuestión e naturaleza el electoral sino es una cuestión humanitaria. También es cierto que no la empezamos a abordar ahora. Simplemente lo que estamos haciendo es darle herramientas al ministerio de desarrollo social para qué este transito hasta el 10 de diciembre sea lo menos dañino posible”.

Por otra parte, y en el marco de un debate ordenado y sin cruces fuertes, Rossi destacó la decisión del oficialismo de acompañar el proyecto de la oposición.

El jefe del bloque Movimiento Evita en Diputados, Leonardo Grosso, principal impulsor del proyecto y de la convocatoria a la sesión especial aprovechó el debate para cruzar al candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio, Miguel Pichetto, quien consideró que “Argentina tampoco es Biafra” al referirse al reclamo por la emergencia alimentaria.

En su discurso durante la sesión de este jueves, el legislador lanzó: “El senador Pichetto tiene razón, esto no es Biafra, esto es la Argentina de Mauricio Macri y de Cambiemos”.

Con respecto a la norma Grosso señaló que se está “declarando la emergencia alimentaria porque tenemos que reconocer que tenemos un país en emergencia”, y agregó: “Cualquier política pública que se defina o que se lleve adelante para combatir el hambre, es una política pública que llega tarde. Lo digo porque algunos se han jactado de dar el debate, o de dar quórum, o aportar los dos tercios. Estamos llegando tarde porque hay gente que no come”.

Por su parte, el diputado de Consenso Federal, Pablo Kosiner, un espacio que también reclamó en medio de la campaña electoral la Emergencia Alimentaria, apuntó contra el gobierno por la responsabilidad de la crisis que vive la Argentina y pidió poner en marcha los consensos consultivos con participación de las provincias.

El texto aprobado por los legisladores establece en su artículo 4, un “incremento de emergencia” de, como mínimo, el 50% de las partidas presupuestarias vigentes este año correspondientes a políticas públicas nacionales de alimentación y nutrición.

También faculta al jefe de Gabinete a que, durante la vigencia de la emergencia alimentaria, actualice trimestralmente estas partidas presupuestarias, tomando como “referencias mínimas” el aumento de la variación porcentual del rubro ‘’alimentos y bebidas no alcohólicas’’ del IPC y la variación de la canasta básica alimentaria según el INDEC.

A su vez, se habilita al Poder Ejecutivo Nacional a “disponer las ampliaciones y las reestructuraciones presupuestarias, y las decisiones administrativas conducentes a un abordaje efectivo de la emergencia alimentaria y nutricional”.

La sesión comenzó poco después del mediodía con la presencia de diputados de todos los bloques. Con el quórum asegurado por los bloque peronistas el oficialismo no demoró en sentarse en sus bancas para comenzar con el debate del proyecto de ley que, más allá de lo parlamentario, cuenta con el apoyo de La CGT, las dos CTA, la UIA y la Iglesia.

El encargo de abrir la sesión como miembro informante fue el diputado por la provincia de Buenos Aires y candidato a ocupar el ministerio de Desarrollo en un hipotético gobierno de Alberto Fernández, Daniel Arroyo, que señaló: “Esta ley viene a ayudar a ponerle un piso a la caída social. Es evidente que hay un problema de hambre en la Argentina, es evidente que hay un problema de mal nutrición”.

Además, arroyó remarcó que “Hay más presencia en los comedores. Está claro que no es lo mismo comer y no comer. Está claro que hay una mayor demanda en los comedores. En los últimos 20 días se ha complicado más la situación debido al aumento de los alimentos y al freno de la actividad económica. Hay más presión y más tensión”.

En cuanto a la situación que llevó a la oposición a pedir la sesión especial Arroyo detalló: “Estamos ante una situación compleja y delicada. Lo que era un centro comunitario paso a ser un merendero, y lo que era un merendero pasó a un comedor y lo que era solo un comedor ahora también hacen viandas para que los chicos se llevan sus padres. Hemos retrocedido cinco escalones, por eso hoy tenemos que atender lo básico.”

Para concluir, y en sintonía con lo que planteo el candidato a Presidente, Alberto Fernández, ayer en Tucumán, el diputado afirmó: “Estamos ante un situación difícil de verdad. Nadie tiene que encender la mecha”.

Héctor “Toty” Flores fue el encargado de fijar la postura del oficialismo. El dirigente social devenido en interprete positivo de las políticas del gobierno nacional dijo: “A pesar de que no coincidimos con la magnitud de esta situación que estamos viviendo (SIC). Hemos decidido acompañar el proyecto porque creemos que es necesario acompañar a la gente luego de la crisis cambiaria y de la cris pos paso”.

Flores aprovechó para defender la política social de cambiemos, destacó el aumento del salario mínimo, el aumento de la asignación por hijo y la implementación del IVA cero para los alimentos.

