Crisis en Haití: movimientos campesinos se suman al pedido de renuncia del presidente Moise

Los movimientos campesinos exigen la dimisión del gobierno

Comunicado de la Plataforma campesina 4G Kontre

La plataforma 4G Kontre, conformada por los movimientos campesinos MPP, Tèt Kole, KROS y MPNKP) envía un gran saludo a todas las organizaciones participantes del Foro Patriótico. Hoy se cumple un mes desde que más de 250 personas dieron apertura a un evento histórico en la búsqueda de un acuerdo nacional para resolver la crisis que vive el país. A un mes de ese acontecimiento la crisis del sistema se ha convertido en un desastre inaceptable. Las masas populares están hartas y continúan rebelándose aún con más firmeza contra la situación en que el partido PHTK arrojó al país. Si Jovenel Moïse no toma la decisión de dejar el poder rápidamente el pueblo verá como sacárselo de encima. No hay ninguna posibilidad de diálogo con un presidente criminal y completamente irresponsable. Exigimos a todas las personas y a todas las instituciones nacionales e internacionales que están sosteniendo al presidente que fuercen su dimisión, porque mientras más tarde ocurra será más gravoso será para las clases populares y para toda la nación.

Señalamos que desde que lanzamos la convocatoria a la unidad en el mes de febrero ha habido grandes acercamientos al interior de la oposición, que muchos progresos fueron alcanzados, pero que el acuerdo respecto a como proceder después de la dimisión de Jovenel Moïse aún no ha sido alcanzado. Invitamos a todos los sectores de la vida nacional a un encuentro este fin de semana que destrabe los nudos que impiden alcanzar el gran acuerdo nacional que la nación demanda.

En la situación en la que se encuentra el país, considerando el sufrimiento de las masas populares del campo y la ciudad, ningún sector puede ambicionar controlar el proceso de transición política, ni puede permanecer ciego ni insensible frente a la catástrofe humanitaria que se agrava cada día.

Recordamos a todos los sectores de la vida nacional y a la comunidad internacional que Jovenel Moïse no es ya el presidente del pueblo haitiano. No hay condiciones para forjar un gobierno de unión nacional con los criminales del poder ejecutivo, ni tampoco con los parlamentarios que vendieron sus votos por dólares y prebendas al ratificar al primer ministro indicado por Moïse, el señor Fritz William Michel. Ya ha sido demasiado. Ningún diálogo ni negociación tendrá lugar con mentirosos, ladrones y criminales.

La plataforma 4G Kontre expresa sus condolencias a la familia de Mark Enes Phanord, víctima de la represión en la comunidad de La Pointe en la región Noroeste, y también a todas las familias de las víctimas que este gobierno ha dejado por doquier.

Reconocemos el esfuerzo y el coraje del pueblo que ocupó las calles en todos los rincones del país. Debemos continuar hasta la caída definitiva de Moïse. Bajo su gobierno el desabastecimiento de combustibles se ha vuelto permanente, el hambre no cesa, los costos de la vida se elevan más y más y los obreros perciben salarios de miseria. Moïse nunca realizará el proceso a los dilapidadores de los fondos de Petrocaribe y con él nunca habrá justicia por las masacres de La Saline, Carrefour Feuille, Martissant y todos los barrios populares en donde el régimen del PHTK derramó la sangre de nuestros compatriotas. Bajo este gobierno el futuro de nuestros jóvenes está seriamente amenazado y la crisis ecológica llevará al país a la destrucción.

Insistimos, por tanto, en nuestro llamado a un verdadero acuerdo nacional para construir un gobierno de transición luego de la partida de Jovenel Moïse.

Por el Ejecutivo de 4G Kontre:

Rosnel Jean-Baptiste

Merès Jean-Charles

Juslène Tyresias

Chavannes Jean-Baptiste

FacebookTwittergoogle_plus

Alba Movimientos


La caída más larga del mundo: crónica de una nueva jornada de protestas – Por Lautaro Rivara

Una periodista pregunta a un manifestante que se encuentra marchando por una de las principales arterias de la capital Puerto Príncipe, la camisa empapada de sudor, la voz ronca, una rama de árbol que se agita vivamente en la mano izquierda: -¿qué opina de la convocatoria al diálogo realizada por el presidente Jovenel Moïse? A lo que el manifestante responde en la lengua nacional del país, el creol haitiano: -Li vle pale, mem nou ta renmen manje. «Él quiere hablar, pero nosotros queremos comer».

La anécdota resulta ilustrativa del nivel de pauperización al que ha llegado la vida en un país arrastrado al limbo de la supervivencia. La crisis energética, que ya cuenta su quinta semana, ha paralizado todas las dimensiones de lo cotidiano. La actividad administrativa y gubernamental se encuentra detenida. Los colegios, universidades y centros de salud, cerrados. Las estructuras de madera y zinc de los otrora populosos mercados haitianos, se encuentran desiertas. El trabajo de los mototaxistas aparece reducido a su mínima expresión. La circulación de productos agrícolas desde el campo hacia las grandes ciudades, se demuestra imposible. La ruidosa cotidianidad capitalina está sumida en un silencio espeso y extraño, impropio de un país caribeño. La paz, bien se sabe, es siempre bulliciosa.

