Colombia: el movimiento Defendamos la Paz le solicita al Papa Francisco “sus buenos oficios para velar por el Acuerdo y el proceso de paz”

44

Defendamos la Paz le pide al papa Francisco velar por el acuerdo con las Farc

El grupo Defendamos la Paz le pidió al papa Francisco velar por el acuerdo de paz con las Farc, al tiempo que sus integrantes advirtieron por el incremento de la violencia contra líderes sociales y comunitarios en Colombia.

En el documento firmado principalmente por el exjefe negociador de paz Humberto de la Calle y dirigido al papa Francisco, el movimiento Defendamos la Paz le solicita al sumo pontífice que vele “por el acuerdo y el proceso de paz, amenazados hoy desde distintos flancos, su observación del cumplimiento o incumplimiento de lo pactado, su seguimiento a las labores de protección”, dice la carta.

Pero además indican que, entre los objetivos, deberían estar la búsqueda completa e integral de la paz, esto quiere decir incluir al ELN. Sin embargo, otra de las preocupaciones que refleja el movimiento en la carta, tiene que ver con los “asesinatos sistemáticos y selectivos de líderes sociales, exguerrilleros cobijados por el Acuerdo de Paz, y la muerte de soldados y policías”.

En la carta dirigida al papa Francisco, Defendamos la Paz también recuerda la visita del santo padre hace dos años a Colombia y creen que la iglesia católica tiene la fuerza espiritual para jalonar este tipo de procesos con “pasos concretos, hacía la paz común, el bien común y el cuidado de la casa común”.

Defendamos la paz advirtió que en esta época electoral la amenazas son constantes contra quienes construyen paz y denuncian poderes que afectan la dignidad humana, por eso esperan que se continúen con los espacios para el diálogo de paz entre las fuerzas políticas del Gobierno y la oposición.

Blu Radio


Carta del movimiento Defendamos la Paz al Papa Francisco


Fiscalía detuvo por error a miembro del Partido FARC y lo tuvo que dejar en libertad

Un confuso hecho se presentó en la mañana de este lunes en el búnker de la Fiscalía con un exguerrillero de las Farc en proceso de reincorporación. Edwin Jaison Murillo, conocido en la extinta guerrilla como Alirio Arango y miembro de la Unidad de Trabajo Legislativo (UTL) del representante a la Cámara Carlos Alberto Carreño Marín, fue capturado tras presentarse a dar una declaración ante el ente acusador en un proceso por amenazas en contra de exguerrilleros.

Según fuentes del Partido FARC, Murillo, militante del partido y firmante de los acuerdos de paz, estaba en el búnker de la Fiscalía cuando lo detuvieron porque tenía una orden de captura en su contra vigente por hechos ocurridos hace más de 18 años, sin indicarle los cargos u otras razones de su detención. Después de algunas horas, el exguerrillero fue dejado en libertad, tras comprobarse que estaba sometido a la Justicia Especial para la Paz (JEP).

La Fiscalía confirmó que, por un espacio de un tiempo, del que no confirmaron su extensión, detuvieron a Edwin Murillo ya que en el sistema aparecía que tenía una orden de captura. Sin embargo, apenas llegaron los listados tanto de presidencia como JEP que comprobaron su vinculación al proceso de paz, el detenido fue dejado en libertad para que realizara las diligencias que tenía que hacer ante la Fiscalía. Sin embargo, el ente investigador catalogó el hecho como completamente normal, ya que aún aparecía con un requerimiento de la justicia ordinaria y debía comprobarse sus estatus.

Desde el Partido FARC se consideró la detención como ilegal y un intento más para estigmatizar y “generar zozobra a los exguerrilleros”. De igual manera, aseguraron que Edwin Jaison Murillo, quien estuvo 14 años en prisión por su pertenencia a las Farc, siempre ha demostrado su compromiso con el proceso de paz. Por último, desde el partido se aprovechó la situación para que se actualice los listados de la Fiscalía y así no se repitan casos en los que aparezcan órdenes de captura vigentes en contra de aquellos exguerrilleros que se acogieron al proceso de paz. Ya se habrían presentado otros hechos similares, en los que exguerrilleros son detenidos y luego son dejados en libertad cuando se comprueba que se han acogido a la JEP.

Aunque el exguerrillero fue liberado y pudo rendir testimonio por las amenazas que han recibido varios exmiembros de las Farc en reincorporación, el hecho ha generado algunas dudas dentro de la colectividad. Sobre todo, luego de un sangriento fin de semana en el que se reportó el asesinato de cuatro exguerrilleros en menos de 48 horas.

El primer hecho ocurrió en Cúcuta, Norte de Santander. Tres desmovilizados que hicieron parte del Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) de Caño Indio, Tibú, estaban desayunando en un hotel de la ciudad cuando fueron atacados por un sicario que les disparó en reiteradas ocasiones.

En el local murieron de inmediato Milton Urrutia Mora y José Milton Peña Pineda, mientras que un tercero alcanzó a sobrevivir al ataque y fue trasladado a un centro asistencial en la capital de Norte de Santander. Sin embargo, en la mañana del sábado se conoció que Arsenio Maldonado Gamboa falleció debido a la gravedad de las heridas.

Israel Zúñiga, conocido en la extinta guerrilla como Benkos Biohó, comunicó que en la noche del viernes se reportó el asesinato del excombatiente de las Farc Jackson Mena Pino en Quibdó, Chocó. El exguerrillero habría sido asesinado en el barrio Las Margaritas, de la capital chocoana.

El Espectador


VOLVER
Más notas sobre el tema