La oposición uruguaya impulsa un referéndum para tener una guardia militar en la calle

Larrañaga: “No me importa si ensobran; la reforma va a salir igual”

Enfocado más en promover la campaña para la reforma constitucional que impulsa sobre la seguridad pública que en su candidatura al Senado, el líder de Alianza Nacional Jorge Larrañaga cerró el acto de lanzamiento de la campaña sobre seguridad “Vivir sin Miedo” anoche asegurando dos cosas: que no le “importa” que los líderes y candidatos políticos del resto de los partidos no ensobren la papeleta por el SÍ a la reforma constitucional, y que los blancos ganarán las elecciones.

Casi eufórico y flanqueado por sus principales dirigentes, Larrañaga hizo una encendida defensa del proyecto reformista, que es su gran apuesta.

En los últimos días, distintos voceros del gobierno, del Frente Amplio y también de distintas organizaciones sociales, tanto en persona como a través de las redes sociales, han salido a jugar fuertemente en contra de la reforma constitucional tratando de expandir el concepto de que “la reforma no es la forma” de combatir la inseguridad, sino apostando a las recetas implementadas por el ministerio del Interior. Pero las encuestas le dan un porcentaje de aprobación a la propuesta de Larrañaga.

Una de las opiniones más enfáticas fue la del candidato presidencial frenteamplista Daniel Martínez, quien aseguró en radio Uruguay que, de ser presidente y de haberse aprobado la reforma constitucional, no pondría a los militares en la calle.

El senador nacionalista se ha echado al hombro toda la responsabilidad política por la reforma, porque si bien los sectores que apoyan a Luis Lacalle Pou han dicho que ensobrarán la papeleta por el SÍ, nadie habla de ello en la campaña.

En el acto del Ateneo ayer a Larrañaga se lo veía feliz por la reforma. Los datos que le llegan son favorables a la aprobación de la misma el próximo 27 de octubre. Sin embargo, sigue machacando. “Hace no mucho tiempo, vivíamos en paz. Teníamos problemas, sí. Pero sabíamos que había cosas que en Uruguay no pasaban. Teníamos tranquilidad. Éramos una sociedad con calidad en la convivencia. Había buena vecindad”, reflexionó Larrañaga.

El legislador siguió señalando que “un día todo comenzó a cambiar, que empezamos a trancar las puertas de nuestras casas, a poner rejas, a poner alarma y un día a poner cámaras” y que “un día ya nada fue suficiente” porque de repente “habíamos perdido la libertad”.

“No importa cuándo empezamos a dejar de ser un poco nosotros para empezar a parecernos a lo que temíamos. Lo que importa es el día que vamos a decir basta. Estamos cansados de que el miedo nos haya quitado la libertad”, agregó.

Basta

Larrañaga aseguró que la gente estaba “cansada de que el Estado no protegiera a los honestos”, lo cual lo llevó a recolectar firmas para plebiscitar la reforma constitucional. “Nos decían que no podíamos. Y lo hicimos. Logramos el plebiscito. Y lograremos que haya reforma”, confió.

“El 27 de octubre le decimos basta a la delincuencia, basta al declive en el espíritu de convivencia”, dijo el candidato al Senado, y añadió que “con la reforma le empezamos a ganar al miedo”.

Luego en su mensaje le respondió a los voceros del Frente Amplio. “Nos acusan de agitar el miedo. No señores! El miedo lo genera la delincuencia. Nosotros, ni generamos el miedo ni somos socios del miedo”, dijo Larrañaga.

También aseguró que el gobierno “no combate” a la delincuencia y que es “socio del miedo”. “Desde el Frente dicen que los blancos si ganamos, quitaremos derechos. Aquí el único peligroso para los derechos es el Frente, que les ha quitado a los uruguayos el derecho a la seguridad, el derecho a vivir sin miedo”.

Larrañaga afirmó que la reforma “no es solamente un instrumento jurídico”, sino “un instrumento político del pueblo uruguayo diciendo que quiere orden”.

Fuertes críticas tanto a la UdelaR como a la Institución de DDHH

Para el senador nacionalista Jorge Larrañaga, tanto la Universidad de la República como la Institución Nacional de Derechos Humanos (Inddhh), con sus pronunciamientos oficiales en contra de la reforma constitucional se han convertido en “amanuenses del partido de gobierno” que “se llenan la boca hablando de defender los derechos humanos que después no protegen”.

Sostuvo en el acto de anoche que “como el presidente del Frente Amplio Javier Miranda no quiso debatir sobre la reforma, salieron esos organismos”.

Con 17 votos en 19, el Consejo Directivo Central de la UdelaR manifestó anoche su rechazo a la reforma “Vivir sin Miedo”. Tras el estudio de una comisión especializada, los representantes de los diferentes órdenes entendieron que “la Universidad hace lo que la tradición y la ley le demandan: contribuir a la comprensión de los asuntos de interés general” y, por tanto, se pronunciaron sobre el plebiscito.