Para terminar, ante la mirada asombrada de la mayoría de los legisladores, el hombre que responde a Elisa Carrió destacó a fallecido sindicalista Gerónimo “Momo” Venegas como un ejemplo de la lucha por la justicia social.

Tiempo Argentino


El acampe sigue, Stanley no responde

En el acampe frente al Ministerio de Desarrollo Social no hay ánimo de levantar la medida, votada por 48 horas, es decir hasta este viernes. Los referentes de las organizaciones sociales dicen que si bien tuvieron conversaciones con funcionarios de las segundas líneas de la cartera que conduce Carolina Stanley, no hubo respuesta a sus pedidos. Reclaman el envío de alimentos para los comedores populares y planes sociales.

Las carpas permanecen sobre uno de los carriles de la avenida 9 de Julio y las plazoletas que pegadas al edificio. Un cordón policial quedó en el lugar, renovado cada tanto con nuevos efectivos. De la represión de ayer todavía hay un detenido, que se espera que recupere la libertad en estas horas, después de que declare en por la acusación de resistencia a la autoridad.

“Queremos programas de empleo. Trabajo genuino este gobierno no van a generar, que es lo realmente necesario; mínimamente entonces que abran los cupos de los planes sociales”, dijo Gastón, vecino de Pico de Oro, en Florencio Varela, e integrante del MTR Votamos Luchar. “Queremos cooperativas que hagan obras de mejoramiento en los barrios”.

Patricia, vecina del mismo barrio, estaba molesta con los cuestionamientos que recibieron de los medios sobre el pedido de planes. Contó que el asentamiento tiene 9 años de antigüedad y que allí abrieron “una escuela para adultos, con primaria y secundaria. Hacemos huertas y emprendimientos textiles; trabajamos más horas que los que nos critican, pero no hay modo de llegar a fin de mes. En casa empezaron a mandarme boletas de las luz por 700 pesos, no las pude pagar, ahora tengo una deuda de 15 mil. ¿Cómo hago, si cobro una pensíón mínima? Y con las cosas así, el gobierno deja de mandar alimentos”. En estos meses dejaron de recibir leche; a los chicos les están dando mate cocido.

El acampe está encabezado por el Polo Obrero, Barrios de Pie y tres MTRs, más otras agrupaciones de la izquierda que se diferenciaron de la movida en el Congreso y la sanción de la ley de emergencia alimentaria.

“La ley es importante, me parece bien que haya logrado apoyos, pero tiene otros tiempos. Nosotros estamos hablando de la urgencia, de tener una respuesta que no puede esperar. Y también tenemos que marcar que se necesitan no sólo leyes, sino que exista voluntad política de actuar, porque si no sigue sucediendo lo que nos está pasando ahora, que es que el gobierno encuentra todas las chicanas para demorar la ejecución del presupuesto y los alimentos no llegan”, señaló Silvia Saravia, de Barrios de Pie.

Sobre la calle, en torno a fogatas armadas sobre el pavimento y envueltos en frazados, el clima de los manifestantes era de poca expectativa. La mayoría pensaba que la semana próxima habrá una nueva protesta como esta para insistir en los pedidos.

María Lilian Rojas, referente del Polo Obrero, apuntó que en el acampe “no hay una mamá que no haya traído a sus hijo, porque la realidad es que no pueden darles de comer”.

“No me sorprende que (la ministra Carolina) Stanley diga que esto es una extorsión, tomo eso como una señal más de que no tiene respuestas. Nosotros ya pensamos en otro acampe, de 72 horas. La ley es por más alimentos, que no está mal, pero lo que queremos es que se reabran los planes sociales porque no hay trabajo”.

Página|12


Los senadores fueron convocados para debatir la Emergencia Alimentaria

Los senadores fueron convocados para el próximo miércoles, a las 14, a la sesión especial en la que se debatirá el proyecto de ley que declara la Emergencia Alimentaria hasta 2022 y que esta tarde fue sancionado casi por unanimidad por la Cámara de Diputados.

El Decreto Parlamentario llamando a sesión especial fue firmado esta tarde por la presidenta de la Cámara alta, Gabriela Michetti.

El senador nacional Alfredo Luenzo mencionó que el tema “será convertido en Ley el próximo miércoles”, en tanto que voceros del catamarqueño Dalmacio Mera afirmaron que “el tema tiene piedra libre y será aprobado sin problemas”.

El proyecto que reúne una decena de iniciativas impulsadas por diferentes bloques de la oposición, plantea la prórroga hasta el 31 de diciembre del año 2022 de la Emergencia Alimentaria Nacional, además de impulsar la creación del Programa de Alimentación y Nutrición Nacional y establece “un incremento de emergencia como mínimo del 50% de las partidas presupuestarias vigentes del corriente año correspondientes a políticas públicas nacionales de alimentación y nutrición”.

Infonews


VOLVER