El operativo paramilitar que trasladó a Guaidó hasta Colombia – Por Misión Verdad

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Tras el intento de golpe de Estado del pasado 23 de febrero, Juan Guaidó ingresó a Colombia por una trocha de la frontera pese a tener una orden de prohibición de salida de Venezuela.

Asimismo, el concejal de Cúcuta Juan Felipe Corzo filmó una parte del recorrido fronterizo de Guaidó con su equipo, pero faltaba otra parte, la más alarmante de todo ese escandaloso trayecto.

Fue tendencia el primer grupo de fotos de Guaidó con Los Rastrojos, Jhon Jairo Durán Contreras, alias “Menor”, y Albeiro Lobo Quintero, alias “Brother”, coordinadores de la entrada del militante de Voluntad Popular a Cúcuta.

Sin embargo, esta peligrosa polémica se extiende aún más, al incorporarse nuevas imágenes al escabroso álbum de fotos de Guaidó con Los Rastrojos, presentado recientemente en el programa de televisión Con el Mazo Dando conducido por Diosdado Cabello.

En ese nuevo grupo de fotos, Guaidó se retrata con Jonathan Orlando Zambrano García, alias “Patrón Pobre”, otro integrante de la mencionada banda narcoparamilitar.

Este viernes el Vicepresidente Sectorial de Comunicación, Cultura y Turismo, Jorge Rodríguez, mostró más evidencias del esquema logístico que llevó a Guaidó hacia territorio colombiano.

EL TESTIMONIO DE “NANDITO”

Juan Posso Pedrozo, alias “Nandito”, es otro integrante de Los Rastrojos que aparece junto a Guaidó, es la mano derecha de “Menor” y es el encargado de recoger el dinero producto de las actividades ilegales de la organización.

“Nandito” fue capturado por las fuerzas de seguridad venezolanas a principios de este mes en el Sur del Lago, estado Zulia.

Su testimonio, mostrado por Rodríguez, resalta los siguientes puntos clave:

  • El 21 de febrero, días previos al Venezuela Aid Live, Loryis Silva, asistente de la gobernadora del estado Táchira, Laidy Gómez, informó a Los Rastrojos las indicaciones que envió Roberto Marrero sobre el ingreso de Guaidó a Colombia.
  • Henry Valero Peinado, alcalde del Puerto de Santander que fue condenado en marzo a cinco años de prisión, explicó a Los Rastrojos que el gobierno colombiano había armado el esquema logístico para la llegada de Guaidó a Colombia.
  • El 23 de febrero, el equipo de Guaidó manifestó la necesidad de contar con un chofer de confianza para el traslado. Los Rastrojos ofrecieron el apoyo y enviaron sus mejores elementos de seguridad para tal operación.
  • En la frontera colombiana se llevó a cabo una reunión de más de 30 minutos, entre Los Rastrojos y Juan Guaidó.
  • Las fotos fueron tomadas por “Nandito”, e iban a ser usadas por Los Rastrojos de triunfar el golpe de Estado, so pretexto de evitar a las fuerzas de seguridad venezolanas. Es decir, la foto era una garantía, una patente de corso, con el que podrían expandir sus actividades criminales hacia Venezuela.

PARAMILITARISMO Y GOLPE DE ESTADO

Anteriormente, el Fiscal General de la República, Tarek William Saab, hizo un balance sobre las vinculaciones de Juan Guaidó con Los Rastrojos, explicando que el “Menor” fue buscado por la banda para silenciarlo como testigo tras la polémica con Guaidó.

Al no encontrarlo, procedieron a masacrar a su familia. Ampliando estas evidencias se revela con mayor nitidez los nexos de Guaidó y la amenaza real que representa esta organización para el territorio venezolano, y en particular, para los pobladores de la frontera sometidos a toques de queda, asesinatos y desapariciones forzadas (y descuartizamientos).

Se destaca el funesto rol que jugó la militante de Acción Democrática, Laidy Gómez (mejor conocida como “la hija de la frontera”), en esta operación que iniciaba con un toque de queda de 24 horas en la zona. Desde luego, Gómez rechazó el testimonio de “Nandito”, quien la señala como cómplice en la apertura de los pasos fronterizos por los cuales Guaidó transcurrió acompañado por Los Rastrojos.

Recordemos que en 2016, el para entonces gobernador del Táchira, José Vielma Mora, manifestó que Gómez tenía nexos con contrabandistas y con el paramilitar Wilquin Alexander Roa, alias “Cara de Niña”, miembro del grupo paramilitar Los Urabeños, que operan actualmente bajo el nombre de “El Clan del Golfo”.

Es ostensible el uso de células paramilitares en los sectores contiguos a Venezuela con el fin de expandir el cuadro de desestabilización interna del país. A medida que esta estrategia escala, el Gobierno venezolano desarrolla distintos planes para proteger las zonas fronterizas, y apoyar a Colombia en la capturas de contrabandistas, narcos y paramilitares.

De hecho, en 2012, en una operación conjunta entre Colombia y Venezuela, se ejecutó la aprehensión del cabecilla de Los Rastrojos, Diego Pérez Henao, alias “Diego Rastrojo”.

Tampoco representan una sorpresa las implicaciones de Los Rastrojos con el contrabando de la gasolina venezolana. Iniciado el mes de septiembre, informó el Ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Néstor Reverol, que se desmanteló una red de extracción del combustible, que sirve de materia prima esencial para la industria del narcotráfico.

Semanas después el protector del estado Táchira, Freddy Bernal, anunció el hallazgo de 25 mil litros de gasolina en depósitos ilegales.

Así como confesó “Nandito”, en ese aparataje de la “ayuda humanitaria” se manejó la idea de distraer con guarimbas a las personas del sector y a los organismos de seguridad; en los camiones que disponen Los Rastrojos para contrabandear gasolina, iban a colocar la supuesta ayuda humanitaria para hacer su definitivo ingreso a Venezuela, siendo “Patrón Pobre”, el conductor de Guaidó, una pieza clave de este plan.

Si bien todo el escándalo inició con las fotos de esa organización paramilitar con el vocero de Volutad Popular, la red de intereses parapolíticos y criminales que revelan, confirman (una vez más) que la operación de cambio de régimen representa una amenaza real a la soberanía y control territorial del Estado venezolano.

Es por ello que el presidente Nicolás Maduro activó los Ejercicios Militares de Soberanía y Paz en la frontera colombo-venezolana. En este marco, ha sido desmantelada parte de la estructura financiera de Los Rastrojos, atada al contrabando de gasolina.

En concreto, fue encontrado y desmantelado un depósito de combustible venezolano robado de unos 15 mil litros de diesel y 4 mil de gasolina, ubicado en el estado Táchira.

Estas acciones contravienen la campaña política y comunicacional que posiciona a Venezuela como una amenaza para la seguridad de la región, haciendo uso de un sinfín de falsos positivos que vinculan falsamente a la República Bolivariana con “grupos terroristas” de origen colombiano.

Misión Verdad


VOLVER