En tanto la Inddhh anoche volvió a pronunciarse en contra de la iniciativa de Larrañaga sosteniendo que la reforma constitucional significaría una regresión en materia de defensa y protección de los derechos humanos en Uruguay.

Según cifra, un 56% le daría su voto a la reforma

Una encuesta de Cifra divulgada hace algo más de una semana en Telemundo muestra que, si la elección fuera ahora, más de la mitad de los votantes apoyaría el plebiscito “Vivir sin miedo”, la propuesta de reforma constitucional impulsada por el senador nacionalista Jorge Larrañaga, que propone medidas en materia de seguridad. La encuesta de la empresa Cifra dice que el 56% está a favor, el 26% en contra y el 16% no opina. Esto muestra un avance del voto por la propuesta de Larrañaga desde el registro previo: en la encuesta divulgada en agosto el 45% estaba a favor, el 37% en contra y el 18% no opinaba sobre el plebiscito.

El País


¿Qué implica la reforma constitucional de Larrañaga?

Si la Corte Electoral confirma que el sector Alianza Nacional, liderado por el precandidato y senador blanco Jorge Larrañaga, llegó a las 400 mil firmas que dice tener (necesitaba 275 mil), con las elecciones nacionales de octubre habrá también un plebiscito para reformar la Constitución en aspectos vinculados a la seguridad pública. El senador empezó en mayo a juntar firmas sin el apoyo de los principales dirigentes nacionalistas. Si bien tenía tiempo hasta abril, adelantó la entrega de firmas casi dos meses al haber superado la cantidad necesaria.

Las cuatro propuestas

Guardia Nacional

La propuesta de Larrañaga que generó más ruido fue la de crear una Guardia Nacional formada por hasta 2000 militares que colaboren en determinadas tareas con la policía. De aprobarse esa reforma, será competencia de la Guardia Nacional “velar por el cumplimiento de la Constitución y las leyes”; “amparar a las personas en el ejercicio de sus derechos individuales, susceptibles de ser vulnerados por conductas delictivas y “llevar a cabo todas las acciones necesarias para combatir el narcotráfico y todas las manifestaciones de crimen organizado”.

A su vez, le competerá “participar en la acción preventiva, disuasiva y represiva tendiente a impedir la comisión de delitos, faltas o infracciones, en especial en aquellas zonas del país donde se registra un alto índice delictivo y realizar todas las demás tareas tendientes a la preservación del orden y la tranquilidad pública que le encomiende el Poder Ejecutivo”.

Si prospera, dependerá del Ministerio de Defensa y con la coordinación operativa del Ministerio del Interior.

Cumplimiento efectivo de las penas

La reforma también propone comenzar a aplicar el “cumplimiento efectivo de las penas” para determinados delitos. Eso quiere decir que en casos de violación, abuso sexual, rapiña, copamiento, extorsión, secuestro, homicidio agravado, trata de personas o delitos de estupefacientes no se podrá aplicar la libertad anticipada.

Quien haya cometido esos delitos tampoco podrá gozar de libertad vigilada y vigilada intensiva, “ni ningún otro beneficio liberatorio o sustitutivo de la privación de libertad, debiendo cumplirse en todos los casos la pena dispuesta en forma efectiva”.

Cadena perpetua revisable

Con el plebiscito también se propone que para delitos de violación o abuso sexual y homicidio a menores, así como homicidio especialmente agravado a adultos, se establece la reclusión permanente.

Esa pena podrá ser revisada a los 30 años de condena si se comprueba que está efectivamente rehabilitado.

La Suprema Corte de Justicia podrá establecer la liberación pasadas las tres décadas, en caso de que se compruebe que se rehabilitó. Para comprobarlo, existirá un Cuerpo Asesor que recabará información sobre la persona condenada. La integración de ese cuerpo será definida por el Poder Ejecutivo.

Allanamiento nocturnos

El proyecto de reforma también pretende permitir que la legislación regule los allanamientos nocturnos en lugares donde se sospecha “fundadamente” que se están cometiendo delitos.

Actualmente, solo se pueden realizar allanamientos cuando todavía hay luz del sol.

¿Cuándo comienza a regir?

Si el último domingo de octubre la Corte Electoral informa que se llegó al mínimo necesario para que se reforme la Constitución, los cambios entrarán en vigencia inmediatamente. Así lo establece el texto del plebiscito, que prevé que para aquellos casos en los que se necesitan aprobar leyes, se agreguen disposiciones a la Constitución.

El artículo 332 de la Constitución indica que no es necesaria una reglamentación extra para que una norma constitucional entre en vigencia. Ese artículo establece que “los preceptos de la Constitución que reconocen derechos a los individuos, así como los que atribuyen facultades e imponen deberes a las autoridades públicas, no dejarán de aplicarse por falta de la reglamentación respectiva, sino que será suplida, recurriendo a los fundamentos de leyes análogas, a los principios generales de derecho y a las doctrinas generalmente admitidas”.

El Observador