Países centroamericanos celebran la independencia con el ejército en las calles

Celebración de la independencia en un poblado bajo estado de Sitio

La postal parece recrear la década de 1980, aunque todo ocurre en tiempos de paz. Una multitud de indígenas q´eqchi´, de 22 comunidades de El Estor –del nororiental departamento de Izabal–, fue trasladada en camiones del Ejército hacia Semuy II, el lugar en donde fueron asesinados tres integrantes de la Infantería de Marina el pasado 3 de septiembre.

Decenas de familias han sido reunidas en un campo verde. Tanto visitantes como locales quedan rodeados, pero al mismo tiempo fusionados con cientos de jóvenes con uniforme verde camuflado. El festejo marcial lo organizó el comando que se apostó en Semuy II desde hace once días, con el consentimiento de los alcaldes auxiliares de cada aldea o caserío involucrado. Hubo lo usual: marimba, desfile, antorcha, himno, discursos, estallido de bombas pirotécnicas, de las que retumban hasta el sobresalto.

La descomposición de la usual agenda marcial ocurrió cuando una niña con su voz firme y aguda fue invitada a decir la jura a la bandera.

—Bandera nuestra…

—A ti juramos…

—Devoción perdurable…

—Lealtad perenne…

No eran los pobladores sino los soldados los que replicaban cada frase como un aguerrido coro de batalla. Hubo otras escenas que rompían con el protocolo militar. Una oficial y un oficial cambiaron el uniforme por un disfraz y maquillaje de payaso y otras seis uniformadas usaron güipil y corte para bailar al son de la marimba. Son del grupo de Operaciones Civiles y Humanitarias que se han encargado de socializar con la comunidad. Cuando ocurrió el crimen contra los tres militares, surgió la versión de que la población respondió con violencia por el temor que provocó la inusual incursión militar en esta distante comunidad.

Semuy II fue el origen del Estado de sitio que decretó el presidente Jimmy Morales y que respaldó el Congreso para ser aplicado en 22 municipios de seis departamentos del país. Entre ellos, los cinco municipios de Izabal. Semuy II salió del aislamiento mediático a causa del crimen, que sigue en investigación y que también causó heridas a un hombre y una mujer de este caserío.

A diferencia del comando que ingresó la mañana de aquel 3 de septiembre, supuestamente en seguimiento a la traza de una nave con droga, el personal que tiene como misión vincularse con la población no usa armamento visible, y porta un chaleco anaranjado. Se les ve jugar con los niños. Les organizan rondas, cantan con ellos, juegan futbol, y como este 15 de septiembre, les organizan para que tomen turnos para pegarle a media docena de piñatas para animar el evento.

En Semuy II hace una semana y media todo era tensión. La población tenía miedo, los vecinos estaban distantes y fríos en medio de su habitual clima abrasador. El presidente Jimmy Morales los retrató como un pueblo que, manipulado, servía al crimen organizado. Sergio Samayoa, comandante del puesto de mando (que dirige a 250 elementos de tropa aproximadamente que se apostaron en Semuy II) ahora los describió como un pueblo amistoso.

Con ayuda de un traductor q´eqchi´, dijo su discurso. «He notado que son personas buenas y honestas. Hemos visitado aldeas y caseríos y hemos sentido su cariño». Un mensaje muy diferente a lo que en la capital sostenían el vocero del Ejército, Óscar Pérez, y el presidente Morales después del crimen.

Durante el evento, celebrado por la mañana, dos personas portaban carteles que, escritos con la misma letra, hacían un pedido al presidente. «Que permanezca la seguridad nacional por 30 días» y «Tenemos derecho de seguridad y ser protejidos (sic) por cualquier incidente según la ley Constitucional de Guatemala».

El asesinato, por supuesto, y a pesar de esta nueva relación entre comunidad y Ejército, no queda enterrado. Sigue en investigación en la fiscalía distrital de Izabal, que ya ha efectuado pesquisas y entrevistas a los implicados.

Como muestra de la unión que promueve la fuerza armada con la comunidad, Samayoa y Domingo Mucu Sep, el alcalde auxiliar de Semuy II, unieron sus manos para recibir la antorcha en representación del «fuego patrio». En la tarima principal también estaban presentes los alcaldes de cada comunidad.

Casi ninguno de los pobladores pudo cantar el Himno Nacional, que sólo se entona en castellano, pero atendieron con paciencia todas las actividades apenas cubriéndose la cabeza con gorras o toallas. La banda de música de los estudiantes de la aldea San Pablo, que marchó hacia Semuy II, amenizó con sus redoblantes y bombos. Un acto que Samayoa calificó como ejemplo de «hacer Patria» y la mejor forma de «demostrar el amor que le tienen a su país».

El capellan militar y el pastor de la comunidad dieron mensajes. Este último en q´eqchi´ absoluto. Su oración hizo que varios agacharan la cabeza y cerraran los ojos.

