México: liberan a otros 24 acusados por el caso Ayotzinapa y padres de los normalistas exigen destituir a jueces

Contexto Nodal
En la noche del 26 de septiembre de 2014, policías federales y municipales de Iguala, estado de Guerrero, atacaron a estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa que se dirigían en autobuses a la capital mexicana a conmemorar la masacre de Tlatelolco en 1968. El saldo de la represión fue de seis personas asesinadas y 43 estudiantes desaparecidos. Sin avances en la investigación, sus familiares siguen reclamando justicia y denunciando la responsabilidad del Estado.

Liberan a 24 detenidos por caso Ayotzinapa

La justicia mexicana liberó a otros 24 detenidos vinculados a la desaparición de 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa en Guerrero en septiembre de 2014.

Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos humanos, población y migración de Gobernación, anunció el domingo las liberaciones que tuvieron lugar la víspera, en lo que calificó de la vieja práctica del “sabadazo” y en día de puente.

En conferencia de prensa en Ciudad de México, Encinas denunció que la liberación se dio tras una resolución por parte del juez de distrito en Tamaulipas, Samuel Ventura Ramos, “del cual no encontramos fotografía alguna, ni registro alguno”.

El subsecretario federal achacó al juez la libertad de los involucrados porque, por ejemplo, “habla de torturas pero no finca ninguna responsabilidad”.

“Es una burla a la justicia, ya que estas resoluciones alientan el silencio, la complicidad y la impunidad”, dijo. “Y muestran la miseria, la podredumbre en que se encuentra el sistema de impartición de justicia de nuestro país”.

Con estas liberaciones, están en libertad 77 de los 142 sospechosos que fueron arrestados relacionados con uno de los casos de mayor impacto nacional e internacional de los últimos años.

Los padres de los estudiantes y abogados de las familias criticaron esta semana la lentitud de la fiscalía y su falta de colaboración para evitar nuevas excarcelaciones, todas producidas debido a los numerosos errores en la investigación, sus inconsistencias y las violaciones al debido proceso, incluidas torturas, que fueron evidenciadas tanto por la justicia mexicana como por investigadores de la ONU y la Organización de Estados Americanos.

La liberación más impactante fue la de Gildardo López Astudillo, “el Gil”, a finales de agosto, principal sospechoso de la desaparición de los jóvenes, y quien obtuvo la primera sentencia absolutoria de un caso en el que nadie ha sido condenado todavía.

La desaparición en 2014

Los 43 alumnos de la Normal Rural de Ayotzinapa desaparecieron en Iguala, Guerrero, el 26 de septiembre de 2014 cuando fueron secuestrados por policías municipales que los entregaron a un grupo del crimen organizado, Guerreros Unidos, cuyo jefe en esa localidad era “El Gil”.

Su paradero sigue siendo un misterio porque aunque la versión oficial, sostenida por el anterior gobierno de Enrique Peña Nieto, asegura que fueron quemados en un basurero y sus restos echados a un río cercano, expertos internacionales aseguraron que no había pruebas que sostuvieran esta tesis y sí muchas evidencias de que autoridades de todos los niveles de gobierno obstruyeron a la justicia.

Los padres de los desaparecidos pidieron esta semana al Presidente Andrés Manuel López Obrador que se inicien procesos penales contra los funcionarios involucrados, se agilice la colaboración de la fiscalía con la Comisión de la Verdad que inició sus trabajos en enero, y que se ordene al ejército que conteste las más de 100 preguntas que los abogados les han hecho y que, cinco años después de los hechos, siguen sin respuesta.

La fiscalía federal emitió un comunicado el sábado por la noche en la que se decía dispuesta a presentar “todos los recursos y las propuestas de diligencias que sean necesarias para responsabilizar a quienes, en toda esta trayectoria delictiva, han incumplido con sus funciones” pero no anunciaron la apertura de nuevos procesos.

Desde finales de 2015 la justicia mexicana comenzó a amparar a vinculados al caso por los vicios de la investigación y la falta de pruebas contundentes para sostener los cargos.

El Informador


Padres de los 43 piden cesar a jueces que liberaron a implicados

Al dar el Anti Grito de Independenciaen Chilpancingo, Guerrero, padres de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa desaparecidos y activistas de organizaciones sociales exigieron la destitución de todos los funcionarios del Poder Judicial que han liberado a implicados en en el caso.

En el kiosco de la alameda Granados Maldonado, a espaldas del monumentos a los caídos del 60, Melitón Ortega, uno de los voceros de los padres, señaló que ante la liberación de más de 70 de las personas implicadas en el caso, es necesario que se proceda de manera contundente y se suspenda de sus funciones a todos los jueces que, dijo, han abonado a la impunidad.

Afirmó que al permitir que los presuntos autores materiales de los hechos salgan de prisión, se generan precedentes de impunidad, que se agravan por el hecho de que se está a pocos días de que se cumplan cinco años de los ataques del 27 de septiembre de 2014.

Agregó que a pesar de que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) ha manifestado que está interesada en coadyuvar, no ha generado aportaciones que en realidad lleven al esclarecimiento de los hechos.

La comunidad estudiantil de Ayotzinapa, los padres de los 43 y organizaciones que los acompañan anunciaron que van a intensificar sus acciones de protesta, las que arrancarán hoy con la toma de las cabinas de transmisiones de las emisoras de radio que operan en la capital del estado.

Milenio