El canciller de México defendió la política migratoria en reunión con Mike Pence: “No aceptaremos ser Tercer País Seguro”

Ebrard defiende en EU “estrategia exitosa” en migración tras reunión

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, dijo que la reunión de hoy con el vicepresidente Mike Pence sobre migración transcurrió “en términos amistosos” y en ella México planteó que la estrategia que está utilizando para frenar el flujo irregular de migrantes “está funcionando”, es “exitosa” y que la tendencia a la baja es “irreversible”.

Contrastó el ambiente con lo que ocurrió el lunes, cuando Estados Unidos reiteró la posibilidad de que México se convierta en tercer país seguro, a lo que México se niega rotundamente.

“No haremos ni aceptaremos el tercer país seguro. Ellos lo saben. Nosotros vamos a seguir adelante con la política que se ha diseñado, vamos a seguir en esa dirección”.

En el encuentro participaron, por parte de Estados Unidos, además de Pence, el secretario de Estado Mike Pompeo, el secretario de Seguridad Nacional Kevin McAleenan, el yerno del presidente Donald Trump, Jared Kushner, y el embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau, entre otros.

Por parte de México, además de Ebrard estuvo la embajadora Martha Bárcena, el comisionado en migración Francisco Garduño, así como el vocero de Cancillería, Roberto Velasco.

Ebrard subrayó que México planteó, en el tema de migración, “respeto” y que la estrategia mexicana “ha dado resultados muy importantes para que los flujos migratorios se den de acuerdo a la ley y, por tanto, se ha notado un descenso muy significativo”.

McAleenan planteó la posibilidad de un acuerdo tipo tercer país seguro, a lo que Ebrard respondió señalando que “estamos a casi 90% del objetivo principal” en la reducción del flujo irregular de migrantes, que la tendencia a la baja es “irreversible” por lo que México no considera necesario un pacto así.

Ebrard destacó además que México no sólo llegó con el tema de migración bajo el brazo, sino que defendió la necesidad de que Estados Unidos controle el flujo ilegal de armas de ese país al nuestro y que terminan en manos de la delincuencia.

En ese sentido, habló de la creación de un grupo binacional que mes con mes evaluará cuántas armas de Estados Unidos ingresaron ilegalmente a México y cómo entraron.
Rechazó que en el encuentro Estados Unidos haya retomado la amenaza de imponer aranceles a las importaciones mexicanas.

Cuestionado sobre su breve saludo con Trump, aseveró que el mandatario se mostró “amable, positivo, agradecido con México” por el esfuerzo que se está haciendo para contener la migración irregular.

La Casa Blanca difundió un comunicado sobre la reunión, realizada al cumplirse el plazo de 90 días que había dado Estados Unidos a México para reducir el flujo de migrantes, so pena de imponer aranceles.

En el texto, se señala que Pence reconoció “los pasos significativos y sin precedentes” que ha dado México para “frenar el flujo de la migración ilegal a la frontera de Estados Unidos”, y alabó el despliegue de la Guardia Nacional.

Añade que “los líderes acordaron que si bien ha habido progresos, queda trabajo por hacer para reducir más el flujo de migrantes indocumentados a Estados Unidos”.

Asimismo, indica que ambas partes acordaron “implementar el Protocolo de Protección a los Migrantes a su máxima extensión posible”. Dicho protocolo implica que los migrantes que buscan solicitar asilo en Estados Unidos esperan en México mientras se resuelven sus procesos.

El Universal


Reunión con Ebrard productiva, pero “falta más”, dice Pence

El vicepresidente de Estados Unidos Mike Pence calificó el encuentro con el canciller Marcelo Ebrard como “una reunión productiva“, sin embargo, manifestó que “aún hay más trabajo que hacer”.

En un tuit, informó que la reunión tuvo el objetivo de “discutir soluciones a la crisis en la frontera” entre México y Estados Unidos.

Añadió que junto al mandatario Donald Trump colaboran de “formas sin precedentes con México para abordar la crisis humanitaria y detener el flujo de inmigración ilegal“.