Nunca hubo una actividad como ésta en el pasado. Nunca todas las comunidades se habían reunido y menos en un ambiente tan marcial. Un crimen, todavía no resuelto, les ha marcado, los mantiene en un Estado de sitio y ahora los ha llevado a celebrar el 198 aniversario de la independencia de su país.

Plaza Pública


Régimen de Honduras conmemora fiestas patrias con salvaje represión contra protesta ciudadana

Una salvaje represión por parte de las fuerzas de seguridad del Estado contra ciudadanos que se manifestaban en contra del régimen de Juan Hernández, se produjo este 15 de septiembre en Honduras en el marco de la conmemoración del 198 aniversario de una quimérica independencia patria.

La represión, que se produjo mediante el lanzamiento a discreción de gas lacrimógeno, balas de goma y chorros de agua a presión, se originó en el bulevar Morazán de Tegucigalpa cuando los manifestantes se dirigían hacia el centro de la ciudad donde se ubica el parque Central “Francisco Morazán” donde en los últimos diez años, a raíz del golpe de Estado de 2009, los sectores sociales se citan para exponer sus demandas.

Durante la represión varios ciudadanos resultaron lesionados por el impacto de balas de goma y de bombas lacrimógenas como el caso del fotoperiodista y defensor de los derechos humanos, César Fuentes, que fue lesionado en su frente por el impacto de una bomba lacrimógena. Durante la acción violenta se produjo una lluvia de piedras lanzadas por los manifestantes y respondidas por los agentes de la seguridad del Estado, resultando dos de ellos con lesiones menores.

La represión contra los ciudadanos se produjo también en las ciudades de San Pedro Sula y Choluteca.

El golpe de Estado marcó en Honduras una división, por un lado, el gobierno con el apoyo de los militares y los sectores más conservadores aglutinados en las élites empresariales y las iglesias, celebran ostentosamente un desfile que confluye en el Estado Nacional de Tegucigalpa y por otro, los sectores populares, que se declararon en resistencia a raíz del rompimiento del orden constitucional, se movilizan paralelamente en protesta y en contra del sistema imperante.

Este año los ciudadanos salieron nuevamente a gritar consignas contra el jefe del régimen, Juan Hernández, acusado por actos de corrupción y señalado de ser co-conspirador de su hermano Juan Antonio “Tony” Hernández, acusado en la Corte Sur de Nueva York, por cargos de narcotráfico.

El desfile paralelo, que fue saboteado en su camino y que al final concluyó en el parque central de Tegucigalpa, estuvo encabezado por el derrocado expresidente y coordinador del Partido Libertad y Refundación (Libre) Manuel Zelaya Rosales (2006-2009), quien previo al ataque de los militares y policías, declaró ante medios de comunicación que la conmemoración oficial de la independencia patria es un acto falso, porque Honduras mantiene sus ataduras hegemónicas y porque está siendo gobernada por una dictadura criminal, comprometida y señalada por delitos de corrupción y de narcotráfico.

Zelaya Rosales condenó que el gobierno haya impedido el ingreso de los sectores populares al Estado Nacional, pues dijo que cuando fungió como presidente esta gente siempre llegaba con sus actos de protesta y su gobierno nunca lo impidió.

El régimen de Hernández emitió sendos decretos ministeriales mediante los cuales se establecen sanciones contra los docentes y estudiantes de los centros educativos, que expresaran palabras o frases consideradas contrarias al evento o que portaran pancartas con mensajes políticos. Pese a las prohibiciones, que han sido consideradas como acciones dictatoriales en contra de libertad de expresión, algunos estudiantes portaron pancartas y mantas con la leyenda “Fuera JOH” o fuera CC-4, al referirse a los señalamientos por narcotráfico contra el gobernante.

Fusiles de guerra

Paradójicamente mientras el gobierno insistía en la conmemoración de un año más de independencia, las principales calles de Honduras fueron ocupadas por militares portando armas de guerra, como un acto de intimidación a la protesta ciudadana.

Los helicópteros de las Fuerzas Armadas de Honduras sobrevolaron desde tempranas horas la ciudad capital, para amedrentar a los pobladores que este día salieron para protestar contra el titular del régimen que está señalado de actividades de narcotráfico junto a su hermano Tony Hernández está acusado en los Estados Unidos.

En virtud del desbordamiento de las protestas y ante el temor a que los actos gubernamentales fueron boicoteados por los manifestantes, el gobierno entregó brazaletes a los estudiantes que desfilaron, así como a los empleados públicos, que fueron obligados a participar en la actividad y a los activistas del oficialista Partido Nacional, que siempre que hay este tipo de eventos acuden en apoyo a Hernández.

