Nueva jornada nacional de protesta de organizaciones sociales con marchas y cortes

Nueva jornada nacional de protesta de organizaciones sociales, con marchas y cortes

Organizaciones sociales, sindicales y de desocupados confluirán desde el mediodía de este martes en una jornada nacional de protestas y marchas en todo el país. Participarán de la jornada de protestas, entre otras, el Frente de Organizaciones en Lucha, Barrios de Pie, el Sindicato del Neumático y el Polo Obrero, entre otros.

En la CABA, por lo pronto, se prevé que, tras la realización de cortes en tres accesos, los grupos marcharán a partir de las 16 desde la sede de la Unión Industrial Argentina (UIA), en Avenida de Mayo y Lima, hacia la Plaza de Mayo.

En una conferencia de prensa brindada este mediodía frente al Obelisco, referentes de la Coordinadora Sindical Clasista brindaron detalles de la jornada nacional de lucha, e insistieron con el reclamo de un “paro nacional de 36 horas” a las centrales obreras. También tuvieron fuertes críticas al gobierno nacional.

“Llamado a toda la clase trabajadora, ocupados y desocupados, a movilizarse y a estar en las calles, porque cada trabajador debe estar con su derecho a reclamar intacto”, postuló Alejandro Crespo, referente del Sindicato Único de Trabajadores del Neumático (Sutna), en el marco de la conferencia. Y allí deslizó una crítica al candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández, por no haber apoyado taxativamente los reclamos en la calle.

La jornada nacional de protesta comenzará cerca del mediodía con cortes y protestas en “20 provincias”. En el ámbito de la ciudad de Buenos se desarrollarán en tres de sus accesos: Puente Pueyrredón, Puente Saavedra y Liniers. Desde allí, las organizaciones nucleadas en la Coordinadora Sindical Clasista se movilizarán hacia Avenida de Mayo al 1100, en el centro porteño, para luego marchar, junto a otras organizaciones hacia la Plaza de Mayo, donde prometen la realización “de un gran acto”.

Por su parte, en declaraciones formuladas a la radio FM Concepto, el dirigente del Polo Obrero, Eduardo Belliboni consignó que no está prevista la realización de un acampe y que esa medida está supeditada a las conversaciones que mantienen con el Gobierno, que aún -dijo- “son contactos telefónicos informales” que esperan se traduzcan en decisiones concretas. “Esta semana claramente no va a ser el acampe. Vamos a usar esta semana también para que el Gobierno acerque una propuesta para atender la necesidades de los compañeros que no están siendo atendidas”, aseveró Belliboni.

En tanto, la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, insistió con que “hay objetivos de provocación” detrás de este tipo de movilizaciones: “Vamos a tratar de garantizar que no se corten las vías nacionales, pero tenemos que ver el alcance de las protestas, cómo se organizan y cómo es el objetivo también”, sostuvo.

La jornada nacional de protesta comenzará cerca del mediodía con cortes y protestas en “20 provincias”. En el ámbito de la ciudad de Buenos se desarrollarán en tres de sus accesos: Puente Pueyrredón, Puente Saavedra y Liniers. Desde allí, las organizaciones nucleadas en la Coordinadora Sindical Clasista se movilizarán hacia Avenida de Mayo al 1100, en el centro porteño, para luego marchar, junto a otras organizaciones hacia la Plaza de Mayo, donde prometen la realización “de un gran acto”.

Por su parte, en declaraciones formuladas a la radio FM Concepto, el dirigente del Polo Obrero, Eduardo Belliboni consignó que no está prevista la realización de un acampe y que esa medida está supeditada a las conversaciones que mantienen con el Gobierno, que aún -dijo- “son contactos telefónicos informales” que esperan se traduzcan en decisiones concretas. “Esta semana claramente no va a ser el acampe. Vamos a usar esta semana también para que el Gobierno acerque una propuesta para atender la necesidades de los compañeros que no están siendo atendidas”, aseveró Belliboni.

En tanto, la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, insistió con que “hay objetivos de provocación” detrás de este tipo de movilizaciones: “Vamos a tratar de garantizar que no se corten las vías nacionales, pero tenemos que ver el alcance de las protestas, cómo se organizan y cómo es el objetivo también”, sostuvo.

Tiempo Argentino


Con un plan social se compran menos alimentos que en 2001

Los beneficiarios de Programas Sociales atraviesan una situación aún más apretada que la del 2001. Si sus ingresos son medidos en relación a una canasta de alimentos populares, se ve que hoy pueden comprar menos que en los meses de la crisis que puso fin al gobierno de Fernando de la Rúa.

Así lo indica un análisis del Centro de Economía Política (CEPA) que revisa, a septiembre de 2019, cuánto perdieron los haberes de los sectores populares, incluídos la jubilación y el salario mínimos. El informe sobre la licuación del poder adquisitivo de los salarios sociales advierte que en los meses que faltan hasta diciembre esos ingresos van a alcanzar menos aún, porque la recomposición prevista es menor a la velocidad que ha tomado la inflación.

“De 2001 a 2015 los planes sociales tuvieron una evolución positiva, pero de 2015 a 2019 la caída fue marcada, muy significativa. En esos cuatro años, en términos de poder adquisitivo, los programas sociales perdieron hasta quedar incluso por debajo de los niveles de 2001”, explicó Hernán Letcher, coordinador del CEPA.

Para realizar el análisis, el centro de estudios armó una canasta básica de alimentos populares, debido a que no hay datos oficiales de los precios de la Canasta Básica Alimentaria para todo el período que va de 2001 a hoy.

La Canasta empleada para esta comparación incluyó productos básicos: leche, frutas, verduras, carne y alimentos secos. Su costo fue estimado para tres momentos: 2001 (cuando el listado de los productos seleccionados tenía un costo de 26,50 pesos), diciembre de 2015 (cuando el mismo paquete había pasado a valer $357,85) y septiembre de 2019 (para comprarlo, hoy son necesarios $1.592,70). Esta canasta fue comparada luego con el monto de los planes, de la jubilación mínima y del Salario Mínimo, Vital y Móvil.

Lo que surge es que cada uno tuvo una evolución dispar. De modo general, en todos hay pérdida en relación a los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, pero en el caso de los planes sociales la caída fue mucho más acentuada. A continuación, el detalle:

  • En 2001 el monto de un Plan Trabajar se ubicaba entre $120 y $160 (en promedio, $140). Con ese dinero se podían adquirir 5,28 canastas. En 2015, los programas sociales tenían un monto de $2600 pesos, con los que se podían adquirir 7,27 canastas. Hoy el salario social está en $7.800, lo que alcanzan para sólo 4,9 canastas.
  • Con la jubilación mínima, en 2001 se compraban 5,66 canastas; en 2015 más del doble, 12,01 canasta, pero hoy el poder de compra está reducido a 8,12 canastas.
  • EL Salario Mínimo Vital y Móvil , que en 2001 alcanzaba para 7,55 canastas se había recuperado a diciembre de 2015 hasta un nivel de 15,62 canastas. Tras las pérdidas de la gestión macrista, con un salario mínimo hoy se pueden comprar el equivalente a 9,81 canastas.

Página 12


VOLVER