Claves del acuerdo migratorio que firmó El Salvador con el gobierno de Trump

78

Seis puntos principales del acuerdo firmado entre El Salvador y EE.UU. sobre solicitantes de asilo

El Salvador dará asilo a los migrantes irregulares que intenten llegar a los Estados Unidos, según quedó establecido en el acuerdo de cooperación que firmaron ambos gobiernos el pasado 20 de septiembre.

El secretario de Seguridad Nacional en funciones de los Estados Unidos, Kevin McAleenan, y la canciller salvadoreña, Alexandra Hill, en representación de los gobiernos de Donald Trump y Nayib Bukele, respectivamente, suscribieron el compromiso, del cual se desglosan por lo menos seis puntos clave que debes conocer sobre el pacto entre ambas naciones.

1. El Salvador se comprometió a recibir a personas que hubieren solicitado asilo al país del norte y no las podrá enviar a otra nación hasta que se resuelva la solicitud migratoria.

2. Solo Estados Unidos tiene la potestad para resolver sobre las solicitudes de asilo, cuando la persona sea un menor de edad sin acompañamiento o haya arribado al territorio de aquel país.

3. Acuerdo no aplica a los salvadoreños
Según el contenido del documento firmado, un compatriota que llegue a los Estados Unidos y pida asilo no será devuelto a El Salvador, pero podrá ser enviado a otra nación calificada como “tercer país seguro”.

4. El gobierno de Estados Unidos se compromete a fortalecer las capacidades institucionales de El Salvador, tal como ya se hizo con la Patrulla Fronteriza.

5. Los firmantes convienen que ambos países pueden intercambiar la información que sea necesaria para implementar de manera efectiva el acuerdo. Asimismo, fija la obligación de establecer procedimientos operativos estandarizados para la transferencia de personas solicitantes de asilo a El Salvador.

6. El acuerdo también contempla que El Salvador debe disponer de un procedimiento para resolver el abandono de las solicitudes de asilo de las personas transferidas en el marco del convenio.

Tras el pacto migratorio suscrito entre los gobiernos salvadoreños y estadounidense, el presidente Nayib Bukele sostendrá la primera reunión con su homólogo Donald Trump. El encuentro se desarrollará en el marco de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas en Nueva York.

La naturaleza del acuerdo

Mauricio Claver-Carone, asesor especial del presidente Donald Trump y director principal de división de Asuntos del Hemisferio Occidental del Consejo Nacional de Seguridad de Estados Unidos, en una conferencia telefónica con periodistas de la región explicó en qué consisten los actuales acuerdos migratorios que Estados Unidos está firmando con países centroamericanos.

“Creo que hemos entrado en un poco de vagancia de vocabulario, de referir a todos estos acuerdos como Tercer País Seguro. Estos son Acuerdos de Cooperación de Asilo, son diferentes a los acuerdos de Tercer País Seguro, y son más limitados, con otros mecanismos, hay unas similitudes, pero son mucho más limitados que lo que se conocen como los Acuerdos de Tercer País Seguro”, enfatizó el funcionario.

Mencionó que el acuerdo firmado con Guatemala, por ejemplo, que estaba limitado particularmente a aquellas personas que transiten por Guatemala, provenientes de El Salvador y Honduras, y los mecanismos de cooperación con entidades internacionales, por ejemplo, como el ACNUR (la Agencia de la ONU para los Refugiados), en llevar a cabo estos procesos.

“Son Acuerdos de Cooperación de Asilo limitados, algunos en su aplicación a personas transitorias de algunos países y aplicados y ajustados a las realidades de cada país. Por lo cual es muy importante que llamemos a estos acuerdos lo que son, porque no son acuerdos macro de Tercer País Seguro, son limitados a las circunstancias de esos países y a los flujos específicos de personas de ciertos países que transitan por los países con los que tenemos esos acuerdos”, destacó Claver-Carone.

El Salvador


Nueva caravana migrante, ahora de mexicanos, espera ingresar a EU

Una nueva ola de migrantes, esta vez formado por mexicanos, ha llegado a la fronteriza Ciudad Juárez, donde alrededor de 700 de ellos esperan en los puentes internacionales su oportunidad de pedir asilo en Estados Unidos.

Los migrantes, entre ellos cientos de menores de edad, proceden en su mayoría del centro y el sur de México, principalmente los estados de Zacatecas, Michoacán y Guerrero, de donde se vieron obligados a huir de la violencia vinculada al crimen organizado.

Aunque por las noches algunos acuden de manera voluntaria a albergues de esta ciudad del norteño estado de Chihuahua, procuran quedarse cerca de los puentes internacionales con la esperanza de que los agentes migratorios estadounidenses les dejen pasar.

Tal es el caso de Eleni Gutiérrez, que dejó lo poco que tenía para comenzar la aventura de cruzar todo México y buscar refugio en el vecino país del norte.