A las 6:00 de la mañana al encabezar la izada de la bandera nacional, el gobernante hondureño avizoró que Centroamérica se convertirá en los próximos años en la octava economía mundial. Señaló además que los nuevos retos de su gobierno son la seguridad y el combate de los efectos del cambio climático.

Hernández ha abanderado en las últimas semanas un discurso protector del medio ambiente con la intención de lograr mayores desembolsos del Fondo Verde para el Clima, una iniciativa global construida desde de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Mientras alza su voz a favor de la naturaleza, su gobierno ha emitido varios permisos de explotación de ríos, bosques y minas, violentando las leyes nacionales y acuerdos internacionales.

Pese a la represión de la movilización paralela, el expresidente de Honduras y líder del partido Libre, Manuel Zelaya Rosales, logró llegar hasta el parque Central de Tegucigalpa, conocido también como Plaza “Francisco Morazán”, en honor al prócer independentista centroamericano. Al pronunciar su discurso en este lugar, Zelaya Rosales celebró que su partido haya logrado integrar los órganos electorales.

“Ya podemos luchar porque los muertos ya no van a votar más, porque se acabó la venta de credenciales en las próximas acciones electorales, porque en la transmisión de resultados, ahora se va a reflejar los votos exactos de las áreas urbanas y de las áreas rurales, se acabó la manipulación”, dijo el líder opositor, quien ha denunciado fraude en los últimos dos procesos electorales (2013 y 2017).

Mientras Zelaya Rosales pronunciaba su discurso se produjo nuevamente la represión de las fuerzas de seguridad del Estado, que obligaron que los presentes salieran despavoridos del Parque Central de Tegucigalpa, donde les volvieron a lanzar gas lacrimógeno, balas de goma y chorros de agua a presión.

Criterio


El Salvador celebra la independencia con un desfile protagonizado por militares

El Salvador celebró este domingo el 198 aniversario de la independencia centroamericana de España con un desfile en el que los elementos de las distintas divisiones de la Fuerza Armada fueron los protagonistas.

Los festejos por la independencia solo incluyeron un desfile, y no tres como en años anteriores, y en esta ocasión los estudiantes de bachillerato de deferentes centros educativos quedaron relegados.

El desfile liderado por los militares comenzó a las 09.00 hora local (15.00 GMT), partió de la Plaza Salvador del Mundo, en San Salvador, y avanzó por la calle Roosevelt hasta llegar al parque Cuscatlán.

Es ese lugar fue instalada una tarima presidencial desde donde el mandatario salvadoreño, Nayib Bukele, y su mujer, Gabriela de Bukele, presenciaron la actividad y saludaron a los participantes.

Los primeros en saludar al jefe de Estado fueron los elementos de la Fuerza Armada que también hicieron una demostración de sus capacidades y destrezas para atender cualquier emergencia que se presente.

A ellos les siguieron los agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) que fueron acompañados de los perros que integran la unidad canina, quienes llamaron los atención de los asistentes, especialmente de lo niños.

Los últimos en pasar frente al estrado presidencial fueron los estudiantes y sus bandas de paz que fueron acompañadas por las famosas cachiporras que lucieron llamativos y peculiares trajes.

La actividad también fue presenciada por el vicepresidente, Félix Ulloa, miembros de las diferentes carteras de Estado y de la comunidad internacional.

Las ventas de artículos alusivos al 15 de septiembre y un fuerte dispositivo de agentes de la Policía fueron parte de la fiesta cívica que culminó sin inconvenientes.

La Independencia de los países de Centroamérica, proclamada en Guatemala el 15 de septiembre de 1821, también fue celebrada con desfiles y otras actividades en ciudades del interior de El Salvador.

YahooNoticias


Presidente Trump destaca avances en seguridad de parte del Presidente Bukele

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump envió una carta al Mandatario salvadoreño, Nayib Bukele, con motivo de la Independencia, en la que destaca sus logros en el combate de la delincuencia, economía, democracia y derechos humanos.

«Estados Unidos y El Salvador tienen una larga historia de amistad. Sus esfuerzos para mejorar la seguridad están dando resultados positivos, y espero que su economía se beneficie de los avances en la situación de seguridad. Su apoyo a la democracia y los derechos humanos está generando beneficios para el pueblo salvadoreño y la región», escribió Trump en la misiva.

«Le felicito a usted, a su gobierno y a todos los salvadoreños en conmemoración de la independencia de su país», continúa la carta del mandatario estadounidense, publicada en la cuenta de Twitter de la Embajada de Estados Unidos en El Salvador.

El Salvador y Centroamérica conmemoraron este domingo el 198 aniversario de la Independencia, con un colorido desfile militar y estudiantil, en que miles de salvadoreños atendieron el llamado del Mandatario a celebrar con patriotismo la gesta libertaria, que este año tuvo como slogan: #NaciónDeHéroes.

Última Hora


VOLVER