Apenas si se oye el crepitar de los neumáticos en llamas y los pequeños radios encendidos en los portales de cada casa a la usanza campesina. Desde ellas miles de voces anónimas testimonian la extenuante batalla callejera contra la miseria, la corrupción, el mal gobierno y la crisis económica. Quienes aquí viven repiten como una letanía la sucesión de grandes combates, dignos pero aún insuficientes, sobrellevados por la población haitiana desde el año pasado: julio, octubre, noviembre, y en lo que va del año también febrero y ahora septiembre, el último round hasta la fecha.

***

El balance provisorio de la jornada evidencia al menos tres cuestiones. En primer lugar, la inagotable masividad de las protestas. Nuevamente la oposición política, parlamentaria y los movimientos sociales han convocado a cientos de miles de personas en todas las grandes ciudades del país desde el sur al gran norte, de las llanuras centrales a la región del Artibonite. Pese a que esta amplia oposición perfila irreconciliables diferencias ideológicas y de orientación política, la todopoderosa espontaneidad de las clases populares fuerza en los hechos una convergencia táctica en las calles. Del lado izquierda del espectro político encontramos a las fuerzas progresistas y nacionales aglutinadas en torno al recientemente organizado Foro Patriótico, referenciado en figuras como el dirigente campesino Chavannes Jean-Baptiste y el economista Camille Chalmers. Por otro lado, el conservador Sector Democrático y Popular ha respondido al desafío de la unidad subordinando en torno de sí a diversas formaciones políticas como el FOP, partidos de izquierda como el del ex senador Jean-Charles Moïse y hasta a fuerzas de ultraderecha como el AAA de Youri Latortue.

El segundo elemento del balance tiene que ver con la radicalidad. Quizás el ejemplo más claro sea lo sucedido esta mañana en Cité Soleil, una inmensa barriada popular habitada por 500 mil personas. Manifestantes armados tan solo de coraje tomaron por asalto nada menos que el cuartel general del UDMO, un cuerpo especializado y militarizado de la Policía Nacional. Los manifestantes procedieron a llevarse los elementos de valor y a prender fuego parte de las instalaciones. Algo parecido sucedió en Jacmel, al sudeste, cuando resultó quemado el Tribunal de Paz, emblema del también cuestionado poder judicial. Desde las zonas elevadas de esta ciudad montañosa y de geografía irregular, cualquiera podrá contar a estas horas una veintena o una treintena de grandes humaredas negras que se van a confundir con las nubes, también negras de lluvia. Cada una expresa una concentración humana de idéntica radicalidad y disposición al combate.

El tercer elemento tiene que ver con el hecho de que sin importar la masividad o la radicalidad de las movilizaciones, la situación del país permanece irresoluble. Y es que resulta evidente que los factores de poder real, aquellos que tienen la última palabra, son extranjeros. En las últimas semanas, pese al descalabro de la crisis haitiana, desde el Secretario General de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, hasta Antonio Guterres, máximo representante de las Naciones Unidas, han expresado al canciller Bocchit Edmond un apoyo evidente, el compromiso de sostener la tutela internacional a través de la continuidad de las misiones multilaterales, e incluso compromisos financieros para afrontar la corrupción institucionalizada.

***

Luego de un mes de silencio, el pasado 25 de septiembre el presidente Jovenel Moïse se dirigió a la nación. Lo hizo exactamente a las 2 de la mañana, la hora precisa en la que hasta los más demorados ya se encuentran durmiendo, y ni siquiera el campesino más madrugador ha despertado. Cualquier intervención diurna hubiera propiciado nuevas refriegas, protestas y movilizaciones. También esto resulta sintomático del nivel de descrédito en que se encuentra sumida la clase política. A los vicios de origen de elecciones fraudulentas, hay que sumar el escándalo de corrupción más grande que conozca el país, a través de la apropiación de fondos públicos equivalentes a la mitad de toda la riqueza generada por el país en un año. Se trata de la larga parábola descendente de un gobierno que no gobierna ni deja de gobernar. La caída más larga del mundo de un presidente al que ya nadie sostiene, al menos dentro del país, pero que nunca termina de abandonar el poder que malamente ejerce.

Haití No Minustah


Canciller de Haití expone ante ONU compleja crisis política y precariedad

El canciller haitiano, Bocchit Edmond, expuso en Naciones Unidas sobre la compleja crisis política y situación de precariedad económica que enfrenta el país, y señaló que el Gobierno es consciente de su honda responsabilidad.

A propósito de la 74 Asamblea General de la ONU, con sede en Nueva York, y mientras masivas protestas antigubernamentales sacuden la nación caribeña, Edmond explicó que el presidente haitiano, Jovenel Moïse, ha tendido la mano a todos los representantes de diversos sectores, «para salvaguardar el acervo democrático» y volver a encontrar una atmósfera de paz, estabilidad y serenidad.

