México: colectivos de mujeres realizan “Marcha del silencio” para exigir el fin de los feminicidios

Concluye marcha que exige poner fin a violencia contra mujeres

En la Marcha del Silencio por las Mujeres Asesinadas, que concluyó en el Zócalo capitalino sin incidentes, personas y colectivos exigieron a los gobiernos federal, de los estados y de la Ciudad de México, instrumentar políticas públicas y programas para frenar la violencia, asesinatos, desapariciones, violaciones y abusos contra mujeres, jóvenes, adolescentes y niñas en el país.

Las manifestantes partieron del Ángel de la Independencia pasadas las 13:30 horas y recorrieron Paseo de la Reforma; frente a la sede de la antigua Procuraduría General de la República pasaron lista a los 43 normalistas de Ayotzinapa y pidieron justicia en ese caso. “Queremos que regresen vivos”, corearon los presentes a la marcha.

Vestidas de blanco, en su mayoría mujeres, pero también algunos hombres -padres y hermanos- de víctimas de feminicidio y desaparición, narraron casos de hostigamiento, secuestro de niñas por parte de pederastas y la constante violencia de género en el país.

Algunas llegaron convocadas por las redes sociales sin pertenecer a algún colectivo y otras son de la organización “Ni una más”.

María Elena, de 38 años de edad, acudió con su hija de 14 a esta manifestación para sumarse a la protesta contra la violencia contra las mujeres.

Es preocupante el número de mujeres, jóvenes, adolescentes y niñas que desaparecen diariamente en el país. Eso no le interesa a nadie. Dicen que estamos felices, es una mentira, estamos en una crisis de inseguridad”, opinó.

En la marcha, algunas personas se fueron sumando a las demandas, a las historias de miedo que enfrenta ese sector en el país.

Las organizadoras destacaron que, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo de Seguridad Pública, en el primer cuatrimestre de este año se registraron mil 199 feminicidios en el país, es decir cada dos horas y media una mujer es asesinada en México.

Excelsior


Carece el Poder Judicial de perspectiva de género ante los feminicidios, acusan

Por Jessica Xantomila

Los casos de feminicidio se tratan en la juzgados con descalificaciones, prejuicios, culpabilización o justificación de las agresiones; se investigan y procesan como supuestos suicidios u homicidios, pero no con perspectiva de género.

Con ello se demuestra que la autoridad está negada a querer acreditar las razones de género para poner a los feminicidas en la cárcel. Existe en los órganos de procuración e impartición de justicia una ausencia de perspectiva al hecho de que la víctima sea mujer y el victimario un hombre, coincidieron familiares afectados y el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF).

Más tarde, en una marcha silente del Ángel de la Independencia al Zócalo, como respuesta a las críticas contra las movilizaciones de mujeres anteriores en las que se hicieron pintas, demandaron justicia y alto a la violencia.

En la conferencia del acto de ayer, María de la Luz Estrada, coordinadora del OCNF, señaló que los últimos datos del gobierno federal presentados al Comité para Eliminar Todas las Formas deDiscriminación contra la Mujer de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), señalan que de 2 mil 157 carpetas de investigación registradas entre 2013 y 2016, sólo 15 por ciento tuvo sentencia, pero no definitiva.

Después de ese último año se ha documentado un retroceso. Se están acreditando menos feminicidios. Acusó que actualmente no se tienen propuestas contundentes para romper las cadenas de impunidad e hizo un llamado al Poder Judicial y a las procuradurías estatales a cumplir con su obligación de investigar, sancionar y juzgar con perspectiva de género.

Araceli Osorio, madre de Lesvy Berlín Rivera, asesinada en mayo de 2017, recordó que hoy inicia el juicio oral contra el feminicida.

La marcha, que inició después de las 13:30 horas, fue encabezada por madres de víctimas de feminicidio, de violación sexual y de desaparición.

La madre, hijo y tía de Celene fueron algunos de quienes estaban al frente. A ella, su entonces esposo la asesinó en su trabajo, ubicado en Reforma 222, en marzo de 2018 y a la fecha el agresor no ha sido sentenciado. También estuvo Lorena Gutiérrez, madre de Fátima, quien pidió justicia por el feminicidio de su hija de 12 años; de igual manera marchó la madre de Judith, quien fue abusada sexualmente cuando tenía 7 años de edad. Han pasa-do tres años del caso y el agresor no ha sido ni consignado.

Al llegar al Zócalo, frente a Palacio Nacional, corearon las consignas que fueron sus demandas: ¡Ni una más, ni una desaparecida más!, ¡Ni una asesinada más!, ¡Ni una menos. Todas vivas nos queremos! y ¡No más violencia contra las mujeres!, entre otras y exigieron que el presidente Andrés Manuel López Obrador atienda el combate a estas violencias y demandaron que se declare la alerta de género en la Ciudad de México ante la creciente hostilidad contra las mujeres.

La Jornada


VOLVER