El gobierno de México acuerda con EEUU mantener la contención de migrantes

Acuerdan México y EU mantener la contención de migrantes

El Gobierno de México pactó con el de Estados Unidos mantener la contención del flujo irregular de migrantes procedentes de Centroamérica, incluido el despliegue de efectivos de la Guardia Nacional en las fronteras sur y norte, y admitir una mayor devolución de solicitantes de asilo.

En reunión en la Casa Blanca para evaluar el plan acordado el 8 de junio, una delegación mexicana encabezada por el Canciller Marcelo Ebrard aseguró que la contención ha funcionado, como lo muestra la caída en 56% de detenciones de migrantes frontera entre México y EU.

Ebrard señaló en una rueda de prensa tras la reunión la propuesta de México.

Esencialmente lo que México planteó respecto a migración fue: la estrategia mexicana ha dado resultados muy importantes.

¿Qué les explicamos? Pues que este despliegue de la Guardia es permanente. No es un operativo temporal.

La reunión en la Casa Blanca

Acompañado entre otros por el Secretario de Estado, Mike Pompeo, y el Secretario interino de Seguridad Interna, Kevin McAleenan, el Vicepresidente Mike Pence recibió a la comitiva mexicana en el Salón Roosevelt de la Casa Blanca, donde insistió en que aún hay más trabajo por hacer.

Tras la reunión, la Casa Blanca explicó que los equipos de México y EU habían acordado la expansión del programa iniciado en enero para devolver a solicitantes de asilo a territorio mexicano.

Los líderes acordaron implementar los Protocolos de Protección de Migrantes (MPP) en la mayor medida posible.
Ebrard remarcó que el Gobierno mexicano no tiene previsto adoptar medidas adicionales.

El equipo mexicano, que incluyó a la Embajadora Martha Bárcena, al Consultor Jurídico de la Cancillería Alejandro Celorio y al comisionado del Instituto Nacional de Migración, Francisco Garduño, explicó el compromiso de México con el desarrollo en Centroamérica.

Según Ebrard, México espera invertir un 100 millones de dólares para la creación de 60 mil empleos en El Salvador, Guatemala y Honduras, de donde proviene el mayor número de migrantes que transitan hasta la frontera con EU.

AM


Avanza construcción de muro fronterizo en Yuma

En una calle de tierra junto a árboles de dátiles, a pocos metros de una sección seca del río Colorado, un pequeño equipo de construcción erige un imponente muro que el gobierno espera reduzca para siempre el flujo de inmigrantes que cruzan la frontera entre México y Estados Unidos ilegalmente.

Las cigarras cantan y equipo pesado ruge mientras bajan secciones de 9 metros (30 pies) del muro. “¡Ahí está!”, dice un trabajador en español al tiempo que otros enderezan la sección una vez apoyada en el suelo. Cerca de ellos, otros trabajadores recogen dátiles de palmas, no muy lejos de los campos de algodón que la gente ve desde sus autos cuando se dirige a la frontera.

Al sur de Yuma, Arizona, se eleva un gigantesco muro junto al desierto que reemplazará barreras mucho más bajas, pensadas para frenar autos, no personas.

Esta sección de 8 kilómetros (5 millas) de cerco es donde empieza a tomar forma la promesa más importante que hizo Donald Trump en su campaña presidencial, la de construir un muro a lo largo de toda la frontera sur.

El gobierno dijo esta semana que planea construir un muro a lo largo de entre 724 y 806 kilómetros (400 y 500 millas) en la frontera, que es de 3 mil 218 km (2 mil m), para fines del 2020, una propuesta ambiciosas financiada con miles de millones de dólares del departamento de defensa que habían sido asignados inicialmente a cosas como escuelas, campos de tiro e instalaciones de mantenimiento en bases militares.

También están en marcha otros dos proyectos de construcción financiados por el Pentágono en Nuevo México y Arizona, pero algunos se muestran escépticos respecto a la extensión de muro que se podrá construir en tan poco tiempo. Después de todo, es de esperar tropiezos en las obras, cuestiones de financiamiento y demandas de ambientalistas y propietarios de tierras en la frontera.

El gobierno de Trump dice que el muro, junto con la tecnología aplicada a la vigilancia, los agentes y la iluminación, son vitales para impedir los cruces ilegales.

