Haití: continúan las manifestaciones masivas y violentas exigiendo la renuncia del presidente

Haitianos piden renuncia del presidente Jovenel Moïse

Manifestantes haitianos realizaron una movilización en las principales calles del país, en la mañana de este viernes, en reclamo de la renuncia del presidente Jovenel Moïse, a quien acusan de corrupción.

Los ciudadanos erigieron barricadas en las calles y saquearon la unidad especial de la Policía Nacional de Haití e incendiaron varios vehículos de los oficiales tras el llamado a huelga realizado por la oposición.

Este viernes Puerto Príncipe amaneció con las escuelas cerradas, sin transporte, actividad comercial ni servicios administrativos, según el medio de comunicación Telesur.

La vecina nación lleva dos semanas en guerra general a causa de la escasez de combustibles, alimentos y por las acusaciones de corrupción presentadas en contra de los funcionarios públicos del Gobierno, de acuerdo con las informaciones emitidas por el diario Today Headline.

De igual modo, el periódico Presslakay, informó que la carretera de Saint-Marc está completamente obstruida. Las entradas y salidas del norte y del sur de la ciudad están bloqueadas por neumáticos inflamados para evitar el tráfico.

Ante esta situación, decenas de ciudadanos abandonaron el centro de la ciudad de Saint-Marc para refugiarse en el campo.

El presidente Jovenel Moïse dio un discurso en la madrugada del pasado miércoles, cuando sugirió un gobierno de unidad con la esperanza de calmar a los ciudadanos después de que un senador del partido gobernante le disparara a la multitud que bloqueó la entrada del parlamento el pasado lunes, hiriendo a varias personas entre ellas un periodista de AP.

El diario anteriormente citado dijo que el gobierno haitiano reemplazó en el día de ayer a varios funcionarios de seguridad con la finalidad de disminuir la tensión entre los ciudadanos.

El portavoz de la policía, Gary Desrosiers, dijo que cuatro personas fueron asesinadas a tiros en manifestaciones de los últimos días.

Diario Libre


República Dominicana refuerza aun mas la frontera

República Dominicana dispuso reforzar aun mas la frontera ante los violentos disturbios en ese país por la escasez de combustibles y en reclamo de la renuncia del presidente haitiano, Jovenel Moise.

La información la ofreció el comandante general del Ejército de República Dominicana, mayor general Estanislao Gonell Regalado, luego de recorrer junto a otros altos mandos castrenses la línea limítrofe, que tiene una longitud de más de 350 kilómetros.

En la capital haitiana ocurrieron saqueos, incendios de edificios, entre ellos una comisaría de Policía en la barriada deprimida de Cité Soleil, de donde huyeron los agentes antes de que irrumpiera una turba violenta. Además, miles de manifestantes equipados de machetes, piedras, palos y ramas de árboles, marcharon en Puerto Príncipe en dirección a la residencia de Moise. Consultado al respecto por periodistas locales, Gonell Regalado manifestó que debido a la situación, el ministro de Defensa, teniente general Rubén Paulino Sem, dispuso un mayor reforzamiento de la zona fronteriza. De acuerdo al comandante militar, desde 2018 en la franja fronteriza que separa a los dos países se encuentran apostados 8.500 soldados, a los que se añadieron recientemente otros 1.500. Por otra parte, autoridades castrenses informaron a Efe que han restringido el ingreso a territorio dominicano de moto-taxistas haitianos, que congestionan las estaciones de combustibles de la frontera norte en busca de gasolina.

Los informes aseguraron que la disposición tiene como objetivo, además, evitar el contrabando de combustibles. Mientras, decenas de haitianos fueron devueltos este viernes a su país tras ser arrestados por miembros del Cuerpo Especializado en Seguridad Fronteriza (Cesfront) y del Ejército de República Dominicana, tras cruzar la frontera de manera clandestina, según constató Efe.

Hoy


Haití: no se había visto una protesta así en años

Haití vivió este viernes las protestas más multitudinarias en años, una serie de marchas convocadas por la oposición para exigir la renuncia del presidente, Jovenel Moise, que degeneraron en actos violentos en Puerto Príncipe y otras ciudades.

En la capital haitiana ocurrieron saqueos, incendios de edificios, entre ellos una comisaría de Policía en la barriada de Cité Soleil, de donde huyeron previamente los agentes antes de que irrumpiera una turba violenta.

Desde la madrugada, los activistas cortaron las principales avenidas y carreteras de la capital con barricadas, montadas con adoquines, piedras, verjas y neumáticos ardiendo, para exigir la renuncia de Moise, a quien la oposición culpa de la honda crisis económica que vive el país, cuyo síntoma más reciente es el desabastecimiento de combustible.

“Jovenel Moise debe irse. Él ya no es nuestro presidente. No puede proporcionar soluciones a nuestros problemas”, dijo a Efe un manifestante, Judelin Pierre, cerca de una barricada en el centro de la capital haitiana al comienzo de la jornada de protestas.

La principal manifestación en la jornada congregó a miles de personas que marcharon armados con palos, ramas de árbol, piedras -y algunos con machetes- por la carretera de Delmas, en dirección al barrio acomodado de Pétion-Ville, en el sureste de la capital, donde se encuentra la residencia del presidente Moise.

Algunos manifestantes atacaron comercios y vehículos a su paso; una persona no identificada agredió con una piedra a un fotógrafo de la Agencia Efe, que sufrió una lesión en un brazo.

La Policía usó gases lacrimógenos y otros materiales antidisturbios para dispersar la manifestación a su paso por el sector de Delmas y a su llegada a Pétion-Ville, donde se estableció un fuerte cordón policial para proteger la ruta que conduce hacia la residencia del jefe de Estado, ubicada en un cerro.

Hasta el momento, ninguna autoridad ha hecho balance de los disturbios, que fueron especialmente graves por la mañana y que, según medios locales, tuvieron como resultado varios heridos de bala en Puerto Príncipe.

Según el diario Le Nouvelliste, se ha registrado al menos 15 heridos de bala en Cabo Haitiano (norte), la segunda ciudad del país, en enfrentamientos entre manifestantes.

La jornada de movilización se celebró dos días después de un discurso a la nación pronunciado por Moise, en el que el jefe de Estado propuso formar un Gobierno de unidad nacional y en el que rogó a la población una “tregua” en las calles.

De forma paralela a su discurso, Moise realizó en los últimos días varios cambios de altos cargos de su Gobierno y de las administraciones provinciales, en un aparente intento de congraciarse con la oposición.

Sin embargo, el discurso y los gestos de Moise, en lugar de apaciguar las calles, parecen haber tenido un efecto inflamatorio.

Los partidos de oposición llevan semanas boicoteando la formación de Gobierno, que está en funciones desde marzo, y decidieron mantener la convocatoria de la manifestación a pesar de la invitación del presidente.

El opositor Jude Célestin, segundo candidato más votado en las elecciones presidenciales de 2016, pidió este viernes la renuncia de Moise.

“La gente cree que Jovenel Moise ha fallado en su misión. Reclama su partida”, dijo Célestin en una declaración a una radio local.

La protesta sucedió después de dos semanas de protestas repetidas en la capital haitiana, que tuvieron como detonante el desabastecimiento de combustible en las gasolineras, un problema que comenzó en agosto y sigue sin resolverse.

En estas dos semanas, al menos cuatro manifestantes han muerto en las manifestaciones, sin contar la jornada de este viernes, según reconoció el jueves el portavoz de la Policía, Garry Desrosiers.

El Espectador