En un mensaje posterior señaló que “encomiamos el trabajo que ha realizado México desde nuestro acuerdo del 7 de junio para ayudar a asegurar nuestra frontera sur y pedimos a los demócratas en el Congreso que hagan lo mismo”

Y remató con que “todavía hay más trabajo por hacer, ya que aseguramos nuestra frontera de una vez por todas para mantener a Estados Unidos a salvo”.

La Razón


ONG piden a Ebrard no ceder a presiones de Trump y lanzan #MéxicoNoEsUnFiltro

En una carta pública –dirigida a Ebrard y difundida antes de su reunión con el vicepresidente estadunidense Mike Pence en Washington–, las organizaciones repudiaron que, en los últimos 90 días, “México ha avanzado en convertirse en el muro fronterizo del Presidente Trump”, el cual “responde a sentimientos racistas y xenófobos”.

“El despliegue de la Guardia Nacional para acciones de control migratorio muestra cómo el gobierno mexicano ha decidido militarizar un fenómeno que debería atenderse desde una perspectiva humanitaria y no de seguridad”, denunciaron las organizaciones, las cuales lanzaron en paralelo el lema #MéxicoNoEsUnFiltro en redes sociales.

“Estamos preocupadas por las políticas de corte antiinmigrante que despliega el gobierno del Presidente Trump y el creciente papel que desempeña México en su implementación”, abundaron, y señalaron que, “a 90 días, el gobierno mexicano tiene poco que festejar y mucho que reflexionar sobre el camino que ha tomado su política migratoria —la cual hoy en día tiene una perspectiva de seguridad, centrada en acciones de control, detención y deportación— así como sobre la relación que va a mantener con el gobierno del Presidente Trump”.

El pasado 7 de junio, el gobierno de Trump dio 90 días al de Andrés Manuel López Obrador para reducir “significativamente” el número de personas que lleguen a pedir asilo a su frontera; dicho plazo se venció el pasado jueves 5.

Ebrard viajó hoy a la capital estadunidense para entregar a Pence los resultados de la política de contención migratoria que él encabezó en los últimos 90 días, que consistió en el despliegue de 25 mil elementos la Guardia Nacional en las fronteras, la disminución en un 56% del número de indocumentados que cruzaron el país, y la aceptación de 42 mil solicitantes de asilo devueltos por las autoridades de Estados Unidos.

Violación a los compromisos

Tras denunciar que “las tareas de contención que el Instituto Nacional de Migración (INM) y la Guardia Nacional iniciaron tras el acuerdo de junio se traducen en retenes y revisiones arbitrarias, discriminatorias y, por ende, ilegales”, las organizaciones resaltaron: “es inaceptable que la reducción del 56% del flujo migratorio que presentó el secretario Ebrard como un avance sea el resultado de la detención y deportación de solicitantes de asilo en violación a las leyes mexicanas y sus compromisos internacionales”.

Durante la reunión en Washington, Pence informará a Ebrard si Trump quedó satisfecho o no con su política de contención migratoria; el pasado 6 de septiembre, Ebrard aseguró que la política de contención migratoria resultó un “éxito”.

Sin embargo, Mark Morgan –el Comisionado Encargado de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP)—contrastó el optimismo del canciller mexicano, y declaró ayer que el gobierno de Trump “necesita que México haga más”. No descartó la opción de imponer un estatus formal de Tercer País Seguro a México.

En su carta, el colectivo resaltó que las declaraciones de Morgan “ponen de manifiesto el interés de Estados Unidos de intimidar a México”.

Y exigió que de “cara a la revisión que sostendrá (Ebrard) con autoridades estadunidenses de los resultados obtenidos en los 90 días previstos en este acuerdo y al anuncio de (Morgan), de que México debe reforzar aún más su control migratorio, instamos al gobierno mexicano a poner fin cuanto antes a los actos que se desprendieron de sus negociaciones con Estados Unidos que han resultado en violaciones a los derechos de las personas migrantes y en un incremento sustancial en su grado de vulnerabilidad”.

Proceso


VOLVER