Los detractores de la iniciativa, por su parte, dicen que el muro es innecesario en vista de que la mayoría de las personas detenidas se han entregado ellas mismas a los agentes de la Patrulla de Fronteras, en la esperanza de ser liberadas mientras sus casos son procesados por los tribunales de inmigración, lo que puede tomar tiempo.

En Yuma, el muro financiado por los militares reemplaza barreras más bajas que según las autoridades son menos eficientes.

Desde el año pasado se ha registrado un fuerte aumento en la cantidad de familias de migrantes que cruzan la frontera ilegalmente por la zona de Yuma, entregándose a menudo a las autoridades. Muchas le escapan a la pobreza extrema y la violencia, y algunas piden asilo.

En lo que va del año, los agentes de la Patrulla de Fronteras de la zona de Yuma detuvieron a unas 51 mil familias, comparado con las 14 mil 500 del año previo. Un aumento del 250 por ciento.

El sector de Yuma es el tercero más transitado de la frontera con México y las autoridades instalaron en junio una tienda para 500 personas en un estacionamiento de la sede de la Patrulla de Fronteras en Yuma.

Gastaron casi 15 millones de dólares en cuatro meses, incluidas comidas, lavado de ropa y seguridad. Las autoridades analizan si la siguen usando ya que la cantidad de migrantes que cruzan la frontera ha mermado significativamente en los últimos meses.

Ello se debe sobre todo a los esfuerzos del gobierno mexicano por contener el flujo de migrantes que se encaminan al norte, luego de que Trump amenazase con imponer tarifas a las importaciones este año.

La cantidad de personas detenidas en la frontera sur cayó un 61 por ciento desde mayo –que registró el punto máximo de este año– y fines de agosto. En Yuma mermó un 86 por ciento, según cifras del gobierno. La mayoría de los detenidos viajan en familia o son menores no acompañados.

“Históricamente, este ha sido un punto muy transitado tanto por vehículos como por familias y menores no acompañados durante la crisis que hemos vivido el último par de meses”, declaró el vocero de la Patrulla de Fronteras José Garibay. “Venían de a montones dado que solo teníamos balizas y barreras para frenar vehículos únicamente”.

Víctor Manjarrez Jr., ex jefe de la Patrulla de Fronteras, hoy profesor en la Universidad de Texas, El Paso, fue quien instaló las primeras barreras de la frontera sur, en San Diego.

Ha visto la evolución desde de los muros, hoy sofisticados proyectos que cuestan miles de millones de dólares y son construidos por contratistas privados.

Manjárrez opina que muros altos son cruciales en algunos sectores y no tanto en otros, sobre todo en tramos remotos del desierto, en los que bastan sensores y más tecnología.

“Una fórmula no encaja en todos lados y el muro en sí no es la única solución. Es una combinación de varias cosas”, afirmó Manjárrez.

La complejidad del trabajo varía de sitio en sitio y depende de cosas como la disponibilidad de agua, señaló Manjárrez, agregando que “el solo hecho de que haya una tierra plana no quiere decir que es algo fácil”.

Opinó que construir entre 724 y 806 kilómetros de muros para fines del año próximo será difícil si esa cifra no incluye los tramos ya existentes.

Señaló que las obras progresan “bastante rápido”, pero que había que determinar si el gobierno necesita tanto muro.

El gobierno podría tener que enfrentar demandas de propietarios de tierras que no quieren cederlas y de ambientalistas que afirman que los muros frenan la migración de animales y pueden cortar el agua.

Diario


“Honduras es un país seguro”, dice vicecanciller hondureño al afirmar existe negociación con EEUU

El vicecanciller de Honduras, Isaías Barahona Herrera, manifestó este miércoles que “Honduras en es un país seguro” y afirmó que existen negociaciones con Estados Unidos en esa vía.

– México y Guatemala ya han negociado con EEUU y aunque las autoridades han desvirtuado la figura de “tercer país seguro”, existe una negociación con Honduras para abordar la actual crisis migratoria en la región.

Lo anterior obedece a la figura de tercer país seguro de la migración, la cual habría negociado el Gobierno hondureño, pero que posteriormente se desvirtuó.