“Queremos cruzar para el otro lado, porque hay mucha delincuencia allá donde estábamos nosotros. Ya estamos en una lista, nada más que estamos esperando”, dijo Gutiérrez a Efe en el Puente Internacional Zaragoza-Ysleta.

Otro caso es el de Juan de Dios Gutiérrez. La violencia en su comunidad ha hecho que él y toda su familia vayan al encuentro de las autoridades estadounidenses para solicitar que les dejen entrar a El Paso, Texas, con el fin de tener un mejor lugar para vivir.

“La delincuencia organizada obliga a esto, a huir de nuestros lugares. Por eso nos vinimos con toda la familia porque si no nos pueden desaparecer”, aseguró.

Juan de Dios vino con su hermana, su cuñado, su esposa, su hijo y una sobrina, “y aparte una familia de otro pueblo conocido cerca de nosotros por la misma violencia del crimen organizado”.

El apoyo de los habitantes de Ciudad Juárez ha sido fundamental para estos migrantes, ya que las inclemencias del clima, y sobre todo el tener que estar a la intemperie, han hecho que su odisea sea aun más difícil.

“Les damos muchas gracias por el apoyo que nos están dando, la comida, agua, juguetes para los niños, ropa y muchas cosas que nos han regalado”, exclamó Juan de Dios.

Con todo, las necesidades son grandes, y la lluvia y el frío son los principales adversarios de estas familias que desean vivir en paz, lo que en México no han podido conseguir en los últimos años.

“(Son) muchas necesidades. Necesitamos una lona, colchoneta para que no nos moje la lluvia, porque venimos desde lejos y estamos sufriendo aquí”, añadió el migrante.

El proceso de cada uno de los migrantes es diferente en cuanto a tiempos, pero igual de complicado para acceder a una visa humanitaria por parte del Gobierno de Estados Unidos.

Podrían ser meses los que estas personas tengan que esperar para su cita de migración, aunque lo que tienen a su favor es que pueden incorporarse temporalmente a la vida laboral en la frontera.

Desde octubre del año pasado han llegado a Ciudad Juárez más de trece mil migrantes para intentar obtener asilo en Estados Unidos.

A diferencia de lo que ocurre en otros puntos fronterizos como Tijuana, donde la inmensa mayoría de los migrantes que han llegado en una serie de caravanas son centroamericanos, a Ciudad Juárez han llegado fundamentalmente cubanos, pero también migrantes procedentes de diversos países europeos, africanos y asiáticos, así como de Centroamérica, Sudamérica y el propio México.

En México, la migración aumentó desde octubre de 2018, cuando caravanas con miles de migrantes, en su mayoría centroamericanos, comenzaron a ingresar con el objetivo de cruzar el país para llegar a Estados Unidos.

A inicios de junio de este año, Estados Unidos y México hicieron un acuerdo migratorio que evitó que el primer país impusiera aranceles a todos los productos provenientes del segundo.

A raíz de ello, México envió a las fronteras norte y sur a la Guardia Nacional -un nuevo cuerpo de seguridad- y se contrató a más personal migratorio.

El Gobierno de México informó a inicios de septiembre que a raíz del acuerdo se redujo el flujo migratorio un 56 por ciento.

El Imparcial


Gobierno mexicano ofrece US$30 millones para generar empleo en Guatemala y países vecinos

Medios de comunicación mexicanos indicaron que López Obrador ofreció una bolsa de US$30 millones para El Salvador, Honduras y Guatemala, con la finalidad de generar desarrollo y empleo en las comunidades con mayores índices de migración.

En junio se firmó la donación para El Salvador; en julio para Honduras y en la reunión que sostuvo con Giammattei se fijó una fecha para concretar esa donación con Guatemala.

La reunión de López Obrador con Giammattei se efectuó en Mérida, Yucatán.

Minutos antes de la reunión que se efectuó en la base militar número 8 de Mérida, en conferencia de prensa, López Obrador dijo que en la reunión del Premio Nobel saludó al guatemalteco.

“Somos vecinos, somos pueblos hermanos y desde luego que lo que más importa ahora es ponernos de acuerdo para trabajar conjuntamente y enfrentar el fenómeno migratorio. Conocen el plan de México de ayudar a países de Centroamérica y desarrollar el sur y sureste de México para atemperar el fenómeno migratorio y estaba pendiente reunirnos con Guatemala porque estaban en proceso de elecciones, ahora hay presidente electo“, refirió el mandatario mexicano.

El canciller Marcelo Ebrard, ha encabezado las negociaciones y el arranque del programa emblema de la cuarta transformación “Sembrando Vida”, como una alternativa de empleo para Guatemala, El Salvador y Honduras.

Prensa Libre

Más notas sobre el tema