Colombia: Duque rechaza intento de diálogo de exjefes de las Farc y el ejército captura a siete disidentes

220

Duque rechazó carta enviada por los exjefes de las Farc

Durante la apertura del taller Construyendo País en Medellín, el presidente Iván Duque rechazó la intención de diálogo manifestada en las últimas horas por los exjefes de las Farc que anunciaron su regreso a las armas.

En el último texto, Iván Márquez, Jesús Santrich y el Paisa aseguraron que están abiertos al diálogo siempre y cuando haya una constituyente.

A esto, el primer mandatario de los colombianos señaló. “Eso no es nada distinto a que quieren nuevamente gozar de beneficios para eludir lo que ya se ha hecho evidente por parte de la acción coordinada de la justicia: ellos son narcotraficantes”

Si bien la carta enviada por quienes regresaron a las armas sostiene que tomaron su decisión porque “la historia de traiciones padecida, no deja otra alternativa”, Duque dijo que el anuncio no lo tomó por sorpresa, pues desde la captura de Jesús Santrich, se habían confirmado las intenciones de este grupo de personas de no abandonar las actividades delictivas financiadas por el narcotráfico.

El presidente manifestó que “eso no fue un hecho sorpresivo como lo quieren presentar. Ya sabíamos el prontuario criminal de estas personas”.

La carta que enviaron Márquez, Santrich y el Paisa dice: “esperamos que en el futuro podamos encontrarnos nuevamente bajo circunstancias en las que la contraparte (el Estado) actúe sin la perfidia con que lo hizo en este sentido intento de reconciliación que volvió trizas”.

Sin embargo, el Presidente insistió en que las fuerzas armadas combatirán a quienes se desmarcaron de los acuerdos y “pretenden amenazar a la sociedad con su regreso y presentándose como una nueva guerrilla, pero es una cuadrilla de narcotraficantes y los vamos a derrotar con todo el peso del Estado”.

RCN Radio


Cayeron siete disidentes de Farc en Toledo, entre ellos un cabecilla

José Santos Vargas, conocido como ‘William’, de 41 años, fue capturado en jurisdicción de la vereda Corralitos del municipio de Toledo, señalado como cabecilla de la disidencia de las extintas Farc. Fue aprehendido junto a seis individuos que estarían bajo su mando.

Tropas de la Trigésima Brigada, adscritas a la Segunda División del Ejército, en coordinación con la Policía y la Fiscalía Primera Especializada, lo detuvieron. En su poder tenía un fusil M-16, dos pistolas, dos proveedores, más de 100 cartuchos de distintos calibres y seis celulares, con los que presuntamente extorsionaba a ganaderos y comerciantes de la región.

‘William’, natural del municipio de Toledo, tiene una orden de captura por los delitos de rebelión y concierto para delinquir con fines extorsivos.

“Hizo parte de las extintas Farc desde 2010, donde se desempeñó como integrante de las redes de apoyo al terrorismo y cabecilla de comisión hasta el 2016, momento en el que decidió no acogerse al proceso de desmovilización, para posteriormente asumir como cabecilla de finanzas”, señala el boletín militar.

Segundo

En la vereda La Playa, municipio de Toledo también fue arrestado ‘Vladimir’ o ‘El Tuerto’, “con una trayectoria criminal de más de nueve años en la estructura, ordenaba secuestros, reclutamiento forzado y extorsiones a las empresas petroleras, contratistas, transportadores y comerciantes en la zona”, señala el informe.

Según el Ejército, con estas capturas se logró evitar acciones terroristas en los municipios de Toledo, Labateca, Silos, Pamplona y Chitagá en Norte de Santander y Cubará (Boyacá) “así como disminuir la capacidad armada de estas estructuras que pretendían sembrar el terror en la región”.

Teniente

Cabe recordar que antes de completarse dos meses de la muerte del teniente del Ejército César Salamanca Saavedra, en medio de un ataque de francotirador del Eln en Teorama, fue detenido el presunto responsable del hecho.

En medio de un puesto de control del Batallón de Despliegue Rápido Número 8 fue capturado Jhonny José Guerrero Velásquez, Simón, de 44 años, por porte ilegal de armas y rebelión.

Cuando los soldados requisaron a Guerrero, le hallaron una pistola, un proveedor y 19 cartuchos.

La Opinión


Nueve disidentes de las Farc muertos en ataque militar

El presidente Iván Duque anunció este viernes la muerte de nueve supuestos guerrilleros que pertenecían a la disidencia de las Farc, al día siguiente que Iván Márquez, Jesus Santrich y alias El Paisa, anunciaran a través de un video su regreso a la lucha armada.

El hecho ocurrió luego de que Duque autorizara al Comando Conjunto de Operaciones Especiales adelantar una operación ofensiva contra grupos residuales.

Según el ministro de Defensa, Guillermo Botero, el ataque se produjo en una zona rural de San Vicente del Caguán en el departamento de Caquetá.

“Los delincuentes están advertidos: se entregan o serán vencidos”, tuiteó el funcionario.

Entre los muertos está Gildardo Cucho, cabecilla de la estructura atacada, según precisó el presidente Duque en una declaración desde Sincelejo.

“Autoricé (…) adelantar una operación ofensiva contra esta cuadrilla de delincuentes narcoterroristas que son residuales de lo que se conocía como las Farc, y que hacen parte de las estructuras criminales que pretenden desafiar a Colombia”, indicó.

Mensaje a la nueva rebelión armada

Duque agregó que el golpe militar es un “mensaje clarito” a los líderes de la antigua guerrilla que retomaron las armas, alegando “la traición” de los acuerdos de paz suscritos en 2016 que condujeron al desarme del grueso de la guerrilla de las Farc y su ingreso a la política como partido.

Gildardo Cucho (uno de los cabecillas abatido) era “un criminal dedicado al narcotráfico, al secuestro, a la intimidación de líderes sociales y que pretendía hacer parte de esa estructura amenazante que ayer se presentaba al país como una nueva guerrilla, cosa que no es”, dijo el jefe de Estado.

El mandatario presentó la operación –que describió como “meticulosa, impecable y con todo el rigor”– como un aviso dentro de la campaña que lanzó el jueves contra la rebelión armada que anunciaron al mundo, mediante un video grabado en la selva, Iván Márquez y otros mandos medios del que fuera el ejército rebelde más poderoso de América.

Márquez, también exjefe negociador del acuerdo que pretendía acabar con un conflicto de más de medio siglo con cientos de miles de víctimas, reapareció vestido de militar flanqueado por 17 hombres y mujeres con fusiles y una pancarta al fondo en la que se leía “Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-EP”. Duque ofreció recompensas de 880.000 dólares por cada uno de ellos.

A raíz de su decisión de volver a las armas, el presidente ordenó la creación de una “unidad especial” para perseguir a los exguerrilleros que, según él, cuentan con el “albergue y apoyo de la dictadura de Nicolás Maduro” en Venezuela.

Aunque el grueso de las Farc se desmovilizó –unos 7.000 mujeres y hombres–, quedaron activas disidencias en proceso de expansión.

De acuerdo con inteligencia militar, esos grupos suman unos 2.300 integrantes dedicados en su mayoría al narcotráfico y la minería ilegal.

Márquez anticipó que buscará “coordinar esfuerzos” con aquellos “compañeros y compañeras que no han plegado sus banderas”, así como con el ELN, la última guerrilla activa en Colombia con un número similar de tropas que los también llamados desertores.

Semana

Más notas sobre el tema