“En efecto, Honduras es un país seguro, pero no necesariamente en el contexto que ha publicado, es un país seguro porque los hondureños hemos hecho lo que corresponde para que poco a poco el país recupere las condiciones de seguridad que son necesarias para la vida”, manifestó en el aeropuerto internacional de Toncontín, el diplomático hondureño.

Acto seguido, señaló que Honduras está trabajando con EEUU, México, Guatemala y El Salvador.

“Ya hay acercamientos, de manera que se cree una plataforma regional que permitan que las personas sean tratados en principio con justicia y seguridad de los migrantes.

Reflexionó que por su posición geográfica Honduras es un país de tránsito de los flujos migratorios.

“Nadie ha dicho que sí, salió una noticia, pero la misma no dice lo que es exactamente”, acentuó.

“No debemos hablar de si hay o no propuestas, lo que puedo asegurar es que hay negociaciones y un trabajo conjunto para definir y encontrar cual es la mejor combinación de capacidades, tanto de Estados Unido como de Honduras”, prosiguió.

Cabe señalar que el secretario hondureño de Relaciones Exteriores, Lisandro Rosales, rechazó el lunes que Honduras vaya a ser tercer país seguro para los migrantes que buscan refugio en territorio estadounidense tal y como la apuntaban algunas publicaciones de prensa.

“Contrario a algunas publicaciones, las pláticas con EEUU no contemplan a Honduras como un tercer país seguro” de Estados Unidos en el tema migratorio, indicó Rosales en Twitter.

Estados Unidos y Guatemala ya firmaron el pasado 26 de julio un convenio de cooperación de asilo que obliga a los migrantes que atraviesan el país centroamericano, según el Gobierno estadounidense solo salvadoreños y hondureños, a pedir asilo en Guatemala en vez de en territorio estadounidense.

Este convenio había sido suspendido temporalmente con el amparo provisional otorgado por la Corte de Constitucionalidad, pero con un nuevo fallo, se da luz verde al Gobierno de Guatemala para seguir negociando con la nación norteamericana este pacto, que ha causado controversia en el país y del que no se conoce su contenido.

Básicamente, según las publicaciones de prensa, Honduras asumiría el mismo papel que Guatemala pero con validez para los migrantes de Nicaragua y Cuba.

Y aunque las autoridades han desvirtuado que se esté negociando el que Honduras se convierta en un tercer país seguro para inmigración irregular, es un hecho que existe una negociación entre ambas naciones para resolver la actual crisis migratoria.

Proceso


El Salvador despliega una patrulla fronteriza para frenar a inmigrantes

Las autoridades de El Salvador han informado de que desplegarán una fuerza especial en las fronteras con Guatemala y Honduras, para contener los inmigrantes que buscan cruzar el territorio en su camino hacia Estados Unidos.

La medida forma parte de los recientes acuerdos que el Gobierno del presidente salvadoreño, Nayib Bukele, firmó a finales de agosto con el secretario interino de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, Kevin McAleenan, para frenar la inmigración ilegal.

Cientos de efectivos desplegados

El Ministerio de Justicia y Seguridad Pública de la nación centroamericana no ha dado detalles de cuántos efectivos se desplegarán, pero una fuente cercana al asunto ha señalado a la agencia de noticias Reuters que el contingente estaría conformado por al menos 800 policías y 300 agentes de migración, que se instalarán en varios puntos “ciegos” de la frontera de El Salvador con Guatemala y Honduras.

Las autoridades han indicado que la Patrulla Fronteriza, como se le ha denominado a la nueva fuerza, iniciará operaciones en La Hachadura, una de las principales rutas que utilizaron el año pasado miles de centroamericanos para formar multitudinarias caravanas hacia el norte.

Acuerdos con los EEUU

Varios altos cargos estadounidenses, han tratado de alcanzar acuerdos migratorios con los gobiernos de Centroamérica para cumplir con la promesa del presidente estadounidense, Donald Trump, de frenar los flujos de inmigrantes hacia su país.

De acuerdo a cifras oficiales de El Salvador, en lo que va del año el número de salvadoreños que buscan ingresar a los Estados Unidos de forma indocumentada o por medio del asilo ha caído un 60 por ciento.

El Periódico