Enfatizó que el mandatario llamó a un diálogo constructivo e incluyente, orientado a crear un Gobierno de unión nacional, y alcanzar un acuerdo político, que llevará a la calma social y la consolidación de instituciones democráticas que garanticen la estabilidad sociopolítica y económica.

Sin embargo, indicó que el país no podrá ponerse de pie sin el apoyo sostenido, duradero, coherente, coordinado y eficaz de la comunidad internacional.

El jefe de la diplomacia haitiana hizo referencia al fin de la Misión de Naciones Unidas para el Apoyo a la Justicia, y su transición hacia un acompañamiento político del organismo internacional, con el propósito de fomentar y fortalecer la estabilidad política y la buena gobernanza.

Pide mejor coordinación de presencia de la ONU

No obstante, recalcó sobre la necesidad de desarrollar una mejor coordinación de la presencia de Naciones Unidas en Haití y «que todas las acciones queden enmarcadas en el andamiaje de prioridades establecidos por el Gobierno de la República».

De igual manera, señaló como fundamental que la nueva misión se concentre en las políticas públicas económicas, sociales y ambientales.

«La estabilidad en Haití tiene que darse como resultado de un diálogo en el seno de Haití mismo», subrayó el ministro de Relaciones Exteriores y precisó que esto también pasa por una mejora en la situación de seguridad, fomento de la inversión del sector privado, democracia, justicia, derechos humanos y el desarrollo sostenible.

Al Momento


L’opposition lance une opération baptisée « Chache Jovenel Moïse… »

Après plus de deux semaines  de l’opération « Pays lock » sans obtenir la démission du président de la République Jovenel Moïse, l’opposition n’entend pas lâcher prise. Elle appelle au nouveau blocage du pays jusqu’au départ du chef d’Etat. Une nouvelle semaine de manifestations est annoncée à partir de ce lundi 30 septembre 2019 à Port-au-Prince et dans plusieurs villes de province toujours dans l’objectif de contraindre le locataire du palais national à la démission.

Lors d’une conférence de presse, dimanche 29 septembre à l’Hôtel Oloffson, André Michel prenant la parole au nom de l’opposition dite institutionnelle appelle au renforcement des barricades à travers les rues des différentes villes du pays. « Du Nord au Sud, de l’Est à l’Ouest, barricadez, manifestez, occupez le macadam jusqu’à l’installation du gouvernement de transition», exhorte l’ancien candidat à la présidentielle de 2015, invitant d’autres membres de la population qui ne manifestent pas et les propriétaires de véhicules à rester chez eux pour éviter d’être victimes.

De son côté, le sénateur Youri Latortue appelle à une opération baptisée « Recherchons Jovenel Moise quel que soit le lieu où il se trouve » (Chache Jovenel Moise kèlkeswa kote li ye). « Ce n’est  pas normal qu’un président qui ne dirige rien décide d’être en fuite au lieu de jeter l’éponge. Nous, le peuple, nous allons fouiner pour le trouver », indique l’élu de l’Artibonite, ancien allié de Jovenel Moise.

Youri Latortue rejette, par ailleurs, toute possibilité de répondre à l’appel au dialogue lancé par le chef d’Etat dans son adresse nocturne à la nation, semaine dernière.

Où est le président ?

Une rumeur laissait croire que Fred Brutus, président directeur général de C3 Éditions, aurait hébergé chez lui à Laboule le chef de l’État Jovenel Moïse. “Cette information est grossièrement mensongère au motif que Fred Brutus n’habite pas ni n’a de résidence à Laboule et qu’il n’a aucun lien avec le président de la République”. C’est ce qu’on peut lire dans une note de protestation diffusée par la maison d’édition sur sa page Facebook.

C3 Éditions veut couper cours à la rumeur, car depuis l’annonce des manifestations violentes du 27 septembre, des rumeurs laissait croire que le chef de l’État Jovenel Moïse se serait mis à couvert chez des personnalités de renom. Patrick Moussignac, PDG de Radio Télévision Caraïbe, et Fred Brutus, également ancien candidat à la présidence, figuraient sur la de ceux qui auraient prétendument hébergé le président.

Toujours selon la note de protestation, pour la Maison d’édition et son Patron, cette rumeur aurait aussi comme objectif d’empêcher toute concurrence dans l’attribution des marchés publics d’édition de livres à l’intention des élèves des écoles publiques. Aussi pour sauvegarder l’intégrité physique de son président directeur général et de ses biens, C3 Éditions crie “Non à la diffamation”.

Le contexte actuel est explosif, 48 heures après une série de manifestations violentes à travers le pays, l’opposition annonce la reprise des mobilisations pour demain lundi 30 septembre.

Selon Youri Latortue, les manifestants iront chercher le président qui, selon l’opposition, se cache ou serait en cavale. Aussi, Youri Latortue, André Michel et consorts, qui avaient pourtant juré d’obtenir la démission de Jovenel Moïse depuis vendredi 27 septembre, promettent la fureur populaire à quiconque hébergeait le chef de l’État.

Jésula Simon et Alexandre Michel

Loop Haití


VOLVER